Post has attachment

Post has attachment
Photo

Post has attachment
Photo

La pena... la pena no es el tiempo que se pasa tras la rejas, la pena ni siquiera es la condición de estar privada de la libertad. la verdadera pena la vives cuando te das cuenta que los que creías que eran tus amigos se van, cuando la persona que tu amas de repente ya no te ama y se olvida de ti, cuando caes en cuenta de todo el tiempo que perdiste de fiestas y que pudiste haber aprovechado en familia.
la verdadera pena la sientes cuando te toca convivir y aprender a sobrevivir entre delincuentes y de repente caes en la cuenta y te preguntas en que momento cruzaste la linea delgada entre el bien y el mal y te volviste una de ellas.
la verdadera pena, la vives cuando recuerdas aquel plato de sopa casera, o fríjoles con carne que te brindaron con tanto cariño y que despreciaste porque sí y ahora tener que llorar de física hambre.
la verdadera pena la vives cuando sin tener experiencia te enfrentas a una reclusa de mas antigüedad a puño limpio y te revientan el tabique solo porque le caíste mal y además te toca callar por miedo.
la verdadera pena la vives cuando tienes que aguantar empujones, injusticias y humillaciones de tus custodios quienes se suponen son los que deben velar por tu integridad y seguridad.
la verdadera pena la vives cuando hay un fuerte temblor y no tienes mas remedio que pararte con gran temor e impotencia a esperar que tal vez la estructura vieja colapse porque simplemente no tienes hacia donde correr.
la verdadera pena la vives cuando recuperas tu libertad y debes enfrentarte a una sociedad que estigmatiza, discrimina y menosprecia sin saber tu verdadera historia.
esa es la verdadera pena...
y sin embargo ...VALIÓ LA PENA

como se puede llegar a amar a pesar de ti, como llegar a necesitar mas que tu misma necesidad, como llegar a querer mas que a ti mismo, como querer hacer feliz a alguien a pesar de vivir en la tristeza, como se puede aferrar a alguien sin importar tu valor,,, no es amor, no es querer, solo el dolor, la impotencia, la frustración y el encierro me enseñaron que no se puede querer a nadie sin amarse a si mismo.

Me fui dando cuenta que la mayoría de ellas tenían mucho en común, eran hijas de padres que habían llevado su misma vida, y que desde niñas acompañaban a sus padres a robar, a vender drogas, en general a hacer sus “vueltas” se enseñaron a ser lo que ellas dirían “pillas” como dice la canción “pillas buena gente”
Llevaba mas o menos 6 meses en la reclusión cuando conocí a una mujer, Diana mas o menos de 47 años, la habían capturado por hurto; cuando tenia 18 años tuvo accidente de trafico en la vía que de Cali conduce a Buenaventura y su pierna derecha sufrió una gran lesión cayéndose posteriormente una gangrena que le comió el hueso y finalmente dejándole un desnivel de 14 cm y una discapacidad completa en su pierna. Ella era una madre soltera con una hija de 13 años a la que tuvo que dejar sola en casa por su captura.
Diana era caleña de nacimiento pero se fue a vivir a Bogota tiempo después de su accidente, desde joven conoció el mundo de las drogas y me contaba que vivía en un barrio muy peligroso en pleno centro de la Capital y que incluso en algún momento llego a pasar varias noches en la calle “el cartucho” entre indigentes y drogadictos. Aprendió a robar y fue en ese mundo donde conoció a un hombre con el cual vivió su gran historia de amor y quien sería en padre de su pequeña y que aun estando muy pequeña la niña se fue para otro país en busca de un mejor futuro. pero su suerte no le sonrío y continuó con su vida de delincuencia y ahora estaba pagando una condena muy alta y en la distancia. 
Ella se vio obligada a robar para poder alimentar a su pequeña ya que por su minusvalía no encontraba trabajo. Ahora Diana se encontraba también tras las rejas y su pequeña de 13 años se vio sola y desprotegida, por lo que también debido robar para alimentarse y de paso llevarle a su madre a la cárcel; después de todo es lo que ella había aprendido a hacer pues en su corta edad ya se había visto rodeada de este mundo delincuencial. 
Vi a mi amiga llorando muchas veces porque se sentía impotente de ver su hija robando, me decía que ella no quería que su hija siguiera sus pasos, que ella quería que estudiara y que no fuera una ladrona como ella, sin embargo las oportunidades eran pocas y un ladrón gana 3 o 4 veces mas que un asalariado común y con menos esfuerzo.
Nos hicimos muy amigas, yo le decía “Ñera”, pasábamos mucho tiempo juntas, jugábamos parqués y cartas y hablábamos de nuestras vidas y nuestras familias. Mi ñera no paso mucho tiempo allá pero si fue suficiente para crear un vinculo tan grande que aun sigue vivo.

pensó que tenia amigos, pensó que la lealtad era algo innato en quienes le sonreían, creyó que todo el que le decía te quiero, lo hacía de corazón y quería lo mejor para ella. 
Solo hace falta caer, solo un error y todo se derrumba. el barco se únde y son las RATAS las que primero saltan; amigos...... amigos los ratones del queso. 
solo en en el hospital, el cementerio y la carcel se conocen los verdaderos amigos y el amor de la familia
la amistad es una bendición hoy puedo decir que tengo pocos amigos pero los que tengo... VALEN LA PENA

Post has attachment
Photo
Photo
12/5/17
2 Photos - View album

Post has attachment
Photo
Photo
13/5/17
2 Photos - View album

Lloró, lloró en la austeridad de aquella celda, recordaba su vida y deseo tener 5 años, deseo no sentír dolor, deseo olvidarse de todo, deseo no haber amado, deseo no haber tenido "amigos". Ahora en la soledad de su corazón se dio cuenta lo infeliz que había sido su vida hasta entonces, y solo hasta ahora cayó en la cuenta que se había llenado de cosas superfluas y no había dejado espacio para lo realmente importante. los valores, la familia, el calor de hogar.
lo que realmente vale la pena
Wait while more posts are being loaded