Post has attachment
«LA INGENUIDAD RECUPERADA: el reencuentro con la experiencia de «ser» sin condiciones»

¿Es posible recuperar la dicha y la felicidad de nuestra niñez? ¿Qué nos separa a los adultos de aquellos momentos de plenitud e ingenuidad? Subámonos a las páginas de este libro y emprendamos el viaje de regreso al amor incondicional, ese que nunca nos ha abandonado pero que hemos perdido durante el trayecto de la vida.

Post has shared content
La voz interior, es una obra profunda que desde el punto de vista filosófico tiene influencias dispares, como budistas, hindúes, sufíes taoiés y algunas vinculadas con América Central. 
La misma, tiene a Pedro como personaje principal, y la esencia del libro es esa búsqueda de Pedro, por ser el mismo, por arriesgarse a pesar de sus miedos , por escuchar y seguir el llamado de su “voz interior”, de sus emociones, sensaciones y sentimientos, esa búsqueda que en el fondo es la que deberíamos emprender todos, para realizarnos como hombres y mujeres de acuerdo a lo que realmente queremos y no de acuerdo a lo que nos pide el entorno y la sociedad, pero que no está adentro de nosotros.
Dr. Luís de Lafuente, advogado e crítico literário
Photo

Post has shared content
GRACIAS
Quiero agradecer a todos los que me acompañan en mis páginas de internet, el apoyo, el cariño y el aliento que siempre me dan. Sin vosotros yo no hubiera publicado el libro LA VOZ INTERIOR.
Comenzó una broma, pero son vosotros los grandes trabajadores de lo que ahora se que me pasa.
Le doy las gracias desde el corazón. Mi eterna gratitud!

AGRADECIMENTO
Quero agradecer a todos los que me acompanham através das minhas paginas na internet, pelo apoio, pelo carinho  e pelo incentivo que sempre me dão. Sem vocês eu não teria publicado o livro LA  VOZ INTERIOR. 
Tudo começou numa brincadeira mas foram vocês os grandes obreiros do que hoje me está a acontecer.
Agradeço-vos do coração. O meu eterno reconhecimento!

¿CÓMO ES ESE VER QUE SE COMPRENDE?

VER, no es una idea, una creencia,  una teoría especulativa, o filosofía sobre el ver, ni  un aplazado proceso psicológico, o una metáfora de lo que se pretende describir, ya que ver, es siempre Ahora, Real, donde no cabe parcialidad de ese ver pues su comprensión es total, o no es. Por tanto, es perfecto en su completud,  de un todo o nada que no admite duda sobre su  verificación  al veedor que comprende ese ver.

Ver Eso que Es, es un mirar tan intenso en su profundidad como extenso  en  su infinitud. Ese ver,  se contiene y se extiende en ese ver, pues su Naturaleza  vacua admite todo, sin ninguna preferencia, jerarquía o elección,  donde la igualdad  desvanece toda forma, discrepancia, antagonismo o contradicción, pues todo es uno y lo mismo.  Por lo tanto, no existe privacidad en este ver, ya que su unanimidad es la base de su naturaleza y se comparte tan intacto y verdadero  que no puede ser rechazado o discriminado, al estar ausente de toda incomprensión.

En su inmediatez está su accesibilidad,  no limitada a estados emocionales o anímicos, ideas preconcebidas, o ideales espirituales puros o impuros, sublimes, abominables… su llanura refleja su sencillez, sin complicados alardes místicos de embotados éxtasis de los sentidos o experiencias cósmicas o de “seres espirituales”,  asociadas al consumo de alguna sustancia enteógena. Nada de esto, respalda su pragmática modestia, de un enorme poder de transformación interno, que revoluciona toda comprensión, dejando  inalterada  la rutina diaria de lo cotidiano.

Este ver es genuino, ya que conecta con la fuente misma de su origen donde se abandona toda querencia sobre cualquier deseo; lo que ocurre sencillamente ocurre, no desde una aceptación pasiva, sino desde la más activa de las aprobaciones de todo cuanto acontece repercutiendo en un contento constante e inalterable, sin las estridencias de artificiales felicidades que se extinguen en la medida que desaparece lo que lo motivo, hundiéndose en la desesperanza y la depresión.

Ver Eso que Es, es volver al lugar de donde nunca se partió, y donde jamás quedó en el olvido, pues jamás se sujetó al recuerdo de una idea, un concepto, sino a una realidad omnipresente, ya que su naturaleza es visión en un Ahora Eterno.
Wait while more posts are being loaded