Bueno chicos. Lo sé. Se que no eh activado.. lo que pasa en que o eh tenido tiempo... pero a ahora si! A ponerse las pilas y a publicarrrr

eyyyy ya somos 101 personitassss

Post has attachment
Me encanta
Photo

Post has attachment
CAPÍTULO 4: Amor

Niall P.O.V

La encontré, se veía tan hermosa con ese vestido rojo. Cuando la coronación terminó y todos se dirigían al salón la seguí, enserio quería bailar con ella, quería tenerla cerca, poder ver sus ojos, verla a ella y por primera vez sentir nervios cuando estoy con una chica.

La encontré y le pedí que bailara con migo, ella acepto y todo iba genial hasta que –como siempre –lo arruine, pude divisar tonos morados y rojos en su mejilla y me preocupo así que le pregunte pero al hacerlo ella se alejó de mí y luego sin decir palabra corrió perdiéndose de mi vista entre el jardín.

-¡Espera! –grite. Parecía no oírme.

Corrí tras ella, lo único que quería era volver a tenerla cerca de mí y saber que por fin había encontrado el amor verdadero.

Luego de correr llegue a una de las salidas que este jardín tenia, busque rápidamente con la mirada y pude divisarla corriendo hacia la estación de buses. Estaba tan cerca, necesitaba llegar y detenerla. Cruce la reja vigilada por guardias ingleses y corrí por la acera, unos paso más vamos.

Pude ver el bus parar frente a ella, pero no estaba dispuesto a perderla así que aceleré mi paso, ella subió el primer escalón y mi brazo se estiro para poder detenerla pero el grito de una chica atrajo la atención de miles y casi de inmediato los paparazis estaban en el lugar. Fije mi vista en el bus el cual se alejaba cada vez más.

Unos policías y guarda espaldas corrieron hacia el lugar y me sacaron de ahí, mi vista aún seguía puesta en el camino que el bus había tomado. Estuve tan cerca. Los guardas espalda me llevaron de regreso al palacio en donde todos me buscaban desesperadamente.

-¡Niall! –Gritó Liam cuando me vio entrar -¿En dónde estabas?

-No importa, me voy a mi cuarto –dije con rabia.

-Niall –dijo Zoe tomando mi mano impidiéndome caminar.

Zoe, es mi novia. Por lo menos lo es frente a los medios. Jamás la ame, simplemente estoy con ella porque es parte de mi obligación como príncipe estar con una chica de buen parecer. ¿Por qué corrí tras la chica si tengo novia? Porque era a quien de verdad amaba, sé que la prensa me comerá vivo y mañana en los periódicos y revistas el título principal será Príncipe infiel a su novia y con eso venderán como jamás en sus vidas, porque claro un título que llame la atención no importando si es verdad o mentira siempre es bueno para las ventas. Aunque ya no me interesa si le soy infiel o no lo único que quiero es estar con aquella bella chica y dejar este mundo lleno de mentiras atrás.

-Suéltame Zoe –dije zafándome.

Camine lejos de la multitud tan rápido como pude y me dirigí a mi habitación, las personas del lugar se concentraban en mi actitud, a quien le importa cómo me comporto. Por fin llegue a mi habitación abrí la puerta y entre cerrándola detrás de mí, deslice mi espalda contra la puerta hasta llegar al suelo. Las lágrimas rodaron por mis mejillas, era la primera chica que me hacía llorar.

-¿Niall?– escuche la voz de Louis de otro lado.

-No esta –conteste.

-Vamos abre la puerta –exigió Louis.

Me pare y me apresure a abrir la puerta para dejar a Louis entrar en la habitación no sin antes, limpiar las lágrimas. Louis desde que éramos muy chicos cuidaba de mí, siempre estaba al pendiente y con las locuras que hacia siempre lograba sacarme una sonrisa hasta en los momentos más malos. No somos hermanos pero lo quiero como a uno. Así es nuestra amistad, al igual que con los demás. No somos familia, somos amigos. Nuestros padres era todos pertenecientes a la familia real, y por cosas del destino se conocían y eran amigos lo que hacía que nosotros, sus hijos, nos convirtiéramos en amigos; en un acuerdo que hicieron prometieron dividir el reino en cinco para luego heredarlo a nosotros cuando los actuales reyes y reinas murieran. Es complicado, pero en realidad no importa tanto.

-¿Qué paso Niall? –pregunto cerrando a puerta.

-Me enamore eso es lo que paso –conteste sin importancia.

-Niall, pero tienes novia –aclaro él.

-Sí, pero sabes que es un arreglo nada mas –aclare –Y no la amo, por mi puede irse por donde vino.

-Niall –regaño Louis.

-Lo siento –dije –Es solo que no la amo.

Louis suspiro y se adentró más en mi habitación para poder salir al balcón, yo me limite a seguirlo.

