Profile cover photo
Profile photo
Juan Molina
183 followers
183 followers
About
Posts

Post has attachment

Post has attachment
El taller pretende crear un espacio de reflexión y desarrollo de acciones, así como un lugar de experimentación personal y colectiva donde se conjugan tres elementos fundamentales en el performance: el espacio, el tiempo y el cuerpo.
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
Texto para la exposición "Susurros", de René Peña, en galería Punctum. México, 10 de febrero de 2016 
Add a comment...

Post has attachment
Que varias decenas de personas expresen sus inquietudes en la plaza pública no constituye ningún peligro para las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos. Lo que el gobierno cubano no puede permitir es que se desvanezca el monopolio de lo simbólico. Si las palomas siguen posándose en el hombro de cualquier hijo de vecino, ¿cómo podremos entonces reconocer al Mesías?
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
Más allá de la ficción que se relata en Cicuta, lo que simboliza es el culto al cuerpo femenino, llevado a una experiencia extrema de posesión, pérdida y aniquilamiento, por medio de uno de los instrumentos más eficaces para eso: la fotografía. Pero en esa serie la fotografía se representa a sí misma también como instrumento de una masculinidad acechante y sombría, omitida, pero no por ello menos ominosa. Eso la coloca en un punto de tensión respecto a obras como las de Wolffer y Martell.
Add a comment...

Post has shared content
Gerardo Montiel está en el extremo opuesto de Daniela Edburg. Ella es luminosa y diurna. Él es oscuro y nocturno. Ella es aparentemente cínica. Él es esencialmente romántico. Ella toma con ironía la relación fotografía-texto. Él toma la palabra con una seriedad casi solemne, como consciente de que está tratando con la materia simbólica por excelencia. Ella piensa la fotografía como objeto de exhibición. Él la trata como a un objeto de culto. Ambos acuden al fetiche, pero ella hace que el fetiche se desdibuje en medio de la ilusión y la parodia, como si no dejara de ser el fetiche de otro, con un toque de ligereza mundana. Mientras tanto, él señala al fetiche como quien hace una premonición que nos involucra a todos, con acento trágico. 
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded