Post has attachment
Beneficios del ejercicio al aire libre

¿Quieres conocer todos los beneficios de disfrutar del ejercicio al aire libre? A continuación te describimos los beneficios más importantes que nos reporta:

• Una de las mayores ventajas de realizar ejercicio al aire libre es que es gratis. Acudir a un gimnasio siempre lleva asociado un mínimo coste y este se incrementa si añadimos los servicios de entrenamiento personalizado. Además, no tenemos que ceñirnos a los horarios establecidos por el centro deportivo.
• Respirar aire fresco nos ayuda a liberar tensiones y estrés.
• La variedad de ejercicios que puedes practicar al aire libre es muy amplia. Utiliza los elementos que tengas a tu alrededor, si vives cerca de la playa, sal a pasear por la arena, en la ciudad busca tu parque más cercano y disfrútalo. Puedes salir a patinar, pasear, correr o apuntarte al Power Walking.
• Otro beneficio importante es que puedes realizar los ejercicios con amigos, amigas y familiares, de esta manera el ejercicio también se convierte en una actividad social, haciéndolo mucho más divertido.

Para practicar ejercicio al aire libre recuerda que debes seguir unas pequeñas pautas, por ejemplo:

→ Evitar las horas más calurosas en los meses de verano o más frías en invierno, así como condiciones de excesiva humedad.
→ Emplear calzado y ropa adecuada: ropa holgada, traspirable y cómoda; calzado firme, que sujete el pie para evitar posibles lesiones y con el interior acolchado.
→ Utilizar gafas de sol, protector solar o gorro cuando sea necesario.
→ Mantén tu cuerpo hidratado antes, durante y después del ejercicio.
→ Prestar atención a tu pulso y respiración en base al tipo de actividad y la intensidad con la que la practiques.
→ Calentar los músculos antes de realizar el ejercicio, así como estirarlos al finalizar.
→ Consulta con tu personal médico de referencia antes de comenzar un plan de ejercicios, sobre todo si acabas de iniciarte en el deporte.

Aprovecha tu entorno y adapta tus ejercicios a los recursos que tienes a tu alcance. Por ejemplo, puedes utilizar los bancos de los parques cercanos a tu casa para realizar ejercicios, salir a correr o utilizar las instalaciones deportivas que podemos encontrar en numerosos parques.

Si te gusta la montaña puedes unirte a grupos de senderismo y disfrutar de la naturaleza mientras haces nuevos amigos y amigas. Por otro lado, si te gusta más la playa hay una gran variedad de deportes acuáticos que puedes practicar o simplemente puedes salir a pasear o correr por la arena.

En las ciudades también tienes oportunidad de practicar tu ejercicio favorito. Si vives cerca del trabajo puedes caminar o ir en bicicleta o convertirte en un Urban Walker.

Siempre que practiques ejercicio, ya sea al aire libre o en un gimnasio debes seguir estos 4 pasos, fundamentales para evitar lesiones y que tu entrenamiento sea eficaz:

• Calienta tus músculos antes de comenzar.
• Realiza ejercicios equilibrados para cada uno de los músculos.
• Elige ejercicios para partes concretas.
• Estira tus músculos y articulaciones al finalizar los ejercicios.

¡Date a la buena vida al aire libre!
Photo

Post has attachment
Crêpes de verdura

Este plato de origen francés puede ser tanto dulce como salado y rellenarlo prácticamente de cualquier ingrediente. Pero, para disfrutarlo de una manera rica y saludable, desde Reaprende, te recomendamos esta deliciosa receta de crêpes de verduras. Utiliza esta receta como entrante o plato principal acompañado por ejemplo, de una ensalada.
Ingredientes para la masa para 4 personas:
• 2 huevos
• 100 gramos de mantequillacrepe
• 1 vaso de leche
• 175 gramos de harina
• Orégano
• Sal
• Pimienta

Ingredientes para el relleno:
• Aceite de oliva
• Cebolla
• Calabacín
• Zanahoria
• Berenjena pequeña
• 1 diente de ajo
• Pimienta negra
• Sal