-Niall –rompió el silencio que se había creado–No puedes estar con alguien a quien no amas, si amas a alguien de bes luchar por su amor. Si no lo haces la perderás. Como Eleanor, no sabes cuánto me arrepiento.

-Si lo se Louis.

Eleanor fue la novia de Louis por un tiempo, luego el termino con ella ya que sabía que de algún modo lo obligarían a terminar con ella, así que decidió hacerlo el. Termino con ella, ella lo tomo bien sin duda era una chica agradable e ideal para Louis. El jamás volvió a saber de ella y años más tarde cuando una chica apareció diciendo que estaba embarazada de él, se le obligo a casarse con ella ya que eso es lo que un príncipe hace, toma sus responsabilidades aunque eso solo te haga triste, estúpido en mi opinión. Louis tomó al hijo por suyo y lo ama aunque aún no nazca. Un tiempo después él se dio cuenta de que no podía estar con su esposa, Briana, porque no la amaba, él quiso separarse pero aunque lo hiciera el seguiría cuidando de su hijo. No lo consiguió. Intento buscar a Eleanor pero se llevó una decepción muy grande cuando la encontró y se dio cuenta que ella se casaría unas semanas después de que su hijo naciera.

-¿Cómo es ella? –pregunto Louis de repente.

-¿Quién? –pregunte confundido.

-La chica –aclaro.

Sonreí inconscientemente.

-Es simplemente perfecta –dije viendo hacia su casa.

Louis se mordió el labio y yo sin pensarlo dos veces lo golpee. Es un tonto, el luego del golpe comenzó a carcajearse.

-Eres tan inocente Niall –dijo él.

-Eres tan tonto Louis –le respondí.

-Sabes a quien amo Niall –dijo aun riéndose.

Es un idiota, pero ese idiota es mi mejor amigo y no lo cambiaría por nada en el mundo, así como jamás cambiaria a los otros tres idiotas que quien sabe que estarán haciendo.

Sé que lo que siento es amor, y no dejare de pelear por el amor de esa chica. Jamás dejare de hacerlo.

|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

Hola, quiero aclarar que no tengo nada en contra de Briana, aunque con lo del video que supuestamente salió de ella pues, comienzo a dudar de ella. Pero bueno quien sabe. Aunque siendo honestos me gustaba mucho más #Elounor que #Liana (me lo acabo de inventar, no sé si ya exista o no  ) pero en esta historia haremos que Briana se la mala porque no puede no haber villano en una historia de princesas ¿O sí? Jajá en fin

*¿Qué les parece el capítulo? ¿Está bien? *

Gracias por el apoyo que le han dado a la novela Enserio L.Q.M.

Este capítulo va dedicado a:

+Dani Hazel +Tommo & Layumm Girl +maria guadalupe alvarez jaraleno +Joselyne Rocha de Tomlinson Directioner +melani malik +Clarisa Serna +Agni Storan Horalinson™ +Carmen Salinas Fernandez +Ariadne Hunter Hidalgo

Si quieren que les dedique el otro capítulo solo denle me gusta a este capítulo o comenten

Encuesta diaria: ¿Qué canciones o camiones son sus favoritas de Made in the A.M? Las mías son, End of the Day, Olivia y History




Photo

Post has attachment
Hola. Queria decirles que agradezco mucho el apoyo que le han dado a la novela de ROYAL LOVE enserio lo aprecio mucho.

Escribia esto para decirles que el lunes saldré de viaje y no regresare sino hasta dentro de tres semanas y no podré llevarme la computadora por diferentes motivos. Y siendo sinceros escribir en mi telefono no me agrada.

Entonces subire capitulo hoy por la noche o en la madrugada pero de que subo subo. Luego de ese capitulo y esta nota queria decirles que subire capítulo hasta que vuelva del viaje pero subire muchos.

Espero no se olviden de la novela y que la sigan leyendo.

Atte.: Yo

B-Y-E
Photo
Photo
20/11/15
2 Photos - View album

Post has attachment
CAPÍTULO 3: Cenicienta

La noche había caído y mi madre y yo nos preparábamos para poder partir a la coronación. No podía creer que pasaría de ver el palacio desde mi ventana imaginando cosas que jamás llegarían a pasarme, a entrar al palacio y tener una pequeña oportunidad de conocer a los príncipes y princesas que Vivian ahí.

-¡Vamos! –grite desde la puerta principal.

Me pare frente a un espejo de cuerpo completo que teníamos cerca de la puerta y repase mi atuendo cuidando de cada detalle. Mi vestido era color rojo, ajustado de la cintura, mangas no tan largas que llegaban un poco arriba de los codos y de un largo prudente. Lo acompañe con joyera de plata y con algunas perlas rojas (Foto 2 multimedia). Mi maquillaje cubría la marca que Sam había ocasionado. Espero que nadie lo note.

