Post has attachment
The Killing Zone #1

Un leve brillo pasó entre sus parpados, de inmediato un impulso de toser lo sacó de golpe de sus sueños, la tos salió debil y sin fuerzas. Al mover la cabeza sintió punzante dolor detrás de la cabeza. Una amarga y pastosa sensación bajaba por su boca y garganta. Se quedó recostado en lo que parecía una camilla, no había podido mover los brazos, estaba amarrado de pies y manos.
La mirada temerosa de Ethan brincaba de un lado a otro, objetos medicos varios lo redeaban, tales como un desfribilador, comprendió que estaba en una ambulancia.
En vano intentó moverse de nuevo, sintió como unas corras sujetandolo. También algo fijaba su cabeza en un mismo lugar.

-Mierda. -dijo con la voz aspera producto de la sequedad. Quizás había sufrido un accidente, por lo cual, pensó, lo habrian amarrado a una camilla para que no se lastimase.

Lo último que recordaba era unas luces cegandolo y llendo a toda velocidad hacia el, después de... No, quiso creer que era un alucinación o una pesadilla.
Se recordo siendo perseguido por esos seres , antes de caer inconciente contra el pavimento. No, no podia ser real. Algo tan horrible como eso no podria haber pasado.
Su mirada estaba fija en el techo del vehículo, hasta que un aroma a quemado llegó a su nariz. Hizo fuerza y logró ver hacia los asientos delanteros, no había nadie, la ausencia de los paramedicos lo atemorisó, más cuando vio el parabrisas estaba roto, el vehículo había chocado, ambas puertas estaban abiertas, dejaban pasar una fria brisa.
Ese frio recorrió todo su cuerpo. No supo como reaccionar, pensar que lo ocurrido podria ser real le heló la sangre.
Agitó sus brazos hasta safar las manos. Desató sus piernas, y cuando estaba apunto de quitar la protección en su cuello, se detuvo. Sabía que si lo quitaba podria accidentalmente provocar un daño que le costaria la movilidad, o peor aun, la muerte.
Se quedó pensando, sentado en la camilla. Unas macabras y siniestras imagenes pasaban por su mente, las imagenes de lo que había ocurrido antes de haber caído inconciente. No podrian ser reales, insistio en que no podian ser reales.
Oyó un murmullo, miró hacia la ventana, lo oía acercandose, quiso quitarse eso del cuello y salir corriendo de allí. Ese ruido le pareció terriblemente familiar, esperaba que no fuese aquello que creía.
Ese murmullo se hizo más fuerte, hasta escucharse como unos claros pasos acercandose por la parte posterior del vehículo, lo que fuese que viniera, le costaba mover una pierna.
Su rostro cambió a una exprecióm de horror, el rostro de una mujer, o lo que quedaba, un craneo fundido mostraba la ilera de dientes de la mandibula inferior, imagen que Ethan repugnó en absoluto. El espantoso ser se quedó inmovil en las ventanas traseras, era como si aun pudiese ver al muchacho.
El corazón de Ethan latía más de prisa, rezaba para que no lo oyese. Miraba fijamente ese asqueroso rostro sin ojos, se quitó la protección y retrocedio, hacia el asiento del conductor, para su suerte, nada había pasado al quitarse la protección de su cuello.
Pasó por siento del conductor, y salió del vehículo, una vez afuera contenpló el daño en el vehículo.
Miró a su alrededor, supo que estaba lejos de su casa, no recordaba bien lo que pasó. Los edificios a sus alredores eran de una zona centrica, una area residencial.
Uno de los paramedicos había salido despedido por el parabrisas, y ahora su cuerpo se hallaba inmovil en la acera dejando un charco de sangre. No había rastro de su compañero por ningun lado, si es que alguna vez lo tuvo. Quizas era solo un hombre que intento ayudarlo, y en el camino no pudo evadir a esas personas, o por lo menos lo que quedaba de ellas, no sabía que ahora eran solo seres habrientos de carne. Aunque tarde o temprano lo entenderia.

