Post has attachment

Post has attachment
DE MEXICO A PARIS UNA HISTORIA DE CAFE

En mi reciente viaje a Paris, la famosa ciudad de la luz,  no perdí la oportunidad de visitar el famoso Café Procope, al que debo admitir, llegué por casualidad, en busca de suvenires, en el corazón del famoso barrio latino. Admirando la gran variedad de la muestra, vi un café importado de México, de las zonas altas de Veracruz. Me dio tanto orgullo, tanto gusto, tanta emoción, que de haberme permitido tal espontaneidad, habría gritado a los cuatro vientos mi descubrimiento.
 
Procope es la tienda de café más antigua de París, Fundada en 1686, se precia de ser el restaurante más antiguo en existencia.  En el siglo XVIII fue un lugar de reunión de la clase intelectual como Volatire, Benjamin Franklin y Thomás Jefferson. Alexander von Humboldt y George Sand entre los famosos asiduos del siglo XIX. ¿Cómo no emocionarme? Si el café de mi tierra estaba ahí como una opción exquisita, compartiendo merito con los cafés más  selectos de la india y del medio oriente.
 
México, pensé, ¡Mi México, mi tierra!
 
Recordé lejanos ayeres, y hasta escuche en mis recuerdos los chistes de  los campesinos y las historias de miedo de los cortadores de café, en medio de las fincas de la zona de Veracruz. Vi familias enteras trabajar jornadas completas en beneficio cafetalero; vi la esperanza en sus rostros por la buena cosecha y la decepción por las cosechas no logradas. Todo eso cuando yo tenía apenas 5 años y mi familia tenia fincas de café por contexto o por herencia.
 
Ahora, me  pregunto si Voltaire, Humboldt , Franklin o Jefferson  ¿Habrían pensado en todo el contenido humano  del que es propio una taza de café?  Desde el que prepara la tierra, la siembra, lo cultiva, lo cosecha, lo procesa, lo vende, lo comercializa y lo  traslada a diferentes lugares del mundo  para que alguien con un mediano sueldo lo prepare y lo sirva en la mesa del “Café Pocopre en parís”, el “Café Ainstain en Berlin, el “ Café Greco” en Roma, el “Café New York” en Budapest, o el “Café  Slavia” en Praga, o el “Central en Viena” conocido por sus jugadores de ajedrez y las constantes visitas de León Trotzki .
 
El café por existencia es enigmático de ahí que sea ligado a la parte intelectual del ser humano, al amor, al gusto, a la tristeza, a la alegría, al recuerdo y a un sin fin de sentimientos que  sin duda todos tenemos entorno al tema.
 
Un saludo para todos.
Photo

Post has attachment

Las historias que las mujeres cuentan están a acompañadas de realidad y fantasía, pero  asistidas de un café, las charlas se envuelven en consuelo, desahogo, alegría,  esperanza, sueños,  locura y magia. Los relatos aquí descritos están inspirados en los sorbos de una mujer que se sienta a observar lo cotidiano entorno a una taza de café. 
Wait while more posts are being loaded