Vamos juntos
sin estarlo.
Te llevo conmigo
y estás lejos.
Te siento y pienso
sin estar a tu lado
y el amor es fuerte,
mis ojos te buscan,
te buscan mis labios.
Eres la luz sin ser sol,
alba antes del alba.
Noche oscura de silencio
y agua que corre y canta,
mojándome el alma,
donde el olvido
no llega ni ha llegado.

La fragilidad
de un segundo,
un lapso de tiempo
próximo a la nada.
Un suspiro que huye
sin dejar huella ni marca
y el mismo segundo
seria ya eterno,
si tus ojos cruzaran
mi honda mirada.
Todo escapa corriendo
y las horas mansas
son un soplido de viento,
si en el vacío y la ausencia
el recuerdo vaga.

Alguien morirá esta noche,
alguien muere en este momento.
La vida es corta como un verso
y el silencio es denso y eterno.
No hay voz en el olvido,
no hay sueños en los cementerios.
Sólo noches oscuras y tierra,
sólo olvido y silencio.
Alguien morirá esta noche
y nada puedo hacer, sino pensar,
sentir el abandono de los días
y callar como calla un muerto.

El amor es el sueño
de dormir a tu lado
y poblar tus noches
de besos, caricias,
labios rojos y manos.
El amor es el sueño
de habitar tu costado.
Siguiendo la huella
de los pasos dados
sin pensar al pasado.

Alguien morirá esta noche,
alguien muere en este momento.
La vida es corta como un verso
y el silencio es denso y eterno.
No hay voz en el olvido,
no hay sueños en los cementerios.
Sólo noches oscuras y tierra,
sólo olvido y silencio.
Alguien morirá esta noche
y nada puedo hacer, sino pensar,
sentir el abandono de los días
y callar como calla un muerto.

En el mundo de la matemática, cada problema tiene una solución elegante y única. En el mundo real, la solución de cada problema es múltiple y parte de la redefinición de este último y entre tantas posibles soluciones, algunas son mejores que otras y esto también cambia, como la definición de mismo problema.

El mundo cambia y lo hace siempre más rápido. La tecnología cambia la vida, las generaciones son siempre más distintas en relación a la formación, actitudes y valores. El futuro es un enigma que en muchos casos provoca inseguridad y miedo. Las paradojas aumentan y se hacen complejas. La automatización de los procesos productivos excluirá del trabajo a los segmentos menos preparados educacionalmente y con menos posibilidades de adaptación. La productividad aumentará, la riqueza material será mayor y al mismo tiempo crecerá la desigualdad social y económica. Los problemas ambientales nos obligarán a cambia nuestra vida. Las telecomunicaciones harán autónomas las localidades apartadas y las metrópolis y grandes urbes serán una conglomeración de comunidades independientes. El transporte será reducido y el trabajo será completa o parcialmente remoto. La innovación y el conocimiento serán factores fundamentales del desarrollo humano y las actividades culturales florecerán, ocupando siempre una cantidad mayor de personas. Los márgenes de libertad individual crecerán y al mismo tiempo la individualidad será un proyecto de vida caracterizado por posibilidades y riesgos. La realidad con que crecieron los padres no será válida para los hijos y las relaciones entre generacionales exigirán mayor empatía y menos autoridad. La política será siempre más fluida y variable y en este contexto, pienso que una parte importante de la población no está preparada. La cotidianidad no es más un punto de referencia estable y esta nos obliga a redefinirnos constantemente y esta dimensión de la vida “moderna” requiere una seguridad emocional a la que no estamos acostumbrados. Por estos motivos y otros, la vida no será lo que ha sido, sino un proyecto en continua reelaboración.

Madre sin hijos,
árbol sin frutos.
Sombra sin sol,
llanto profundo.
Quién los separa,
va contra el mundo.
Los niños crecen
en vacío sin fondo.
Madre sin hijos,
corazón sin pulso.
Mil lazos de vida
son nuestro futuro.

Me arrepiento de vivir,
porque no podré hacerlo
una vez ya muerto.
Me arrepiento de no vivir
intensamente amándote,
basándote y muriendo.
Me arrepiento de soñar,
de dormir y de comer
porque tendría que vivir
cada y todo momento.
Pero no me arrepentiré
jamás de darte un beso,
de amarte en cada cosa
y de tenerte aquí cerca,
aunque estés muy lejos.

Hay una verdad indecible,
indescriptible e impronunciable.
Una verdad que duele y hiere,
la verdad de todas las verdades.
Hay vacío de vacíos inimaginable,
una esquina sin vuelta ni ángulo.
Una lluvia que moja sin agua
y una llama que quema y no arde.
Hay una verdad vestida de olvido,
una luz que es sombra en las sombras.
Un cuchillo que corta sin filo ni mango
y un silencio sin lugar que calla sin callarse.
Wait while more posts are being loaded