Modo de preparación:
1. Para empezar, ponemos a calentar aceite en una sartén y añadimos el ajo fileteado, para que comience a dorarse.
2. Lavamos muy bien las verduras, ya que usaremos el calabacín y la berenjena con piel.
3. Cortamos las verduras en trozos pequeños. En este paso es importante el orden de las verduras; es recomendable comenzar por la zanahoria, después la cebolla, y por último el calabacín y la berenjena. Estos dos últimos ingredientes se oxidan muy rápidamente, por eso lo mejor es cortarlos en último lugar.
4. Añadimos las verduras a la sartén.
5. Agregamos la sal y la pimienta a las verduras.
6. Mientras dejamos las verduras en la sartén para que se pochen, comenzamos a preparar la masa de los crêpes. Recordad que hay que remover las verduras mientras realizamos la masa.
7. En un vaso de batidora añadimos la harina, la leche, los huevos, la mantequilla derretida, orégano, sal y pimienta.
8. Batimos todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea.
9. Para realizar el crêpre, es importante utilizar una sartén antiadherente. Calentamos una cucharada de aceite de oliva en la sartén y vertemos un cacito sopero de masa en la sartén, cubriendo toda la base.
Cuando la masa comienza a hacer burbujas, es el momento de dar la vuelta a los crêpes. Podemos ayudarnos de una espumadera, ya que puede resultar un poco complicado al principio.
10. Retiramos de la sartén el crêpe y lo rellenamos con nuestras verduras. Solo nos queda cerrar el crêpe, doblando la masa por la mitad.

Reaprende esta deliciosa receta de origen francés y acompáñala de tus verduras preferidas ¡Disfruta de una alimentación sana y rica!

Photo

Post has attachment
Descubre la cantidad de azúcar de los alimentos

El azúcar es necesario, ya que es esencial para el funcionamiento del cerebro y nos proporciona energía que nos permite andar, respirar, etc. Pero el consumo de azúcar debe ser moderado e incluirse en una dieta sana y equilibrada, además de llevar una vida activa, practicando ejercicio diariamente, ya que este ingrediente contiene una elevada cantidad de calorías.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo de azúcar es que no debe aportar más del 10% de las calorías diarias tanto en niños y niñas como entre personas adultas. Para una dieta de 2.000 calorías, son aproximadamente 50 gramos de azúcar. Aunque lo ideal para una dieta óptima sería un 5%, un total de 25 gramos al día, el equivalente a 6 cucharillas de café. Según el estudio, en Europa occidental el consumo medio diario es de 100 gramos, por lo que se debería reducir el consumo de azúcar en la mitad.

Para lograr el objetivo de reducir nuestro consumo diario de azúcar, es importante conocer qué cantidad de azúcar contienen los alimentos que consumimos habitualmente. A modo de ejemplo, el contenido de azúcar de los siguientes alimentos es:
• Un brick pequeño de tomate frito: hasta 16 gramos de azúcar.
• Una lata de una bebida energética: 60 gramos de azúcar.
• Una pizza individual: contiene 17 gramos de azúcar.
• Dos tostadas de pan de molde: 6 gramos de azúcar.
• Un brick de zumo de frutas y leche: hasta 24 gramos de azúcar.

Los fabricantes de productos alimenticios no están obligados por ley a distinguir las cantidades de azúcares añadidos, de los azúcares naturales. Para comprobar la cantidad total de azúcar que contienen debes fijarte en la frase: “Carbohidratos (de los cuales azúcares)”.

Un alimento con 5 gamos de azúcar por cada 100 de producto, es un producto bajo en azúcar. Para no seguir incrementando el consumo de azúcar en tu dieta, puedes utilizar la stevia como edulcorante. La stevia, a diferencia del azúcar refinado, no contiene ninguna caloría, siendo sus hojas hasta 40 veces más dulces que el azúcar, y su índice glucémico es cero. El índice glucémico mide la cantidad y rapidez con la que un alimento es capaz de aumentar el azúcar en la sangre de una persona.

Para las personas con diabetes, los alimentos con índices glucémicos inferiores a 50 se consideran relativamente seguros. Por tanto, este edulcorante podría valorarse como recomendable para personas con diabetes.


Descubre todos los hábitos saludables de Reaprende, ¡y date a la buena vida!
Photo

Post has attachment
Descubre la diferencia entre hipoglucemia e hiperglucemia

La hipoglucemia y la hiperglucemia son dos situaciones comunes que suelen afectar a personas con diabetes. La hiperglucemia es la situación en la que los niveles de azúcar en sangre son elevados y se producen en el organismo los cuerpos cetónicos. Los produce el hígado por la degradación de las grasas liberadas al torrente sanguíneo en situaciones de gran deficiencia insulínica. La hipoglucemia es la situación opuesta a la diabetes. Las personas con diabetes presentan una concentración elevada de glucosa en la sangre, sin embargo, la hipoglucemia se manifiesta cuando los niveles de glucosa en sangre se encuentran muy bajos.

¿Cuándo se produce la hipoglucemia?

La hipoglucemia se produce cuando el nivel de azúcar en sangre está por debajo de 70 mg/dl en ayunas. Esta situación puede deberse a tres causas diferentes:
→ El organismo consume la glucosa en la sangre con demasiada rapidez.
→ La glucosa es liberada en el torrente sanguíneo demasiado despacio.
→ Se libera un exceso de insulina al torrente sanguíneo.

Los síntomas que produce la hipoglucemia en la mayoría de los casos son:
• Sudoración intensa.
• Temblores.
• Latidos cardíacos rápidos o fuertes.
• Aumento del apetito.
• Dolor de cabeza.
• Trastornos visuales.
• Letargia, somnolencia.
• Dificultad para hablar, confusión mental.
• Pérdida de consciencia y convulsiones (si esto ocurre se debe acudir a un centro sanitario).
• Es muy importante controlar los niveles de azúcar, ya que la hipoglucemia puede llevar a desmayos, convulsiones o incluso el coma.

En un episodio de hipoglucemia, si la persona se encuentra consciente y no vomita, debemos tratar de subir los niveles de azúcar en sangre, por lo tanto se puede consumir algún alimento que contenga azúcar (un vaso de zumo, una o dos cucharadas de miel, cuatro terrones de azúcar, un vaso de una bebida azucarada…), teniendo cuidado de no producir una hiperglucemia. En casos graves de hipoglucemia, si el personal médico de referencia lo ha recomendado, pueden aplicarse inyecciones de glucosa o glucagón. Si la persona está inconsciente se deben aplicar los protocolos básicos de primeros auxilios para el mantenimiento de constantes y conseguir ayuda médica urgente

¿Cuándo se produce la hiperglucemia?

La hiperglucemia se produce cuando los niveles de glucosa en sangre se encuentran elevados, por encima de 110 mg/dl antes de comer o de 180 mg/dl dos horas después de comer.

La hiperglucemia se produce cuando:
→ El cuerpo produce muy poca insulina.
→ El cuerpo no responde a la señal que la insulina está enviando.

En este caso los síntomas se desarrollan lentamente, durante días o semanas, siendo los más comunes:
• Aumento de sed
• Mucha hambre
• Visión borrosa
• Debilidad y cansancio
• Dolor de cabeza
• Necesidad de orinar frecuente
• Pérdida de peso
• Molestias digestiva

Para evitar esta situación es recomendable mantener un plan de comidas, realizar actividad física diaria y seguir el tratamiento para la diabetes indicado por su médico de referencia. No obstante, ante una crisis hiperglucémica se debe acudir de manera inmediata al personal médico de referencia para que trate el caso de forma personalizada.

Recuerda que puedes prevenir la diabetes tipo 2 con una alimentación sana y hábitos saludables.

¡Reaprende y date a la buena vida!
Photo

Post has attachment
¿Qué ejercicio practicar? Mantén tu peso a raya

La práctica de actividad física impacta beneficiosamente en nuestro cuerpo y mente. Es decir, además de favorecer a nuestra capacidad pulmonar, la circulación sanguínea, nuestra flexibilidad…, también nos ayuda a controlar la ansiedad y el estrés. Si preguntas a cualquier persona que ya practica ejercicio diariamente, comprobarás que se siente bien. Por eso, desde #Reaprende te recomendamos practicar ejercicio al menos 30 minutos al día.

Igualmente, el ejercicio físico ayuda a controlar, e incluso a reducir, el peso, por el consumo de calorías que conlleva. Por ello, teniendo en cuenta que uno de los principales factores de riesgo ante la diabetes tipo 2 es el sobrepeso, queremos recordar algunas pistas para controlar el peso a través de la práctica de ejercicio físico.

Además, al igual que nuestro Hansel, muchos de nosotros y nosotras necesitamos reaprender. Es decir, disfrutar de la actividad física y mantener un buen estado de salud.
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía.

