Post is pinned.

Connacionales:

Ya buen tiempo lleva la República conducida por una ley no nacida de la buena voluntad de sus legisladores, sino del cálculo temporal y arbitrario de un gobierno que se hizo ilegítimo a sí mismo, esta situación no natural ha venido siendo arrastrada a lo largo de este nuevo siglo sin poder o querer ser cambiada, como si no tuviera una directa influencia en la mala conducción de los asuntos del estado y la nación el que su ley principal y suprema esté llena de ausencias y equívocos, siendo de ellos no el menor la deficiente composición de la representación nacional.

Es por ello que se recurre al recurso supremo del Plebiscito para cambiar la naturaleza misma del Congreso, primero, renovando cada veinte meses a una tercera parte de sus miembros y segundo, restaurando a un Senado - no electo sino escogido - para considerar con calma y prudencia las leyes emitidas por la Cámara de Diputados, filtro necesario para lograr una legislación sencilla y lógica que sirva al buen gobierno del país; quiero que todos colaboremos a la redacción de estas leyes, con discusiones, con textos escogidos de autoridades y en fin, con todo aquello que pueda servir a nuestros propósitos. Grande cosa fuera que en las elecciones regionales del 2018 fueran a votarse también estas dos propuestas, tiempo aún hay para ello y cuento con la voluntad de los ciudadanos de la República Peruana que se hallen afines a esta idea para lograr que de aquí a un año, sea posible el verlas siendo parte de la Constitución Nacional.

Pero todos estos cambios falsean y carecen de sentido si nosotros mismos no creemos en lograr una patria feliz y próspera con la participación constante y bienintencionada de todos, pues más allá de personas e instituciones, de responsibilidades y culpas, somos nosotros y sólo nosotros de quienes depende que la vida nacional encuentre al fin, la decencia que tanto necesita.

Post has attachment
Artículo esclarecedor sobre las diferencias no semánticas entre la Consulta Plebiscitaria y el Referendum:

Post has attachment

TITULO VI
DE LA REFORMA DE LA CONSTITUCION

Artículo 206.- Reforma Constitucional

Toda reforma constitucional debe ser aprobada por el Congreso con mayoría absoluta del número legal de sus miembros, y ratificada mediante referéndum. Puede omitirse el referéndum cuando el acuerdo del Congreso se obtiene en dos legislaturas ordinarias sucesivas con una votación favorable, en cada caso, superior a los dos tercios del número legal de congresistas. La ley de reforma constitucional no puede ser observada por el Presidente de la República.

La iniciativa de reforma constitucional corresponde al Presidente de la República, con aprobación del Consejo de Ministros; a los congresistas; y a un número de ciudadanos equivalente al cero punto tres por ciento (0.3%) de la población electoral, con firmas comprobadas por la autoridad
electoral.
Wait while more posts are being loaded