Profile cover photo
Profile photo
Mertxe Costas-Bookworm
203 followers -
Bitácora de (mis) lecturas...
Bitácora de (mis) lecturas...

203 followers
About
Mertxe's posts

Post is pinned.Post has attachment
Photo

Post has attachment
Por estas y por otras mil razones... ¡LEE!
Photo

Post has attachment
Pues después de terminar de colorear el árbol 🌳 del libro "Jungla Mágica" de Johanna Basford, ha tocado tarde de lectura, con un autor que siempre logra hacer reír con sus historias. Yo desde luego me he echado unas buenas carcajadas esta tarde.
Photo

Post has attachment
¡Terminado! Esta vez siguiendo el tutorial de @davlinaart. Thank you.
https://www.youtube.com/watch?v=FDx4koKGJJg
Photo

Post has attachment
Esta es la segunda novela que leo de Jose Sanclemente y he disfrutado con ella tanto o más que con “Tienes que contarlo”, que es el primer libro de una serie protagonizada por el inspector Julián Ortega y de la que me faltan por leer sus dos entregas posteriores.
Creo que si algo tiene José Sanclemente es una gran habilidad para darle ritmo a las historias que cuenta y conseguir que no decaigan en ningún momento.

En “Ilusionarium”, novela autoconclusiva, no está demás decirlo, el protagonista es Christian Bennet, un periodista con una larga trayectoria y un Pulitzer en su haber, al que Martha Sullivan, la editora del Sentinel de Nueva York, el periódico en el que trabaja, le encarga que encuentre a su hija Angela desaparecida hace más de quince años, pues no le queda mucho tiempo de vida y necesita reconciliarse con ella.

Esta investigación pondrá en marcha un complicado entramado en el que hay muchos intereses ocultos y además removerá incómodos recuerdos con los que Bennet ha tenido que vivir, pero a la vez le ayudará a descubrir una parte de su vida que no era como él la había imaginado.

Con un ritmo constante y escrito con una agilidad que te invita a no soltar la novela, “Ilusionarium” es un truco de magia literario en el que desde luego nada es lo que parece. Engancha ya desde su potente comienzo, que nos llevará por escenarios como Nueva York, Las Vegas o París y además, si eres aficionado al mundo de la magia, te ayudará a descubrir (quizás) trucos que los magos utilizan durante sus actuaciones, aunque si sois como yo, y tratándose de magos, nunca juego a intentar descubrirlos.

Dónde está Angela o quién es en realidad se convierte en un juego para el lector, que yo adiviné a mitad de novela. En este sentido me pareció que Sanclemente insistía un poco "demasiado" en algunos detalles cuando aparecía cierto personaje, que me hizo sospechar en este caso acertadamente. Aún así y como bien se dice durante toda la novela “el mundo quiere ser engañado” y esta novela juega a engañarnos hábilmente.
Photo

Post has attachment
Soy muy fan de Lemaitre. Cuando sale un nuevo libro, lo compro y dejo lo que tenga entre manos para meterme de lleno en su lectura, pero esta vez la historia no me ha acabado de convencer del todo.

Reconozco al Lemaitre que me gusta en la forma de narrarme la historia, pero en esta ocasión hasta me ha parecido un libro demasiado largo. Lo iba leyendo y pensaba “esto no me lo puedo creer, pero eres Lemaitre y te lo paso”.

La historia sí comienza con algo que es el pan de cada día: el paro en una familia. En la familia de Alain Delambre. Alain era director de Recursos Humanos en una gran empresa que la crisis se tragó y lleva ya cuatro años en el paro. No encuentra un trabajo que se parezca ni remotamente a lo que él hacía y a sus 57 años la cosa cada vez se le complica más. Acaba de perder el último trabajo (por llamarlo de alguna manera) que había conseguido y ve su situación cada vez más apurada, pero se presenta a la prueba de selección de un nuevo puesto que parece hecho a su medida y sorprendentemente lo seleccionan, así que comienza a construir castillos en el aire hasta que le cuentan en que consiste la prueba final, que yo aquí no voy a contar.

Delambre hace lo imposible por prepararse para esa última prueba, aún a costa de que su mujer se oponga totalmente y se va complicando la vida, la suya y la de los demás de forma realmente increíble, la tensión en su casa es palpable y las mentiras se van multiplicando, pero si es increíble la forma de actuar de Delambre, yo tengo que decir que más increíble me ha parecido la “prueba final” que propone la empresa que ofrece el puesto de trabajo. Me ha costado lidiar con eso toda la lectura.

