Post has attachment
Revisa la página http://mbaoath.org/ con el fin de que conozcas los propósitos y alcances del juramento profesional que se promueve entre los estudiantes de los programas de la maestría en negocios de la universidad de Harvard.

La discusión en el blog deberá girar en torno a la siguiente cuestión:

¿Consideras que los estudiantes del Tecnológico de Monterrey con la firma del nuevo código de ética, se comprometen del mismo modo que los estudiantes de Harvard con la firma del Oath?

En la lectura presentada, se nos presentan muchas reflexiones acerca de todas las responsabilidades de los servidores públicos entre otros temas. Después de analizar puedo decir que el rol de la ciudadanía en los casos mencionados debe de ser el vivir en un sistema de rendición de cuentas, es decir donde se le piden y exigen resultados a los funcionarios que la misma ciudadanía eligió. Y entender que dentro de una sociedad es necesario velar por el bienestar del mayor número de integrantes posible. Tomando decisiones difíciles pero que pueden beneficiar a todos. De la misma manera, entender que mientras más numerosa se la sociedad es menos posible que las decisiones tomadas por los funcionarios gusten a todos.

Debido al accidente provocado en la mina de Grupo México se generaron problemas de agua potable se terminó afectando a demasiadas personas. La empresa se encuentra en una posición que tanto legal como éticamente debería proporcionar una solución adecuada. Creo que la empresa provoco una situación desfavorable para muchas personas y es quien tiene que dar la cara y apoyar a esas personas. No solo pagar una multa sería suficiente, más sabiendo que en nuestro país muchas veces ese dinero es usado para otras cosas.
Por otra parte, hablando de las futuras generaciones podemos decir que su situación es desfavorable ya que nacerán con un problema. La falta de agua es algo que puede afectar demasiado la salud. Aquí nace la importancia de buscar soluciones factibles que puedan beneficiar a la comunidad.

En la lectura el autor Pablo Ayala nos hace reflexionar sobre la responsabilidad de los servidores públicos de actuar ante situaciones difíciles, yendo más allá de una actitud de convicción (“Vamos a buscar a todos” refería en su comunicado de prense el Secretario de Gobernación Osorio Chong) y enfocarse más en lo que Weber llama una ética de la responsabilidad (“Tener en cuenta las consecuencias previsibles de la propia acción”), quizá no siendo moralmente la más correcta, pero si la que obtendría mejores resultados, a costa de ser juzgado negativamente por la ciudadanía.
Basándonos en esta situación, el rol de la ciudadanía en casos como este debe ser el de exigir resultados a los funcionarios que ésta eligió para representarla, fungiendo como constante árbitra, sin perder la mesura y la objetividad, entendiendo que será necesario en algunos casos tomar medidas poco ortodoxas o de dudosa moral, que al final resulten en un beneficio o resolución de la problemática que se afronta. También es trabajo de la ciudadanía el colaborar en encontrar una solución con las autoridades, trabajando codo a codo en vez de frente a frente, siendo a veces el caso que la ciudadanía (con toda razón) se siente defraudada por las autoridades y busca tomar justicia por sus propias manos, o atacar a las autoridades pertinentes.

Post has attachment
Para realizar el blog de esta semana deberás analizar la siguiente noticia publicada en el periódico El Noroeste:

"Las enseñanzas de Weber frente a los desaparecidos"

Después deberás participar con argumentos basados en el siguiente cuestionamientos: ¿cuál debe ser el rol de la ciudadanía?