-Ok, vamos –dijo mi madre llamando mi atención.

Salimos de la casa y nos dirigimos al auto que se encontraba parqueado al lado del gran roble con un columpio de llanta que solía usar de pequeña. Recuerdo sentarme y ver sobre la reja que separaba la calle de nuestro jardín, para poder tener una mejor vista del palacio de Buckingham y prensa que un príncipe llegaría en su gran caballo blanco y me llevaría con él. Todo cambio, ahora veía el palacio desde mi ventana e imaginaba que la realidad en la que la familia real era una realidad totalmente diferente a la mía, y yo jamás llegaría a vivir aquella realidad.

Subí al auto, divisando por la ventana las casa y demás que pasábamos para llegar al palacio. Mordí mi dedo índice tratando de despejar mi mente y evitar pensar en el estúpido de Sam. ¿Por qué no puedo ser feliz?

Mas y mas casas pasaban quedándose atrás hasta que el auto paro. Nos estacionamos y bajamos del auto viendo el pequeño recorrido que nos faltaba para llegar al palacio.


-Hola –dijo alguien detrás de mí.

Voltee y me encontré con Megan, vi su vestido de arriba abajo y como siempre quede sorprendida con el gusto en ropa de Megan, llevaba un vestido color naranja suave, sin mangas y ajustado de la cintura, era del mismo largo que el mío. Llevaba un collar con un dije algo grande de plata y debajo de este la cadena con dije de cruz que siempre llevaba con ella. (Foto 3 multimedia)

-Hola Megan –dije abrazándola.

-Hola Señora Wood –saludo Megan a mi madre.

-Hola Megan –respondió ella.

-Mamá ¿Por qué no sigues? –Dije dulcemente –Te alcanzamos luego.

Ella asintió y camino hasta desaparecer de nuestra vista. Le conté a Megan lo de Sam y lo único que obtuve de su parte fue un zape en mi mejilla. Me lo merecía si somos honestos. Caminamos lo que nos quedaba para llegar al palacio.

Nos detuvimos frente a la gran entrada, personas importantes de otros países llegaban solo para presenciar la coronación de nuestros nuevos príncipes, estas personas llegaban en sus carruajes, siendo bienvenidos por algunos miembros de la servidumbre real. Esto me recordaba mucho a la película de Cenicienta que solía ver de pequeña.

Nos dirigimos hacia donde se encontraba un hombre vestido en smoking con un pequeño corbatín adornando su cuello, este, nos recibió con una gran sonrisa y nos mostró el lugar en donde sería la coronación el cual era uno de los jardines del palacio. Hermoso, un gran espacio ahora lleno de cias, al frente un pequeño escenario adornado con cinco tronos cada uno con un nombre impreso en la parte de arriba del respaldo. Liam, Louis, Harry, Zayn y Niall.

Nos sentamos en las cias del frente al ver que no estaban reservadas, esperamos con ansias a que las demás personas llegaran y a que la coronación empezara.

Niall P.O.V

El día de la coronación era hoy. Se podría decir que no era lo que más quería en esta vida, a veces solamente deseaba tener una vida normal, una vida en la que no tenga que cuidar cada cosa que hago o digo porque los paparazis y medios están sobre mí en cada cosa que hago.

Suelo sentarme en el balcón de mi habitación a observar a una casa en especial, una casa de la cual tengo una vista perfecta. Esa casa la he observado desde que tengo memoria, siempre he estado encerrado en este gran palacio sin nada que hacer, así que mi escapatoria es ver a aquella casa imaginando como sería mi vida si no fuera el príncipe, posiblemente le pediría a alguien que fuera mi novia, la cortejaría y le daría todo lo que desea con tal de verla sonreír.

No sé de quién es esa casa lo único que sé es que una pequeña niña es la que vive ahí, solía verla columpiarse en su columpio sonriendo de lo más feliz, yo sin duda no podría hacer eso. Ahora es toda una mujer, hace unos días la vi sentada en aquel columpio por primera vez desde hace ya muchos años me di cuenta que era hermosa.

Lo único que deseaba era ver a esa chica, ella era mi secreto, ni siquiera los chicos con los que compartía todos los días sabían de ella. Si ella supiera que yo personalmente escribí y envié la invitación para hoy, no sé qué haría.

-Niall –interrumpió Liam –Ya es hora.

-Claro Liam –respondí –Ahora voy.

Suspire y seguí a Liam el cual se dirigía al lugar de la coronación.

Andrea P.O.V

-Oye –dije viendo a mi alrededor –Aquí solo hay gente importante.

-Ya lo note –dijo Megan.

-¿Qué hacemos aquí? –pregunte confundida.