Se alejó del vehículo destrozado lo más rápido que sus piernas le permitian, sus pies estaban descalsos, en su tobillo derecho una gaza que cubria la herida de una mordida.
Volteaba de cuando en cuando hacia atrás, esa mujer aparentemente se había quedado inmovil allí, detrás de la ambulancia. Le atemorizaba pensar de lo que eran capaz.
A medida que se alejaba, oía como un colmenar de gruñidos, provenientes de una intersección más adelante. Se paralizó, un sujeto con una chaqueta fluoresente pasó perdiendose en la la esquina de un apartamento viejo, justo antes de llegar a la intersección. Posiblemente se trataba del compañero del paramedico, lo supo, porque era la misma chaqueta.
El muchacho fue tras el sujeto, se detuvo justo en la esquina del viejo departamento, los gruñidos eran muy fuertes para ese entonces. Asomó la cabeza, y de inmediato volvio hacia atrás. Su rostro mostró un gesto de asombro y horror, su corazón palpitaba violentamente.
Se dio para atrás y la mujer del craneo destruido se hallaba relativamente cerca, el miedo le hizo entrar a un departamento, antes de que la mujer lo oyera.

A- Revisar con cuidado el lugar en busca de ayuda, conseguir agua, armas, alimento, ropa nueva y medicamentos para el dolor, etc. Luego volver a casa

B- Buscar rápido un arma y salir de allí. Regresar a casa.
-
votes visible to Public
Poll option image
86%
A
86%
14%
B
14%

Ya regrese con la historia :v comenten y ayuden con los horrores ortograficos :y

Post has attachment
¿Vuelvo con la historia interactiva de zombies?
-
votes visible to Public
90%
Si we :v
10%
Nel prro >:v

Post has attachment
E N T R E C A N I B A L E S

Capitulo 1

El viento se llevaba todo el calor del aire junto con algunas hojas quemadas por éste. Del suelo se desprendia ese carecteristico olor a tierra que es humedecida, después de estar todo el dia bajo el sol abrazador.
Los ultimos rayos de luz desaparecian en el horizonte, entre nubes negras y relampagos.
Los arboles se sacudian, dejando caer ramitas y hojas muertas, que luego pasarian presurosas por debajo del auto; una que otras se pegarian al pasto, al ser mojadas por los aspersores.

Hace 10 minutos que Dave esperaba dentro del vehiculo, aparcado en la entrada del garage; no solo porque no tenia ni ganas de guardarlo, sino porque aguardaba a que ese perro, viniera a fastidiarlo.
Había bajado un poco las ventanillas, pero no demasiado, por si venia el perro a ladrar y a babosear sobre su cara.
El viento fresco sacaba el pesado oxigeno acumulado dentro del auto.

El maldito animal nunca vino, debía ser porque era un perro viejo y canoso al igual que su dueño, un viejo que vivia en la casa de atrás.
Las cajas que esta mañana ocupaban gran parte de espacio del vehiculo, se habían reducido a un par de paquetes sin entregar.

Se quito el cinturon y bajó del auto.
Una vez dentro de la casa se echó en el sofá, y estiro las piernas. Tenía sed, pero solo queria recostarse en ese momento.
Alguien venia por el pasillo. Era Andrew, un viejo amigo que vivia con el desde la secundaria.

- ¿Adónde vas, viejo? - dijo Dave mientras se quitaba los zapatos.

- Estoy aburrido, voy a salir.

Andrew levanto las llaves que Dave había colgado en la pared.

- ¡Oye, cuidalo! - dijo Dave desbloqueando su celular.

- Si si, tentre cuidado. - dijo cerrando la puerta.

"Solo llamadas de emergencia", era lo que se leia en la pantalla. Arrojo el aparato a un costado y se dispuso a encender el televisor; que hace tanto solo usaba para hacer ruido blanco.

