Lo maravilloso de la oración es que es personal, individual, algo en lo que nadie más interfiere en lo que respecta a hablar con su Padre Celestial en el nombre del Señor Jesucristo. Sean dedicados a la oración. Pidan al Señor que les perdone sus pecados; pídanle que los ayude, que los bendiga y que los ayude a hacer realidad sus ambiciones rectas… Pídanle al Señor todas las cosas importantes que significan tanto para ustedes en su vida. Él está presto a ayudarles. Nunca lo olviden.
Wait while more posts are being loaded