Post has attachment
El Señor es celoso

Él Señor es muy celoso con la salud espiritual de sus hijos. Sin duda no te permitirá confiar en ti mismo, si eso implica tu autodestrucción. 
Él no puede soportar el pensamiento de que cambies su fuente inagotable de gracia por cisternas rotas que traen desgracia y dolor.

Cuando nos apoyamos en Él, Él se alegra; pero cuando transferimos nuestra dependencia a otro, cuando confiamos en nuestra propia sabiduría o en la sabiduría de un amigo, lo peor está por venir.

Permite que el Espíritu Santo guíe cada paso de tu vida. Déjate llevar por el consejo bíblico, esa exhortación que trasiende los siglos.

El Señor es celoso con los suyos, cuida de ti como la osa cuida a sus crías, como la gallina a sus polluelos. Cada fuego que aparezca por Él será disipado y cada amenaza ha de ser por Él resistidá.

Recuerda, el Señor es celoso con los suyos.

"No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen. - Éxodo:20:4-5

Serafín Alarcón Carrasquillo
Photo

Post has attachment

Post has attachment
Cuando el Señor nos da la encomienda de hablar a otros en su nombre, seguro que nos ha de respaldar.

No está mal reconocer nuestra insuficiencia e incapacidad, eso en el fondo trabaja a nuestro favor cuando entra en escena el PODER de Dios.

Ninguna asignación de Jesús es fácil. Pero, si confiamos y nos dejamos guiar, Él hará cosas jamás pensadas por medio de nuestra debilidad.

La verdadera fe obedece sin importar las consecuencias.

-SAC
Photo

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
http://fiel1.blogspot.com/2017/09/agarrados-el.html?m=1

De la mano del Señor nada es IMPOSIBLE. Si tan solo le creyeramos, si fuésemos pacientes y de fe... !Animo!

Post has attachment
Examinate*

Jeremías 17:9-10
El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso.
¿Quién realmente sabe qué tan malo es? Pero yo, el Señor, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas. A todos les doy la debida recompensa, según lo merecen sus acciones.

Estoy listo para como de costumbre salir a la calle y hacer la encomienda que Dios me ha dado. Una tarea santa y sobre todo demasiado grande para mi.

Hoy, antes de salir medito en las lecturas que el Espíritu Santo me ha dado en mi devocional diario: Examinate, Examinate y Examinate!!!

Y, eso hago antes de lanzarme a la calle y hablarle a otros de Cristo. Tengo que ser guiado por Dios y escudriñar las intenciones de este corazón, en ocasiones engañoso y perverso. Porque, sería una calamidad si hablase a otros de Jesús sin en verdad vivirle y conocerle.

Oye la voz de tu Salvador. Escucha atentamente su voz con Biblia en mano, y encontrarás oportuno auxilio para cada reto en la vida.

2 Corintios 13:5
Examínense para saber si su fe es genuina. Pruébense a sí mismos. Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes; de no ser así, ustedes han reprobado el examen de la fe genuina.

Serafin Alarcon Carrasquillo
Photo

Post has attachment
Me AMÓ primero*

Descubrí tus huellas en la playa para darme cuenta que no estaba solo.
Que mientras caminaba ni siquiera sospechaba que a prudente distancia me mirabas.

Dibujaba garabatos de un sol casi apagado. Una humedad demasiado incómoda me hacia pensar que nada tendría esperanza.

Fue allí, donde tropecé con las dactilares de tus pies. Con aquella imagen impresa en mi memoria, llenando mi sueño de esperanza.

Descubrí tus huellas para darme cuenta que no camianaba sólo por la vida. Fue ella, la vida, que como novia enamorada besó mis labios. Con un abrazo como el abrazo de los niños sentí mi piel renovarse. Había nacido de nuevo.

Un nacimiento nunca jamás escurridizo. Una canción con sabor a café mañanero, a agua de arroyo en la garganta.

Pisadas en la arena, memorable bendición de un Dios que a mi me AMÓ primero.

1 Juan 4:19
Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

Serafín Alarcón Carrasquillo
Photo

Post has attachment
Con Fe

Con la fe del centurión puedo hacer de la vida aire que soporta los dolores más intensos.

Las enfermedades, las pruebas que parecen imposibles de vencer quedan a merced de tu mirada justa. Tu mirada,  Dios de mi alma sedienta.

Con la fe de la mujer en el pozo de Jacob. Con la fe de Saqueo puedo escalar el árbol más alto y encontrarme con el ardor de tu mirada.

Como suave aceite baja por mi alma y por mi cuerpo la dulce canción de amor que inspiras Tú. Un diluvio que me arrastra a un pacto sin paralelos.

Una luz encendida, un faro en la densidad del mundo. Con fe, con la fe del centurión me has amado Dios.

Con fe, con fe los relojes se detienen y renace mi alegre corazón.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas

Serafín Alarcón Carrasquillo
Photo

Post has attachment
El Aposento

Cuando tenía quince años pensaba que era el dueño y soberano de mi destino.
Poco podía ver más allá de mis delirios de grandeza adolescente.

Han pasado algunos años, debo decir, que ya han pasado muchos otoños y demasiados naufragios para tener que admitir que siempre fui como un rey sin reino, como mariposa sin flor. Yo se que me entiendes...

Volver temprano al aposento ha sido el antídoto que endulza el paladar y alivia el respirar. Que despierto antes de que salga el sol para que no me tome por sorpresa la vida. Que sin dilaciones me adentro en esa tormenta con aroma a buenas nuevas.

Porque, ¿Sin su presencia podré ver la aurora como quiere Dios?
Cuando tenía treinta años... Me hacia el fuerte siendo en el fondo profundamente débil. Que tarde estaba para conocerme si aún no conocía a mi Creador. La vida, esta vida en la que tantas veces me pregunté por qué tenía siempre el espíritu vacío.

El aposento, el me llevó a donde siempre debí estar. En donde las luces tenues de la habitación elevan mi alma sedienta por un encuentro genuino con mi Alfarero, con el Carpintero de mi alma.

Sólo me queda mirar las cosas desde arriba, desde donde se ven las cosas sin rencores y amargas heridas. El aposento, el pesebre, la cruz en donde con Jesús me encuentro yo.

Efesios 6:18
Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica...

Serafín Alarcón Carrasquillo

Photo
Wait while more posts are being loaded