Post has attachment
Photo

PAR:
"La Ley es la expresión de la voluntad de Dios, se ama la Ley porque declara su voluntad y uno ama a Dios nuestro Señor primeramente..."
(Salmos 119.57-64)
57 Mi porción es Jehová;
He dicho que guardaré tus palabras.
58 Tu presencia supliqué de todo corazón;
Ten misericordia de mí según tu palabra.
59 Consideré mis caminos,
Y volví mis pies a tus testimonios.
60 Me apresuré y no me retardé
En guardar tus mandamientos.
61 Compañías de impíos me han rodeado,
Mas no me he olvidado de tu ley.
62 A medianoche me levanto para alabarte
Por tus justos juicios.
63 Compañero soy yo de todos los que te temen
Y guardan tus mandamientos.
64 De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra;
Enséñame tus estatutos.

Post has attachment
Photo

Ser padre no es tan solo procrear, se trata de ser mentor de una vida para brindarle...
- propósito, 
- protección, 
- provisión, 
- proyección y 
- pastoreo. 

Un padre responsable, reconfortante genera en la vida de sus hijos:

-Presencia: al dar de su tiempo y prioridad a ellos
-Consejo: sabio para edificar sus vidas
-Afirmación de su identidad

Nunca hemos de pensar en que exageramos en nuestra reverencia hacia Dios.

Mientras estuvo aquí en la tierra, Jesús ofreció oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía rescatarlo de la muerte. Y Dios oyó sus oraciones por la gran reverencia que Jesús le tenía. (‭Hebreos‬ ‭5‬:‭7‬ NTV)

Acerca de la Trinidad
(Jonathan Edwards)
"En la creación existen dos representaciones de la Trinidad que son más excepcionales y asombrosas. Una es la creación espiritual, el alma del hombre. Existe la mente, y el conocimiento o idea, y el espíritu de la mente como es llamado en las Escrituras. Por ejemplo, la disposición, la voluntad o afecto. La otra es la creación visible, por ejemplo, el sol. El padre es como la sustancia del sol (por sustancia no me refiero al sentido filosófico, sino al Sol en su constitución interna). El Hijo es como el brillo y la gloria del círculo del sol, o esa brillosa y gloriosa forma que se presenta ante nuestros ojos. El Espíritu Santo es la acción del sol, que está dentro del sol en su calor interno, y siendo difuso, alumbra, calienta, da vida y conforta al mundo. El Espíritu, como es el amor infinito de Dios hacia Sí mismo y felicidad en Sí mismo, es el calor interno del sol, que es la forma en que Dios se comunica a Si mismo, como la irradiación de la acción del sol o los rayos emitidos del sol."

Post has shared content
Photo
Photo
17/1/15
2 Photos - View album

(PAPAS)
"El único lugar en donde soy realmente indispensable en en mi hogar con mi familia. "

Ni en el trabajo ni con los amigos ni en mis proyectos personales, siendo así que con mis hijos el AMOR se traduce en TIEMPO

Aquí comparto algo sobre adviento... Felices fiestas a todos

Llegan unos sabios de Oriente con regalos para el Rey, ellos llegaron con las manos llenas y una actitud espiritual correcta:

Cuando se da un regalo como éste a Jesús, es como decirle: “El gozo que persigo no es la esperanza de enriquecerme de Tus cosas. No me he acercado a Ti por Tus cosas, sino Por lo que eres en Ti mismo. Y este deseo ahora lo intensifico y lo demuestro por renunciar a las cosas, con la esperanza de disfrutar más de Ti, no de las cosas." Al darte lo que no necesitas, y lo que yo pudiera disfrutar, te estoy diciendo con más entusiasmo y más autenticidad: "Tú, Señor Jesús eres mi tesoro, no estas cosas." Eso es lo que significa adorar a Dios con regalos de oro, incienso y mirra. Que Dios tome la verdad de este pasaje y despierte en nosotros un deseo enfocado sólo y sólo en Cristo mismo. Que digamos de todo corazón: “Señor Jesús, tú eres el Mesías, el rey de Israel. Todas las naciones vendrán y se postrarán delante de ti. Dios hará que todo el mundo te adore. Por tanto, cualquier oposición que yo encuentre en el camino de adorarte, con gozo la enfrentare y seguiré atribuyéndote a Ti la autoridad y dignidad, y traigo mis regalos para decir que solo Tú puedes satisfacer mi corazón, y no las cosas valiosas pero pasajeras."

INTRODUCCIÓN A LA MADUREZ

LECCIÓN 3: ENFRENTANDO LA PACIENCIA

II. La PACIENCIA viene por el Espíritu

Una de las facetas del fruto del Espíritu Santo es la PACIENCIA, si bien nuestra fe al ser probada la produce, sin la presencia del Espíritu no será posible que esta permanezca.

Sin el fruto del Espíritu Santo fluyendo en nosotros será incluso vano el que pasemos por pruebas, porque la palabra de Dios no será completa y algo nos faltará (Stg. 1:2-4)
Wait while more posts are being loaded