Creo que aquí se trataba de llevar hasta el límite la desesperación de quien lleva en el paro tanto tiempo y ve como toda su vida se va desmoronando. Se trataba de forzar la situación para que el lector también se preguntara hasta dónde estaría dispuesto a llegar por un puesto de trabajo cuando sabes que puede ser tu última oportunidad y desde luego la historia acaba siendo bastante inverosímil, lo que no quita para que sea entretenida, al menos hasta la mitad de la novela a mí me lo ha parecido. Además la historia dio un giro que no esperaba y que me sorprendió bastante, pero después de eso me ha parecido que la novela se ha estirado demasiado.

Resumiendo, que me ha gustado, aunque yo esperaba que me entusiasmara, como siempre y si tengo que elegir me quedo con la serie de Verhoeven, que aunque es más sangrienta, me parece más creíble, la verdad.

Photo

Post has attachment
Aprovechando que estos días salía la nueva novela de Teo Palacios, decidí leer “Hijos de Heracles”, su primer trabajo, animada sobre todo por lo mucho que me gustó “El trono de barro”.

Empezaré confesando que me gustó mucho más esta última, pero claro es un poco comparar churras con merinas, porque son historias que nada tienen que ver y creo que ya entra dentro del gusto personal de cada uno qué época histórica te gusta más. Desde luego lo que no se puede negar es que “Hijos de Heracles” es toda una lección de historia por más complicado que sea escribir sobre Esparta, como bien indica Teo en el libro, debido sobre todo a la poca información que existe, lo que ha dado lugar entre los expertos a diferentes tesis en las que muchas veces ni siquiera coinciden.

Teniendo esto en cuenta creo que “Hijos de Heracles” es una interesante novela, que me ha acercado a una sociedad que (más allá de los abdominales de Leónidas y sus 300) yo desconocía y como precisamente no sé, o no sabía nada, del tema he disfrutado bastante de la lectura sin pensar “esto no es correcto”, “esto no pasó en estas fechas” y cosas así.

Quizás me ha resultado algo liosa la cantidad de nombres que aparecen a lo largo del libro, menos mal que la sección “Dramatis personae” ha estado ahí durante toda la lectura para echarme una mano y también ha habido bastante vocabulario que desconocía, pero bueno, se dice que no te acostarás sin aprender una cosa más y desde luego es un libro del que se extrae mucho.

Veremos cómo Esparta va pasando de ser una sociedad de gran nivel cultural y comercial a transformarse en esa sociedad militar compacta, dura, rígida e implacable en al que casi todos pensamos cuando de espartanos se trata.

Me ha resultado muy duro, desde luego, el sistema de educación espartano que instauró el rey Teopompo, que obligaba a las madres a separarse de sus hijos a los siete años, para formar soldados “invencibles”. Las condiciones que debían soportar desde niños eran a todas luces inhumanas, una dura disciplina imposible de asimilar en estos tiempos y que por supuesto no todos superaban.

En “Hijos de Heracles” veremos a los propios hijos de Teopompo, Anaxándridas primero y Arquidamo después, recibir esta dura educación. Ambos personajes me han gustado mucho, la verdad. Anaxándridas el primogénito intenta en todo momento ser el hijo que el rey desea y nunca parece conseguirlo, lo que hace que Arquidamo, acabe pagando las consecuencias de esa decepción que siente Teopompo y que en primera persona se encargará de irnos narrando. La voz de Arquidamo es una de las que más me han gustado porque es la voz de un niño que sufre y no sabe muy bien por qué, lo que por supuesto acabará forjando su carácter (y no digo más).

Veremos cómo evolucionan y se desmoronan las cosas en la casa del rey, su relación con Tira, su reina y paralelamente viviremos la lucha que el pueblo espartano mantuvo durante muchos años con los mesenios para conquistar nuevas tierras que cultivar.

“Hijos de Heracles” es, desde luego, una buena novela para los que sientan curiosidad por la historia de Esparta.

Photo

Post has attachment
“Cosas que los nietos deberían saber” nos cuenta la historia del músico estadounidense Mark Oliver Everett, también conocido como E o Mr. E, aunque esto último yo no lo sabía hasta que lo empecé a leer.

Compré este libro hace casi siete años, supongo que animada por algunas buenas reseñas cuando tenía el blog a pleno rendimiento y leía reseñas a diario. No encuentro otra razón, porque yo no conocía ni a este hombre ni su música (a lo mejor es un sacrilegio, pero mi cultura musical tampoco me quita el sueño), pero la verdad es que me ha gustado bastante. Además de ser muy fácil de leer (literariamente no es muy espectacular, la verdad) hay que reconocer que la vida de Mark ha sido (y seguirá siendo, supongo) muy interesante.

Es un libro muy sincero, honesto, realista, en el que el músico se desnuda por completo y nos cuenta los momentos más importantes de su vida, su amor por la música que sin duda ha sido lo que le ha hecho tirar hacia adelante en algunos momentos muy duros, sobre todo cuando ha ido perdiendo a toda su familia, primero a su padre tras sufrir un infarto, a su hermana por culpa de las drogas, a su madre víctima del cáncer, y a algunos buenos amigos después.