Megan no respondió ya que la coronación había comenzado. Nos habíamos sentado ahí pero luego de unos minutos nada más y nada menos que la familia real de Holanda se sentó justo a nuestro lado y segundo después la familia real de España ¿Qué hacíamos aquí? No nos movimos ya que fue el lugar que el hombre de la entrada nos había indicado. Pero ahora que el lugar estaba lleno de príncipes, princesas, reinas, reyes, ministros, embajadores etc. Si nos sentíamos fuera de lugar.

Sin hacer o decir nada más vimos como los príncipes subían al escenario seguidos de la reina Elizabeth II. Comenzaron a hablar, los príncipes llevaban puestos unos trajes azules, con mangas rojas al igual que el cuello, unos como pequeños lazos que colgaban de la parte izquierda del pecho y algunas medallas del otro lado. Luego de tanto habla y habla llegaron a la parte más importante, la parte donde le darían a cada quien el lugar que gobernaría.

-Príncipe Liam y príncipe Louis –dijo la reina – A ustedes dos se les entrega Inglaterra y Londres, para que reinen con justicia y sabiduría –Concluyó poniendo unas coronas en sus cabezas.

-Príncipe Harry, A usted se le entrega de Gales y Cardiff para que reine con justicia y con sabiduría –concluyó al igual que con los otros dos poniendo la corona en su cabeza.

-Príncipe Zayn, A usted se le entrega Escocia y Glasgow para que reine con justicia y con sabiduría –Puso la corona en su cabeza.

-Príncipe Niall, A usted se le entrega Irlanda del Norte y Belfast para que reine con justicia y con sabiduría –Puso la corona.

-Ustedes príncipes, serán los sucesores a los lugares ya mencionados. Esperamos que ustedes guíen a los reinos entregados con justicia. –Dijo la reina - ¡Vivan los príncipes!

-¡Vivan los príncipes! –grito la multitud seguido de aplausos.

Nos levantamos y nos dirigimos al salón donde sería la fiesta de coronación, al ver que todas las demás personas estaban en el salón Megan se fue con su prima la cual se encontraba ahí, en cambio yo me dedique a buscar a mi madre.

-Hola Andrea –dijo una voz irritante pero familiar.

-Hola Casy –dije volteando.

-Gracias por enviarme a tu novio anoche –dijo ella –Pasamos un gran momento.

-No tengo tiempo Casy –dije volteándome.

-Espero que no te moleste que te lo devuelva un poco usado.

-Sabes puedes quedártelo si quieres, no necesito a un patán en mi vida.

Me di la vuelta y seguí mi camino dejando a Casy con la palabra en la boca, no quería oírla, no permitiría que arruinara la noche.


https://www.youtube.com/watch?v=jSvxE5eIUIQVayan a ese link y oigan la canción

Buscando a mi madre la música para el baile comenzó a sonar, era música de piano una de mis favoritas; la canción que sonaba era Kiss The Rain siendo interpretada por el mismo Yiruma. Sentí como una cálida mano toco mi hombro haciendo que un pequeño escalofrió recorriera mi cuerpo paralizándome por unos segundos que parecieron horas.

Un pequeño susurro en mi oído hizo que reaccionara, como esa pequeña palabra me hizo reaccionar haciendo que mi corazón palpitara con tal fuerza que pareciera fuera a salirse de mí pecho. ¿Qué me pasa? ¿Será esto a lo que llaman amor? ¿Cómo es posible que Bailas me haya hecho sentir así?

Me voltee siendo consciente de las miles de miradas que se posaban sobre mí ¿Por qué será? Voltee por completo encontrándome con un par de ojos azules hermosos, una sonrisa blanca perfecta, unos labios rosados y delgados, y un pelo pintado de color rubio. Me quede embobada viendo hacia él, hasta que resolví el porqué de las miradas, él era el príncipe.

-¿Y? bailas –volvió a preguntar.

-C-claro –dije.

En ese momento la canción cambio Love Me igual de Yiruma. Él puso una de sus manos en mi cintura y la otra la uso para tomar la mía elevándola un poco, yo puse mi mano en su hombro, poco a poco nuestros pies comenzaron a moverse lentamente, no me di cuenta de cuándo pero las luces se habían apagado dejando tan solo un pequeño reflector iluminándonos a nosotros.

Sus azules ojos se encontraron con mis ojos casi negros, una sonrisa inconsciente se dibujó en mi rostro, me deje llevar por la música y siendo inconsciente de cuando y como, mis brazos rodeaban su cuello y sus brazos rodeaban mi cintura. De pronto nos encontrábamos fuera del salón, no tan lejos de este, solo alejados de la multitud. Solo él y yo bailando bajo la luz de la luna, rodeados de flores de diferentes tipos, con una fuente a nuestra vista y algunas luciérnagas que se escondían entre la muchas flores del lugar; la música aun podía escucharse a la perfección guiando así nuestros lentos pasos.