La organización “Grupo México” dado el gravísimo accidente que se provocó en su mina y que comprometió el acceso a Agua potable a una gran cantidad de personas no sólo debe responder a las autoridades gubernamentales y cubrir la “multa” que solicitan, sino también a cada uno de los pobladores de la región que dependían directa o indirectamente del acceso al agua que ahora es insalubre, comprometiendo su salud y nivel de vida, así como el de las generaciones futuras que dependerían de este acceso al agua para su sano crecimiento, desarrollo y vida plena. Grupo México ahora carga con la responsabilidad no solo legal, sino también ética de proveer una solución sustentable a las personas afectadas, permitiéndoles vivir como vivirían de no haber ocurrido el accidente. Porque una “multa” de 40 millones no hará mucho por la comunidad, al menos no al largo plazo. El dinero se consumirá y la comunidad regresará a donde está, y el agua seguirá insalubre. Es momento de que Grupo México tome las riendas y demuestre, como previamente hizo según leemos en la noticia, que puede proporcionar integración y bienestar a la comunidad que los rodea.
Las generaciones que aún no han nacido juegan un rol fundamental en esta situación, ya que no han tenido siquiera oportunidad de influir en lo ocurrido, y al nacer les será entregado un problema que ellos no crearon y les tocará resolver cuando las generaciones pasadas se vayan. Aquí la importancia de trabajar desde ahora en un plan de acción que permita a las nuevas generaciones tener una vida plena, o siquiera un camino definido a tomar para llegar a esta.

Tema 11 Las profesiones y su contexto.

Después de leer el texto del artículo del Dr. Pablo Ayala E., "Responsabilidad acidulada deberás contestar lo siguiente:

¿De qué y ante quién es responsable la organización? Y ¿qué papel juegan en esta historia las generaciones que aún no han nacido?

Para fundamentar tus respuestas lee el capítulo 7, El discernimiento ético de dilemas en las profesiones., de tu libro de texto "Ética, profesión y ciudadanía. Una ética cívica para la vida en común".

