https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=2830656649988157384#editor/target=post;postID=8676311539110449551;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=0;src=postname
6. Para valorar la trascendencia del laicismo como un principio que históricamente ha enarbolado la educación mexicana, se sugiere que el maestro, conjuntamente con algunos alumnos, lean frente al grupo el siguiente ejemplo de lección: Separación del estado y la Iglesia (Para el quinto año)
Leopoldo Kiell
M: Hemos hablado ya otras veces de la libertad de conciencia, y hoy vamos a traes un poco del Gobierno y de la religión. Ya saben ustedes que la enseñanza es laica, es decir, que en las escuelas oficiales no se enseña ninguna religión, con el objeto de qué ni el maestro pretenda imponer su propia religión a los niños que profesan otra distinta, ni se vea obligado a enseñar otra que no sea la suya. Sabiendo esto, ¿qué sucedería si el Gobierno reconociera como suya una religión determinada y quisiera que todos los mexicanos aceptaran a fuerza esa misma religión?
A: Que los que no creyeran en esa religión serían perseguidos.
A: O que algunos tal vez dirían que profesaban esa religión, aunque no la aceptaran de veras.
M: En una palabra, eso daría lugar a frecuentes disgustos entre gobernantes y gobernados. Si el gobierno fuere protestante, por ejemplo, trataría de perjudicar a los católicos, a los judíos, a todos los demás que no siguieran aquella religión, y viceversa.
Hubo un tiempo en que en México no se permitía que cada uno tributara culto a Dios como quisiera y en que se perseguía y se castigaba terriblemente a todos los que no eran católicos. Bastaba la sospecha de que un individuo no creía en la religión católica para que fuese sometido a los más bárbaros tormentos, y si la sospecha era confirmada de algún modo, no sólo se le aplicaban esos tormentos, sino que se le enviaba a la hoguera. ¿Creen ustedes justos tan terribles procedimientos? ¿Se puede obligar justamente a un hombre a que crea en lo que no puede o no quiere creer?... ¿Qué será, pues, necesario para evitar esos inconvenientes?
A: Que el gobierno no reconozca ninguna religión oficial.
M: Efectivamente. Sólo de este modo el Gobierno puede respetar las conciencias y cuidar a la vez de que los hombres respeten mutuamente sus creencias y su modo de pensar. Nadie, ni el Gobierno ni la Iglesia pueden obligar a los hombres a que crean lo que no pueden creer.
¿Será, pues, conveniente que estén unidos la Iglesia y el Estado?
A: No, señor.
M: ¿Por qué?
A: Porque el clero había de querer que el Gobierno aceptara la religión de aquél.
M: Sí, y ya acabamos de ver que eso tendría muchos inconvenientes. ¿Cómo conviene que existan, pues, la Iglesia y el Estado?
A: El Estado y la Iglesia deben ser independientes entre sí.
M: Muy bien, y así sucede realmente en México; el Estado y la Iglesia son independientes entre sí (escríbase en la pizarra) conforme a un artículo de nuestras leyes. Y según esto, ¿se podrán dictar leyes estableciendo o prohibiendo alguna religión?
A: No, señor, desde el momento en que el Estado y la Iglesia son independientes.
M: Tiene usted razón; si se expidieran esas leyes se violaría la libertad de conciencia.” Escribiremos esto en el pizarrón: No podrán dictarse leyes estableciendo ni prohibiendo religión alguna. Ahora bien, ¿querrá esto decir que el Estado no ejercerá ninguna autoridad sobre la Iglesia?
A: Yo creo que no, señor, puesto que la Iglesia es libre.
M: De modo que tendrá libertad, por ejemplo, para alterar el orden público.
A: No, señor, porque ya hemos dicho que la libertad tiene por límite el respeto a la vida privada, a la moral, a la paz pública.
M: ¿Recuerdan ustedes el artículo 6° de la Constitución? ¿Cómo dice?
A: La manifestación de las ideas no puede ser objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque la moral, los derechos de tercero, provoque algún crimen o delito, o perturbe el orden público.
M: Muy bien, repetiré mi pregunta. ¿El Estado no ejercerá ninguna autoridad sobre la Iglesia ni en lo relativo a la conservación del orden público?
A: Sí, señor; el Estado debe ejercer autoridad sobre ella en lo relativo a la conservación del orden público.
M: Escribiremos esto en el pizarrón. (Lo hace) ¿Nada más en lo relativo a la conservación del orden público deberá ejercer autoridad el Estado sobre la Iglesia? ¿Convendría que la Iglesia no respetara las instituciones del Estado?
A: No, señor, puesto que el Estado respeta las instituciones de la Iglesia.
M: Tiene usted razón. Agregaremos, pues, esta parte a lo que hemos escrito. (Lo hace) Vamos a leer lo escrito:
"El Estado y la Iglesia son independientes entre sí. No podrán dictarse leyes estableciendo ni prohibiendo religión alguna; pero el Estado ejerce autoridad sobre todas ellas, en lo relativo a la conservación del orden público y a la observación de las instituciones".
Vamos a ver. ¿Por qué el Estado y la Iglesia son independientes entre sí?... ¿Por qué es conveniente que no se dicten leyes estableciendo ni prohibiendo religión alguna?... etcétera, etcétera.
Ustedes comprenderán que estas disposiciones en vez de menoscabar la libertad de los hombres, la aseguran y la hacen efectiva. De otro modo se atacarían los derechos de tercero y los hombres estarían en perpetua discordia queriendo imponer unos a otros sus propias convicciones, y ya hemos dicho muchas veces que cuando los hombres de una sociedad no viven en paz, no pueden progresar ni dedicarse tranquilamente a su trabajo. Por eso debemos amar y defender los principios que, hemos expuesto, procurando que se observen siempre por todos.
Una vez concluida la lectura se sugiere reflexionar en torno a las siguientes cuestiones:
• ¿Por qué es importante que el maestro de educación básica conozca los principios filosóficos que orientan su profesión?
• ¿Qué relevancia tienen la permanencia y el respeto de los artículos 3°, 6° y 24° de la Constitución Política, en la definición de la educación básica como un servicio de orden público e interés social?