¿Por qué hay que hacer actividad física?
Un nivel adecuado de actividad física regular entre personas adultas:
• Mejora la salud ósea y funcional.
• Es un determinante clave del gasto energético, y es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.
• Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas.

¿Qué actividad física es recomendable practicar?
Si no sueles hacer actividades físicas normalmente, lo mejor es empezar con esfuerzos suaves:
• Caminando, bailando… entre otras. El esfuerzo es de un consumo medio de 5 calorías por minuto.
• Entre las actividades de esfuerzo medio, se encuentran el aerobic, montar en bici, jugar a tenis o baloncesto, spinning o andar rápido con un consumo medio de 7.5 calorías por minuto.
• Si te apasionan los deportes y los de intensidad son los tuyos: escalar, correr, jugar al fútbol o nadar son las actividades físicas que más calorías gastan. Superan las 10 calorías por minuto, variando en función de la intensidad. Para que te hagas una idea, para bajar una comida debes hacer marcha durante una hora, si lo que buscas es gastar todas las calorías consumidas durante un día, un partido de fútbol, por ejemplo, es lo indicado.

Tabla de consumo calórico por actividad:

Actividad Calorías quemadas por 30 min
Aerobic 178
Baloncesto 258
Bádminton 125
Bolos 108
Paseo rápido 150
Bicicleta 150
Bailar 130
Conducir 50
Pescar 114
Andar muy rápido (7.5 km/hora) 200-240
Jugar a golf 108
Hockey 249
Montar caballo 255
Hacer tareas domésticas 75-125
Patinar sobre hielo 314
Hacer footing 300-450
Judo 363
Montañismo 270
Remar 378
Patinar sobre ruedas 315
Correr 325
Sentarse mesa de trabajo 50
Esquiar 252
Bajar las escaleras 210
Subir las escaleras 300-500
Nadar 250
Tenis 261
Voleibol 93
Ver la tele 50
Andar sin prisas (1.5-3 km/hora) 60-75
Andar sin prisas (4.8 km/hora) 150
Andar más rápido (6 km/hora) 180

Fuente: http://es.calcuworld.com

¡Esperamos que hayas reaprendido!
Photo

Post has attachment
Reaprende a cuidar tus riñones

Hoy, desde Reaprende te enseñamos a cuidar tus riñones, uno de los órganos más importantes de nuestro organismo ya que están ligados a la salud de otros órganos como el corazón, el cerebro o los ojos. Los riñones son los encargados de filtrar la sangre del aparato circulatorio y eliminar los desechos a través de la orina, por eso es importante cuidarlos y mantenerlos sanos.

Es importante conocer y detectar los síntomas que alertan de un mal funcionamiento de los riñones para acudir a nuestro médico de referencia y evitar complicaciones. Los síntomas más frecuentes son:
• Fatiga excesiva
• Orina con coloración roja o rosada
• Alteraciones en el control de la presión arterial y la glucemia
• Aparición de edemas en manos y piernas

En muchas ocasiones las enfermedades renales no presentan síntomas, por lo que recomendamos realizar revisiones médicas periódicas.

Hay alimentos que ayudan a mantener el buen funcionamiento de nuestro riñones y que podemos incluir en una dieta sana y equilibrada de una manera muy sencilla, estos alimentos son:
→ Manzanas: ayudan a reducir el colesterol, proteger contra enfermedades del corazón y reducen el riesgo de cáncer.
→ Claras de huevo: las claras de huevo son una de las fuentes de proteína más importantes, ya que además aportan todos los aminoácidos esenciales.
→ Pescado: nos aporta también proteínas y anti-inflamatorios omega-3, que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas porque disminuyen el colesterol LDL y aumentan el HDL.
→ Aceite de oliva: los componentes del aceite de oliva también previenen enfermedades del corazón y disminuyen el riesgo de cáncer.

