Post has attachment
Instalan "Máscaras de la vergüenza" tras escándalo de corrupción en Brasil

El Mundo
23 May 2017 - 10:00 PM
Instalan "Máscaras de la vergüenza" tras escándalo de corrupción en Brasil


Una instalación artística de 500 máscaras rojas frente al Congreso de Brasil en la explanada de los ministerios en Brasilia busca evidenciar la vergüenza que deberían sentir los políticos corruptos tras el escándalo de sobornos presuntamente avalados por el presidente Michel Temer.

Photo

Post has attachment
Enfrentamientos en el Pascual Guerrero entre hinchas del América y Cali
Ambas hinchadas se enfrentaron en la cancha, mientras las autoridades intentaban controlar los desmanes.

Al final del clásico caleño entre el Deportivo Cali y el América de Cali, cientos de hinchas de ambos equipos se enfrentaron en la cancha del estadio olímpico Pascual Guerrero.

Tras concluir el partido válido por la Copa Águila la cancha fue invadida por las barras bravas ‘Frente Radical Verde’ y ‘Barón Rojo Sur’, que buscaron enfrentarse en el campo de juego.

La Policía Metropolitana, tuvo que intervenir para poder desalojarlos del campo deportivo.
Usuarios de las redes sociales hicieron conocer mediante videos los momentos en que ambas hinchadas se enfrentan en la cancha, mientras que las autoridades intentaban controlar los desmanes.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, el general Hugo Casas, aseguró que integrantes de las barras bravas del América intentaron agredir a hinchas del Cali, que saltaron a la gramilla para protegerse.
Photo

Post has attachment
Buenaventura: qué hay detrás de la protesta de días que dejó saqueos y un muerto en el segundo puerto de Colombia
El principal puerto de Colombia en el océano Pacífico ya llevaba cuatro días protestando cuando la violencia consiguió que el mundo volteara a ver, aunque fuera brevemente, a Buenaventura.
La situación se empezó a tensar el viernes en horas del mediodía, luego de que se interrumpiera el diálogo entre las autoridades gubernamentales y los promotores del paro cívico en demanda de mayor atención por parte del Estado, que inició el martes en esa ciudad de 450.000 habitantes.
Según reporta el diario El Tiempo, poco después escuadrones antidisturbios de la policía (Esmad) chocaron con grupos de manifestantes que bloqueaban una de las salidas de la ciudad.
La tensión se trasladó luego al casco urbano, dónde se registraron enfrentamientos en horas de la tarde.
Y, según las autoridades, la situación fue aprovechada por grupos de delincuentes para proceder al saqueo de comercios, que se prolongaron ya entrada la noche, dejando pérdidas por el orden de los US$2,7 millones a los comerciantes locales.
Photo

Post has attachment
¿Por qué no hay turismo en el Pacífico?
A pesar de sus paisajes y ser un lugar excepcional para el buceo es casi imposible que el turismo llegue a la costa del Pacífico.
Ballenas jorobadas que saltan y cantan en el mar. Playas vírgenes de arena negra en la que los cangrejos aún caminan libremente. Manglares bíblicos que se entrelazan unos con otros. Bosques exóticos e inexplorados. Un mar agreste y salvaje. Pequeños hoteles paradisiacos arrullados por la hermosa sinfonía de la naturaleza. Parece la postal de las vacaciones perfectas: un paraje que ya no existe en casi ningún lugar del mundo. Y sin embargo, lograr que alguien lo visite es una tarea titánica.

Si en el Pacífico existieran los milagros, uno de ellos habría podido ser Nuquí. Clavado en el golfo de Tribugá (Chocó), es un destino privilegiado por la vida, literalmente. Cada año llegan a sus aguas las ballenas yubartas a tener sus crías. Se ven pasar desde la playa nadando lentamente hacía la ensenada de Utría, y luego salir apresuradas con sus ballenatos. Ni siquiera hay que salir a buscarlas pues como aún no le temen al hombre, a veces se asoman a la orilla.

Pero hoy pocos pueden conocer eseparaíso porque desde finales de marzo las aerolíneas decidieron no volver allá. Satena argumenta que el estado actual de la pista no garantiza la seguridad de sus vuelos. Los hoteleros están al borde de la quiebra porque aun cuando han programado vuelos chárter, que sí pueden aterrizar pues son más pequeños, los turistas que ven la noticia, no se montan al avión. “Duramos 30 años intentando que este destino entrara en los catálogos mundiales. Vamos a perder todo ese trabajo en 15 días”, dice Guillermo Gómez, gerente del hotel EL Cantil y vocero de su gremio.