5. Con la información obtenida en las actividades anteriores y con apoyo del texto de Olac Fuentes, "El laicismo: seis tesis contrarias a la educación pública", organizar una discusión en el grupo, considerando, entre otras, las siguientes afirmaciones:
• "La educación laica es antirreligiosa".
• "La educación pública no inculca valores en los niños".
• "La educación básica atenta contra la libertad individual de creencias".
• "Los contenidos de los libros de texto gratuitos son un instrumento de control del gobierno".
• "La gratuidad de la educación es ficticia, pues su costo se paga con los impuestos de la sociedad".
• "A nadie se le puede obligar a ir a la escuela".
La discusión puede ser interesante si se divide al grupo en dos equipos, uno para utilizar argumentos (sustentados en las lecturas anteriores) en contra de las afirmaciones y otro para argumentar a favor de dichas afirmaciones; es decir, no se trata sólo de expresar el acuerdo o el desacuerdo con cada tesis sino de fundamentar las opiniones.
Para concluir la actividad y relacionar estos principios con la realidad educativa se propone establecer conclusiones acerca de la actitud que debe asumir el maestro de educación básica frente a las distintas creencias religiosas de los alumnos y sus familias, y ante las concepciones que diversos sectores tienen sobre la gratuidad y la obligatoriedad de la educación.

https://plus.google.com/collection/sLv6lB


8. Tomar como referencia el texto de Fernando Savater y organizar una discusión acerca de las siguientes tesis:
La educación mantiene los valores predominantes de la sociedad.
• La educación sólo responde a los requerimientos particulares de los individuos según su capacidad, sexo, raza, lengua y cultura.
• La diversidad cultural se pierde al universalizar la educación.
• Para evitar el adoctrinamiento en la escuela es preferible que el maestro mantenga una relativa actitud neutral.
Al discutir cada tesis es importante tratar de establecer acuerdos, los cuales pueden ser la base para que los estudiantes escriban, de manera individual, un texto breve acerca de la importancia del derecho a la educación.

https://plus.google.com/collection/gESAmB

9. A partir de las lecturas "Un camino para la igualdad y para la inclusión social" y "La educación obligatoria: una escolaridad igual para sujetos diferentes en una escuela común", de Gimeno
Sacristán, realizar las siguientes actividades:
Responder de manera individual o bien en pequeños equipos las siguientes preguntas:
¿Qué implicaciones tiene que la educación sea considerada como un derecho universal?
• Cuando el autor sostiene la siguiente tesis: "el que un ser humano reciba la misma educación que cualquier otro no significa igualarlos entre sí", ¿a qué se refiere?
• ¿Cuáles son las consecuencias de excluir a los individuos de la educación?
• ¿Qué propuesta hace el autor para trabajar la diversidad del alumnado y al mismo tiempo impulsar una educación igual para todos?
Gimeno Sacristán sostiene que el problema de la diversidad y la diferencia en y ante la educación supone enfrentar varios retos, explicar cada uno de ellos:
a) Naturalidad de las diferencias.
b) Diversidad como problema.
c) Graduación de la escolaridad.
d) Formas de abordar la complejidad de la diversidad.
e) Papel de la escuela en respuesta a las desigualdades y diferencias.
En pequeños grupos, analizar las siguientes frases, extraídas de los textos de Gimeno Sacristán, y comentar al resto del grupo las conclusiones a que llegaron:
"La educación debe preocuparse por estimular diferenciaciones que no supongan desigualdades entre los estudiantes; tiene que hacer compatible el currículum común y la escuela igual para todos con la posibilidad de adquirir identidades singulares, lo que significa primar la libertad de los sujetos en el aprendizaje", p. 74.
"La diversidad algunas veces habrá que desconsiderar, en otras habrá que corregirla y en muchos casos debería estimularse", p. 75.


