Post has attachment
Más allá de hacer agujeros en obleas metálicas o depositar capas de material encima de ellas, no es mucho lo que puede hacerse al trabajar metales a escala nanométrica con las tecnologías habitualmente disponibles para ello.

Muy diferente es la situación al fabricar la infinidad de objetos, máquinas, y dispositivos hechos parcial o totalmente de metal y que usamos en nuestra vida cotidiana. A esa escala de tamaños, la deformación controlada de metales por procesos industriales permite hacer muchas cosas.

¿Esta forma de trabajar es transferible a la escala nanométrica? ¿Es factible construir dispositivos nanométricos de complejidad similar a la de los del mundo macroscópico?

Un equipo de científicos de la Universidad de Aalto en Finlandia y la Universidad de Washington en Estados Unidos ha demostrado que esto es posible.

Combinando procesamiento mediante iones y nanolitografía, estos investigadores han logrado crear estructuras complejas de tamaño nanométrico, cuya arquitectura no se limita a un trazado horizontal sino que incluye también rasgos en vertical.

Demostración de manipulación metálica a muy pequeña escala.

El equipo de Khattiya Chalapat, Hua Jiang, O.V. Lounasmaa y Sorin Paraoanu, todos de la Universidad de Aalto en Finlandia, ha constatado hasta qué punto un haz de iones bien enfocado puede hacer que una diminuta sección de una estructura se tuerza con resolución nanométrica.

La tecnología tiene varias aplicaciones para la fabricación de dispositivos de tamaño nanométrico.

Las estructuras creadas son sorprendentemente robustas: El equipo de investigación ha constatado que mantienen su integridad bajo una amplia gama de condiciones adversas, incluyendo agresiones como por ejemplo una descarga electrostática y el sobrecalentamiento.
Wait while more posts are being loaded