Profile cover photo
Profile photo
Jose R. Capel PURPLE
About
Posts

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
DERROTADO
DERROTADO
relatosenremenor.blogspot.com
Add a comment...

Remedar-nudo-relente


Durmió en la cabina del camión, como tantas noches a lo largo de su vida. Amanecía y el sol comenzaba a teñir de rojo los campos yermos que se extendían hasta pisar el horizonte. Cubierto con una manta, preservándose del desapacible relente de la madrugada, contempló el desierto metafórico que hacía más de treinta años que atravesaba en una ruta sin sentido. La vida pasaba tras los sucios cristales de un viejo camión que remedaba con sus estertores la agonía de un anciano tuberculoso.

Bajó del camión y se acercó hasta el bar de la gasolinera para tomar algo caliente. Se acomodó en la barra junto a una chica que leía el periódico. La joven, de piel excesivamente blanca, casi enfermiza, vestía totalmente de negro. Su cabeza, rapada al estilo militar, permitía ver parcialmente el tatuaje de una cuerda anudada que nacía en la nuca y se perdía en la espalda, ocultándose tras la cazadora.

– ¡Buenos días!– el camionero lanzó el saludo al aire.

La camarera respondió efuisvamente. La chica, en cambio, apenas levantó la mirada para responder con un imperceptible buenos días y continuó con su lectura.

Intercambió cuatro palabras sin demasiado interés con la camarera y pagó su consumición. Un adiós sin apenas entonación se perdió entre el ruido de la cafetera y la melodía de una vieja canción que sonaba en la radio.

Le sorprendió que la chica estuviera esperándole junto a su vieja tartana.

–¡Hola de nuevo!- esta vez la voz de la joven sonó dulce.

No necesitó demasiada conversación para convencerle de que la llevara hasta la ciudad.

–¿Cómo te llamas?–preguntó a la chica, que se hallaba con la mirada extraviada en el árido paisaje.

A ella se le escapó la risa por la nariz. Las presentaciones siempre se le habían dado mal. Su nombre provocaba hilaridad o terror dependiendo de la seriedad con que se tomara su respuesta
.
No circularon demasiados kilómetros hasta el lugar del accidente. Una nube de polvo se elevaba junto al camión volcado.

Por la carretera infinita camina una joven vestida de negro, buscando el horizonte.

348 palabras


Post has attachment
ALAS DE MARIPOSA
ALAS DE MARIPOSA
relatosenremenor.blogspot.com.es

Post has attachment
ALAS DE MARIPOSA
ALAS DE MARIPOSA
relatosenremenor.blogspot.com.es

Post has attachment
ALAS DE MARIPOSA
ALAS DE MARIPOSA
relatosenremenor.blogspot.be
Add a comment...

SOLEDAD

Arranqué la hoja de noviembre, sin duda la que más placeres me había proporcionado durante este año: la fotografía de un bombero con el torso desnudo , ataviado con un casco de gladiador y una campestra. Me excitaba esa fotografía, su mirada lasciva que traspasaba el papel y provocaba que mi cuerpo alcanzara décimas de fiebre.

Me dejé caer en la cama esperando que el sueño no tardara en llegar. Intermitencias en rojo y verde se colaban en la habitación, luces de algún bar insomne, como yo. En el suelo reposaba mi bombero pirómano que no dejaba de invitarme al onanismo. Me revolví entre las sábanas buscando el placer de las caricias. Cerré los ojos en las últimas contracciones y alcancé de nuevo la recompensa de la felicidad, breve pero intensa. Las manchas de humedad del techo me devolvieron a la realidad y mi figura, convertida en sombra proyectada a intervalos sobre la pared , me recordó que la soledad es mi única compañía.

Me vestí con ropa ligera y un abrigo, regalo de un exnovio. El pelo alborotado , los labios en carmesí y un cigarro a medio consumir. Sabía que la imagen de mujerzuela atraería alguno de los parroquianos del bar.

No había probado aún el gin tonic cuando un hombre trajeado se acercó. No hacen falta demasiadas palabras para convencer al convencido y las suyas, aunque carentes de gracia e ingenio, fueron suficientes para invitarle a terminar la noche en mi piso. Ni siquiera era guapo.

Mientras subíamos por la escalera y ajena a las palabras de aquel hombre, pensaba si lo que buscaba era alguien con quien compartir mi desbocada libido o tan sólo otra sombra en la pared.

Fue rápido, demasiado. Se desplomó a mi lado resoplando y encendió un cigarro con cara de felicidad. Dejó cien euros sobre la mesilla y se asomó a la ventana. El frío y la humillación me dejaron paralizada en la cama. Un guiño y un beso lanzado al aire fue su despedida .

Noviembre permanecía en el suelo y diciembre auguraba que la soledad no era mala compañía.

RETO 7º ALREDEDOR DE UN TEMA
PALABRAS: CALABAZA, ARAÑA, MUERTO


VENGANZA

Las moscas revoloteaban ajenas a la macabra escena que sucedía bajo sus alas. Su zumbido se detuvo, atrapadas por la pegajosa seda de una araña que seguía tejiendo su trampa mortal.

Encendí un cigarro y la primera bocanada que exhalé se mezcló con el humo que se desvanecía lentamente tras el tiroteo. Tres agujeros en la cabeza dibujaban un triángulo sangriento, la venganza incrustada en la frente del tipo gordo que permanecía con los ojos abiertos, incrédulo ante su propia muerte.

El pequeño despacho desprendía un hedor insoportable. El sudor que había dejado de herencia aquel hombre rollizo y el aliento de su muerte viciaban la estancia conformando un denso ambiente, casi sólido. Reprimí unas arcadas mientras registraba los cajones sin saber con seguridad que buscaba. Aparté a un lado el brazo relajado del interfecto y quedó oscilando al compás del péndulo de un reloj que marcaba las siete.

La supuesta información confidencial, la que me tenía que haber proporcionado antes de los disparos, no parecía estar guardada en aquella oficina.

Anotaciones telefónicas, albaranes, facturas, pañuelos de papel usados, alguna botella de licor vacía, e incluso una fiambrera con restos de un guiso de patatas y calabaza. Nada importante. ¡Maldito imbécil!

Un muerto más, otra muesca en una vida plagada de asesinatos sin sentido, aunque éste me resultara placentero.

Era uno de los jefes para los que había trabajado hace tiempo mi exmujer, Laura, y con el que, tras una dolorosa discusión, confesó haber mantenido relaciones sexuales. Dudé si él sospechaba que conocía su historia con ella, pero su risa mientras describía el cuerpo desnudo de Laura y deletreaba con lujuria la palabra coño, aclararon mi incertidumbre.

Perdí la oportunidad de que me proporcionara la información que había ido a buscar. Realmente no había ido por un ajuste de cuentas personal, tenía un cometido y debía reconocer el fracaso.

La imagen del cuerpo de Laura manoseado por aquel tipo seboso que yacía con una risa atragantada y un hilillo de baba eterno, estropeó mi plan.

Lancé la colilla encendida a la papelera y maldije mi mala suerte, ¿quién me iba a pagar por un trabajo no finalizado?

La papelera empezó a arder mientras abandonaba el despacho. – ¡El infierno te espera, hijo de puta!–exclamé deseando que se cumpliera mi afirmación.

La araña se relamió al ver sus presas tostadas sin intuir que ella moriría también abrasada, condenada por la lujuria de una mujer que jamás había visto.

Post has attachment
DIÁLOGO
DIÁLOGO
relatosenremenor.blogspot.com.es
Wait while more posts are being loaded