El término cibercultura se refiere a una colección de culturas y productos culturales que existen en y/o se hacen realizables a través de internet, junto con relatos sobre estas culturas y productos culturales (Silver, 1996). El rasgo característico, intrínseco y propio de la cibercultura sería la tecnología. Este atributo diferencial haría de cibercultura un conjunto que la distingue de otros grupos culturales. En este sentido, la cibercultura se produce por medio de los dispositivos técnicos e implicaría "una serie de prácticas sociales significativas" (Ardévol, 2002: 16) en torno a las tecnologías digitales, especialmente, Internet. En esta idea se incorporan las percepciones acerca de las nuevas formas de sentir, de identificarse, de pensar el mundo.
El rasgo distintivo de lo cibercultural, entonces, estaría sugerido por el prefijo "ciber", que refiere a lo producido en el campo de la tecnología informática. Este término connota una inscripción en un espacio de cognición entre los humanos y las máquinas. Esta relación aparentemente in-mediata entre hombre/máquina ya nos está dando cuenta de la fetichización de la tecnología, tema que desarrollaremos infra. Como ejemplos de representaciones de "máquinas" humanizadas — donde las máquinas no sólo piensan y razonan de manera autónoma, sino que hasta "sienten" — podemos mencionar los personajes de films como "Inteligencia Artificial", del director Steven Spielberg, o "Bicentennial Man". En el caso de ambas películas, el objetivo es que el espectador experimente empatía y compasión por la máquina, frente a la crueldad humana.
En general, las interacciones sociales en el marco de la cibercultura están mediadas por las redes de computación, aunque también pueden establecerse por telefonía celular, iPods, etc. (Ardévol, 2002; Domínguez et al, 2007). Las aplicaciones pueden ser ampliadas por software especializado, o bien pueden ser usadas en el formato de blogs, redes sociales, juegos, chat, USENET, BBS, comercio virtual, entre otras posibilidades.
De la misma manera que en la concepción culturalista (esencialista y particularista) de la cultura, la cibercultura se basa en un recorte descontextualizador respecto de las condiciones estructurales en las que se inscriben estas prácticas socioculturales. El problema que acarrea el uso acrítico de cibercultura es que se soslayan las implicancias políticas e ideológicas de los procesos sociales y se establece una visión armoniosa sobre los grupos que usan las tecnologías. Tanto en la concepción posmoderna (o poscolonial) de la cultura, como producto de una hibridación (planteada en estos términos por autores como Bhabha, 1994 o García Canclini, 2001 y 2004), como en la concepción relativista desubculturas se pierden de vista las relaciones de poder y las condiciones reales —desiguales — de acceso a las tecnologías. Un dato revelador es que los locutorios o cibers, que hasta hace pocos años abundaban por toda la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, hoy subsisten en barrios de sectores populares, cuyos habitantes no tienen acceso a internet por banda ancha en sus hogares. Si bien el acceso a las redes informáticas está más extendido, los niveles de accesibilidad aún no son igualitarios para todos los sectores sociales.
En este sentido, no podemos omitir tres aspectos condicionantes de las posibilidades de participar o de formar parte de la cibercultura:
— La accesibilidad al medio "internet"— La apropiación de este medio, — Las capacidades simbólicas necesarias para su operación (García Canclini, 2004)
Sin duda, tales recursos están determinados por condiciones socioeconómicas y simbólicas, inseparables unas de las otras. En efecto, el que podamos acceder a una computadora no garantiza que entendamos cómo navegar por la red o que conozcamos los mecanismos para "bajar" programas informáticos que optimicen el funcionamiento de la máquina.
Para complejizar esta idea de cibercultura, nos interesa retomar otras corrientes teóricas que han abordado el concepto de cultura desde la idea de producción. Estudiar la "cultura como producción" supone considerar no sólo el acto de producir, sino también todos los pasos del proceso productivo: la producción, la circulación y la recepción (el consumo). El análisis de la cultura no puede centrarse en los objetos o bienes culturales, sino que también debe considerar el proceso de producción y circulación social de los objetos y los significados que los diferentes receptores atribuyen a esos objetos (materiales y/o simbólicos). Esta concepción, creemos, es superadora de las posturas que enfatizan el momento del "consumo" (muy frecuentes en el campo de los estudios de los procesos referidos al estudio de la cultura y las tecnologías). El enfoque de "cultura como producción" nos permite comprender los fenómenos culturales dentro del marco de las relaciones de producción, de los procesos de hegemonía y contra hegemonía, de la mediación tecnológica y, por añadidura, detectar los usos políticos de la cultura en general.
Es interesante en este sentido revisar cómo se generan alrededor de ciertos espacios tecnológicos como Facebook una serie de disputas, negociaciones y apropiaciones que dan cuenta de diversas representaciones sobre internet. Según un blogger entrevistado, la idea de que Facebook "amenaza la privacidad" ha sido difundida e instalada desde los medios de comunicación argentinos y responde a una "movida" (estrategia) de prensa con fines económicos, pergeñada por una empresa de antivirus para promover la venta de su producto. Otro de los mitos que gira alrededor de este espacio y que tiene que ver con la amenaza a la vida privada es el supuesto control desde la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA, por su sigla en inglés). Este organismo utilizaría los perfiles de Facebook como fuente de datos personales de sus miembros, convirtiéndose la red en un inmenso "archivo", que los propios usuarios van ingenuamente armando, al tiempo que desconocen las posibles consecuencias de sus acciones. Este mito ha generado posturas opuestas: desde el rechazo a publicar en los perfiles información o materiales personales — como fotos, opiniones, notas periodísticas o literarias, etc. — hasta la ridiculización de la idea, jugando con ese posible control, deliberadamente exagerando la exposición del propio perfil.
En este sentido, la idea de "cultura como producción" puede aplicarse al fenómeno de la mediación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la experiencia social, ya que permite comprender los modos en que dicha mediación interviene en la construcción de lo cultural. "La cultura se constituye en la vida social, es producto de la interacción, se va gestando a partir de las prácticas" (Margulis, 2009: 31). De este modo, "lo cultural" se inserta dentro de los procesos de hegemonía y contrahegemonía, dado que se vuelve arena de lucha por la producción social del sentido.



