7 Photos - Sep 7, 2014
Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: FlickrPhoto: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera. Hoy viajamos a Bruselas a la Galerie Bortier.
Caminemos, caminemos por la ciudad de Bruselas. Hoy estaremos entre el Mont des Arts y el Mercado, en unas galerías comerciales muy especiales, las Bortier. De hecho no hay más que fijarse en su fachada.
Construída entre 1847 y 1848 por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer, pronto perdió el lustre y presa de un bajón tuvo que reinventarse. Su fachada de estilo barroco es el primero de sus atractivos, pero lo mejor está en el interior. Hoy en día son unas galerías llenas de olor a papel, llenas de puestos y tiendas de libros en los que podemos encontrar libros nuevos, antiguos, viejos, raros, grabados postales, carteles, novelas... para dejarnos llevar entre mesas y lomos durante horas.
Iluminados por un techo acristalado que nos da la sensación de estar en un pequeño paraíso, hoy en día la galería se complemente con la B-Gallery, una zona dedicada a exposiciones de artistas jóvenes, convirtiéndose así en el paraíso de los bohemios y turistas que visitan la ciudad.
Lo que nadie podrá decirme es que, a la vista de las imágenes, no se tiene una sensación de romántica irrealidad... o tal vez sea yo.
Fotografías: Flickr