Querido autor contrariado:

Trabajo en una industria (la informática, la gran culpable) en la que la "copia" es algo frecuente.Desde mucho antes que en la tuya. Me niego a llamarlo pirateo; Es hora de que asumas que no estamos hablando de bienes tangibles, de violencia o de cualquier hipérbole demagógica que busque tocar la fibra emocional a falta de argumentos objetivos. Descargar sería como robar un coche si, cuando lo robases, al afectado le quedase uno exactamente igual y tú te llevases una copia. Así que déjate de metáforas que ignoran la realidad;internet no se va a desinventar, salvo guerra nuclear y claro, en ese caso, todo importará poco. También me conozco la metáfora de los tomates, la de robar en una tienda, en un banco, hacer un alunizaje (en un escaparate, no en el satélite),...desafortunadamente, las he oído todas. Puedes argumentar lo que desees. La realidad seguirá siendo tozuda a cambiar mágicamente porque insultes, demonizes o llames fascista al que te discute tus delirios.

En mi industria, la copia se ha convertido en un lugar común, es más; se ha convertido en una base. Hemos crecido. Hemos creado modelos de negocio y de distribución nuevos. Curiosamente, gracias a la tan denostada "copia". Y mi industria sigue dando dinero. Y lo sigue dando por un mecanismo muy sencillo; dar a los clientes un producto fácil de adquirir y de precio razonable. A veces incluso de un precio tan razonable que da vergüenza pagar tan poco.

El caso es que si bien mi industria ha sabido tirar p'alante, hay otras que lo llevan peor; la industria músical, la del cine y, últimamente, la industria literaria, que, no contenta con repetir los errores de sus predecesores, ahora lanza a autores-bomba en plan suicida, a ver si al cliente se le despierta la vena culpable y sigue comprando libros en formato árbol-muerto en vez de leerse cómodamente los libros en un tablet o e-reader. Que claro, la opción es árbol muerto o digital con DRM y precio absurdo. Pero nos extrañamos que la gente escoja la tercera opción. Menudos hijos de puta que somos, que no queremos CD's para nuestros IPOD, DVD's o blu-rays para nuestros reproductores multimedia de disco duro y ficheros con DRM absurdamente caros para nuestros lectores digitales

Quiero pensar que no te han contagiado y que esto es solo una rabieta desinformada, así que deja de tocar los huevos con tus lloriqueos sobre las descargas. Deja de criminalizar e insultar a tus potenciales clientes. Suena duro, pero es lo que estás haciendo, como antes hicieron los escribas con la imprenta (como bien dice +Juan Gómez-Jurado ). Vuélvete hacia los hijos de puta que de verdad te están jodiendo. Vuélvete y pide explicaciones a los cabrones que tienen atada tu obra en modelos de distribución tan absurdos como querer criminalizar los coches porque tienes un negocio de viaje en burro. Las descargas no son una enfermedad; son el síntoma. La enfermedad se llama "negación digital" y la sufre la industria cultural.

Hay autores que se han lanzado al mercado digital con entusiasmo. Los inicios no son sencillos. Nunca lo han sido. La distribución digital sigue dependiendo de tu talento, no es una herramienta mágica que todo lo vende. El cliente sigue ahí, tiene su criterio y pasada la novedad del formato, sigue eligiendo de acuerdo a sus gustos. Pero es hora de que asumas que llevarte un 5-10% de la venta de tu obra es el robo real. No que los usuarios no quieran comprarla en un soporte obsoleto a precio ridículamente alto para que tus intermediarios se lo lleven crudo.

No te equivoques; los editores, majors,... son necesarios. La pata de la promoción, de la edición, corrección, distribución en plataformas,acuerdos legales... requieren un trabajo, unos contactos y un esfuerzo que a veces el autor no quiere o no puede asumir. Solo cambiarán sus herramientas. Desafortunadamente, están muy a gustito con el esquema de negocio actual, en el que controlaban el cómo, el cuándo y sobre todo, te controlaban a ti. Ahora todo eso se desmorona y es mucho más fácil culpar al inventor de alguna tecnología de distribución que al que secuestra tu obra.

Porque no te confundas, los clientes nunca han querido "todo gratis". Lo que siempre han querido es "todo fácil". Amazon, spotify,itunes,netflix, las tiendas de aplicaciones de móviles de Apple y Android...son casos de éxito pese a la industria cultural. Legitimando que los intermediarios sigan poniendo trabas a tus clientes, insultándoles o criminalizándoles no vas a conseguir que compren tu obra.

Llegan nuevos tiempos. Es tu (respetable) decisión adaptarte a ellos o negarte. Puedes querer ilegalizar la realidad, como en su día lo intentaron los propietarios de terrenos cuando el avión hizo su aparición y empezó a 'pasar' por sus propiedades y ellos pretendían prohibir su paso o cobrar por ello. No funcionará. Ir contra la realidad raramente suele funcionar. Intenta aceptar la realidad; internet ha llegado para quedarse. Representa una oportunidad de llegar a mercados a los que no llegarías nunca sin promoción y gastarte muuuucho dinero. Recapacita. Piensa. Argumenta o discute este texto. Intenta hacerlo sin recurrir al "tú no tienes ni puta idea", "dame soluciones mágicas" o al insulto sin más.


Para leer más:

http://sinergiasincontrol.blogspot.com/2009/12/todo-por-la-pasta.html
Shared publiclyView activity