Post is pinned.Post has attachment
Photo

Post has attachment
Si sentís la necesidad de seguir escribiendo y participando me lo comunicáis. Si sumamos unos cuantos, entraremos de nuevo en acción.
Photo

Post has attachment
Queridas compañeras y compañeros. Me alegra anunciaros que nuestra nueva ganadora en esta segunda edición de- Refranes serán la excusa- es ni más ni menos que alguien que al igual que a Rosa Berros, le gusta hacer dobletes.
¡Enhorabuena! Beba Pihen por tu merecido premio.

Aprovecho para comunicaros que por motivos familiares os tengo que dejar una temporada. No obstante podéis ir preparando el escrito que formará parte del próximo reto- Un amor de relato-.
Espero que de esta manera retoméis vuestra participación con más ganas, pues el número de escritores ha menguado considerablemente en esta edición.
El día que no se presenten más de cinco relatos y lamentándolo mucho, tendré que echar el cierre. Pero confío en vosotros y entre todos intentaremos que esto no llegue a ocurrir.

Os transmito mi agradecimiento por vuestra fidelidad y os abrazo hasta que volvamos a encontrarnos.


Photo

Post has attachment
Buenos días. Recordad que tenéis hasta el día 11 para mandar vuestras puntuaciones a: abrazodelibro@gmail.com.
¡Feliz fin de semana!
Photo


CICATRICES
Palabra o piedra suelta no tienen vuelta. Van girando en el tiempo, ya imperceptibles , ya violentas; hieren o acarician, pero siempre marcan. Se hunden y nos cuentan historias seculares; se pulen en el roce continuo con los vientos de la vida, y son el sedimento de nuestras almas.
La palabrota cargada de ira se vuelve piedra y lastima. Moreteada, sangrante, la pobre alma lucha por erguirse dignamente; pero queda expuesta a la desconfianza, al rencor, al odio, a volverse piedra filosa y dañina.
Las palabras dulces del amor, desintegran las piedras, lavan las heridas con lágrimas sanadoras, y siembran confianza y alegría en el nuevo suelo de las experiencias.
Palabra o piedra suelta no tienen vuelta; viven eternamente en nuestras cicatrices.
122 palabras

REFRANES SERÁN LA EXCUSA

“PALABRA O PIEDRA SUELTA, NO TIENEN VUELTA

INOCENCIA INFANTIL

Koldo tiene cuatro años; es hijo único de Marisol y Javier.
Nunca ha ido a la guardería porque, mientras sus padres trabajan fuera de casa, él es cuidado por Julita, su abuela materna, que vive con ellos.
Es un niño serio que, pese a saber hablar con desenvoltura, no es muy locuaz. Su vida se desarrolla entre adultos y, por ello, ha adquirido un gran sentido de la responsabilidad para su edad. De hecho, sorprende cómo recoge sus juguetes, sus zapatos o pliega su ropa cuando se va a acostar.
Es muy observador y no se le escapa nada de lo que ocurre a su alrededor.
Con frecuencia, acude a visitarlo la tía Teresa, una hermana soltera de su padre que pasa las tardes con él y con la abuela.
Después de merendar opíparamente se despide dejándole a la abuela rezongando mientras recoge los restos de la merienda.
Marisol regenta una floristería y, en ocasiones, cuando Koldo y Julita salen de paseo, suelen entrar a hacer una visita a mamá.
Cierto día, acababan de llegar a la tienda cuando entró en ella la tía Teresa; Marisol estaba en la trastienda por lo que Koldo gritó:
- Mamá, que ha venido la gorda zampabollos.
La abuela se quedó petrificada y la madre salió apresuradamente de la trastienda farfullando una disculpa mientras Teresa salía precipitadamente de la floristería sin despedirse.
Y dado que “Palabra y piedra suelta no tienen vuelta”, se acabaron para siempre las suculentas meriendas de Teresa en casa de su sobrino.

252 palabras

© Kontxi Martínez de Madina Díaz de Otálora

El bromista

—¡Remé, remé y a mi costa recalé!
Así le dijo Damián a la joven piloto, cuando entró a desayunar.
Se lo decía porque ella no quería volver a pilotar una nave exo-galáctica, y allí estaba otra vez.
Siempre era así, bromeando con todos y con todo.
Muchos se preguntaban cómo había llegado a obtener una plaza tan responsable como la de ingeniero principal de vuelo, pero también para eso él tenía su respuesta, una frase de Víctor Pauchet: «El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento».
Mientras casi todos reían del refranero de Damián, él buscaba otro tripulante que sirviera de blanco a sus bromas, y tropezó con el biólogo Josué, un muchacho algo pasadito de peso, que para nada interrumpió el almuerzo con su broma a la piloto.
—¡Más vale gordo que de risa, que flaco que de lástima! —Así, directa, se la lanzó Damián.
Y entonces se dividieron las «burlas», unos se reían de Josué y otros de la sonrojada piloto.
Damián buscaba otro refrán, y a quién dirigirlo. Así, disfrutando del momento, escucharon la voz del capitán por el sistema interno de comunicación:
—¡Urgente ocupen sus puestos! ¡Es inevitable el choque con la lluvia de meteoros!
La frase se repitió tres veces, y con el último «meteoros», ya todos estaban ubicados y escuchando las orientaciones del ingeniero principal de vuelos:
—¡Moverse hacia el cuadrante UH-121! ¡Conservar la velocidad actual! ¡Dispuestos para el giro en dieciséis minutos con veintidós segundos! ¡Y mantener observación sobre las piedras celestes!
Cada navegante cumplía las orientaciones, sin poder evitar la sonrisa al escuchar la última frase de Damián.
—Recuerden todos que: ¡Palabra o piedra suelta, no tienen vuelta! ¡Y se nos aproximan miles de rocas cósmicas!

291 palabras

Espero esta vez concursar y no llegar tarde
con este relato de diálogos participo:



Silencio sepulcral


—¡Buenos días! -Dije delante del puesto de la carnicería en la plaza de abastos, mientras espero mi turno. —Y nada, la gente a lo suyo, muda, ni a los buenos días contestan. ¿Qué poca educación? Nada, cada persona a lo suyo.


Al rato, me dice el carnicero:

—¡Buenos días Carmen!-A veces las palabras son como piedras sueltas, que no tienen vuelta, no se oyen. Son palabras invisibles, ni escritas se ven, ni se leen. ¿Carmen cómo hoy tú por aquí? ¿Qué pasa, está Pepe malo?

— No, ¡qué va! es que como hoy me venía de paso, hoy compro yo.

— Pues se nota que hoy no está tu marido, porque él aquí alborota el gallinero.
Las mujeres le adoran, y encima, que buen humor tiene, el joio.

— Yo sabía que Pepe era muy charlatán y ponía marcha en la cola de la carnicería, ya me lo dijo Pepita una vez.

—Todas las mujeres lo admiran, cómo hace de bien la compra. Nunca compra de más, ni de menos. Eso sí, cada día entra en la carnicería para comprar y arma la marimorena.

—Y eso a las mujeres les da marcha. Por eso hoy es diferente.
Hay un silencio sepulcral.

198 palabras

escribe con sangre y tinta


LA MENTIRA.

-¿Pero por qué no puedo ir contigo?.
-Porque no. Te lo he dicho mil veces que son mis amigos y tú no pintas nada.
-Pues sigo sin entenderlo.¿De qué tienes miedo? No soy una bocazas y lo sabes.
-He dicho que no y punto, ya vale de insistir.

Me sentí un bicho raro pero tiré la toalla y dí por zanjada la conversación.
Era mi primer domingo en ese piso de estudiantes, el que iba a ser mi nueva residencia durante unos cuantos años, los que durase mi carrera, y la que rechazaba mi compañía era mi hermana que ya llevaba dos años allí viviendo con otras tres chicas estudiantes que, casualmente, ese fin de semana se habían marchado a sus respectivas casas.
Ella se había formado ya en la capital un pequeño círculo de amigos y estaba claro que no pensaba incluírme en él.

Relegada a la más absoluta soledad pensé en ver alguna película, o leer, o escribir...pero sola al fin y al cabo.
Sentía mucho coraje porque desde pequeñas habíamos compartido todo: habitación, ropa, amigos...Y ahora no me quería a su lado.

Cogí el teléfono fijo y llamé a casa, a mis padres, no por morriña (que también) sino por hablar con alguien.
Un tanto indignada les conté lo que me había hecho mi hermana, y mi padre sentenció:
-Si es que ya le dije yo que "palabra o piedra suelta, no tienen vuelta".
-¿Qué quieres decir con eso, papá?.
-Pues que me consta el motivo por el que tu hermana no te quiere detrás.
-¿Cómo sabes el motivo? ¡A mí no me lo quiere decir!
-Pues lo vas a saber, hija: ella no quiere que te vean porque ha estado alardeando con sus nuevos amigos de que tiene una hermana gemela. Ya le dije yo que algún día quedaría el "pastel" al descubierto, así que ahora déjala que se las arregle como pueda.

¡No daba crédito! Siempre había sido muy traviesa y fantasiosa pero con las palabras de mi padre por fin me quedé tranquila.
Mi hermana no había dejado de quererme.

349 PALABRAS
Wait while more posts are being loaded