LECTURAS PÁG. 74-75
Artículo 86: Cada Municipio será
administrado por un Ayuntamiento de
elección popular directa y no habrá
ninguna autoridad intermedia entre éste y
el Gobierno del Estado.
Artículo 87: Los Ayuntamientos se
compondrán de un Presidente Municipal,
un Síndico y los Regidores que determine
la ley, nombrados cada tres años en
elección popular directa calificada por el
Congreso en los términos que la propia
Ley prescriba. Los Agentes Municipales
electos en la misma elección de los
Ayuntamientos y conforme lo dispongan la
Leyes respectivas, formarán parte de los
propios Ayuntamientos con el carácter de
Regidores, tomarán posesión el día tres de
enero inmediato posterior a la elección. Y
no podrán ser reelectos ni como
propietarios ni como suplentes para el
periodo inmediato al en que hubieren
ejercido su encargo.
Los dos ejemplos anteriores muestran que
técnicamente es correcto que una ley no
describa o defina todos y cada uno de los
términos usados en la misma y convenga que
algunos conceptos sean definidos en unas
leyes y otros en otras, según su índole o
naturaleza.
Ciertamente, aquellos sujetos o conceptos que
son propios de lo educativo deberán,
preferentemente, ser esclarecidos en las leyes
que versan sobre dicha materia, como es el
caso de la LGE cuando define lo que es un
educador: "Artículo 21: El educador es
promotor, coordinador y agente directo del
proceso educativo".
TERCERA OBSERVACIÓN
Hay muchos ejemplos en los que la ley no
ofrece una definición de algún sujeto o
concepto.
En otras ocasiones, los sujetos de la LGE sólo
pueden ser esclarecidos recurriendo no a otras
leyes, sino a otras disciplinas del conocimiento
humano. Así pues, conceptos de sujeto tales
como educando, alumno, maestro, profesor,
discapacitados, sobresalientes, pueden ser
comprendidos mejor recurriendo a otras
disciplinas no jurídicas, como por ejemplo la
pedagogía o la didáctica.
La ley puede, en ocasiones, atribuirle
convencionalmente una interpretación o
definición preestablecida a cualquier concepto
o sujeto.
Cualquier estudio o análisis científico debe
realizarse, de preferencia, de manera
interdisciplinar. Esto es especialmente válido
tratándose de temas como los que contiene la
LGE. La cabal interpretación de sus preceptos
exige conocimientos no sólo jurídicos sino
sobre educación, política y administración,
entre otros. Cuando ello no puede ser
alcanzado suficientemente por un solo
individuo entonces conviene realizar estudios
interdisciplinarios. Cuarta observación
Hay también muchos casos en que la LGE, al
referirse a los sujetos, se muestra clara y
ofrece una definición suficiente de los mismos;
tal es el caso de los siguientes ejemplos:
a) "La Secretaría". Es la forma en que la LGE
se refiere convencionalmente a la
Secretaría de Educación Pública de la
Administración Pública Federal (véase el
artículo 11 de la LGE).
b) "Adultos". Es el término utIIizado por la
LGE para referirse a "individuos de 15
años o más que no hayan cursado o
concluido - la educación básica" (Arts. 39 y
43).
La legislación civil no utiliza el concepto de
adulto, sino que se refiere a "mayores de
edad". No deben confundirse los conceptos de
adulto y mayor de edad ya que difieren en sus
respectivas definiciones. Dice el Código Civil
para el Distrito Federal: "Artículo 646. La
mayor edad comienza a los dieciocho años
cumplidos. Artículo 647. El mayor de edad
dispone libremente de su persona y de sus
bienes".
QUINTA OBSERVACIÓN
¿Quiénes son los principalmente obligados a
cumplir con la LGE? Va dirigida en primer
término al Estado (federación, entidades
federativas y municipios), también a los
organismos descentralizados del Estado que
realicen funciones educativas, y a los
particulares con autorización o reconocimiento
de validez oficial de estudios (véase Art. 1º).
¿Quiénes son los principales titulares de
derechos en materia de Educación? La LGE se
refiere a cualquier persona, independientemente
de que sea nacional o extranjero,
ciudadano o no ciudadano, pudiendo ser de
cualquier raza, religión, condición social,
ESTRUCTURA Y DISPOSICIONES GENERALES DE LA LEY
75
partido político, etc., estableciendo como
única limitante que sea un habitante riel país.
Por ello la LGE establece en su artículo 2°:
Todo individuo tiene derecho a recibir
educación y, por tanto, todos los