Responsabilidad acidulada

A las generaciones del río de Sonora que no han nacido
Hace casi un año que tuve la oportunidad de que Tobías Web, uno de los más reputados divulgadores de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), me compartiera, sin mucho preámbulo, su idea sobre lo que es una empresa socialmente responsable. Después de una larga jalada a un puro que desdibujaba el entorno de su cara aniñada, dijo: “La responsabilidad social corporativa es hacer las cosas bien, aún y cuando los demás no te ven”. Por la profundidad que encierra su brevedad, la definición ofrecida por Web no tiene desperdicio.
Una empresa que se asume como responsable, más allá de las declaraciones, actúa alineada al conjunto de principios, valores, acuerdos, reglas, normas, pautas que permiten cumplir a cabalidad los compromisos y obligaciones contraídas al momento de realizar una operación comercial. Si nos detenemos a pensar por un momento en la enorme red de actores que se teje alrededor del quehacer empresarial de una organización, nos damos cuenta del alcance de las palabras de Web. Actuar con responsabilidad significa atender a la par los compromisos sostenidos y expectativas de todos los grupos de interés que podrían verse afectados a raíz del actuar empresarial.
No son muchas las empresas que actúan en el sentido amplio de lo que significa ser responsable. El camino que deben recorrer es largo y, hasta cierto punto, “doloroso”. La meta que corona el arribo a la RSC se alcanza después de haber cubierto cuatro etapas: la defensiva, la reactiva, la de gestión y, por último, la del compromiso ciudadano.
En la “etapa defensiva”, la empresa busca actuar movida por lo que dicta la ley, o bien dentro del marco de lo que ésta no prevé. En realidad, no hay un compromiso por actuar conforme dictan esos valores y principios morales que al paso del tiempo vuelven fuertes las relaciones interpersonales; actuar “a la defensiva” significa moverse tratando de evitar la sanción de la ley o aprovechar los vacíos de ésta. Ciertamente en un entorno donde la corrupción y el abuso es el pan nuestro de cada día, actuar-conforme-dicta-la-ley es un avance importante si no queremos caer en el caos social, pero al final del día, resulta es un comportamiento empresarial deficiente, ya que no todo lo legal es moral. Abundan los ejemplos de empresas que actúan al amparo de la ley, y ello aún no les ha permitido granjearse la fama de justas. No actúan por convicción, sino para evitar la sanción prevista por el marco legal.
La etapa de la RSC “reactiva” inicia una vez que la empresa ha incorporado a su gestión procesos que le conducen a actuar en el marco de la ley, y es capaz de responder a las demandas y necesidades de sus grupos de interés, pero a partir de las tendencias que se presenten en el mercado. El asunto no es menor, ya que en el fondo lo que prevalece es la simulación. Por ejemplo, si al día de hoy una empresa decide negarse a producir de un modo ecológicamente sostenible, tarde que temprano, su negativa se verá reflejada en el alejamiento de una buena parte de su mercado meta. Refrescos, coches, ropa, bolsas y un sinfín de productos que hoy podemos adquirir en el mercado son el resultado de una ola “verde” que tuvo su origen en una demanda de clientes económicamente solventes, de ahí que actuar de espaldas al “ecological way of life” devendría en un suicidio financiero, por ello muchas empresas, más que por convicción, las razones del mercado han decidido producir y vender de un modo ecológicamente sostenible.
Cuando una organización logró atravesar la etapa reactiva, y se percata de los réditos obtenidos (ninguna empresa se forma para pagar multas o para ignorar las demandas del mercado), accede a un siguiente nivel: el de la “gestión de la responsabilidad”. En ésta, la empresa busca alinear su operación a procesos que están más allá de las exigencias del marco legal y las modas y tendencias del mercado. Metas económicas, procesos productivos, relaciones laborales y gestión de los recursos están alineados a la convicción de actuar conforme los valores y principios que encarna la visión y misión organizacionales. En esta etapa la empresa actúa “bien” por convicción, y no por el temor a la ley o las apetencias del mercado. Esta fase es a la que hizo referencia Tobías Web.
El broche de oro de la RSC se da cuando la empresa, además actuar conforme en concordancia con los valores que encarna su filosofía organizacional, busca alinear su visión y misión a las necesidades y expectativas de la sociedad. En esta etapa, como nos recuerda Joseph M. Lozano, la empresa se vuelve “ciudadana y responsable”, ya que a través de su quehacer es posible transformar positivamente el entorno social en el que está enclavada.
¿En cuál de estas etapas se encuentra el negocio minero que dirige Germán Larrea a través del Grupo México? Visto de un modo simplista, dadas las consecuencias inmediatas y los efectos futuros de lo que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) calificó como el peor desastre ecológico de la minería en México, Grupo México no cumplió tan siquiera con la primera fase de la RSC, porque los más de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado y demás metales pesados (arsénico, aluminio, cadmio, plomo, fierro, cromo y manganeso) vertidos en el arroyo “Las tinajas”, aunque parezca increíble, fue el resultado de que a una pileta de lixiviados ¡le faltara una válvula! Por la peligrosidad del contenido de los desechos que acumulan dichas piletas, la normatividad al respecto es clara y rigurosa, pero ello no impidió las consecuencias del descuido, la omisión o la mala intención. Haber ignorado la norma legal, más allá de si fue la falla en el amarre de un tubo de polietileno que se sumó a la falta de una válvula, afectaron a casi 25 mil personas que viven en siete pueblos y más de 40 comunidades aledañas al Río Sonora. El vertido venenoso pasó de “Las tinajas” al río Bacanuchi, luego al Sonora para estancarse en la presa “El molinito”. La naturaleza hizo lo suyo, al igual que los efectos perniciosos de no atender la ley.
Porque la conozco, sé que omitir la ley no es una política en la operación habitual del Grupo México. En sus procesos extractivos son muchos los protocolos que van más allá de lo que exige la ley y evitarían cualquier ecocidio. También sé que la empresa es objeto de una enorme presión internacional que viene de la mano de todos aquellos que hemos denunciado las irregularidades e injusticias cometidas por las mineras. Lo sé porque de niño estando de visita en Nacozari, muchas disfruté de los servicios e instalaciones públicas auspiciadas por la minera. Aún está viva en mo memoria la imagen de que el bienestar económico de la minera de “La caridad” se daba a la par del bienestar de la comunidad. En dicho esquema resultaba claro que empresa y sociedad pueden salir ganando.
No es mi intención hacer una apología, mucho menos defender al Grupo México. Lo que trato de hacer es dejar en claro que un acto intencionado u omisión involuntaria, por pequeño, tiene la potencialidad de generar una desgracia insospechada. Estoy convencido de que si el Grupo México, de veras, quiere demostrar y hacer valer su supuesto nivel de compromiso y responsabilidad con la sociedad, además de pagar cuanto antes el monto ridículo de la multa (40
millones de pesos) a la que se hizo acreedor, deberá indemnizar a todas las comunidades afectadas que viven en la zona y, muy especialmente, a las generaciones que aún no han nacido, pero que al día de hoy ya tienen comprometida su salud, “todo” por una válvula que dejó escurrir una sustancia acidulada.
@pabloayalae pabloayala2025@gmail.com

