Profile cover photo
Profile photo
Emerson Velaysosa Fernández
955 followers -
"Voy a vivir el momento presente colmándolo de Amor"
"Voy a vivir el momento presente colmándolo de Amor"

955 followers
About
Posts

Post is pinned.Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
COMO ESCALERA DE CARACOL

Reflexión homilética para este domingo 31 de diciembre
Ante todo feliz Año Nuevo 2018 y que el Señor bendiga todos los proyectos e ilusiones que tienes tú y sobre todo los que Él tiene sobre ti.
No creo que te extrañe el título de esta reflexión porque la vida parece una escalera de caracol por la cual vamos repitiendo casi a diario los mismos acontecimientos y nos puede parecer muy monótona.
Sin embargo la realidad es que pasa el tiempo y cada vez estamos más arriba.
Lo que hace importante a la escalera de caracol es el equilibrio que tenga sobre el mismo y único eje central. Entonces subimos tranquilamente peldaño tras peldaño.
Te deseo que el eje central de tu año y de tus años siempre sea el mismo y único: Dios que es el que te hace feliz y fuerte.
La Iglesia hace mucho tiempo que puso en el primer día del año la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, para marcarnos una orientación segura durante los 365 días.
Esto es maravilloso.
Si seguimos la comparación, María ha llegado a lo más alto a que puede llegar criatura alguna.
Por eso es bueno que desde el primer día del año aprendamos a ascender siempre recordando aquel hermoso dicho:
“Al principio era la Madre”.
A través de María e imitándola, llegaremos siempre a nuestra felicidad que es Dios.
Vayamos ahora, aunque brevemente, al mensaje de las lecturas de este día.

* Libro de los Números
Este libro nos habla hoy de la bendición que Dios enseñó a Moisés, diciéndole:
“Esta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas”.
Muchas veces he visto en la sierra que los padres de los novios, cuando salíamos los sacerdotes del despacho parroquial, bendecían a sus hijos que tenían delante puestos de rodillas.
¿Cómo bendices tú?
Porque supongo que lo haces a los tuyos, especialmente a tus hijos.
Dios debe dar una bendición muy especial a través de los papás.
Te invito a aprender bien esta bendición que, aunque es del Antiguo Testamento, lleva tanta hermosura que incluso san Francisco de Asís la repetía muchas veces:
“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor.
El señor te muestre su rostro y te conceda la paz”.
Lo más bonito es lo que viene a continuación:
“Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré”.
Después de esta invocación será bueno que añadas la que hacemos siempre los católicos, es decir: “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
* Salmo responsorial (66)
Muy apropiado para el día especialmente sobre la bendición que acabamos de comentar:
“El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros… Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga”.
* San Pablo a los Gálatas
Nos dice hoy el apóstol que Dios “envió a su Hijo nacido de mujer”.
Sí. Dios quiso necesitar de una mujer. Es de fe. Por eso precisamente María es Madre de Dios, porque su verdadero Hijo, es verdadero Dios.
Y nos advierte San Pablo que el Hijo de Dios vino para “sacarnos de la servidumbre de la ley y hacernos hijos de Dios por adopción”.
Te hago la misma invitación que San Pablo en este día:
Aprovecha la presencia del Espíritu Santo en ti para repetir una y mil veces esta sencilla oración:
“¡¡Abbá, Padre!!”.
* Versículo aleluyático
Nos hace una advertencia muy importante, tomada de la carta a los Hebreos.
Si es cierto que Dios nos habló muchas veces por medio de los profetas, ahora, como última y definitiva vez, nos ha hablado por Jesús y a Él tenemos que escuchar y seguir.
* Evangelio
El Evangelio de San Lucas en este ambiente navideño, nos cuenta cómo los pastores, al oír a los ángeles que cantaban a Dios fueron corriendo a la cueva y contaron todo lo que “les habían dicho de aquel Niño”.
Dice el Evangelio que todos se admiraban de lo que decían los pastores.
Y “María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón”.
¡Contemplativa!
¿Cuando lees el Evangelio de la Navidad, meditas la profundidad del misterio que encierra la encarnación del Verbo?
Finalmente, el Evangelio termina contándonos la circuncisión, que era un rito que cumplía todo israelita hombre, como signo de pertenencia al pueblo de Dios.
Como dice la Biblia Didajé “la circuncisión era un signo para unirse a la alianza de Israel como descendiente de Abraham”. Era entonces cuando le imponían el nombre al pequeño:
“Le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel, antes de su concepción”.
Ya sabes que etimológicamente, Jesús significa “Yavé salva”.
Ese era su nombre y su misión.
En nombre de Jesús te deseo un FELIZ AÑO 2018.

José Ignacio Alemany Grau, obispo
Add a comment...