Unos minutos después Dave, oyó como el auto se alejaba.
¿Fue buena idea darle las llaves? pensó. Bastante cómodo y relajado en el sofá, lo olvido rápidamente.
Busco algo, una pelicula, una serie, algun documental, realmente no importaba. No encontro nada interesante, a excepción de una pelicula que soliá ver en las tardes de verano, cuando tenía 13 años. Tanto tiempo a pasado, pensó.

Transcurrida media hora ya estaba bostezando, y acurrucandose en el sofá. El auto, las llaves, el seguro no cubre mancos... Tengo mucha sed, pensó, hasta desaparecer entre un mar de imagenes.

Desperto sobresaltado, al oír como unas feroces pisadas cruzaban por el frente de su casa.
Las gotas que impactaban sobre el cristal, se convertian en una especie de manto transparente sobre la ventana, como si de una catarata se tratase.
La casa estaba a oscuras, apenas iluminada por los relampagos. El aire estaba pesado e irrespirable: el calor que hizo, debío haber calentado la casa, que pese al clima, no se había enfriado.
Dave tenia la camisa totalmente sudada.
Busco rápidamente su celular, tanteando en el sofá. Lo encontro y vio la hora, había dormido por alrededor de una hora y media.

- ¿Qué está... - dijo alarmado, y llendo hacia la ventana.

No logro ver nada, afuera estaba completamente a oscuras, solo los relampagos iluminaban la calle. Cada que se podia ver, los arboles se agitaban violentamente, era como ver unas manchas oscuras que intentaban no salir despedidas por el viento.
No comprendio si realmente había oído esas pisadas, ¿las habria soñado?
Oyó algo, como unos gritos ahogados bajo el agua y el viento.

- ¿Sra. Norris? - se alejo de la ventana. - ¿Qué está pasando?

Esos gritos, si que no eran un sueño. No pasaria ni medio segundo antes de que los gritos de desesperación siguieran.
Dave no dudo en salir corriendo a auxiliarla. Fue y volvio de la cocina, trayendo un cuchillo.

Inmediatamente, tras abrir la puerta, una ventisca se apodero de la casa, mojando el piso y las paredes.
Entre cada resplandor de relampago, pudo ver a Abril, la hija de la Sra. Norris, saliendo de su casa. Era extraño, parecia no saber hacia donde correr. Ella vio algo viniendo por oscuridad, algo que la asusto mucho.
Casi de inmediato fue derribada por un par de tipos, luego de que intentara huír por en medio de la calle.

Dave corrio hacia allí, no se había puesto nada en los pies. Los arboles que antes eran manchas moviendose herraticamente en la oscuridad, ahora se veian como algas en el fondo del mar, solo que éstas se sacudian mil veces más rápido, como sombras demoniacas llendo de un lado a otro.
Parecia que los arboles saldrian volando en cualquier momento. Directamente arrancados desde las raices.

Dave se escurria los ojos: el viento y el agua se confabulaban en su contra. Intentaba no perder la noción de donde se hallaba Abril, a medida que corria por esa negrura; siendo apenas ayudado con los relampagos.

- ¡¿Oígan, qué diablos hacen?! - su grito se desbanecio en la noche.

Uno de los tipos, sujetó la cabeza de Abril, y comenzó a asotarla una y otra vez contra el pavimento, hasta que ella dejo de gritar y llorar.
Horrorizado Dave, no supo que hacer, más que quedar totalmente inmovil.
Uno de ellos arranco un pedazo del cuello de Abril. Masticaba la piel, mientras que la sangre era arrastrada por el agua.
El otro, quitó gran parte de piel y carne de las costillas, para posteriomente, romperlas a fuerza bruta. Sacó los pulmones y el corazón, dejando el interior de la chica completamente vacio. Un vacio repugnate, que se asemejaba a la mirada inyectada en sangre de esos hombres.

Una mujer salio corriendo hacia Dave, tirandolo violentamente al pavimento. El rostro de esa mujer se veía horrible, parecia que la habían golpeado repetidas veces con un martillo.
Tenía a la mujer encima, derrochando sangre y saliva sobre su cara, cada que intentaba morderlo.
Con un brazo y arriesgandose a que lo mordiera, busco el cuchillo: que con el golpe habiá soltado.
Una vez en sus manos, lo enterro en el ojo izquierdo de la mujer. El filo se detendria al cortar las primeras fibras, pero luego se hundiria hasta llegar al fondo de su craneo.
Cayó entre espasmos, a un lado de Dave. Increiblemente no había muerto.

