5 Photos - Jun 15, 2014
Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera.
Hoy viajamos a Cracovia, a la plaza Rynek. Allí un mercader alemán llamado Mertzenich abriría la Llibrería Matras en 1610.
Tan solo quince años más tarde tuvo que cerrar sus puertas durante un lapso de doscientos años. sin embargo, esta hoy mítica librería, reabrió en 1825.
Esta librería, llamada catedral de los libros, tiene visitantes diarios ya convertidos en viejos conocidos de los libros que allí se venden mientras que otros buscan un título o, simplemente, tomar un buen café entre páginas sabiendo que están en una de las zonas más visitadas de la ciudad.
Si miramos por encima de los títulos, veremos fotografías firmadas como si se tratara de un famoso restaurante, sólo que los firmantes son Szymborska, Houellebeq o Müller y como los escritores siguen acudiendo a firmas y tertulias, los clientes se agolpan formando las ya míticas colas a su puerta.
Es un lugar especial del que se podrían contar mil cosas. Os diré como muestra que en el siglo pasado crearon la "Orden de los Caballeros Bibliófilos" con premio incluido (la Medalla del Cuervo Blanco).
Está claro, hay lugares que tienen historias tanto o más interesante que las que se exponen en sus estantes. Este es uno de ellos.
Fuente fotos: http://www.escapadaseuropa.com/ http://www.elmundo.es/Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera.
Hoy viajamos a Cracovia, a la plaza Rynek. Allí un mercader alemán llamado Mertzenich abriría la Llibrería Matras en 1610.
Tan solo quince años más tarde tuvo que cerrar sus puertas durante un lapso de doscientos años. sin embargo, esta hoy mítica librería, reabrió en 1825.
Esta librería, llamada catedral de los libros, tiene visitantes diarios ya convertidos en viejos conocidos de los libros que allí se venden mientras que otros buscan un título o, simplemente, tomar un buen café entre páginas sabiendo que están en una de las zonas más visitadas de la ciudad.
Si miramos por encima de los títulos, veremos fotografías firmadas como si se tratara de un famoso restaurante, sólo que los firmantes son Szymborska, Houellebeq o Müller y como los escritores siguen acudiendo a firmas y tertulias, los clientes se agolpan formando las ya míticas colas a su puerta.
Es un lugar especial del que se podrían contar mil cosas. Os diré como muestra que en el siglo pasado crearon la "Orden de los Caballeros Bibliófilos" con premio incluido (la Medalla del Cuervo Blanco).
Está claro, hay lugares que tienen historias tanto o más interesante que las que se exponen en sus estantes. Este es uno de ellos.
Fuente fotos: http://www.escapadaseuropa.com/ http://www.elmundo.es/Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera.
Hoy viajamos a Cracovia, a la plaza Rynek. Allí un mercader alemán llamado Mertzenich abriría la Llibrería Matras en 1610.
Tan solo quince años más tarde tuvo que cerrar sus puertas durante un lapso de doscientos años. sin embargo, esta hoy mítica librería, reabrió en 1825.
Esta librería, llamada catedral de los libros, tiene visitantes diarios ya convertidos en viejos conocidos de los libros que allí se venden mientras que otros buscan un título o, simplemente, tomar un buen café entre páginas sabiendo que están en una de las zonas más visitadas de la ciudad.
Si miramos por encima de los títulos, veremos fotografías firmadas como si se tratara de un famoso restaurante, sólo que los firmantes son Szymborska, Houellebeq o Müller y como los escritores siguen acudiendo a firmas y tertulias, los clientes se agolpan formando las ya míticas colas a su puerta.
Es un lugar especial del que se podrían contar mil cosas. Os diré como muestra que en el siglo pasado crearon la "Orden de los Caballeros Bibliófilos" con premio incluido (la Medalla del Cuervo Blanco).
Está claro, hay lugares que tienen historias tanto o más interesante que las que se exponen en sus estantes. Este es uno de ellos.
Fuente fotos: http://www.escapadaseuropa.com/ http://www.elmundo.es/Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera.
Hoy viajamos a Cracovia, a la plaza Rynek. Allí un mercader alemán llamado Mertzenich abriría la Llibrería Matras en 1610.
Tan solo quince años más tarde tuvo que cerrar sus puertas durante un lapso de doscientos años. sin embargo, esta hoy mítica librería, reabrió en 1825.
Esta librería, llamada catedral de los libros, tiene visitantes diarios ya convertidos en viejos conocidos de los libros que allí se venden mientras que otros buscan un título o, simplemente, tomar un buen café entre páginas sabiendo que están en una de las zonas más visitadas de la ciudad.
Si miramos por encima de los títulos, veremos fotografías firmadas como si se tratara de un famoso restaurante, sólo que los firmantes son Szymborska, Houellebeq o Müller y como los escritores siguen acudiendo a firmas y tertulias, los clientes se agolpan formando las ya míticas colas a su puerta.
Es un lugar especial del que se podrían contar mil cosas. Os diré como muestra que en el siglo pasado crearon la "Orden de los Caballeros Bibliófilos" con premio incluido (la Medalla del Cuervo Blanco).
Está claro, hay lugares que tienen historias tanto o más interesante que las que se exponen en sus estantes. Este es uno de ellos.
Fuente fotos: http://www.escapadaseuropa.com/ http://www.elmundo.es/Photo: Domingo de libros, domingo de Ruta Librera.
Hoy viajamos a Cracovia, a la plaza Rynek. Allí un mercader alemán llamado Mertzenich abriría la Llibrería Matras en 1610.
Tan solo quince años más tarde tuvo que cerrar sus puertas durante un lapso de doscientos años. sin embargo, esta hoy mítica librería, reabrió en 1825.
Esta librería, llamada catedral de los libros, tiene visitantes diarios ya convertidos en viejos conocidos de los libros que allí se venden mientras que otros buscan un título o, simplemente, tomar un buen café entre páginas sabiendo que están en una de las zonas más visitadas de la ciudad.
Si miramos por encima de los títulos, veremos fotografías firmadas como si se tratara de un famoso restaurante, sólo que los firmantes son Szymborska, Houellebeq o Müller y como los escritores siguen acudiendo a firmas y tertulias, los clientes se agolpan formando las ya míticas colas a su puerta.
Es un lugar especial del que se podrían contar mil cosas. Os diré como muestra que en el siglo pasado crearon la "Orden de los Caballeros Bibliófilos" con premio incluido (la Medalla del Cuervo Blanco).
Está claro, hay lugares que tienen historias tanto o más interesante que las que se exponen en sus estantes. Este es uno de ellos.
Fuente fotos: http://www.escapadaseuropa.com/ http://www.elmundo.es/