Post has attachment
“El movimiento se sustrae en los espacios densos, plagados de objetos, atestados de muebles. Silencioso y concreto se va diluyendo a medida que nos acostumbramos a verlo. Los equipos de televisión cada vez más delgados muestran imágenes planas sobre fondos estáticos, impuestos, acostumbrados. Obstruyendo el flujo de tránsito, estrechando el paso sin saberlo.
“El movimiento se expande en los espacios vacíos, avanzando sin límite y sin recaudo hacia un orden medido y equilibrado, plagado de suelo liberado para su uso visual, proporcionando proporciones exactas, controlando”.
El flujo Dinámico actual de una vivienda se encuentra en una crisis de inventiva, que deja recaer todo su peso en la oferta y casi nunca demanda, sucumbiendo casi siempre a la moda o al precio. No está demás decir que es una corriente natural que pasará, como así lo hicieron otras y evolucionará hacia un nuevo flujo mucho más estudiado donde se maximicen las posibilidades kinéticas del espacio. Pero esto no es excusa para hacer revisión actual y empezar a proponer alternativas que realmente agreguen valor a la vivienda por el mero hecho de tratar justamente, a dicho flujo dinámico.
Esta idea parece sencilla a simple vista pero es muy fácil pasarla por alto cuando se proyecta un espacio; En los planos, en las mediciones, en las reuniones, siempre se habla de medidas y cerramientos, se proponen ideas de almacenaje y confort físico, pero casi nunca se habla del flujo dinámico diario de una casa.
Es tan importante adquirir una buena cama y un buen sofá, como saber como te vas a mover por tu casa; Elegir un buen horno, como ubicarlo a la altura correcta.
Todo esto tiene que ver con el tiempo que utilizamos en ordenar, si bien una casa esta en constante reorganización, no debiera ser así, puesto que es un bien de primera necesidad y si nos fijamos mucho en que comemos, en a quien amamos…también deberíamos fijarnos en que vemos y cómo nos movemos mientras hacemos uso de la vivienda.
Esa es la principal labor del arquitecto, tomar conciencia del flujo dinámico de una vivienda.
© enece Arquitectos, 2014.
Photo

Cada dia, al rozar la tarde, a escasas horas de que se vaya el sol, aparece un sentimiento dentro de nosotros, un sentimiento de paz y descanso, de seguridad comfort…
Ese sentimiento no es otro que el que produce el pensamiento de “que ganas tengo de llegar a casa” y en ese preciso momento una fugaz imagen de algún lugar de la casa atraviesa tu mente y piensas: ya queda poco.
Y tu dia cambia.
Si algo tan sencillo (aparentemente) como ese pensamiento puede provocar un estado de gracia tan pleno en un momento cualquiera del dia, imaginate lo que puedes mejorar ese sentimiento para hacerlo más recurrente. Veamos…
Imaginate tu casa, tu sofá, tu cama, tu heladera llena de las cosas que te gustan, el recibimiento de tu perro, el color que elegiste para las paredes, la orientación de tu balcón, la hornalla donde cocinas, el ambiente donde juegas a la play, el hidromasaje que amas…
Y ahora, contrasta tu realidad con tu deseo…
he aquí el ejercicio, si las cosas que se imaginan, distan mucho de lo deseado, es el momento de hacer un cambio, porque el lugar de descanso de uno, como dicen, es sagrado e influye directamente en nuestra vida.
El hogar es un espacio que debe estar concebido para la máxima comodidad del habitante, en una estructura sólida y con unos elementos de funcionalidad y decoración acordes a la expectativa del propietario o inquilino, esto provoca bienestar per sé, y por tanto hay que observar en detalle, ya que vamos a pasar mucho de nuestro tiempo personal, ahí dentro.
El entorno en el que uno se mueve dentro de su casa ofrece un reflejo fiel de quien la habita, como si en cada detalle uno pudiera ver la imagen de sí mismo, de la realidad que ha creado…
esto actúa como un espejo que puede ver uno mismo y también el resto de las personas que acceden a nuestra casa, y en cierto modo es algo que cuidamos porque queremos dar una buena impresión, que es justamente eso, una “impresión” que la otra persona se lleva de nosotros en base a su juicio personal, que por otra parte no podemos controlar ni juzgar.
pero como decia, tambien es un espejo donde se ve uno mismo y así como cada dia te peinas o te miras mientras te lavas los dientes, también hay que hacerlo con tu casa, como la extensión de tu imagen personal y pública, evaluando que va, que no va y como vas a hacerlo.
Algo tan sencillo como utilizar lamparitas de tonos cálidos, hace que te sientas mejor, tu cuerpo no reacciona igual ante la luz blanca de un tubo fluorescente de un hospital, que ante el fuego de cuando haces un asado, no es lo mismo la avenida Figueroa Alcorta con luces de led blancas que con farolas de cortesía cálidas…no es lo mismo y tal vez ni te habías dado cuenta…
bueno ahora imaginate otra vez tu casa, ……que le cambiarias?

enecearq.com
Wait while more posts are being loaded