Dave huyó hacia su casa. Puso el seguro en la puerta.
Rápidamente más de ellos comenzaron a llegar, y a empujar la puerta. Por alguna razon, nadie intento usar la perilla.

- ¡Diablos! - dijo con la mirada fija en la puerta.

La madera empezaban a astillarse.

Tenia los latidos en el oido, y el corazon en la boca, palpitando como una locomotora. Por su sangre fluia un calor intenso.
Corrio hacia la puerta de atras, al salir sujeto la perilla con una mangera que había dejado entre los arbustos.

Sus dilatados ojos se fijaron de inmediato en la valla que separaba las casas. Corrio hacia ahí.
Salto por encima, y sus pies descalzos golpearon el pasto mojado.

Un estruendo de astillas se hizo oír, la puerta habia cedidó.
Los gritos se hacian más fuertes a medida de que ellos cruzaban toda la casa hacia la puerta trascera. El piso grugia por las pisadas. Estaban deseosos de saborear más carne, y beber más sangre desde las entrañas.

Dave corrio por la oscuridad del patio del vecino, escabuyendose hacia el costado de esa casa. Con cada paso hacia volar las gotas del pasto, hasta que unos dientes de hundieron en su tobillo.

Un balcuseante y caliente osico lo sujetaba con furia.

- ¡Maldita sea! - se retorcio Dave. -¡Sueltame, estupido perro!

Los filosos dientes del animal se hundian aún más en su tobillo. Arrastraba a Dave hacia su guarida. Dave pateó una y otra vez la enorme cabeza del animal, rogando que lo soltara. Durante tanto tiempo este animal había interferido en su dia a dia, pero ahora terminaria con su vida.

El animal agitaba violemente la cabeza, cada vez que Dave queria acercarsele para abrirle el osico.
Continuo arrastrandolo dando tirones repentinos, Dave se retorcia mientras intentaba sujetarse, pero era en vano, el pasto mojado impedia su agarre.
Finalmente la puerta de esa casa se abrio, un viejo canoso y barbon salió a punta de escopeta.

- ¡No debiste haber entrado aqui! - dijo el viejo.

Dave se paralizo al ver como el tipo apuntana el cañon del arma contra el.

- ¡¿Qué rayos estás haciendo aqui?! - grito el viejo, apuntando el arma.

- ¡Vaya adentro, ahora! ¡Ellos ya vienen! - advirtio Dave intentando pararse. - ¡Muevase!

El perro lo había soltado, al oír gritos y golpes proviniendo de la casa de Dave. Comenzó a ladrar.

- ¡¿Qué demonios es eso?! - dijo el viejo apuntando la escopeta hacia el ruido.

Dave, casi que arrastrandose, se escabuyo hacia la oscuridad, por el costado de esa casa.

 Otro estallido de astillas se hizo oír, todos ellos corrierón hacia los ladridos, los charcos de agua explotaban a la vez que ellos se apróximaban, sus pisadas parecian arrancar el pasto.
Saltaron por encima de la valla, atacaron al perro, que intento defenderse antes de ser cruelmente desmembrado vivo. El vecino diparó varias veces, reventando hombros y estomagos, todo fue inutil.
Lo último que Dave vio, fue como arrojaban al decrepito viejo al suelo.

 Dave, se alejó cojeando, su corazón palpitaba muy fuerte al borde del paro cardiaco, la herida en su tobillo le ardia.
 Aún con ese espantoso clima, oía al vecino gritando de dolor, no podia hacer nada para ayudarlo.

- Esto... No está pasando... - murmuro Dave, una y otra vez.

 Vio a una familia cargando maletas en su auto, del otro lado de la calle. Se veian nerviosos y preocupados.
Dave salio por el frente de esa casa.
Llego cojeando a la acera y bajo el pie derecho a la calle.
Pensó que esas personas lo ayudarian. Eso fue lo último que pensó antes quedar inconciente, boca arriba en el pavimento.


Gracias por leer, espero que les haya gustado.
Ya saben si notan errores no duden en decirmelo para que los corrija.
Puntuen y comenten :D
-
votes visible to Public
Poll option image
☆☆
☆☆☆
☆☆☆☆
☆☆☆☆☆
9%
0%
☆☆
9%
☆☆☆
22%
☆☆☆☆
61%
☆☆☆☆☆

Post has attachment
Z E R O  D A Y
Acto 27: Olvidados Parte 4
Hora: 2PM

H I S T O R I A

- ¿Dos semanas?.- dijo Drake algo asombrado. - ¿Por qué no se fueron?

- Cuando nos dimos cuenta los podridos ya habian rodeado todo el lugar. Bueno... y después de pensar... como llegamos allí... pensar lo afortunados que éramos estar vivos... comenzamos a planificar como salir, el maldito hedor era insoportable. Escapamos, saltamos de techo en techo, por los edificios, todo salio relativamente bien, luego llegamos aqui y los conocimos a ustedes... - Finalizo Frank.

- ¿Es todo? Pregunto Drake. - ¿Y... qué hicieron durante ese tiempo? ¿Mientras estaban en el almacen?

- Preguntas mucho. - respondio Frank. - ¿Qué hay de ustedes?

- ¿Qué? ¿Nosotros?

- Bueno, no veo a tu madre por ningun lado. - Dijo Frank girando la vista de derecha a izquierda. - Cuentame que paso...

- No me creerias si te lo dijera.

- He visto muchas cosas ahí afuera. Cuentame.- insistio Frank.

Se quedo callado unos segundos, pero luego... empezo a relatar.

- Hace... 2 semanas, nuestros padres salieron a cenar, como todos los fines de semana. Ellos me dejaron a cargo, nunca tuvimos una niñera, así que eso no era problema.
Pasaron las horas y... fue cuando empezaron a aparecer...
 Las primera vez que lo vi, me quede paralizado. Era tan irreal, no crei que llegaria tan rapido... - contaba Drake, jugando con sus dedos para aminorar la presion.

Frank se arrastro cerca de el. Mientras tanto, de fondo se escuchaba a la niña, la hermana de Drake haciendo ruido buscando en el armario, revolviendo entre la ropa freneticamente.

- ¿Qué fue lo que paso? - Pregunto el sujeto, su interes por su historia se hacia notar.

- Ashley se habia ido a dormir temprano, después jugar toda la tarde. Yo... hacia mis cosas en la computadora - continuo Drake. - No habia internet, ni señal en el celular, debio ser por la lluvia...

- Si, lo recuerdo. - dijo Frank, recordando lo que habia hecho aquel dia.

- A eso de las 8... 9... de la noche, la señal se restablecio por algunos segundos, aunque muy debil. - prosiguió Drake. - Las notificaciones empezaron al llegar, a mi celular. Videos, amigos de internet. No cargaban, así que intente ver que eran en la computadora. Logre cargar un video... de una transmición en vivo de New York , era una grabacion de una pantalla, un sujeto de Alabama lo habia tomado de su televisor.

- ¿Qué se veia en el? - pregunto un poco intrigado, conservando la distancia.

- Era de una estación de noticias,gente que trabajaba allí estaban en la azotea, gritaban y discutian entre ellos.
En un momento el camarografo, paso de enfocar a los que peleaban, y grabo hacia la calle... cientos de personas corriendo y conductores manejando infernalmente, atropellando a la gente... fue algo muy extraño, a pesar de que les pasar por encima...
No comprendia como seguian vivos, después de ser aplastados por los autos, se paraban... y seguian, eran imparables, sin importar que tuvieran los brazos rotos, que sus huesos estuvieran expuestos, ellos no se detendrian, no hasta que todos fueran igual que ellos. Como un torrente infame, acabaron con todos y cada uno, al final la calle estaba repleta de ellos.

