Profile cover photo
Profile photo
Silvia “Silvialeyendo” leyendo
404 followers -
Alguien a quien le gustar leer narraciones verosímiles sobre temas históricos, sociales y políticos.
Alguien a quien le gustar leer narraciones verosímiles sobre temas históricos, sociales y políticos.

404 followers
About
Posts

Post has attachment
La colmena, de Camilo José Cela
 La edición caída en mis manos corresponde a  la Editorial HMB, 1983 en edición especial para la Caja de Ahorros de Cataluña, cubierta de Izquierdo, fotografía Unipress. En la página 202 de las 333 de que consta el libro decidí no continuar con su lectura. ...
Add a comment...

Post has attachment
Me pregunto por qué las reivindicaciones de esta madre no han levantado aquí, en España, su país, el justo y proporcional eco capaz de movilizar a las gentes para exigir a las autoridades una revisión INMEDIATA, URGENTE, de la administración de justicia al completo y, en especial, en lo que concierne a los más indefensos, los niños, o sea, a la criatura humana. ¡Qué nos está pasando?

Post has attachment
Me pregunto por qué las reivindicaciones de esta madre no han levantado aquí, en España, su país, el justo y proporcional eco capaz de movilizar a las gentes para exigir a las autoridades una revisión INMEDIATA, URGENTE, de la administración de justicia al completo y, en especial, en lo que concierne a los más indefensos, los niños, o sea, a la criatura humana. ¡Qué nos está pasando?

Add a comment...

Post has attachment
"La madre agotó todas las vías judiciales en España para reclamar una indemnización y acudió a la ONU, que le dio la razón. Ahora el Supremo obliga al Estado a cumplir esa resolución de Naciones Unidas.

La sentencia del Supremo zanja 15 años de lucha de González para que la Administración asumiera su responsabilidad por las decisiones judiciales que dejaron desprotegida a la niña. En ese tiempo, el Estado, la Audiencia Nacional, el propio Supremo y el Constitucional rechazaron la reclamación de la mujer, y, en la sentencia notificada este viernes, el alto tribunal llega a admitir que los tribunales españoles no dieron "amparo efectivo" a González".
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
Escalofriante realidad, ¡qué horror!
Varsovia arrasada
Varsovia arrasada
elcajondegrisom.com
Add a comment...

Post has attachment
Un cómic acerca del destino de los exiliados pobres republicanos.
Add a comment...

Post has attachment
21 de julio de 2018:Me reitero en mis consideraciones expuestas a lo largo de esta también larga y antigua entrada, especialmente en lo concerniente a la urgente como imperiosa necesidad de cambios en la ley electoral nacional y en la de aquí, Cataluña, vigentes, en las que se excluyan la posibilidad de que se repitan los contubernios(confabulaciones, conspiraciones, conjuras, maquinaciones…) entre las fuerzas menos votadas para alzarse con el poder, como viene ocurriendo, desafortunadamente, con especial incidencia estos 10 ó 15 últimos años, en toda España; con el consiguiente nefasto resultado de que estén gobernando los perdedores. Los que la voluntad mayoritaria de la población no respalda y lo demostró – lo dijo- con su voto directo. Único modo, por cierto de decirlo. Las cámaras parlamentarias y municipales deben recoger con la mayor exactitud posible(literal) la voluntad popular. Repito, la voluntad popular, no la interpretación libre y voluntariosa de unos individuos que están más por lo de asegurarse el puesto y consiguientemente el sueldo que por prestar un servicio al bienestar común, el de todos o la de su verdadera, real, mayoría. El montón de ciudadanos comunes y corrientes, que quiere vivir en paz, trabajar, y ama a los suyos, su familia, sus amigos, sus condiscípulos, sus vecinos,...seres tan corrientes y vulgares como uno mismo. Así de sencillo.
Y tan urgente como imperiosa a la modificación antes expuesta sería la de las condiciones laborales, retributivas, de pensiones, etc. etc. , con muchos etcéteras, de que GOZAN los llamados ( mal llamados, al menos para mí ) representantes del pueblo. ¿De qué pueblo? Si como borregos sumisos votan siguiendo las conveniencias, en muchas ocasiones, personales del dirigente del partido en cuyas siglas militen en ese momento. Porque su lealtad no está con los que les han votado, según demuestran una y otra vez, y ello con independencia del partido político. Muchos, demasiados, en fin, considero, son los “fuenteovejunas” dispersos en nuestros asambleas parlamentarias, así como en los consistorios municipales de las grandes ciudades y poblaciones importantes. Con verdadera indignación observo los asientos en su mayoría vacíos, en las sesiones cotidianas u ordinarias. ¡Qué indignidad!¡Qué inmoralidad! Para qué, pues, tantos sueldos y prebendas (*), ¿no podríamos ahorrarlos, a tenor del poco o mal servicio que prestan?



No he olvidado la cuestión aún más crucial de la justicia, pero lo dejo para otro momento y lugar.



(*) Los por ejemplo 350 del Congreso Nacional, o los 135 del Parlament catalán, pero- insisto- sólo menciono éstos a título ilustrativo de lo que quiero decir.