Post has shared content
¿En qué se diferencia una Comunidad Virtual de una Red Social?.

La diferencia entre las Comunidades Virtuales y las Redes sociales se centran en sus objetivos, las primeras se enfocan en un tema de interés común entre sus miembros, la segunda se centra en los intereses del individuo en sí.
Las Redes Sociales:

Una red es una serie de relaciones creadas entre los miembros de diferentes agrupaciones sociales y diferentes circunstancias. Las redes se pueden crear de dos tipos. El primero por identidad y obligatoria relación como por ejemplo la familia, el trabajo y el estudio. El segundo por libre agregación e interés como por ejemplo el conocimiento, la diversión, el deseo.

Las comunidades virtuales son un tipo de red social pero enfocadas en el primer tipo; y la gran diferencia entre los dos tipos de redes es que el primero se fundamenta en un vinculo y un interés común, mientras que el segundo prima el interés individual y puede que no haya ningún vinculo entre muchas de las personas que participan de ella.

Cordialmente,

Catherine Mercado

Es muy importante par mi tener el apoyo y compresión de mis compañeros de grupo en las comunidades virtuales, ya que dependiendo del apoyo mutuo que nos demos sabremos vencer las dificultades.

Me interesa resaltar el vinculo que se ha creado en nuestro grupo de apoyo, la aceptación que como miembro he recibo y a pesar de haber tenido dificultades con mi correo , la libertad de participación y la tolerancia se ha visto reflejada, por lo tanto compartimos las mismas metas y los mismos intereses de grupo para lograr nuestros objetivos. Gracias Marlin

Compañera Catherine comparto tu opiniòn y sobre lo leído te agrego que las redes sociales hoy en día han revolucionado al mundo y como dice el dicho el que se que de atrás se lo lleva la corriente. Gracias a las redes sociales podemos tener mas facilidad de comunicarnos donde quiera que estemos sin importar el numero de personas y por lo tanto compartimos intereses en común los cuales nos aportaran grandes cosas a nuestro vida familiar y social.

Buenas tardes tutor y compañeros de curso, deseo compartir con ustedes este articulo del autor Torres sobre (2001), según lo expone Gairín en “Las comunidades virtuales de aprendizaje”, menciona unos factores que influyen en la expansión de estas comunidades:
1- La tendencia a la “glocalización”, o sea el resurgimiento de lo local y del “desarrollo comunitario”.
2- El surgimiento y la expansión de las tecnologías de la información y la comunicación.
3- La mayor importancia de la educación y el aprendizaje en una sociedad del conocimiento y del aprendizaje permanente.
4- El reconocimiento de la diversidad como valor y necesidad para responder a realidades concretas.
La considero muy importante dentro de nuestro proceso d aprendizaje, ya que nos da una buena orientación y apoyo sobre el tema de las comunidades virtuales. Gracias Marlin



Post has attachment
Buenas noches compañeros hago un aporte mas sobre esta actividad ya que es de suma importancia.
Photo

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Wait while more posts are being loaded