Post is pinned.
Cuando Donald Trump se sentó en la Casa Blanca llamó la atención del mundo entero con las iniciativas de ley que de inmediato implementó entre ellas se enumeraba la que contemplaba deportaciones masivas de migrantes ilegales. Se presumía que serían las más grandes de la historia cuando se leía que 11 millones de personas serían expulsadas. Especialmente México se vio sorprendido por tal acción. Aunque los funcionarios mexicanos declararon que estaban listos para recibir a 3 millones de repatriados. Según las cifras de las instituciones mexicanas (CONEVAL) la pobreza en México es de casi el 50% de la población ¿Cómo se atrevieron a decir que podían dar empleo a tal cantidad de personas expulsadas de los E.U.A. Luego dijeron que podían dar educación a los estudiantes que también fueran expulsados; otra barbaridad, si las universidades públicas están más que saturadas y las de paga son excesivamente caras para una familia que de clase media-baja, sí, de esas familias que se vieron precisados a emigrar al norte buscando mejorar su calidad de vida.
Pero la realidad es que, al menos en los primeros meses de la era Trump los números no son tan escandalosos como se temía, de hecho, se han repatriado 27 mil mexicanos menos entre enero y mayo con respecto al mismo periodo en la administración de Obama. Es franca la diferencia, en 2009, el primer año de gobierno de Barack Obama, las autoridades migratorias de México recibieron 600 mil deportados. En cambio, hasta la fecha en la administración del republicano han sido repatriados poco más de 59 mil connacionales. Si continúa este ritmo representará solo el 20% del número que fueron expulsados por el popular Obama.
El contexto internacional hace pensar que los principales problemas del magnate se hallan en Asia y Europa.
Un punto importante a considerar para continuar con estas cifras discretas es el resultado de las negociaciones del TLCAN, Trump sabe muy bien que el tema migratorio es una carta de cambio para presionar a los funcionarios mexicanos aunque ellos griten a los cuatro vientos que no existe ningún problema y se sientan los dueños del país y no los funcionarios públicos que son. 
Wait while more posts are being loaded