Profile cover photo
Profile photo
Aurelio Soto Duque
About
Posts

Post has attachment
Photo
Add a comment...

La política de la unidad y el proceso electoral colombiano

¿Cuál es la actitud y posición del elector de la unidad ante el diario acontecer político? Iniciar  este escrito con una pregunta, significa interiorizar y responder las inquietudes que se nos presenten para generar con quienes cotidianamente nos relacionamos una forma de analizar la realidad. 
Lo primero que corresponde es considerar el significado de elector que pertenece, practica, explica y manifiesta la unidad en coherencia con su forma de vida; incluso que se compromete a cambiar el curso de la política. 
Unidad significa cambio, poner en práctica, renovar, aplicando la técnica del pacto mutuo, del perder por el otro, con la confianza de la reciprocidad, esa nueva forma de vivir con la plena confianza en la respuesta del amor. 
El Movimiento Político de la Unidad que propone Chiara Lubich en mayo de 1996 es una propuesta colectiva, nuestra, no del uno sino relacional y fundamentada en la fraternidad universal. La política como caridad pública, 
Veamos lo que ocurre en muchos de nuestros países; apropiación de los dineros del fisco del tributo de todos; fraudes electorales, inseguridad, pobreza, violencia, y cuantas cosas más; unidos podremos alcanzar cambios comportamentales políticos, hacer lo que se nos pide, tenemos que actuar con el pensamiento y el método; generar la unidad que nace de la recíproca aceptación entre dirigentes y ciudadanos, de los unos y los otros y entre ellos, de una actitud interior de comprensión de la diversidad y de las problemáticas de los demás, dando todo de nosotros, de manera que surja la verdad y luego actuar, defender lo que emerja de ese ejercicio, con todas nuestras fuerzas, con el respeto siempre a los otros; pero con el propósito de  llevar la propuesta, la novedad a todos los ambientes, sin miedo, con valentía.
Pensando la política como “el arte del bien común” y que involucra  toda la sociedad en el cuidar el desarrollo y progreso de la propia vida en la tutela y promoción de los  varios sujetos sociales, individuales y colectivos con la única meta del bien común, hemos iniciado este camino y no podemos parar o dejarlo de lado. En Colombia, significa pensar en el pos-conflicto que no es otra cosa que la contribución a la solución de los problemas comunes, la vida, la salud, la educación, las necesidades vitales quizás de una mayoría. Esta experiencia ya la hemos vivido, se ha acogido a uno que ha querido salir a exponer estas ideas y llevarlas a la práctica, esa acogida implicó la pérdida, el desapego de las propias ideas, obrando con la inteligencia política que aporta la fraternidad, viviendo por el otro y ha sido un fruto de la unidad.
La contienda electoral que acaba de pasar ha sido una experiencia enriquecedora, hemos podido compartir la esperanza y una sensación de motivación y cambio.
Se han dado pasos, ahora nos corresponde razonar de la forma “den y se les dará” buscar primero, lo justo, lo verdadero, es decir lo recto, los valores, la paz y lo demás nos llegará. 
Lo que viene es un reto para nosotros los que creemos en la unidad como método, implica desapegarnos de los propios intereses, buscando aportar al bien común, analizar, hablar de la política sin temores, sin divisiones ni confrontaciones, sino escuchando la opinión del otro, como si fueran las propias, dispuestos a perder recíprocamente, tratando los asuntos de la vida, de la periferia, de la tierra, dispuestos a dar la vida, entendiendo lo positivo del otro, estudiar juntos las propuestas de los candidatos, para ver quien se acerca más a la paz, y escuchando la posición de cada uno, pero no con la discusión o el desprecio, sino en diálogo, haciendo efectivo el pacto. Hagámoslo. 
Por Miguel Niño Sandoval
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded