7 Photos - Feb 1, 2015
Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.comPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta librera. Hoy viajamos a Auvers Sur Oise, a unos 30km de París en Francia a conocer La Caverne aus Livres
Dicen que la especial luz que recibe este lugar durante las últimas horas del día, atrajo a Van Gogh hacia ella y muchos son los turistas que se acercan a este lugar precisamente por ello, por recorrer las mismas calles e incluso conocer la posada Ravoux.
El pintor, como tantos otros nombres del mundo cultural, acudía a la estación a recoger los envíos que le llegaban, y hoy somos nosotros los que nos podemos acercar a ella, pero por un motivo muy diferente. Hace 25 años el padre del actual librero, un hombre con un reconocido amor por los libros, decidió comprar la estación postal y hacer de ella una librería de las más visitadas de la zona. La estación, cuyo exterior no da pistas del tesoro que hay tras su puerta, se ve completada por los dos vagones que siguen estando allí para deleite de los amantes de la letra escrita.
Son incontables los títulos que un aficionado puede encontrar en este lugar que da fiel testimonio de eso que decimos los lectores: se viaja leyendo. No cabe duda que es un lugar que merece la pena ser visitado. Estoy segura de que si lo hacéis, encontraréis tesoros entre los raíles.
Fotografías: http://mes-loisirs.over-blog.com