Post has attachment
21 de julio de 2018:Me reitero en mis consideraciones expuestas a lo largo de esta también larga y antigua entrada, especialmente en lo concerniente a la urgente como imperiosa necesidad de cambios en la ley electoral nacional y en la de aquí, Cataluña, vigentes, en las que se excluyan la posibilidad de que se repitan los contubernios(confabulaciones, conspiraciones, conjuras, maquinaciones…) entre las fuerzas menos votadas para alzarse con el poder, como viene ocurriendo, desafortunadamente, con especial incidencia estos 10 ó 15 últimos años, en toda España; con el consiguiente nefasto resultado de que estén gobernando los perdedores. Los que la voluntad mayoritaria de la población no respalda y lo demostró – lo dijo- con su voto directo. Único modo, por cierto de decirlo. Las cámaras parlamentarias y municipales deben recoger con la mayor exactitud posible(literal) la voluntad popular. Repito, la voluntad popular, no la interpretación libre y voluntariosa de unos individuos que están más por lo de asegurarse el puesto y consiguientemente el sueldo que por prestar un servicio al bienestar común, el de todos o la de su verdadera, real, mayoría. El montón de ciudadanos comunes y corrientes, que quiere vivir en paz, trabajar, y ama a los suyos, su familia, sus amigos, sus condiscípulos, sus vecinos,...seres tan corrientes y vulgares como uno mismo. Así de sencillo.
Y tan urgente como imperiosa a la modificación antes expuesta sería la de las condiciones laborales, retributivas, de pensiones, etc. etc. , con muchos etcéteras, de que GOZAN los llamados ( mal llamados, al menos para mí ) representantes del pueblo. ¿De qué pueblo? Si como borregos sumisos votan siguiendo las conveniencias, en muchas ocasiones, personales del dirigente del partido en cuyas siglas militen en ese momento. Porque su lealtad no está con los que les han votado, según demuestran una y otra vez, y ello con independencia del partido político. Muchos, demasiados, en fin, considero, son los “fuenteovejunas” dispersos en nuestros asambleas parlamentarias, así como en los consistorios municipales de las grandes ciudades y poblaciones importantes. Con verdadera indignación observo los asientos en su mayoría vacíos, en las sesiones cotidianas u ordinarias. ¡Qué indignidad!¡Qué inmoralidad! Para qué, pues, tantos sueldos y prebendas (*), ¿no podríamos ahorrarlos, a tenor del poco o mal servicio que prestan?



No he olvidado la cuestión aún más crucial de la justicia, pero lo dejo para otro momento y lugar.



(*) Los por ejemplo 350 del Congreso Nacional, o los 135 del Parlament catalán, pero- insisto- sólo menciono éstos a título ilustrativo de lo que quiero decir.

Post has attachment
21 de julio de 2018:Me reitero en mis consideraciones expuestas a lo largo de esta también larga y antigua entrada, especialmente en lo concerniente a la urgente como imperiosa necesidad de cambios en la ley electoral nacional y en la de aquí, Cataluña, vigentes, en las que se excluyan la posibilidad de que se repitan los contubernios(confabulaciones, conspiraciones, conjuras, maquinaciones…) entre las fuerzas menos votadas para alzarse con el poder, como viene ocurriendo, desafortunadamente, con especial incidencia estos 10 ó 15 últimos años, en toda España; con el consiguiente nefasto resultado de que estén gobernando los perdedores. Los que la voluntad mayoritaria de la población no respalda y lo demostró – lo dijo- con su voto directo. Único modo, por cierto de decirlo. Las cámaras parlamentarias y municipales deben recoger con la mayor exactitud posible(literal) la voluntad popular. Repito, la voluntad popular, no la interpretación libre y voluntariosa de unos individuos que están más por lo de asegurarse el puesto y consiguientemente el sueldo que por prestar un servicio al bienestar común, el de todos o la de su verdadera, real, mayoría. El montón de ciudadanos comunes y corrientes, que quiere vivir en paz, trabajar, y ama a los suyos, su familia, sus amigos, sus condiscípulos, sus vecinos,...seres tan corrientes y vulgares como uno mismo. Así de sencillo.
Y tan urgente como imperiosa a la modificación antes expuesta sería la de las condiciones laborales, retributivas, de pensiones, etc. etc. , con muchos etcéteras, de que GOZAN los llamados ( mal llamados, al menos para mí ) representantes del pueblo. ¿De qué pueblo? Si como borregos sumisos votan siguiendo las conveniencias, en muchas ocasiones, personales del dirigente del partido en cuyas siglas militen en ese momento. Porque su lealtad no está con los que les han votado, según demuestran una y otra vez, y ello con independencia del partido político. Muchos, demasiados, en fin, considero, son los “fuenteovejunas” dispersos en nuestros asambleas parlamentarias, así como en los consistorios municipales de las grandes ciudades y poblaciones importantes. Con verdadera indignación observo los asientos en su mayoría vacíos, en las sesiones cotidianas u ordinarias. ¡Qué indignidad!¡Qué inmoralidad! Para qué, pues, tantos sueldos y prebendas (*), ¿no podríamos ahorrarlos, a tenor del poco o mal servicio que prestan?



No he olvidado la cuestión aún más crucial de la justicia, pero lo dejo para otro momento y lugar.



(*) Los por ejemplo 350 del Congreso Nacional, o los 135 del Parlament catalán, pero- insisto- sólo menciono éstos a título ilustrativo de lo que quiero decir.
Wait while more posts are being loaded