Post has attachment
Espacio creado para publicar artículos y debatir sobre éstos de manera apartidaria. Te invitamos a ser parte!

Cambiemos- Peronismo- Futuro y Pasado

Estimados lectores, en esta oportunidad y habiendo dejado transcurrir un prudencial tiempo de gestión al nuevo gobierno, antes de comenzar a analizar el panorama político, económico y social, hoy publicamos este nuevo "minuto", esperando colaborar como siempre, al mejor entendimiento de la coyuntura de nuestro país.

Para comenzar quisiera analizar brevemente la actitud, postura y estrategia que vislumbra el Gobierno "cambiemos". En tal sentido diré que según lo que observamos, el gobierno de turno tomó desde un comienzo una actitud FIRME para diferenciarse de la gestión "K", lo cual por un lado cayó bien en la población, respaldando al Presidente Macri con casi un 70% de imagen positiva tras la asunción, para luego de algunos anuncios impopulosos, situarse en el orden del 65% de margen positiva y allí estabilizarse.

Ahora bien, respecto a esta "diferenciación" debemos aclarar que si bien es cierto que la misma era necesaria, también es igual de cierto que dicha postura trajo aparejado alguna "exageración" del Gobierno, el cual, quizás por el "entusiasmo" del nuevo reto o quizás por inexperiencia en cargos nacionales, cayó en el comienzo en el "Decretazo" para imponer posturas y mostrarse fuerte en temas sensibles como Corte Suprema, Retenciones, CEPO, etc., lo cual trajo aparejado éxito político en alguno de estos puntos, como es el caso del CEPO, reconocido incluso por TODO el arco opositor, y también trajo dolores de cabeza para el insipiente gobierno, quien tuvo que retrotraer medidas, desmentir trascendidos y desdecir Ministros, para luego volver sobre sus pasos, como se dio en las paritarias docentes. Casi como si estuvieran ensayando un "Prueba y error" sobre la marcha.

Esto se explica por dos motivos, el primero en la falta de experiencia que posee un partido "vecinalista" en políticas y repercusión nacional; no es lo mismo la trascendencia de una medida de orden Municipal o Provincial, que la que alcanza una medida o política Nacional, la cual se encuentra en el foco de los 40 millones de ciudadanos, de TODOS los medios de todo el país y máxime en un momento de sensibilidad civil respecto a la clase política. En segundo término, es posible que la necesidad de mostrarse como un gobierno con "autoridad" y gobernabilidad, haya traicionado por momentos al ejecutivo, exacerbando medidas, las cuales sin dudas, podrían haberse tomado de manera más consensuada, ordenada y prolija.

Por suerte, luego de ese comienzo errático y dubitativo, parecería que el gobierno aprendió la lección y rápidamente enderezó el timón hacia la promesa electoral de diálogo, reuniéndose con gobernadores, intendentes, y economistas de todo el arco político, o al menos con los que quisieron dialogar, y así ir construyendo políticas de Estado y entendiendo que lo que comenzó fue un Maratón y no los 100 metros llanos.

Respecto a la economía, no descubriremos nada diciendo que el cambio de gobierno, la dejadez económica y de medidas de fondo y forma del final del ciclo K y la falta de medidas iniciales del nuevo ciclo, favorecieron a "pescadores" que con el río revuelto, llevaron agua para su molino, perjudicando al grueso de la población y al país todo. Respecto a esto debemos hacer la salvedad de que no existió traspaso de Gobierno, por el contrario, el gobierno saliente intentó por todos los medios dejar la más absoluta desinformación y el peor panorama posible para el gobierno entrante.

Quizás por sorprenderse perdidos, algo que no estaba en sus cálculos y que generó mucha frustración y bastante resentimiento, o quizás por el simple hecho de intentar de la manera más egoísta, planear un panorama de fracaso para el gobierno entrante con miras a rearmar su poder para volver dentro de 4 años.

Lamentablemente, la clase política, o al menos parte de ella, vuelve a demostrar que poco entiende de historia, de nuestro país y de cómo se ordenan los acontecimientos políticos y sociales. Es que, si entendieran al menos parte de esto, comprenderían que desde 2001 se generó una pacífica revolución en nuestro país. El pueblo entendió la magnitud del poder que ostenta, que ya nunca volverá a sentir miedo de perder ese poder o de ser cayado, y que el grito del "que se vayan todos" no fue literal, sino que mostraba que el pueblo ya no toleraría la política tal y como se conoció hasta ahí. Ese cambio que será estudiado en libros de historia en el futuro, es el que fue tomando fuerza, pasando por la confianza depositada en Néstor que a pesar de ganar con un 23%, fue creciendo en consenso y poder (del pueblo), el mismo poder que le fue retirado a una Cristina en 2013, quien cegada por los multitudinarios actos pagados con dineros públicos, y el amparo o temor de un sometido y obsecuente poder legislativo, Gobernadores y Ministros que debían aplaudir a cambio de la obra pública y la "vista gorda" del ejecutivo nacional respecto al "empleo público basura" que nunca dejó de crecer, no supo o no pudo leer que el pueblo le retiraba el apoyo, le hablaba en las urnas, acrecentaba su poder y aprendía del pasado, para subir la vara y dejar de creer que la solución de todos los males se encontraba en "figuras mesiánicas" que se volvían trillonarios a costa de una deuda interna galopante, una mentirosa baja tasa de desempleo, un creciente déficit fiscal y un descendiente superávit de la balanza comercial.

Así fue que llegamos a hoy día, donde los acérrimos ultra K no llegaron a los 100 días de nuevo gobierno para saltar fuera del barco que se hundía y rasgarse las vestiduras de la "Herencia recibida" como si nunca hubieran conocido a Cristina, Kicillof y compañía. Es así que hoy los más fervientes defensores del saliente modelo K, resulta entre algunos pocos que van quedando, un Aníbal Ibarra que se muestra muy desmejorado en su imagen personal, en los medios, tratando de defender el pasado K y de demostar el presente Macrista. Demás está decir que en este sentido, flaco favor le hacen a Cristina estos tristes defensores y que el Gobierno actual se encuentra en inmejorable posición si esta va a ser la oposición que ofrecerá el Kirchnerismo, quien a través de Sabatella asegura que "no tiene nada de malo pagar actos políticos y movilizaciones con dinero público o de hospitales"

En fin, creo que el Gobierno Cambiemos deberá asegurarse de no repetir la historia de la ceguera y autismo K y enfocarse en no confiarse y entender que la cuerda del pueblo está corta y que finalmente está atento a todas las medidas de gobierno y cada vez es más formado en política y economía, lo cual pone en crisis a toda la política. Algo que sin dudas es para celebrar.

Entre tanto el Peronismo, que fiel a su historia rápidamente se recicla para volver al centro del poder, muestra una luz de esperanza a través de figuras como Urtubey, Massa, De la Sota, Insaurralde, Bossio, etc., al mostrarse como una oposición "constructiva", alejada de la triste figura de aquella oposición peronista que planeaba saqueos o paros generales desestabilizadores del pasado. La pregunta es...¿durará esta postura? ¿Será ésta una real y nueva política? O simplemente se muestran así para la "foto" y por estar divididos y cuando encuentre su equilibrio el Peronismo, ¿volverá a la carga con las políticas opositoras más tristes del pasado?

Pues bien, con el vértigo actual de la historia, en la que las cosas cambian tan rápidamente, no tardaremos en darnos cuenta de esto. No olvidemos que el oficialismo no tiene mayoría propia en ninguna de las cámaras y necesita del consenso para sacar las leyes que necesita para gobernar, principalmente las concernientes al Default que arrastra el país desde hace 15 años, y que se necesitan estas leyes para salir de esa situación, poder endeudarse a tasa más baja para dejar de perder pagando intereses de deuda usurarios y para, además, que tanto nación como las provincias puedan endeudarse con el fin de bajar el déficit que se arrastra y para poner en marcha la economía a través de obra pública y privada motivada con crédito, que se encuentra prácticamente paralizada desde hace cuatro años.

Así que amigos, en los próximos días notaremos si el Gobierno realmente fomenta el diálogo, aun en el descenso y si la oposición realmente mantiene la postura colaboracionista con la que se muestra, o si todo esto queda solo en buenas intenciones y o palabras vacías.

Para finalizar, sin dudas el balance de estos 100 días de gobierno muestra un ejecutivo que con dudas, errores y aciertos, parecería ir enderezando la proa de esta "lancha colectivo" que parece Argentina. Que debemos poner todas las miradas en el acuerdo con los Holdouts debido a que si se aprueba el acuerdo podremos pensar seriamente en comenzar a mover la economía y aplicar políticas moderadas de ajuste, y que de no poder acordar, deberemos enfrentar un durísimo ajuste macroeconómico, el cual muestra entre otras cosas, en empleo público que se llevó de 1.5 millones de empleados públicos a casi 3 millones en los últimos 10 años, y demuestra que se disfrazó el empleo genuino con empleo público y que hoy torna imposible una economía sustentable con estos números.

Y un dato de la realidad que no quiero dejar de comentarles, para poder mostrar fácilmente a que me refiero con lo dicho anteriormente; es que actualmente existen 21 millones de individuos que "cobran" un cheque del estado mes a mes (planes, jubilados, subsidios, etc.) y hay solo 8 millones de empleados formales en la Argentina. Como sabrán, en gran medida, se necesita del dinero que ingresa del empleo formal a las arcas del estado para poder solventar a los gastos de éste, por lo que mal pueden 8 millones generar recursos para solventar la economía de 21 millones.
Por todo lo expuesto, esperemos que se logre el ansiado acuerdo con los tenedores de bonos, se logren consensos en el poder legislativo, el ejecutivo pueda mantener una postura abierta y dialoguista sin perder poder real y que el dinero que comienza a ingresar al país, cuando comience a ingresar, sea bien utilizado, invirtiendo en medidas y obras que hagan al movimiento de la economía y no solamente para solventar el déficit fiscal, de modo de evitar ingresar en un círculo vicioso de "deuda para pagar déficit y por el déficit solicitar deuda", e ingresar en un circulo virtuoso de "solicitar deuda para solventar parte del déficit", hasta que se invierta en obra pública, de infraestructura y privada para poner en marcha la economía y bajar el déficit paulatinamente.

Pero para poder hablar de todo esto, debemos dejar pasar los acontecimientos y fundamentalmente, estar atentos y reflexivos...muchas gracias.

Dr. Cristian Diego Sánchez
Wait while more posts are being loaded