- ¿Qué les paso a los del video? Pregunto Frank.

- Otras personas llegaron a toda prisa a la azotea, creo que  intentaban escapar, y atrajeron a los mordedores, los siguieron hasta arriba.

- Maldicion... - dijo Frank, luego volvio a sentadarse en donde estaba, cerca de la puerta del baño. - Entonces no quedo nada, ni nadie.

Las pocas esperanzas de que el brote fuese algo a menor escala, se habian perdido. Para Frank, el objetivo de ir hacia la frontera se acababan de volver más fuerte y solida, era la unica forma que el veia de sobrevivir.

A - Preguntar como es que siguen vivos. Esta opción hace que Drake te cuente como es que el y su hermana siguen vivos.

B - No preguntar porque siguen vivos. Esta opcion hace que no abrumes al niño haciendo que recuerde lo que paso. Preguntar más tarde.
-
votes visible to Public
Poll option image
63%
Opción A
63%
37%
Opción B
37%

Post has attachment
Z E R O  D A Y
Acto 26: Olvidados Parte 3
Hora: 2PM

H I S T O R I A

- Frank, baja el arma.- replico Laura, volteando enojada.

 El bajo la escopeta, y la coloco contra la pared, al lado de la ventana. Lo más cerca de su alcance posible.

- Puedes confiar en mi, no somos malos.- dijo Laura.

 Laura al colocar su mano en el hombro del niño, dejo ver una pulsera, que tenia unos pintorescos personajes.
 Esto genero algo de confianza en el, se sentia más tranquilo cerca de ella, respiro profundo, y  dejo de temblar.

- Bien, pueden quedarse, pero con mis reglas, y si no las siguen tendran que irse. - dijo Drake.

Aún asi aquel tipo que observaba silencioso desde una esquina, le producia un terror muy cercano. Él no lograba empatizar con este sujeto.

- Claro, Drake.- dijo Laura. - Seguiremos tus reglas, ¿no es así, Frank?

- Como quieras. - respondio Frank

Entonces Ashley salio de su escondite, en el pasillo.

- ¿Cómo puedes estar vestida así?.- Pregunto Ashley sarcastica y alegremente. Al parecer tambien vio la pulsera que Laura tenia.

- Ahora mismo te traere algo nuevo. - dijo riendo.

Laura solto una pequeña risa, seguida de una sonrisa permanente. - Si, me encantaria ponerme algo nuevo.- volvio a ver a Drake. - Te lo agradesco.

- Ahora vuelvo, sintete como en casa.- dijo Ashley mientras salia apresuradamente, en busca de una muda de ropa para sus invitados.

Laura se reincorporo, vio a Frank, que estudiaba el entorno...

- Relajate. No dejes eso a la vista de ellos.- refiriendose por la escopeta. Y le entrego la pistola que tenia.

- Guardala.

Frank, en silencio, guardo el arma.

- Si quieren, pueden... bañarse, no lo sé... - dijo Drake. - El agua está caliente, así que... bueno.

Entonces el tipo se dirigio hacia el baño.

- Espera!... las damas primero. - dijo Drake frenando a Frank.

El tipo se arrojo al suelo y se recosto contra la pared. He hizo un gesto con la cabeza, señalando a Laura, para que entrara primero.

- De acuerdo. - dijo Laura, acto seguido entro al baño.

Drake tambien se recosto contra la pared. Cómo si vigilara a Frank, este solo se quedo mirando a la pared, viendo hacia el infinito.

[Pasando varios segundos, en los que Drake miraba fijamente a Frank]

- ¿De dónde saliste? - interrogo Drake.

Frank estuvo en silencio por unos segundos. Finalmente...

- ¿Enserio quieres saberlo?.

- Si.

- Bien.

Entonces Frank comienza a contarle.

[Ambiental/On: https://youtu.be/ST2H8FWDvEA]

- Bueno, estaba en mi apartamento, ese dia habia vebido tanto que me desmaye, desperte unas horas después, cuando escuche que los gritos se acercaban por el callejon...

 Me arrastre hasta la ventana, la gente corria aterrorizada.
 Crei que se trataba de un ataque, de terrorismo o algo asi. Era la primera vez que veia algo así, no entendia que llevaba a las personas a destruise a si mismas, solo para hacer más daño a los demás.

Me di cuenta que tenia que salir de allí, o moriria al igual que ellos. Apenas podia pararme, estaba muy debil, con cada paso, mis piernas se volvian agua, y caia al suelo.
 Alcanzaba a oir que los autos chocaban, como pude me levante, los vecinos bajaban desesperados por las escaleras. Junte algunas cosas, fui por las pistolas que tenenia, como pude logre cargarlas, después abri la puerta...
 Y ahí estaba ella...

- Laura... - dijo Drake complementando lo que el contaba.

- Así es. Luego nos fuimos de allí...- continuo Frank. - No podia caminar más de unos metros sin caerme. Fue una suerte que estuviese allí, en ese instante, provablemente hubiese muerto de no haberla conosido.

 Corrimos y corrimos... hasta que nos dolieron las piernas. Más tarde pasamos cerca de un pequeño almacen, todos los empleados habian escapado. Entonces decidimos encerramos allí, pusimos cajas en la entrada para que no nos vieran.
 Y nos quedamos allí un par de semanas

- ¿Dos semanas?.- dijo Drake sorprendido. - ¿Por qué no se fueron?

- Los podridos rodearon todo el lugar, por eso. Bueno... después de pensar... como llegamos allí... pensar lo afortunados que eramos por estar vivos... planificamos como salir. Y luego los conocimos a ustedes...
-
votes visible to Public
Poll option image
82%
Preguntar por Ashley y Drake
82%
18%
No preguntar
18%

Post has attachment
Cuando abres tu bolsa de aire papitas xdxd :v
Animated Photo

Post has attachment
Photo

Post has attachment
Z E R O  D A Y
Acto 25: Olvidados Parte 2
Hora: 2PM

H I S T O R I A

- Hola.- saludo Laura recuperando el aliento.

- Hola. - saludaron los niños al mismo tiempo. - ¿Son policias?¿Van a ayudarnos?- pregunto la pequeña Ashley.

- ¿Qué?... - dijo Frank desconcertado. - ¿Niños?

Drake voltea a ver a su hermana, que con tanta fe, observaba a los dos extraños.

- Ashley, ve a tu cuarto.- dijo Drake protegiéndola. Luego los vio directo a los ojos, y se puso firme - ¿Quiénes son?

- Frank, baja eso.- dijo Laura guardando su arma. -No te preocupes, no te haremos daño--.-

Laura se acercó con confianza, logrando detener la temblorosa mano del niño, poniendo su palma sobre el hombro del chico.

- ¿Cómo podria estar seguro? - pregunto Drake, aquella mujer le hacia sentir más confiado.

- Mi nombre es Laura, y el es Frank. No tienes que tener miedo, ¿cómo te llamas? - inclinándose para igualar la altura del niño.

- Drake...- dijo algo nervioso. La mirada de la chica, en conjunto a la sombria presencia de ese hombre no hacia más que confundirlo y ponerlo inseguro.

- Frank, baja el arma.- replico Laura, volteando enojada.

 El bajo la escopeta, y la coloco junto a la pared, cerca de la ventana. Lo más cerca de su alcance posible.

¿Qué dice  Laura para convencer a Drake?

A - No les haremos daño, estuvimos en la misma situación que ustedes.

B - Puedes confiar en mi, no somos malos.(Acto seguido le muestra su pulsera)

C - Drake, escucha, se que pasaron por muchas cosas pero... necesito que confies.
-
votes visible to Public
Poll option image
Opción B
Opción C
31%
Opción A
56%
Opción B
13%
Opción C

Post has attachment
Gif Random xD :v
Animated Photo
Wait while more posts are being loaded