Sin decir nada, solo nuestro contacto visual era como si nuestros ojos lo dijeran todo. Perfecto. Hasta que su dulce voz interrumpió el momento, quitando una de sus manos de mi cintura logro confundirme ¿Qué hice mal?

-¿Qué es esto? –dijo tocando suave mi mejilla.

Lo había olvidado mi golpe, me aleje unos paso de el sin poder decir palabra, posicione una de mis manos en mi mejilla y baje la mirada. Vergüenza, eso era lo que sentía, vergüenza de haber sido tan estúpida de estar con alguien como Sam. Volví rápidamente la mirada hacia la puerta de cristal que nos separaba del salón y me encontré con Sam sonriendo y diciendo la palabra Mia para luego lanzar un beso.

Las lágrimas no tardaron en salir, no quería que él me viera así. Salí corriendo tratando de buscar una salida lo más pronto posible lo único que quería era llegar a mi casa y poder desahogarme.

Todo esto me recuerda a Cenicienta, el baile, el príncipe, todo. Lo diferente es que ella no fue una tonta al tener un novio posesivo y ella si encontró el amor verdadero. ¿En qué pensaba? El príncipe jamás se fijaría en mí.

|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

Hola, ¿les gusto? Por fin apareció Niall, Louis, Liam, Harry y también Zayn. Yo se que aunque ya no este aun forma parte en nuestros locos corazones Directioners

Este capítulo se lo dedico a:

+May River de Payne :3 +Lala Cristancho - Forever Directioner +Cristina sweetie Katycat directioner +Sulem Hernández +l lesmy +Sofia Patricia Maldonado Britez +Jimena Avendaño +Laura 17_11 +.Maria ._ +Elizabeth Doblas Rogel

Denle me gusta si les gusto, y comente también si les gusto denme sus opiniones, quejas y demás aquí abajo. Si quieren que les dedique el próximo capítulo denle me gusta o solo déjenmelo saber en los comentarios

Encuesta diaria: ¿Café o té? Yo prefiero el té

PhotoPhotoPhoto
18/11/15
3 Photos - View album

Post has attachment
CAPÍTULO 2: La Invitación

Sam dejo caer al profesor, este con enojo se acercó a mi tomando mi muñeca y arrastrándome fuera de la casa, su agarre era tan fuerte que hacía que mi muñeca doliera.

-¡Suéltame! –grite.

El no respondió y siguió caminando. Mi muñeca se había dormido gracias al fuerte agarre de Sam. Jamás había hecho algo así. 

-¡Sam! –Grite intentando deshacer el agarre -¡Suéltame!

Mis pasos eran torpes, cada vez que intentaba dar un paso Sam me arrastraba haciendo que mis pies se deslizaran con hostilidad en el pasto, ensuciándose, también, con la tierra debajo del verde pasto. Llegamos a su carro y el aflojo la mano, con enojo zafé mi mano dando unos pasos hacia atrás, alejándome. El veía hacia el suelo como si se arrepintiera de lo que había hecho. ¡Pero que hipócrita!

Posicione mi mano sobre mi muñeca ahora roja y vi con ira a Sam quien aún veía hacia abajo.

-Mírame –susurre.

Él no lo hacía. Mis ojos se habían cristalizado. Sam podía ser todo lo malo en este mundo pero jamás me había lastimado; Jamás había tenido ese descaro. 

Trague fuertemente en un intento de evitar que las lágrimas salieran, pero fue en vano, ya que las primera lagrimas salieron sin previo aviso.

-¡Que me mires! –le grite con mis dientes fuertemente apretados.

-Eres mía –fue lo único que dijo.

-Escúchame –dije –Yo no soy un objeto, yo no te pertenezco ni a ti ni a nadie, así que no tienes ningún derecho de llamarme tuya –escupí cada palabra con ira.

¿Valentía? Para nada, simplemente era el odio que se había acumulado en mi corazón desde hace mucho tiempo el que ahora estaba saliendo; Era muy tarde para hacerlo, esto tuve que haberlo hecho mucho antes, antes, de que Sam pudiera lastimarme a mi o alguien más. Estaba a punto de decirle a Sam que se largara de mi vista cuando un fuerte golpe seguido de un ardor en mi mejilla se hizo presente. 

-Escúchame –dijo tomando de mi hombros –Tu eres mía y de nadie más, y si yo no puedo tenerte nadie más lo hará ¿Entendiste? –dijo besándome.

Me zafé como pude y limpie mi boca con asco olvidándome por completo que Sam me había golpeado. Levante la vista y lo vi fumando de lo más tranquilo.

-Vete –ordene –Ahora…

Sin decir palabra se subió a su auto y manejo fuera de la propiedad. Me di la vuelta y corrí hacia dentro de la casa, lo único que quería era llorar. Mi pies se sentían pesados haciendo que el pequeño recorrido hacia mi habitación se sintiera como un trayecto largo a un destino al que jamás llegaría.

