141 Photos - Oct 14, 2012
Photo: Con el agradecimiento  a Ana y Carlos, propietarios y socios del Patiaz, que amable y desinteresadamente pusieron a disposición de la Asociación el terreno para llevar a cabo las excavaciones. También debemos a Ana la labor de documentación gráfica que podemos ver a continuación.Photo: Espectacular plano general de la excavación.Photo: Abierto a todas las edades.Photo: Photo: Photo: La mirada experta del arqueólogo Fco. Javier Gutiérrez descubre los primeros restos de edificaciones.Photo: Photo: Espectacular imagen de la maquinaria de Fernando Berna durante los trabajos.Photo: Aparición en el subsuelo de construcciones antiguas que hay que registrar y cartografiar.Photo: Hugo, hijo de Ana y Carlos, propietarios del terreno, que pese a su juventud intervino activamente en las excavaciones.Photo: Photo: Aparecen los primeros indicios de los enterramientos.Photo: Photo: Photo: Aparecen los primeros restosPhoto: Photo: Photo: Photo: Voluntarios descubriendo con sumo cuidado los restos.Photo: En el yacimiento siguen apareciendo nuevas tumbas.Photo: Photo: Photo: La labor minuciosa de los voluntarios va dando sus frutos.Photo: Photo: Photo: El mínimo detalle puede ser importante por eso hay que actuar con sumo cuidado a la hora de descubrir los restos.Photo: Nueva tumba con restos.Photo: Photo: Un exhaustivo trabajo de medición por parte del arqueólogo permitirá  catalogar y cartografiar las tumbas.Photo: Photo: Photo: Documentar el yacimiento, una tarea importante.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: El catedrático de Historia Medieval, D. Carlos Laliena Corbera,  se acercó hasta Tauste acompañado por tres de sus alumnos, para conocer “in situ” las peculiaridades del yacimiento. El profesor Laliena es autor de numerosos trabajos sobre la historia medieval.Photo: Trozo de cerámica de mesa aparecida en la excavación. Fechada en los siglos X- XI.Photo: Durante la visita al yacimiento, el director del mismo, Fco. Javier Gutiérrez, explico a D. Carlos Laliena y sus alumnos las características generales de las necrópolis y lo que singularizan ésta de Tauste,Photo: La estancia del profesor Laliena en Tauste finalizo con la visita a los restos de la muralla andalusí existentes en la calle Rey de Artieda, así como al entorno de la Iglesia de Santa María, acompañado de la presidenta de “El Patiaz”, Mª Teresa Ansó, y el responsable de la oficina de turismo, D. Francisco Castillo Sola.Photo: El catedrático de Historia Medieval, D. Carlos Laliena Corbera, cuestiona la fecha de la incorporación de Tauste al reino de Aragón, que siempre se había supuesto en 1105 y la retrasa hasta 1121, casi tres años después que Zaragoza, en otro contexto histórico totalmente diferente, lo cual hace ese episodio de la historia de nuestro pueblo todavía más interesante.
Se ha puesto de manifiesto la importancia que esto tiene para estimar que Tauste, en aquel entonces, ya podía tener un tamaño de población considerable y la relación de estas conclusiones con la teoría de que la torre de Santa María había sido construida como alminar-atalaya en el siglo XI y no como campanario mudéjar en el XIII.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Restos todavía por descubrir.Photo: Importante la labor de documentación gráfica llevada a cabo por Ana López y que quedará en el archivo del Patiaz disponible para todo aquel que lo necesite.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: La concejal de cultura Esther Arrieta y el concejal de  urbanismo Javier Arencón junto con Mª Teresa Ansó presidenta del Patiaz y Moisés López escuchan las explicaciones del arqueólogo Frco. Javier Gutierrez director de la excavación.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: La distribución de tumbas a distintos niveles y prácticamente superpuestas indicaría un prolongado uso en el tiempo del suelo para enterramientos lo que hace suponer una población muy importante.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Una vez todo bien documentado se retiran los restos para su posterior limpieza y análisis antropológico forense.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Una vez todo bien documentado se retiran los restos para su posterior limpieza y análisis antropológico forense.Photo: Photo: Aspecto de las tumbas una vez vaciadas.Photo: Plano general de las tumbas una vez retirados los restos.Photo: Photo: Photo: La paciente tarea de limpiar los restos.Photo: Photo: La antropóloga Miriam Pina clasificando y ordenando los restos.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Nieves una de las jóvenes y activas voluntarias.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Julia la más pequeña de las voluntarias. La edad no fue óbice para ayudar en la tarea.Photo: Photo: Photo: Photo: La gran cantidad de restos hizo que las tareas de limpieza se prolongasen durante varios días.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: La paciente labor de Miriam para reconstruir los esqueletos.Photo: La paciente labor de Miriam para reconstruir los esqueletosPhoto: Photo: Pese al aparatoso agujero en el cráneo el crecimiento del hueso indica que el sujeto no murió por ello, según la antropóloga.Photo: Photo: Photo: Photo: Photo: Arturo y Germán, dos amigos que también dedicaron parte de su tiempo a colaborar en la tarea.Photo: Hugo, activo colaborador en todas las fases de la excavaciónPhoto: La excavación arqueológica no hubiese sido posible sin la colaboración de Excavaciones Fernando Berna y Obras Yagüe S.L.  a los cuales agradecemos los medios que pusieron a nuestra disposición para poder llevarla a cabo.Photo: Arenas y Gravas Aragón S.L. La excavación arqueológica no hubiese sido posible sin la colaboración de empresas taustanas  a las cuales agradecemos los medios que pusieron a nuestra disposición para poder llevarla a cabo.Photo: