Cómo identificar una falsa amistad

Si prestas atención a las siguientes pautas, podrás identificar fácilmente cuáles son aquellas falsas amistades que debes alejar de tu vida.
Aquellas que están cerca sólo en los peores momentos y desaparecen cuando encontramos una solución o nos sentimos mejor.
Aquellas amistades que nos desvalorizan y se sienten bien cuando nosotras nos sentimos mal.
Aquellas que no son cuidadosas con nuestra emociones, nos escuchan, pero no nos respetan.
Aquellas que sufren más con nuestros logros que con nuestros fracasos.
Aquellas que nos juzgan, nos invaden y se entrometen con cierta malicia en nuestros asuntos, tantos personales como laborales, creando nuevos problemas a los ya existentes

Fidelidad para ser buen amigo

Finalmente, la fidelidad es la mejor herramienta para una buena amistad. Aquí incluimos respetar el límite de tu amigo en sus asuntos personales, en sus decisiones de vida y en su personalidad y mentalidad. También incluimos la compañía, en las buenas y en las malas, en salud y en enfermedad, en prosperidad como en pobreza. La amistad no es una relación comercial, sino humana, que permite una buena comunicación a todo momento.
Nunca critiques a tu amigo, defiéndelo de las amenazas, y conserva sus secretos en perfecta guarda. Un amigo es un hermano por elección, y merece el mejor trato de nuestra parte.

1.- Tener muy claro nuestro comportamiento
Tenemos que mirarnos a nosotros mismos y analizar nuestro comportamiento para con los demás. Si no entendemos el papel que ocupamos en la relación, nunca conseguiremos llevar esa amistad a buen puerto.

Amigas negativas

Son aquellas amigas que cuando le contamos un problema, tiene comentarios trágicos o fuera de lugar para acotar. Muchas veces las mujeres sentimos que es mejor padecer o soportar una amiga negativa que cortar la relación con ella, por miedo a herir sus sentimientos.
Esto es por una extraña idea que tenemos, en la cual se cree que es preferible aguantarse la herida de esta amiga durante años, que lastimar a alguien por 5 minutos, comunicándoles que ya no queremos continuar con su amistad porque nos hace daño.
Además, también creemos que es mas fácil estar con viejas amigas que hacer nuevas, esto es generalmente por un temor al cambio y a que nos acepten como somos.


Cómo identificar una Falsa Amistad
Siempre se nos ha hecho saber que las mejores amigas son aquellas que están con nosotros en los malos momentos, pero, ¿Qué pasa si sólo están en las malas?
Inicio » Familia y relaciones » Relaciones interpersonales


Cómo identificar una Falsa Amistad. Cómo reconocer una mala amistad. Falsas amistades que debes alejar de tu vida.
© Depositphotos.com/olly18
Amigas negativas. Cómo poner límites en la amistad. Cómo reconocer una mala amistad.
Cómo reconocer una mala amistad.
Amigas en las malas.
Amigas negativas.
Poner límites en la amistad.
Cómo identificar una falsa amistad.
Cómo identificar una Falsa Amistad
Cómo reconocer una mala amistad
Amigas de la niñez, amigas del colegio, amigas del trabajo, amigas de la vida. Pero en realidad, cuál de todas ellas es una amiga con todas las letras y no sólo una mera imitación.
En ocasiones no es que no podamos identificarlas, sino que no queremos hacerlo, por no dañarla o lastimarla. Pero hay que pensar que esa persona si nos esta dañando y lastimando a nosotros. En tal caso, hay que tomar una decisión y alejarnos de ellas; resultará difícil, pero al poco tiempo nos sentiremos mucho mejor y aliviadas de no tener que padecer esa amistad que ya no deseábamos.




Amigas en las malas

Suele ocurrirnos que con el tiempo nos damos cuenta, dolor de por medio, que la verdadera amiga es aquella que es capaz de estar con nosotros cuando las cosas marchan bien.
Las amigas que solo están con nosotros en malas épocas se enriquecen de nuestros problemas y fracasos. Esto es porque ellas sólo sienten que valen cuando están al lado de alguien desvalida, ya que se encuentran muy necesitadas de amor y autoestima.
Estas personas se alimentan de nuestros miedos y cuando logramos salir adelante, se sienten llenas de envidia, competencia y rivalidad, sentimientos que suelen esconder bajo esa fachada de “amiga en las malas”.
Su rol de camaradería en las malas se ve tambalear cuando las circunstancia cambian a favor nuestro. Una “amiga” que solo esta a nuestro lado en los malos momentos, le gusta escarbar en nuestros problemas, y en algunos casos mas graves, hasta crear alguno que nosotros ni sabíamos que podíamos tener.

Acepta a tu amigo tal cual es

Aceptar a tu amigo tal cual es, se convierte en una necesidad para cultivar una buena amistad. Hay personas alegres y personas pesimistas, hay personas románticas y personas frías, hay quienes buscan hacer negocio todo el tiempo y quienes ven la vida de modo ilusorio.
Tu amigo es una persona como tú y como todas las demás. Si quieres ser un buen amigo, aprende a quererlo tal cual es, con sus defectos y virtudes, con sus aciertos y fracasos. Nunca intentes cambiar o enseñarle, déjalo libre y asístelo sólo cuando sea de necesidad: no eres su tutor ni su progenitor, sino su amigo y fiel compañero.

3.- Ser honesto
La honestidad es el pilar fundamental para una relación de amistad. No debemos acumular resentimientos contra alguien, y mucho menos criticar a sus espaldas. Las cosas deben hablarse con madurez y entendimiento. Todo siempre a la cara, frente a frente.

En la vida, la amistad es uno de los valores más preciados, algo que debemos trabajar y proteger en todo momento para que sea duradero.
Por muchos amigos que consideremos tener, con el tiempo nos damos cuenta de que en realidad no se trata de amigos, sino de compañeros y personas con las que nos encontramos a gusto. Sea cual sea nuestra relación con alguien, es importante cuidarla, para disfrutar de su compañía en todo momento, en las buenas y en las malas.

Un amigo se preocupa por el otro

Un amigo no es un contenedor donde depositamos nuestros pensamientos, preocupaciones y problemas. Seguro que una buena amistad cumple esta función, siempre y cuando sea recíproca. Debes aprender a escuchar a tu amigo, preocúpate por sus problemas, y no esperes a que te llame, te cuente o pida tu ayuda para estar ahí.

Buena comunicación para una buena amistad

Una buena amistad, al igual que una buena relación sentimental, necesita de buena comunicación. Si hay algo en tu amigo que te hubiera molestado, que te preocupe o que te haga sentir de un modo peculiar, díselo.
No te calles ni acumules emociones, en especial las negativas: aprende a decir, con respeto y tacto, todos los temas que tengas en mente, en especial los que te hagan sentir mal. También aprende a escuchar y a recibir las críticas constructivas de tus amigos, pues te las dicen para mejorar la relación de amistad o por preocupación genuina.
Wait while more posts are being loaded