Azoté la puerta con fuerza y me dirigí al pequeño sofá al lado de mi ventana, tome un cojín y lo apreté fuertemente contra mi pecho, las lágrimas no tardaron en salir. Vi hacia fuera y me encontré con una hermosa vista del palacio de Buckingham, era una noche despejada y cálida, perfecta para una caminata al lado de la persona que más se ama. Aunque a esa persona jamás la encontraría. 

Seque mis lágrimas intentando no llorar por un estúpido chico el cual ahora debería encontrarse con una de las miles de tontas que se acostaban con él, lo más triste era que yo había sido una de esas miles de tontas. ¿Cómo pude caer tan bajo?

(…)

Mis ojos se cerraron casi tan rápido como los abrí cuando un rayo de sol que traspasaba por mi ventana choco contra estos causándome molestia. Quite la manta que de seguro mi mamá había puesto sobre mí y me baje del sofá. Arrastre mis pies descalzos sobre la alfombra hasta llegar al baño, me posicione frente al espejo aun viendo borroso, sobe mi ojos para permitirme ver bien encontrándome con tonos rojizos y morados en mi mejilla. Agradecí que fuera sábado y no tendría que salir de casa pero también maldije al idiota de Sam por haberme lastimado de tal forma.

Cerré la puerta con seguro y me desvestí para darme una ducha y despejar mi mente de cualquier cosa que pudiera causarme malos momentos o incluso dolor de cabeza. No le veía sentido a amargarme la vida por un hombre que más encima fue un cobarde por haber golpeado a una mujer y un idiota por haber pensado que lo engañaba con un profesor.

Luego de una ducha de quince minutos aproximadamente me dirigí a mi cuarto sacando la ropa que usaría, una blusa negra sin mangas y con encaje del mismo color por encima, unos shorts azul oscuro, medias botas color negros, la misma joyería dorada del día anterior y la misma chaqueta verde que llegaba por debajo de los shorts (Foto 2 multimedia). Me maquille como siempre pestañol y labial aunque esta vez use muchas cosas más para cubrir la marca que tenía en la mejilla. 

Baje  dispuesta a desayunar algo, pero fui interrumpida por el toque del timbre, me dirigí hacia esta y abrí encontrándome con uno de los mensajeros reales. Estaba confundida era la primera vez que alguien perteneciente a la servidumbre real venía a nuestra casa.

-Buenos días, su merced –saludo.

-Hola –dije simplemente.


-Usted y su familia están cordialmente invitados a la coronación de nuestros nuevos príncipes –dijo entregándome una carta con un sello dorado – Y también a la fiesta de coronación que se realizara en el palacio de Buckingham –concluyo.

-Gracias.

-Esperamos verles ahí y que tengan un buen día –se despidió.

Entre en la casa cerrando la puerta detrás de mí, me recosté en la puerta y observe la carta. No sabía si estar emocionada o asustada, sería la primera vez que voy al palacio y que vea a la familia real y no sé cómo actuar frente a ellos y tengo una gran marca que se puede divisar de aquí hasta china. Qué vergüenza.

Abrí la carta y la leí con cuidado de no perder ningún detalle. Dejaron muy en claro que tipo de vestido se permitía usar, que colores y cuáles no, por ejemplo el negro estaba completamente prohibido ya que se reservaba únicamente para el luto, y el morado también ya que sería el color que usaría la familia real. Luego de tantas reglas, horarios y demás deje la carta a un lado y me dirigía a la habitación de mi mamá para poder decirle.

Espera no tengo vestido.

||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

Hola, ¿Qué les parece el capítulo?

Gracias por haber dado me gusta en el capítulo anterior, significa mucho para mí que les guste lo que hago

A quienes dieron like y a quien me lo pidió, les dedico este capítulo

+Angie Encinas  +Juritza Trejos Santamaria +Majito Moscol Tomlinson   +Mariana #Harmonizer #directioner   +iara malik  +Ambar Alejandra 1D  +F3R TRUJILLO  +gracia 1D  +Grecia Melissa Carrera Alvarado +Malik laura  +Alejandra Diaz 
+Elizabeth Horan Hutcherson 

Si falto alguien por favor diganme asi las pongo en el próximo capitulo, y si no faltaron pero quieren que les dedique tambien diganme

Encuesta diaria: Me he dado cuenta que no le he puesto nombre a la protagonista, por suerte aun no lo he necesitado, pero entre Rebecca y Andrea ¿Cuál prefieren?
Photo
Photo
Capítulo 2: La Invitación
2 Photos - View album

Post has attachment
CAPÍTULO 1: Hablando del rey de Roma

-¿Cómo va todo con Sam? –pregunto Megan mientras ponía sus cosas dentro del casillero.