Se trata de alimentos que contienen antioxidantes que ayudan a neutralizar los radicales libres. Los radicales libres son moléculas que dañan los genes y las membranas oculares, y que contribuyen a la aparición de enfermedades crónicas, enfermedades del corazón y Alzheimer.
Además de incluir estos alimentos para evitar enfermedades renales, puedes incluir los siguientes hábitos saludables en tu rutina:
• Mantén tu cuerpo hidratado todo el día para el perfecto funcionamiento de tus riñones. Además una buena hidratación tiene numerosos beneficios, descúbrelos aquí.
• Consulta con tu médico antes de tomar analgésicos, ya que una ingesta excesiva de estos puede dañar los riñones.
• Modera el consumo de sal.
• Consume alimentos ricos en sodio para evitar el aumento de la presión arterial, ya que daña de una manera importante los riñones.
• Una dieta sana y equilibrada, junto con ejercicio diario, ayuda a reducir problemas en los riñones, pero además puede prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2.
• Realiza revisiones médicas periódicas. Es recomendable realizarse estudios una o dos veces al año.
• Las personas con diabetes desarrollan daños en los riñones, por lo que es importante mantener un buen control del azúcar en sangre y realizar controles regulares del funcionamiento renal.

¡Reaprende a cuidar tus riñones!

Photo

Post has attachment
La diabetes tipo 2 se puede prevenir

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica en la que los niveles de azúcar (glucosa) en sangre son elevados (hiperglucemia). Es consecuencia de una insuficiente secreción de la hormona insulina o defectos en la acción de la misma, ya que dicha hormona (producida en el páncreas) es la que facilita el acceso de la glucosa en el interior de las células para que se convierta en energía y, de esta forma, se regulen los niveles de azúcar en sangre.

La diabetes es una de las enfermedades que más ha aumentado en las últimas décadas, siendo el 90% de los casos Diabetes Mellitus Tipo 2. Este tipo de diabetes es la que se puede prevenir o retrasar su aparición siguiendo unas pautas de vida saludable. La diabetes tipo 2 afecta en especial a personas adultas y ancianas, pero actualmente también a jóvenes e incluso a niños y niñas. Es la más común y, además de la predisposición genética hereditaria, guarda una estrecha relación con factores como el sobrepeso, la obesidad, el sedentarismo e inadecuados hábitos alimenticios e incluso con ciertos factores étnicos y genéticos.

¿Qué podemos hacer para prevenir esta enfermedad tan común en nuestros días?
Los dos pilares fundamentales para la prevención de la diabetes tipo 2 son una alimentación saludable y la actividad física. Poniendo en practica estos dos hábitos de vida saludable se pueden prevenir el 70% de los casos de diabetes tipo 2. Desde Reaprende queremos ayudarte a que tengas una vida sana y prevengas esta enfermedad que conlleva graves consecuencias.

Por eso, te dejamos estos 5 consejos que puedes empezar a poner en practica:
1. Realizar ejercicio físico diariamente: realizar ejercicio de forma habitual nos aporta numerosos beneficios, pero en este caso también nos ayuda a prevenir la diabetes tipo 2 mejorando la resistencia a la insulina, factor clave en el desarrollo de la diabetes.
2. Reducir el consumo de alimentos que contengan azúcares y carbohidratos refinados: estos alimentos tienen un bajo interés nutricional. Puedes reservarlos para ocasiones puntuales, pero evita consumirlos diariamente.
3. Revisiones médicas regulares: existe una fase de prediabetes, donde puede observarse que la persona tiene muchas probabilidades de padecer la enfermedad. Para detectarla es necesario realizar analíticas de glucosa en sangre y tensión arterial.
4. Llevar una dieta sana y equilibrada: hay alimentos que podemos incluir en nuestra dieta para que sea más variada y sana, por ejemplo, verduras de hoja verde, fruta fresca, pan, arroz y pasta integrales, yogures sin endulzar, nueces, etc.
E intentar reducir otro tipo de alimentos, como el pan y el arroz blanco, la pasta refinada, zumos envasados y refrescos, crema de chocolate, mermeladas, carne roja y carne procesada.
5. Evitar el sobrepeso: se estima que el 80% de las personas con diabetes padece sobrepeso, por eso es fundamental evitar el exceso de grasa abdominal.

¡Empieza ya a prevenir la diabetes!

Photo

Post has attachment
Consigue hábitos de vida saludables

Los hábitos inundan nuestra vida y en muchos casos no nos damos cuenta. Están tan arraigados que nos cuesta controlarlos y los realizamos de forma involuntaria como apagar las luces al salir de casa o coger el móvil nada más levantarnos. Pero hay hábitos que no son saludables y ahora podemos cambiarlos.

