Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Los políticos más corruptos según Forbes
Tue, 17 Dec 2013 02:45:00 GMT | By Dolia Estevez, Forbes

La revista Forbes presentó una lista de los políticos más corruptos del país, luego de que la organización Transparencia Internacional publicó su Índice de Percepción de la Corrupción 2013, donde México está en el lugar 106 de 177 naciones.

Carlos Romero Deschamps es el poderoso líder del sindicato de trabajadores de Pemex y uno de los miembros más influyentes del PRI. Paulina Romero, su hija, muestra en Facebook sus viajes alrededor del mundo acompañada de sus tres bulldogs inglés Keiko, Boli y Morgancita, también presume sus viajes en yates, comidas en restaurantes de primera clase y bolsos de lujo. Su hermano tiene un Enzo Ferrari de dos millones de dólares que fue un regalo de su padre, cuyo sueldo mensual es de aproximadamente 1,864 dólares. Según la analista de política Denise Dresser, en 2011 recibió 21,6 millones de dólares para ayudar al comité ejecutivo del sindicato y 15,3 millones de dólares para las cuotas sindicales.
La dirigente sindical y ex maestra, Elba Esther Gordillo fue acusada de malversar 200 millones de dólares de fondos sindicales para pagar un lujoso estilo de vida. Es conocida por sus bolsas Hermes y sus costosas cirugías plásticas en clínicas de California. Hasta el momento hay tres residencias en EU vinculadas a Gordillo y la principal, es una casa en California de $ 4.7 millones de dólares que cuenta con un muelle privado y un bote.
Raúl Salinas de Gortari es uno de los responsables de la destrucción del legado presidencial de su hermano Carlos Salinas de Gortari, al convertirse en un símbolo de la corrupción y la impunidad. Raúl fue acusado de homicidio y pasó diez años en la cárcel, pero fue absuelto en 2005. En julio de este año, un juez mexicano le exoneró de enriquecimiento ilícito y ordenó la devolución de 19 millones de dólares y 41 propiedades. La decisión indignó a los mexicanos y se percibe como una prueba más del abuso de poder por las élites mexicanas.
Arturo Montiel, ex gobernador priísta del Estado de México, tío de Peña Nieto y miembro del Grupo Atlacomulco, es acusado por su ex esposa, Maudi Versini de secuestrar a sus tres hijos. Versini, quien tiene la custodia de los niños, afirma que la justicia ha sido manipulada por su ex marido para evitar que ella los vea. Montiel se retiró de una carrera presidencial en 2005 tras descubrirse que era dueño de mansiones millonarias así como de realizar fuertes transacciones bancarias en México y Francia. No está bajo investigación.
Genaro García Luna fue el poderoso secretario de Seguridad Pública, bajo la administración de Felipe Calderón. Con el mayor presupuesto asignado a su departamento y un cheque en blanco de Calderón , García Luna era el miembro del gabinete más temido del país. Su mandato se caracterizó por tener un exceso en gastos de promoción y por el abuso de poder.
 La escritora Anabel Hernández reveló en su libro “Los señores del narco” presuntos nexos de García Luna con el crimen organizado, entre ellos está Joaquín 'El Chapo ' Guzmán. Por otro lado en el 2012, el narcotraficante Edgar 'La Barbie ' Valdez Villareal dijo que García Luna había estado en la nómina de los grupos de narcotraficantes desde hace diez años.
 García Luna no ha sido visto desde que dejó el cargo en 2012 y se cree que está viviendo en Miami, pero los periodistas no han sido capaces de encontrarlo.
 Tomás Yarrington, ex gobernador priísta de Tamaulipas fue acusado de crimen organizado y lavado de dinero en Texas a principios de este año. Supuestamente Yarrington recibió grandes sobornos de los principales grupos del narcotráfico en Tamaulipas, entre ellos el Cártel del Golfo, a cambio de dejarlos operar libremente durante su gobierno (1999-2004). Los abogados de Yarrington dicen que los cargos se basan en acusaciones falsas por personas que tratan de negociar con los fiscales estadounidenses. Hasta el momento EU no ha solicitado su detención y extradición; además que se desconoce su paradero.
 Andrés Granier, el ex gobernador priísta de Tabasco, fue detenido por cargos de corrupción, malversación de fondos, evasión de impuestos y lavado de dinero. En una conversación grabada y filtrada a los medios de comunicación, Granier se jactaba de ser dueño de 400 pares de zapatos, 300 trajes y 1000 camisas, que fueron compradas en tiendas de lujo en Nueva York y Los Ángeles.
 Humberto Moreira, ex gobernador priísta del estado de Coahuila.
 Durante su gobierno la deuda del Estado aumentó en más de un centenar de veces, pasando de 200 millones de dólares a 35 mil millones, dejando la peor crisis financiera del Estado en la historia. El escándalo de la deuda forzó la dimisión de Moreira. Posteriormente Jorge Torres López, quien asumió como gobernador interino fue acusado de conspiración para lavar dinero entre otros delitos financieros. Moreira no ha sido acusado y actualmente vive con su familia en un barrio de lujo en Barcelona, ​​España.
 Fidel Herrera, ex gobernador priísta del estado de Veracruz.
 Bajo su administración las actividades delictivas del cartel de los Zetas prosperaron. Las denuncias acerca de sus conexiones con los Zetas surgieron durante un juicio en abril en Texas. Un agente del FBI testificó que Francisco Colorado Cessa, un contratista de la petrolera estatal de México, Pemex, actuó como intermediario entre Herrera y el miembro fundador de los Zetas.
 Al parecer Herrera fue sobornado para que los Zetas pudieran operar libremente en el estado. Herrera ha negado las acusaciones y no es objeto de investigación en México.
Alejandra Sota fue la vocera del ex presidente Calderón y actualmete está siendo investigada por las autoridades mexicanas por su presunta malversación de fondos y tráfico de influencias.
 Es sospechosa de favorecer a amigos y antiguos compañeros de clase en contratos gubernamentales durante el tiempo que se desempeñó como funcionaria. Actualmente, está cursando un posgrado en la Escuela Kennedy de Harvard, a pesar de no tener título universitario.
Photo

