Brunete, 24 de julio de 1937:

Querido hermano:

Hoy te recuerdo más que nunca. Recuerdo nuestros juegos, nuestras confesiones, lo mucho que nos hemos querido. Aunque estés equivocado en tus ideas, te sigo queriendo. Sin embargo, ahora que te tengo en el punto de mira de mi fusil, debo cumplir con mi deber. Dire a madre que fuiste un valiente. Adiós, hermano.




Para el concurso de microrrelatos de esta semana.
Photo
Shared publiclyView activity