¿Cómo cambiar hábitos?
Todos los hábitos tienen algo en común y es que su recompensa nos produce una sensación placentera que nos divierte y facilita que lo recordemos para volver a realizarlo. A este proceso se le llama rutina.
Entonces, para que una acción se transforme en hábito, hay que buscarle el toque divertido y, en este caso, también saludable, ya que el premio será mayor.

La nutricionista Tania Sanz habla así de los hábitos: “Incorporar un hábito es una habilidad que se desarrolla con el tiempo, cada persona tiene habilidades diferentes y además cada hábito puede ser más simple o más complejo que otro.”

Llegar a nuestro objetivo es posible, aunque a veces el camino nos pueda parecer complicado y lleno de baches. Para ayudarnos existen unos trucos que se recomiendan a la hora de estar motivados para realizar el cambio y son:
1. Empezar con una sola meta: La idea principal es comenzar por las pequeñas cosas y marcarnos objetivos en torno a esas tareas. Conseguir estos pequeños objetivos hará que te sigas motivando y serás capaz de lograr cualquier meta que te propongas. Por ejemplo, es más sencillo comenzar por el objetivo de cenar sano todos los días, que comenzar por salir a correr diariamente. Obviamente salir a correr requiere más esfuerzo. Elige una meta y céntrate en ella para que puedas ver el avance que consigues. Lo importante es ser constante, solo tienes que repetir esa acción que se te resiste hasta que la domines. ¡Tú puedes!
2. Hacer un registro diario del nuevo hábito: Para saber si estamos siendo constantes en la realización de nuestro nuevo hábito, es muy importante que llevemos un registro, para ello podemos utilizar una agenda e ir anotando todas nuestras actividades. Además el establecer un horario te ayudará a cumplir tu meta.
3. Evaluar el avance de tu nuevo hábito: es hora de ver si la acción con el tiempo te ha hecho controlar mejor el hábito y la actividad. Te proponemos que te evalúes cada 21 días. Si en este periodo de tiempo sientes que ya has incluido ese hábito en tu rutina y ya no te supone esfuerzo realizarlo ¡Lo has logrado! Ya has hecho de esa acción un hábito saludable. Si pasados los 21 días todavía sientes que no lo dominas puedes continuar con el reto y volver a evaluarte pasados otros 21 días.

Todo estos pasos se consiguen con el tiempo y no hay un plazo determinado para conseguirlos. Depende de los objetivos, la intensidad y el progreso que cada persona sea capaz de hacer. La clave es ser constante y estar motivado por la recompensa, ¡disfrutar saludablemente!

¿Qué hábito quieres incluir en tu rutina?

Photo

Post has attachment
Ponte en marcha

Si te resulta complicado sacar tiempo para cuidarte, te proponemos una serie de ejercicios muy sencillos que te ayudarán a activarte y no requieren de mucho tiempo.
Si te cuesta sacar estos pocos minutos libres de tu apretada agenda, lo mejor es que realices un planning con las actividades que quieres realizar cada día. No te pierdas los ejercicios que te proponemos, ¡y date a la buena vida!

• Caminar 30 minutos al día:
Esta acción que parece muy simple nos reporta numerosos beneficios y es uno de los mejores ejercicios que podemos hacer. Caminar 30 minutos al día ejercita nuestros músculos y nos ayuda a quemar calorías. Puedes comenzar esta actividad realizando paseos y poco a poco aumentar el ritmo, para que los beneficios de este ejercicio se incrementen. Caminar te ayuda a sentirte y verte mejor ya que contribuye a: aumentar la circulación y el suministro de oxígeno a cada célula del cuerpo, a tonificar los músculos (las piernas, glúteos y abdomen), a fortalecer los huesos, a prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2, la osteoporosis, asma y algunos tipos de cáncer.

• Estiramientos de cuello y cervicales:
Como consecuencia de las largas horas que pasamos sentados, ya sea en el trabajo o cuando llegamos a casa y no tenemos ganas de realizar ninguna actividad física, es frecuente padecer dolores de cuello y espalda. Con estos ejercicios, tus músculos ganaran elasticidad y ayudarás a combatir estos dolores.
1. Comenzamos por mover la cabeza realizando círculos lo más amplios posibles. Recuerda realizar el ejercicio lentamente para evitar mareos.
2. Para relajar la tensión cervical movemos los hombros de arriba a abajo de forma repetitiva, sube lo más alto que puedas y déjalos caer suavemente.
3. Otro ejercicio que puedes hacer es mover la cabeza de izquierda a derecha, como si estuvieses negando de forma repetitiva.
4. Un ejercicio muy sencillo es tocar el pecho con la barbilla, de esta forma estiras las cervicales. Recuerda realizar los ejercicios con cuidado, ya que esta zona es muy sensible.