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
“¡Vayan y privaticen a la puta madre que les parió!”, grita Sansores en el Senado
Fuente: Proceso
La Redacción
8 de diciembre de 2013 
Nacional

La senadora del partido Movimiento Ciudadano, Layda Sansores.
Foto: Senado
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- La senadora del partido Movimiento Ciudadano, Layda Sansores, echó mano de una frase del escritor José Saramago durante su intervención en el debate de la reforma energética.
 En su discurso la legisladora reiteró su oposición y cuestionó duramente la reforma que defienden PRI, PAN y PVEM.
 Sansores alegó que el dictamen fue escrito por el presidente Enrique Peña Nieto.
“Privaticen los sueños, privaticen la ley, privaticen la justicia, pero si quieren realmente que haya una privatización a fondo, vayan y privaticen a la puta madre que les parió y eso sería mucho mejor que lo hicieran porque al menos esa es suya, esta Patria no les pertenece”, dijo la senadora desde la tribuna a sus compañeros priistas y panistas.
“Y no vengan aquí a persignarse”, expresó Sansores ante las reacciones del resto de los senadores.
 Y agregó:
“Insultos, patadas, puñaladas, es lo que están dando a México, no tienen vergüenza”, remató.
Photo

Post has attachment

Post has attachment
¡A DEFENDER EL PETRÓLEO Y LA ECONOMÍA DE LAS FAMILIAS MEXICANAS!

México vive la más grande decadencia política, económica, social y de seguridad de su historia. Eso se debe a que sus gobiernos llevan 30 años saqueando los bienes de la nación y despojando de sus derechos a los mexicanos.
Bajo el pretexto de la modernización se privatizaron los bancos, aerolíneas, ingenios azucareros, puertos, aeropuertos, minas, carreteras y otras empresas públicas. Ya en manos privadas quebraron y el gobierno las rescató con recursos del erario público. Al privatizar más de mil empresas de la nación, el Estado mexicano obtuvo 30 mil millones de dólares, pero al rescatarlas poco después, gastó 90 mil millones de dólares.
Todavía estamos pagando el rescate bancario y ya nos quieren imponer desde el gobierno federal la entrega de la industria petrolera y de sus enormes ganancias a compañías extranjeras.
Pemex es la empresa más rentable de México y el gobierno federal dice que no va a vender ni privatizarla. Pero no es necesario vender las instalaciones de una empresa pública para privatizar su actividad. Por ejemplo, nunca se ha vendido un solo fierro de la Comisión Federal de Electricidad pero la mitad de la generación eléctrica del país ya la producen compañías privadas extranjeras; por mantener sus negocios se cobran elevadas tarifas de luz. Eso quieren hacer ahora con el petróleo.
Cada año el país obtiene del petróleo un billón 250 mil millones de pesos, o sea, unos 100 mil millones de dólares. Eso representa 40% del presupuesto nacional. En otras palabras, cuando se construye una escuela, 40% del dinero proviene del petróleo; cuando se edifica un hospital, 40% de los recursos vienen del petróleo; cuando se le paga a los maestros o a los doctores del ISSSTE o del IMSS, 40% de sus salarios provienen del petróleo; de la misma forma, el 40% del monto de las pensiones de los empleados públicos. Con el petróleo también se paga el 40% de los libros de texto gratuito, de la vivienda de interés social y de la distribución del agua. El petróleo financia la tranquilidad de las familias mexicanas y es la base de nuestra independencia económica.
Si se entrega la riqueza petrolera a empresas privadas, así sea parcialmente, las finanzas públicas dejarán de recibir más de un tercio de sus ingresos. ¿Y quién va a pagar el faltante? Las clases medias y los más pobres, ya que el gobierno aumentaría los impuestos, mientras seguirán perdonando a los grandes empresarios el pago de sus contribuciones fiscales.
Por eso quieren aumentar el IVA de 16 al 19% y extenderlo a medicinas, alimentos, libros, transporte, colegiaturas y vivienda, esto sería un duro golpe a la economía de la mayoría de las familias mexicanas, ya que en estos rubros gastan 90% de sus ingresos. Es inevitable que la privatización del petróleo conduzca al incremento de impuestos.
Las compañías extranjeras sólo ambicionan quedarse con las enormes ganancias que genera el petróleo y no invertirán en el desarrollo de México. Cuando fueron dueñas del petróleo mexicano no pagaban impuestos y daban salarios miserables a sus trabajadores.
El petróleo es la principal riqueza del país y la última industria que queda en manos de la nación. Todo lo demás ha sido entregado a empresas privadas, nacionales y extranjeras. Si se privatizan las ganancias del petróleo aumentarían los impuestos pero también el desempleo, la pobreza y la violencia. En suma, se cancelaría el futuro de millones de jóvenes.
¡A defender el petróleo y la economía de las familias mexicanas!
Photo
Wait while more posts are being loaded