52 Photos - Nov 27, 2012
Photo: Esperando a las puertas del Centro Cívico del Crucero a que comience la sesión.Photo: Esperando a las puertas del Centro Cívico del Crucero a que comience la sesión.Photo: Empieza la Aulularia o Comedia de la Olla de Plauto. El dios Lar informa al público de qué va la obra.Photo: Empieza la Aulularia o Comedia de la Olla de Plauto. El dios Lar informa al público de los detalles de la obra.Photo: Y empieza la acción: el avaro Euclión teme que su criada averigüe la existencia de la olla con el tesoro.Photo: Y empieza la acción: el avaro Euclión teme que su criada averigüe la existencia de la olla con el tesoro.Photo: Eunomía le plantea a su rico hermano Megadoro sobre la conveniencia de casarse a sus años.Photo: El rico Megadoro diserta sobre las ventajas de casarse con una mujer más pobre.Photo: El avaro Euclión teme que el interés del rico Megadoro por su hija sea por el interés de hacerse con el tesoro.Photo: Empiezan los preparativos para la boda entre el rico Megadoro y Fedria, la hija del avaro Euclión.Photo: Siguen los preparativos para la boda entre el rico Megadoro y Fedria, la hija del avaro Euclión.Photo: Preparativos para la boda entre el rico Megadoro y Fedria, la hija del avaro Euclión.Photo: Preparativos para la boda entre el rico Megadoro y Fedria, la hija del avaro Euclión.Photo: Preparativos para la boda entre el rico Megadoro y Fedria, la hija del avaro Euclión.Photo: El avaro Euclión teme que, en el ajetreo por los preparativos de la boda, le roben el tesoro.Photo: Se descubre el embarazo de Fedria, la hija de Euclión, y Licónides, el responsable de ello, la pide en matrimonio.Photo: El esclavo de Licónides colabora con su amo en el objetivo de casarse con Fedria.Photo: El esclavo de Licónides colabora con su amo en el objetivo de casarse con Fedria.Photo: Licónides manda azotar a su esclavo para conseguir el tesoro que éste robó a Euclión.Photo: Siguen los azotes al esclavo de Licónides.Photo: Licónides consigue el tesoro y se lo ofrece a su antiguo dueño, el avaro Euclión, a cambio de la mano de su hija.Photo: Euclión feliz recupera su tesoro de manos de Licónides.Photo: Euclión feliz por recuperar el tesoro concede la mano de su hija a Licónides.Photo: El avaro Euclión aprende la lección y regala el tesoro a Licónides como dote por casarse con su hija.Photo: Todo lo mundo queda satisfecho y se celebra la boda entre Licónides y Fedria, la hija de Euclión.Photo: Fin de la obra ay aplausos.Photo: Fin de la obra ay aplausos.Photo: Fin de la obra ay aplausos.Photo: En la primera escena de la Electra de Sófocles, Orestes aparece de incógnito en Micenas y planea la venganza junto a un sirviente.Photo: La venganza ha de ser terrible, dado que terribles fueron los crímenes que la provocaron.Photo: Clitemnestra, y su amante Egisto, responsables de la muerte de Agamenón, han de morir.Photo: Electra se lamenta ante el coro de jóvenes de la ciudad de Micenas de su situación...Photo: ...debiendo convivir en una casa bajo la tutela de Clitemnestra y Egisto, asesinos de su padre Agamenón.Photo: El coro de jóvenes comprende el dolor de Electra, pero nada puede hacer para mitigarlo, a no ser confiar en la justicia de Zeus.Photo: El dolor de Electra por la muerte de su padre contrasta con la actitud sumisa de su hermana Crisótemis quien, aunque de mala gana, acepta la situación actual.Photo: Clitemnestra justifica su crimen: ella ha perdido lo que más quería, a su hija pequeña, por culpa de Agamenón y sus ansias de guerra.Photo: El anuncio de la muerte de Orestes, el único que puede hacer justicia, añade dramatismo a la historia. Electra se encuentra más sola que nunca.Photo: El anuncio de la muerte de Orestes, el único que puede hacer justicia, añade dramatismo a la historia. Electra se encuentra más sola que nunca.Photo: El anuncio de la muerte de Orestes, el único que puede hacer justicia, añade dramatismo a la historia. Electra se encuentra más sola que nunca.Photo: La noticia de la muerte de su hermano Orestes sume a Electra en una desesperación absoluta.Photo: La desesperación de Electra contrasta con la actitud tranquila de Clitemnestra.Photo: El coro pide la intervención de Zeus para que imponga su justicia en la tierra.Photo: Un personaje desconocido trae un rayo de esperanza para Electra.Photo: Photo: Orestes, aun de incógnito, se lamenta por el dolor de su hermana Electra.Photo: Orestes le pide a su hermana que confíe, pues sus males aun tienen remedio.Photo: El coro de jóvenes ciudadanas anuncian con sus cantos la inmediata venganza.Photo: La tragedia alcanza su clímax: la sangre derramada reclama venganza.Photo: La tragedia alcanza su clímax: la sangre derramada reclama venganza.Photo: La tragedia alcanza su clímax: la sangre derramada reclama venganza.Photo: Clitemnestra ha muerto en su lecho a manos de su hijo Orestes. Ahora es el turno de su amante Egisto.Photo: Orestes no duda en consumar su venganza. Su hermana Electra encuentra por fin satisfacción.