• Ponerse de puntillas:
Un ejercicio genial para activar la circulación y estirar las piernas. Lo puedes realizar en un descanso en la oficina, para que al final del día no sientas ese cansancio en las piernas.
Solo tenemos que apoyarnos en la silla, de pie y ponernos de puntillas. Puedes hacer 4 series de 5 repeticiones.

• Sentadillas:
Para realizar este ejercicio es muy importante la postura, ya que si nos colocamos de manera incorrecta podemos dañar nuestras rodillas.
Para explicar correctamente la posición lo mejor es ver este vídeo explicativo de nuestros amigos de Plenforma: https://youtu.be/Ooi4jbSiiGk

• Saltar a la comba:
Con este ejercicio combinas coordinación de movimientos, equilibrio, fuerza y resistencia. Puedes hacer una tabla de 10 repeticiones de 30 segundos cada una. Necesitas muy poco tiempo y una simple cuerda, ¡no puede ser más fácil!
Además debes incluir en tu día a día una alimentación sana y equilibrada.

Comienza a activarte con estos sencillos ejercicios, poco a poco notarás la diferencia, tanto en tu salud como en tu estado de ánimo.

¡Date a la buena vida con estos ejercicios!

Photo

Post has attachment
La importancia de la detección precoz

Un diagnostico temprano de la diabetes puede reducir las complicaciones asociadas a la enfermedad. Una persona puede padecer durante años la diabetes sin que ésta sea diagnosticada. En este tiempo los altos niveles de azúcar en sangre pueden dañar los ojos, los riñones y hacer que se sufran cardiopatías, entre otras consecuencias. Todos estos daños suelen ser irreversibles. Los daños renales en personas con diabetes pueden comenzar 5 o 10 años antes de que la enfermedad sea diagnosticada. El riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en las personas con diabetes es hasta 4 veces superior que en personas sin diabetes.

La neuropatía es otra de las enfermedades que desarrollan, aproximadamente, el 60% de las personas con diabetes, esta daña los nervios de todo el cuerpo, y los síntomas que presenta son dolores, hormigueos o adormecimiento en las extremidades. Se estima que entre un 40 – 50% de los pacientes con diabetes han desarrollado retinopatía diabética. Esta complicación daña los vasos sanguíneos de la retina y es una de las causas principales de la ceguera.

Como la diabetes es una enfermedad silenciosa, para poder detectarla debemos prestar atención a los síntomas y conocerlos muy bien. Los síntomas más comunes son:
• Necesidad de orinar con frecuencia.
• Pérdida de peso.
• Falta de energía.
• Sed excesiva.
• Infección en la vejiga o el riñón.

Si una persona presenta varios de estos síntomas debe acudir a su médico de referencia para que valore la realización de las pruebas diagnósticas correspondientes.

Para personas que no presentan síntomas se pueden seguir ciertas recomendaciones para la detección precoz:
• Entre personas con sobrepeso u obesidad realizar una evaluación de las concentraciones de glucosa.
• Además a partir de los 45 años se recomienda evaluar la presencia de diabetes, si los resultados son normales se repetiría la evaluación cada 3 años.

Si se trata de una persona con historial familiar diabético es importante que lleve a cabo una medición periódica del nivel de glucosa en sangre. Ya que quienes tienen familiares diabéticos tienen más riesgos de padecer esta enfermedad.

El valor normal de glucosa en sangre se encuentra entre 70 y 110 mg/dg en ayunas. Si una persona no tiene diabetes y en una determinación ocasional de glucemia se encuentra a 110mg/dl o más, debe consultar con su personal médico de referencia. Aunque la diabetes tipo 1 (resultado de la predisposición genética) no puede ser evitada, recuerda que la diabetes tipo 2 es una enfermedad que se puede prevenir con una dieta equilibrada y ejercicio.

¡Presta atención a los síntomas y haz lo que esté en tus manos para prevenir la diabetes tipo 2 con Reaprende!

Photo
Wait while more posts are being loaded