Cerré la puerta azul del casillero y voltee para encontrarme con Megan. Megan había sido mi mejor amiga desde que tengo memoria, una chica dulce, cariñosa, amigable y sin duda una chica linda. Le temía a las serpientes o cualquier tipo de animal que se arrastrara. En resumen le temía a los reptiles. Ella era mayor, tenía 18 años lo cual le permitía –en Londres – conducir un auto cosa que era de mi conveniencia –al no tener 18 –porque tenía alguien que me trajera todos los días a la escuela.
 
Ella se caracterizaba por siempre vestir bien, ella era un icono de moda para mi aunque muchas de las chicas de la escuela no pensaban igual, pero a no le importaba lo que las personas pensaran de ella. La admiraba. Gracias a ella deje de ser la pequeña chica tímida de la que todos se burlaba y gracias a ella deje de vestir como solía hacerlo. Le debía mucho a esa chica.

-Como siempre –conteste desganada.

Me detuve un momento a ver su atuendo, una blusa sin mangas color crema con estampado de flores, unos shorts celestes, un suéter de lana blanco y la pequeña cadena de cruz que siempre traia con ella. (Foto 1 multimedia)

-¿Por qué no lo dejas? –pregunto Megan. Haciendo que mis ojos se abrieran como platos.

-Claro que no –conteste –Sabes lo posesivo que es, no se de lo que podría llegar a ser capaz.

Megan asintió y cerro su casillero sin decir palabra alguna sabía que ese tema no era de mi agrado. Muchas veces había pensado en dejar a Sam pero no sabía lo que podría llegar a hacer si lo dejaba.

El timbre sonó lo que significaba el comienzo de nuestra clase de ciencias, para Megan entrar ahí era un martirio no porque no le gustaran las ciencias, no, todo ese martirio era por nuestra mascota de clase, Tom, una pequeña Boa Constructor que permanecía en su pecera justo al lado del asiento de Megan. Muchas veces le pidió a la maestra un cambio de lugar pero la maestra le contestaba con un simple no es venenosa señorita Simth no le hará daño. Aunque a Megan no le importara lo venenosa que una serpiente pudiera llegar a ser era simplemente que no le gustaban.

-Cambiamos de lugar –pidió Megan cuando estábamos justo frente a nuestros asientos.

-Claro –reí ante la petición de Megan.

La clase paso lenta y aburrida como siempre al igual que las otras tres clases que teníamos antes del receso. Pero al fin era hora de aquel tan esperado momento por todos, el receso.

-¿Qué harás hoy por la tarde? –pregunto Megan mientras sacaba un pequeño bol con frutas de su mochila.

-Cita con Sam –conteste sin importancia mientras sacaba un pequeño sándwich de mi mochila.

-Agh –dijo haciéndome reír. Ella sabía que estar con Sam no era exactamente lo que quería.

-Ya lo sé –dije dándole una mordida al sándwich.

Hubo un pequeño silencio entre nosotras hasta que Megan lo rompió diciendo una frase que antes, jamás hubiera llegado a representar molestia e incomodidad en mi vida.

-Hablando del rey de Roma y el que se asoma –dijo Megan con un pequeño retintín en su voz.

Rodé los ojos y respire profundo antes de voltear y encontrarme con Sam caminando con una sonrisa engreída hacia nosotras. (Foto 2 multimedia). ¿Han oído alguna vez la frase: Las apariencias engañan? No, bueno pues Sam era la definición perfecta de esa frase.

-Hola amor –dijo abrazándome por la cintura –Te ves hermosa.
Me soltó y se sentó a mi lado mientras observaba mi atuendo el cual consistía de una blusa color rosa sin mangas que llegaba un poco más arriba del ombligo, unos shorts color crema con estampado de flores, unos tacones café de plataforma y destapados, unos brazaletes dorados, un reloj dorado y una chaqueta color verde que llegaba por debajo de los shorts. (Foto 3multimedia)

-Gracias –dije sonriendo falsamente.

-Hola Megan –dijo desviando la mirada hacia ella.

-Hola Sam –dijo casi entre dientes.

Ellos dos no se llevaban para nada bien y eso no era un secreto,  generalmente ambos se ocupaban de que el otro estuviera enterado de cuanto lo odiaba. Me había acostumbrado y no intentaba pararlo ya que sabía que hacer eso sería como quitarle su comida a un perro. Imposible.

-Te ves de maravilla Megan –Ho no ya comenzara –Claro como no hacerlo si tan solo copias los estilos de internet.

Megan cerro los ojos y apretó sus labios tratando de ocultar su enojo antes lo que Sam le había dicho, si dije que no le importaba lo que las personas pensaban, era cierto, pero Sam era la excepción de todo eso, que Sam hablara así de su estilo era como si la apuñalaran, simplemente “doloroso”.

-Si Sam por lo menos tengo estilo –dijo señalando con asco hacia la ropa de Sam.