La música ha sido su tabla de salvación y así lo cuenta en esta novela que nos habla de sus comienzos, de sus creaciones, de lo que le inspira para componer, de cómo no estancarse siempre en lo mismo, cómo dar un vuelco a tu vida y hacer lo que realmente quieres hacer y aunque por momentos es triste, acaba convirtiéndose en una lectura optimista que además de gustarme me ha hecho buscar su banda sonora en youtube y oye… no me disgusta.

Photo

Post has attachment
“Dónde puedo alquilar una primavera” es una novela coral, en la que los protagonistas son los vecinos de una pequeña comunidad, que la verdad, más que vecinos parecen familia y eso supongo es porque son poquitos. Tres plantas y dos pisos por planta. Utilizando como figura central a Alicia, una mujer recién divorciada y con dos niños que se traslada allí a vivir, iremos conociendo a quién habita detrás de cada puerta.

Es fácil reconocer en esta comunidad de vecinos a personas reales y situaciones cotidianas. Es una historia contemporánea que además es fácil situar en el tiempo por la referencia a la tragedia del Madrid Arena.

Aquí todos son gente corriente y la autora nos retrata a todos bastante bien, pero a mí me cuesta imaginar una comunidad en la que todos se lleven tan bien, en la que haya tanta tanta, pero tanta confianza que se sueltan unos discursos (o verdades que no quieren oír) unos a otros que sí, te hacen pensar, que los lees y dices “qué razón tiene”, pero que muchas veces son más largos que un día sin pan y difíciles de creer.

Cuesta imaginar que todos sean tan intuitivos hacia los demás pero no para sí mismos y al final me daba la sensación de estar leyendo un libro de autoayuda. Creo que quiere ser una novela esperanzadora y supongo que en el fondo lo es, pero a mí me ha resultado algo lenta.
Photo

Post has attachment
Pues ya he terminado de leer “La granja”. La verdad es que me ha durado un suspiro y eso que no es que sea una lectura de esas trepidantes. Es cierto que mantiene la intriga, pero no la he devorado como sí hice con “El niño 44” del mismo autor, que fue el motivo por el que me animé a comprar esta novela, aunque tuve mis dudas, porque la continuación de “El niño 44” la dejé mucho antes de llegar a la mitad de puro aburrimiento, pero bueno, me alegra decir que esta sí la he terminado y me ha gustado bastante.

La verdad es que el argumento es francamente interesante. Un matrimonio aparentemente feliz (Tilde y Chris), decide jubilarse e irse a vivir a Suecia de donde ella es originaria, mientras su hijo Daniel se queda viviendo en Londres. Todos se llevan bien, se comunican de vez en cuando y el hijo promete visitarlos en breve, pero antes de que esto ocurra, Daniel recibe una llamada de su padre diciéndole que su madre no está bien y que está ingresada en un psiquiátrico. Por supuesto la noticia lo deja totalmente descolocado y cuando ya tiene casi un pie en el avión que debe llevarlo a Suecia recibe una llamada de su madre diciéndole que todo es mentira, que ella está bien, y que le espere en el aeropuerto para poder contarle qué está pasando.

El pobre Daniel está hecho un lío, pero espera a su madre y a partir de aquí ella le contará una historia absolutamente difícil de creer. Poco a poco y en obsesivo orden cronológico le irá contando todo lo que ha pasado desde que no se ven, la gente que han conocido en su nuevo hogar, la forma de ser de algunas de esas personas, sus sospechas de que algo terrible llevan entre manos y desde luego monta una historia de lo más intrigante e increíble, pero ¿y si dice la verdad?

El dilema para Daniel es no saber a quién hacer caso y ponerse en su lugar es muy difícil. Si lo que dice su madre es cierto, la cosa es realmente seria. Si no lo es, probablemente su padre tenga razón y la pobre esté “¿loca?”.

Además independientemente de la historia que Tilde ha vivido en Suiza, Daniel empieza a descubrir que las cosas antes de que ellos se marcharan tampoco eran como él creía. Ni la relación afectiva, ni la situación económica, y puestos a no ser sinceros, él no le ha contado a sus padres nada sobre su vida sentimental. Mentiras maquilladas para que nadie sufra por nada.

En “La granja” atreverse a conocer la verdad es un reto porque de ello dependen otras cosas y sobre todo continuar hacia adelante. Decidir si Tilde dice la verdad o no. Pensar que si toma parte por su madre perderá a su padre y al revés es el dilema al que se enfrenta Daniel. Un dilema que Tom Rob Smith resuelve de forma muy interesante y que hace que el lector constantemente se ponga en su piel y piense “si yo fuera Daniel, ¿a quién creería, a mi padre o a mi madre?” Yo lo pasaría fatal.

Photo
Wait while more posts are being loaded