Post has attachment
Lee con detenimiento el artículo "Los desentendidos". Posteriormente analiza el siguiente dilema ético para que en el blog discutas con tus compañeros/as tu postura destacando tres de los resortes que detonan el desentendimiento moral.

La reciente oficina de consultoría que has abierto acaba de ser informada de que ganó una licitación pública con la que podrá llevar a cabo un proyecto que tiene asignados 10 millones de pesos para su realización. La ganancia para el despacho será del 15 por ciento de dicho monto, situación que ha generado mucha alegría tanto a ti como a tus dos socios. Una semana antes de la firma del contrato, recibes una llamada de un despacho gubernamental en la que se te informa que es urgente te entrevistes con el director de la oficina que impulsará el proyecto. Sin mucho preámbulo, el titular de dicha oficina a ti y a tus socios les dice lo siguiente:

"Muchachos, si quieren que el proyecto `no se atore´, es importante que todos seamos partícipes de las ganancias. Habitualmente, a quienes se les premia con estas licitaciones, les pedimos un aporte del 10 por ciento del monto asignado al proyecto. Ustedes saben cómo es esto muchachos, de lo que se trata es que todos ganemos. Miren aún estamos a tiempo de ajustar el presupuesto para que todo quede en perfecto orden. Tienen hasta las diez de la noche de mañana para decidirse. Si no se reportan, no se preocupen, entenderé que no están interesados en el plan; de cualquier modo aún tenemos tiempo de reasignarlo a otros concursantes que sí estén dispuestos a colaborar. Seguimos en contacto. ¡Fue un placer conocerles personalmente!".

Los dos minutos que duró la reunión te parecieron eternos. De modo instintivo, tú y tus socios se sentaron en la primera cafetería que encontraron de camino al estacionamiento y ahí surgió la pregunta fatal: ¿Qué hacemos? Jorge, con menos preámbulo que el funcionario público dijo:

"Hay que entrarle. No podemos perder esta oportunidad. Créanme que no soy ningún ratero, pero dependemos de este contrato para salir a flote durante este año. Punto".

¿Qué resortes de los que explica Albert Bandura están detonando la posición de Jorge?

Te dejo la liga con el artículo de Los desentendidos.


De acuerdo a los contenidos que analice para este tema un ingeniero en sistemas digitales y robotica tiene que seguir principios para ser ético, los cuales creo que los principales son el producir o realizar proyectos que no afecten a terceros es decir, no dañar la salud, la economía de terceros o algo que sea negativo en cualquiera ámbito social, ya que el hacer cosas que puedan ser sustituto de alguien requiere mucha planeacion para no poder afectar como se menciono, ya que mi carrera tiene un auge muy grande y crece a pasos agigantados y en esos pasos puede llegar a dañar o pisara alguien.

En primer lugar de los casos nos topamos con el principio de autonomía, no se deja actuar o pensar a las personas libremente y se busca imponer un modo de vida para ellos.
En el segundo caso podemos encontrar el principio de responsabilidad ya que busca los efectos que tendra la situación actual en la generación actual y en las siguientes.
Tenemos el principio de responsibilidad de nuevo en el tercer caso ya que el que esta hablando nos pide hacernos cargo de las consecuencias de nuestros actos.
El cuarto es el de justicia ya que habla de lo que es justo para cada parte y a quién se la deben.
Finalmente en el último caso encontramos el de justicia.
Wait while more posts are being loaded