habitantes del país tienen las mismas
oportunidades de acceso al sistema
educativo nacional, con sólo satisfacer los
requisitos que establezcan las
disposiciones generales aplicables.
A continuación veremos otro de los
ámbitos de validez.
IV. EL ÁMBITO DE VALIDEZ ESPACIAL DE
LA LGE
De la misma manera y por las mismas
razones que antes ofrecimos al lector un
listado de los sujetos previstos por la LGE,
ahora le proponemos un nuevo listado que se
refiere a los ámbitos de validez espacial
previstos por la ley.
Se trata de poder precisar en dónde son
aplicables las disposiciones legales previstas
por la LGE. Ya sabemos que por tratarse de
una Ley General sus disposiciones son
aplicables en múltiples lugares (en toda la
República, en las entidades federativas, en las
regiones, en los municipios, etcétera).
La enumeración que ahora ofrecemos
comprende aquellos lugares mencionados
expresamente por la LGE.
1. El extranjero (fuera de la República
Mexicana): artículo 60, párrafo tercero.
2. Otros países: artículo 12, fracción XII (se
refiere a cualquier otro, excepción hecha
de la República Mexicana). Es sinónimo del
término anterior.
3. La República: artículos 1º; 2°, fracción II;
45, párrafo tercero; 48, párrafo primero;
60; 63, párrafos primero y cuarto. La LGE
es de observancia general en la República.
4. Nación, nacional: artículo 7°, fracción
VIII; artículo 45, párrafo cuarto. Se trata
de un concepto sociológico y político. En la
ley está considerado también en su
aspecto territorial.
5. Las regiones del país: artículo 7°, fracción
III.
6. Regiones con mayor rezago educativo:
artículo 32, párrafo segundo.
7. Entidad federativa: artículos 11, 26 y 31.
Se refiere al ámbito territorial de los
estados de la República. En algunas
ocasiones, la LGE se refiere a ellas
denominándolas simplemente entidad
(Art. 20, Fracc. III).
8. Entidades federativas con mayor rezago
educativo: artículo 34.
9. El Distrito Federal: artículos 16; 70,
párrafos cuarto, y cuarto transitorio.
10. Municipios: artículos 11 y 70.
11. Delegaciones políticas del Distrito Federal:
artículo 70, párrafo cuarto.
12. Localidades aisladas: artículo 33, fracción
I.
13. Zonas urbanas marginadas: artículo 33,
fracción I.
14. Educación a distancia: artículo 33, fracción
VI.
15. Plantel: artículos 23 y 41, párrafo
segundo.
16. Ámbito respectivo de competencia de la
autoridad educativa: artículo 20, párrafo
primero. El ámbito de competencia incluye
el aspecto territorial.
El lector podrá encontrar explicaciones
amplias en relación con algunos de los
ámbitos espaciales de validez en otros
capítulos de este libro. Véase especialmente el
capítulo sobre el federalismo escrito por Raúl
González Schmal. En plan complementario
ofrezco algunas reflexiones:
PRIMERA REFLEXIÓN
Cuando la LGE se refiere al "extranjero" y a
"otros países", expresa conceptos que sólo
son definibles por exclusión. Es decir, se
refiere a cualquier territorio que no pertenezca
a la República Mexicana. Puede incluso haber
disposiciones que sean válidas en cualquier
parte del mundo, por ejemplo, lo establecido
en el párrafo segundo del artículo 4° de la
LGE: "Es obligación de los mexicanos hacer
que sus hijos o pupilos menores de edad
cursen la educación primaria y la secundaria".
Como puede observar el lector, en el texto
anterior se establece una obligación para
todos los mexicanos que no está sujeta a
restricciones de lugar e, implícitamente, es
exigible conforme al derecho mexicano a
cualquier nacional aun cuando no esté dentro
de su territorio. A diferencia de lo dicho
anteriormente, está lo previsto en el párrafo
primero del mismo artículo 4° que establece:
"Todos los habitantes del país deben cursar la
educación primaria y la secundaria". 

7. Con apoyo en las tesis que expone Adolfo Sánchez Vázquez contestar, individualmente o en equipo, las siguientes preguntas:
• ¿Por qué la tolerancia es un valor necesario e indispensable en una sociedad democrática?
• ¿Cómo se relacionan la tolerancia, la libertad y la solidaridad?
• ¿Cómo se puede distinguir la verdadera tolerancia de la falsa?
¿Cuáles son los límites de la tolerancia?

Se sugiere establecer relaciones entre las respuestas obtenidas y los principios de convivencia humana que establece el Artículo Tercero.

https://plus.google.com/collection/M-p7lB

Wait while more posts are being loaded