El levanto un ceja ya que con lo engreído que era le dolía –como  a Megan –que hablaran mal de su estilo. En resumen eran un par de divas.

-Fea –dijo como un niño pequeño.

-Engreído –devolvió Megan sacando la lengua.

-Roba estilos

-Roba novias –Ella chasqueo la lengua al ver el silencio de Sam ante su insulto.

-Reptil –dijo Sam luego de segundos.

Rodee los ojos sabiendo que esto iría para largo y me dedique simplemente a terminar mi sándwich y a esperar a que el timbre sonara para que estos dos dejaran de pelear como un par de niños pequeños.

(…)

Sam pasaría por mí a la ocho, pero como sabía que siempre se retrasaba me tome mi tiempo para arreglarme y estar lista un poco después de la hora.

Quince minutos más tarde Sam aún no había llegado, no quise llamarlo. Me senté en el sofá de la sala y espere a que Sam llegara, unos cinco minutos más tarde alguien toco a la puerta de mi casa, salí sin esperar a ver  a Sam ahí parado. Abrí la puerta sorprendiéndome al ver a mi maestro de Italiano Pietro Boselli parado ahí esperando alguna reacción de mi parte.

-¿Profesor? –pregunte confundida.

-¿Puedo pasar? –pregunto nada más mientras señalaba la hacía dentro de la casa.

-Claro –dije abriendo la puerta para dejarlo pasar -¿Qué necesitaba?

-¿Se encuentra tu madre? –pregunto.

Asentí cerrando la puerta, me adentre en la casa y me encontré con mi madre sentada frente a su gran escritorio en su oficina.

-Mamá –hable haciéndola voltear –El profesor Pietro te está buscando.

-Gracias por avisar –contesto quitándose sus lentes –Dile que ahora voy.

Asentí sin decir nada más y salí de la oficina. Caminaba por el pasillo hacia la sala cuando escuche gritos viniendo desde ahí, camine aún más rápido arrepintiéndome de haberlo hecho al encontrarme  a Sam a punto de golpear al profesor.

-¡Basta Sam! –fue lo único que pude decir en ese momento.

|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

Hola, espero que le guste este primer capítulo. ¿Saben quién es Pietro Boselli? Bueno si no saben les dejo una foto de él. Si es maestro aunque no de Italiano él es maestro de matemáticas en una universidad de Londres.

¿Alguien quiere que le dedique el otro capítulo?

Encuesta diaria ¿Pastel o helado? Yo prefiero el helado
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
2015-11-13
5 Photos - View album

Post has shared content
Hola, hace mucho tiempo empecé a escribir una novela de One Direction titulada ROYAL LOVE. Claro era tan solo una niña y escribia basicamente estupideces. A lo que voy es, ahora que tengo mas experiencia escribiendo, me gustaria volver a empezar la novela, todo desde cero, con otra otra trama, nuevos personajes etc.

Dejenme saber si les gustaría.
-
votes visible to Public
Poll option image
97%
Si
97%
Poll option image
3%
No
3%

Post has attachment
Prólogo. (Portada en multimedia) 

Cuando era niña soñaba con que un príncipe azul llegaría montado en su caballo blanco, luego ambos cabalgaríamos al horizonte, nos casaríamos y viviríamos en un gran castillo. Claro, todos sabemos que es lo que la mayoría de niñas a los cinco años de edad quieren.

Como cualquier otra persona crecí y mis ideales fueron cambiando. Ahora lo único que quería era encontrar el amor verdadero, algo más posible que cabalgar al horizonte con un príncipe azul que jamás llegaría. Lo único que pedía era un chico atento, dulce, cariñoso, guapo y que supiera como tratar a una dama. ¿Era mucho pedir? 

Con el paso del tiempo empecé a pensar que esa persona a la que describía como chico perfecto jamás llegaría. 

Justo antes de darme por vencida  llego Sam, no era exactamente lo que pedía. Posesivo, amargado, y para nada atento. Aunque no se podía negar que era muy guapo. Ojos avellanados, cuerpo musculado, pelo castaño, tez morena y dentadura blanca y perfecta. ¿Por qué estaba con él? Ni siquiera yo sabía el porqué.
 
Muchas veces me sentaba en el sofá que tenía justo al lado de mi ventana, en esta tenía una vista perfecta del Palacio de Buckingham siendo iluminado por los mucho faroles que lo rodeaban y las luces de las miles de habitaciones que este tenía. Cuando veía a este palacio me cuestionaba el porqué de dejar de creer en los cuentos de hadas cuando si existían los príncipes y princesas que vivían en un gran palacio, eso, hacía que los cuentos de hadas se convirtieran en una realidad. Una realidad que estaba muy lejos de ser la mía. O al menos eso creía hasta que el llego.
Photo
Wait while more posts are being loaded