Profile cover photo
Profile photo
Ángel Molina Molina
333 followers
333 followers
About
Posts

Post has shared content
La reforma energética ejecutada por el Partido Popular durante el bienio 2013-2014 incluye una cláusula según la cual la retribución del kilovatio hora generado en una instalación solar fotovoltaica será revisada en 2019 a la baja. El sector estima que este nuevo recorte será aproximadamente de un 20%, o sea que los productores de energía solar cobrarán un 20% menos por cada kilovatio hora que produzcan.

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Ángel Molina Molina commented on a post on Blogger.
Preciosas fotografías, que cobran una dimensión más profunda con tu narración.
Hermoso.

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Ángel Molina Molina commented on a post on Blogger.
Impresionante como va desenmarañándose la realidad. Desde las sombreas y a través de de las zarzas y los oscuros recovecos, la verdad va encaminándose. Dejándose entreveer hasta evidenciarse como un drama que te aplasta el corazón.
Muy bueno.

Post has attachment
El colegio era un mundo cerrado; seguro. Un espacio por el que el pequeño Borja medraba con la naturalidad y espontaneidad que su prepotencia natural imprimía a sus días. Rodeado siempre y jaleado por aquella caterva de incondicionales que idolatraban las maneras soberbias de su líder. Allí, entre los suyos; dónde el uniforme escolar no suponía un hecho diferenciador, ni señalarse como blanco de las risas y las amenazas de otros niños, Borja daba rienda suelta a sus instintos.

En aquel reducido universo de las élites, las castas y los apellidos estratificaban las relaciones infantiles, reproduciendo el mundo de sus padres. Borja era un Fontcuberta, y eso predisponía a los demás a una obediencia ciega y a un respeto irracional.

Pero también alimentaba un ego infinito y un sentimiento de impunidad tan aplastante, que parecía prender un halo místico sobre su cabeza repeinada y engominada.

Borja Fontcuberta era temido por su incapacidad para la empatía. Como un general romano, enviaba a sus huestes serviles a robar, a golpear, a chantajear… El patio aterrorizado era su propiedad y los demás niños, seres inferiores que le debían respeto. Nadie se planteaba discrepar. Ni siquiera él mismo. Las cosas eran así porque así tenían que ser.

Pero aquel sucio parque de Vallecas era horriblemente intimidatorio. Nada que ver con el patio de la escuela privada. Por alguna razón que le era desconocida, su abuelo Braulio le había dejado allí tras recogerlo del colegio, y le había pedido que esperase unos minutos mientras realizaba unas gestiones en un local próximo a la plaza.

Aquel era un hábitat hostil (...)

Post has shared content
Wait while more posts are being loaded