La comunidad y el enorme esfuerzo que le han puesto entidades del Estado están en riesgo. Un caso dramático es el del Parque Nacional Utría, uno de los pocos proyectos manejado por los propios afrodescendientes. Josefina Klinger, su promotora, explica que decidieron jugársela por promover su tierra pues “nos cansamos de creer que éramos pobres viviendo en semejante riqueza”. Junto con Parques, construyeron un hotel de primera, que nada envidia a los “boutiques” ecológicos del primer mundo. Enviaron a sus mujeres a capacitarse en cocina en Perú, construyeron un sendero para atravesar el manglar, fueron a capacitarse a los hoteles GHL y gestionaron con la cooperación norteamericana una planta de electricidad.

Así, Nuquí se convirtió en un modelo. Fue la primera playa certificada del país en Turismo Sostenible y sus promotores lograron que el Estado la reconociera como un área marina protegida. Por esto, Klinger ganó el Premio a la Mujer Cafam. Procolombia también le metió la ficha. Lo incluyó en su campaña ‘Colombia es realismo mágico’ y lo promociona en el extranjero. Han llevado los paisajes del Chocó a Alemania, Polonia, Brasil, Canadá, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos. Por ese esfuerzo el año pasado 2.121 turistas llegaron a un departamento que ni los colombianos conocen.

Por eso lo que pasa con el turismo en el Chocó, lejos de ser un milagro, se parece más bien al mito griego de Sísifo, ese hombre condenado a cargar una piedra hasta la cumbre de una montaña solo para verla rodar y comenzar de nuevo una y otra vez. Nuquí es tan solo un ejemplo de lo difícil que es consolidar el turismo en una región riquísima en términos naturales, pero que vive en condiciones de pobreza y olvido apremiantes.

Según Julia Miranda, directora de Parques Nacionales, la principal talanquera es la conectividad. Por ejemplo, para llegar a la isla de Górgona, que guarda el recuerdo de la prisión que allí existió, hay que tomar un avión a Cali, de ahí otro a Guapí (Cauca), y lancha rápida por dos horas más. Para muchos esto puede ser parte de la aventura, pero hay dos problemas más: los costos y la inseguridad. Los tiquetes de avión y lanchas pueden costar hasta un millón de pesos.

Por otro lado, los sitios de donde salen las lanchas para llegar allí, o a Bahía Málaga y Malpelo, han sido el epicentro de la violencia como Buenaventura y Guapí. Entonces cada noticia de un bombardeo o de las casas de pique espanta a los turistas. El conflicto terminó de un tajo el sueño de hacer turismo en Gorgona cuando en noviembre del año pasado las Farc llegaron hasta la remota isla, mataron a un teniente y dejaron a otros cuatro uniformados heridos. Días después, Aviatur, la empresa de Jean-Claude Bessudo que llevaba casi diez años intentando desarrollar allá un turismo de primera, entregó la concesión al Estado.

Que los visitantes no puedan llegar al Chocó o al Cauca es una pésima noticia para estos departamentos. No solo porque es una fuente de ingresos y un potencial de desarrollo, sino porque en algunos de estos sitios simplemente es la única actividad legal que hay. La mayoría de estos refugios son parques nacionales, territorios colectivos, resguardos indígenas o reservas forestales en donde la minería y la tala, que es de lo más da el sustento en esas regiones, están prohibidas. Muchos de estos municipios habían visto en el turismo una salida a las dificultades que viven y un “pretexto para que el Estado invirtiera en las vías y los hospitales que no tenemos”, dice José Manuel Perea un chocoano experto en turismo comunitario.

“Solo la paz verdadera hará que el turismo vuelva al pacífico”, dice Bessudo. Se dice repetidamente que luego de una firma con las Farc, Colombia podría vivir un boom en este sentido. Estos lugares serían los más privilegiados pues en parte es la guerra la que los ha mantenido intactos. Sin embargo, si se dejan a su suerte, y todo el esfuerzo se para porque no se puede arreglar una pista de avión, es muy probable que nada allá cambiará. Como dice Josefina Klinger “Aquí el turismo no son postales, es la vida de nosotros”.
Photo

Post has attachment
Vecinos de Lanús rescataron a un perro cubierto de brea
Petróleo, el perro rescatado por vecinos de Lanús
La transformación de Petróleo
Vecinos voluntarios de Lanús limpiaron durante dos días a un perro totalmente cubierto de brea que dos chicos rescataron de la calle.
Según relató la usuaria de Facebook Myriam Ortellado, efectivos policiales se apiadaron de los menores que pedían ayuda y los levantaron con el patrullero. Primero fueron a la Clínica Veterinaria Municipal y, desde ahí, los derivaron al Voluntariado de Zoonosis Lanús
Photo

Post has attachment
¡‘Despacito’ no para! Vea la presentación que hicieron Luis Fonsi y Daddy Yankee en The Voice
Los cantantes puertorriqueños cantaron junto al concursante Mark Isaiah, del equipo de Adam Levine.

El latino Mark Isaiah, que también cantó en español, interpretó la parte correspondiente a Justin Bieber.

Al ritmo de ‘Despacito’ pusieron a bailar al público y finalistas de la competencia. Al terminar la presentación recibieron ovación hasta de los jueces del programa: Alicia Keys, Adam Levine, Blake Shelton y Gwen Stefani.
Despacito’ se ha posicionado en las principales listas del mundo, entre ellas, la ‘Hot 100’ de Billboard.
Photo

Post has attachment
Indonesia: 2 hombres reciben bastonazos por sexo gay
BANDA ACEH, INDONESIA
Dos hombres recibieron el martes docenas de bastonazos en un acto público en la provincia indonesia de Aceh tras ser condenados por mantener una relación sexual gay consensuada. Grupos de derechos tacharon la sentencia de “tortura medieval” y afirmaron que agrava una campaña de persecución homófoba.

Más de mil personas llenaron el patio de una mezquita para presenciar el castigo. Era la primera vez que se azotaba a alguien por homosexualidad en Aceh, la única provincia indonesia que practica la ley islámica Sharia.

Algunos de los asistentes vitorearon y gritaron mientras los hombres, de 20 y 23 años, eran azotados en la espalda y hacían gestos de dolor. Un equipo de cinco personas hizo turnos para asestar el castigo, relevándose cada 20 golpes para uno de los hombres y cada 40 para el otro.

Sarojini Mutia Irfan, una estudiante universitaria que asistió al acto, dijo que el castigo era necesario para que sirviera como disuasión.

“Lo que han hecho es como un virus que puede dañar la moral de la gente”, dijo. “Esta clase de castigo público es un intento de detener el contagio del virus a otras comunidades en Aceh”.

La pareja fue detenida en marzo después de que un grupo de vecinos se organizara para irrumpir en su habitación arrendada para sorprenderlos cuando tenían relaciones sexuales.

Un tribunal de la Sharia los condenó la semana pasada a 85 bastonazos cada uno, aunque finalmente recibieron 83 tras una rebaja por el tiempo pasado en prisión. El martes también se azotó a cuatro parejas heterosexuales, que recibieron condenas menores por mantener relaciones fuera del matrimonio.

Salvo en Aceh, la homosexualidad no es ilegal en Indonesia, pero la comunidad LGBT se ha visto cada vez más perseguida en el último año.

Los prejuicios se han visto avivados por agresivos comentarios homófobos de políticos y líderes musulmanes estrictos. El máximo tribunal del país está instruyendo un caso en el que se pide convertir en un delito penal el sexo homosexual y el sexo fuera del matrimonio. El lunes fueron detenidos 141 hombres en una redada contra una sauna gay en Yakarta, la capital.

La organización Human Rights Watch, con sede en Nueva York, señaló que el derecho internacional considera los bastonazos como tortura y pidió la intervención del presidente de Indonesia, Joko “Jokowi” Widodo.

Los bastonazos también son un castigo en Aceh por participar en juegos de azar, mujeres que llevan ropa ajustada y hombres que no asisten a las plegarias del viernes. Más de 300 personas fueron azotadas por estas infracciones en 2016.

La reputación de Indonesia como país que practica una forma moderada del islam se ha visto empañada en el último año debido a ataques contra minorías religiosas, un auge en la persecución de los homosexuales y una polarizada campaña electoral a gobernador de Yakarta que reflejó la creciente influencia de los grupos musulmanes estrictos.

El gobernador saliente de Yakarta, miembro de la minoría cristiana, fue condenado este mes a dos años de prisión por unos comentarios sobre el Corán durante la campaña que se interpretaron como una blasfemia.
Photo

holaaaa
Wait while more posts are being loaded