Post has attachment
COMO ESCALERA DE CARACOL

Reflexión homilética para este domingo 31 de diciembre
Ante todo feliz Año Nuevo 2018 y que el Señor bendiga todos los proyectos e ilusiones que tienes tú y sobre todo los que Él tiene sobre ti.
No creo que te extrañe el título de esta reflexión porque la vida parece una escalera de caracol por la cual vamos repitiendo casi a diario los mismos acontecimientos y nos puede parecer muy monótona.
Sin embargo la realidad es que pasa el tiempo y cada vez estamos más arriba.
Lo que hace importante a la escalera de caracol es el equilibrio que tenga sobre el mismo y único eje central. Entonces subimos tranquilamente peldaño tras peldaño.
Te deseo que el eje central de tu año y de tus años siempre sea el mismo y único: Dios que es el que te hace feliz y fuerte.
La Iglesia hace mucho tiempo que puso en el primer día del año la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, para marcarnos una orientación segura durante los 365 días.
Esto es maravilloso.
Si seguimos la comparación, María ha llegado a lo más alto a que puede llegar criatura alguna.
Por eso es bueno que desde el primer día del año aprendamos a ascender siempre recordando aquel hermoso dicho:
“Al principio era la Madre”.
A través de María e imitándola, llegaremos siempre a nuestra felicidad que es Dios.
Vayamos ahora, aunque brevemente, al mensaje de las lecturas de este día.

* Libro de los Números
Este libro nos habla hoy de la bendición que Dios enseñó a Moisés, diciéndole:
“Esta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas”.
Muchas veces he visto en la sierra que los padres de los novios, cuando salíamos los sacerdotes del despacho parroquial, bendecían a sus hijos que tenían delante puestos de rodillas.
¿Cómo bendices tú?
Porque supongo que lo haces a los tuyos, especialmente a tus hijos.
Dios debe dar una bendición muy especial a través de los papás.
Te invito a aprender bien esta bendición que, aunque es del Antiguo Testamento, lleva tanta hermosura que incluso san Francisco de Asís la repetía muchas veces:
“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor.
El señor te muestre su rostro y te conceda la paz”.
Lo más bonito es lo que viene a continuación:
“Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré”.
Después de esta invocación será bueno que añadas la que hacemos siempre los católicos, es decir: “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
* Salmo responsorial (66)
Muy apropiado para el día especialmente sobre la bendición que acabamos de comentar:
“El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros… Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga”.
* San Pablo a los Gálatas
Nos dice hoy el apóstol que Dios “envió a su Hijo nacido de mujer”.
Sí. Dios quiso necesitar de una mujer. Es de fe. Por eso precisamente María es Madre de Dios, porque su verdadero Hijo, es verdadero Dios.
Y nos advierte San Pablo que el Hijo de Dios vino para “sacarnos de la servidumbre de la ley y hacernos hijos de Dios por adopción”.
Te hago la misma invitación que San Pablo en este día:
Aprovecha la presencia del Espíritu Santo en ti para repetir una y mil veces esta sencilla oración:
“¡¡Abbá, Padre!!”.
* Versículo aleluyático
Nos hace una advertencia muy importante, tomada de la carta a los Hebreos.
Si es cierto que Dios nos habló muchas veces por medio de los profetas, ahora, como última y definitiva vez, nos ha hablado por Jesús y a Él tenemos que escuchar y seguir.
* Evangelio
El Evangelio de San Lucas en este ambiente navideño, nos cuenta cómo los pastores, al oír a los ángeles que cantaban a Dios fueron corriendo a la cueva y contaron todo lo que “les habían dicho de aquel Niño”.
Dice el Evangelio que todos se admiraban de lo que decían los pastores.
Y “María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón”.
¡Contemplativa!
¿Cuando lees el Evangelio de la Navidad, meditas la profundidad del misterio que encierra la encarnación del Verbo?
Finalmente, el Evangelio termina contándonos la circuncisión, que era un rito que cumplía todo israelita hombre, como signo de pertenencia al pueblo de Dios.
Como dice la Biblia Didajé “la circuncisión era un signo para unirse a la alianza de Israel como descendiente de Abraham”. Era entonces cuando le imponían el nombre al pequeño:
“Le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel, antes de su concepción”.
Ya sabes que etimológicamente, Jesús significa “Yavé salva”.
Ese era su nombre y su misión.
En nombre de Jesús te deseo un FELIZ AÑO 2018.

José Ignacio Alemany Grau, obispo
Add a comment...

Post has attachment
"Cuando recen en casa, ante el Belén, con sus familiares, dejen que los atraiga la ternura del Niño Jesús nacido pobre y frágil en medio de nosotros para darnos su Amor. Esta es la verdadera Navidad, si quitamos a Jesús ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía. No quiten a Jesús de la Navidad. Jesús es el centro de la Navidad". (Papa Francisco)
Add a comment...

Post has attachment
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO – NAVIDAD

Este año, el IV domingo de Adviento coincide con el 24 de diciembre, que es el día de noche buena y vigilia de Navidad.
Antes de reflexionar respondamos al problema práctico que algunos presentan: ¿Me basta la misa de Gallo para los dos días?
La respuesta es simple: No basta, debo asistir dos veces: la del 24 porque es domingo y la del 25 porque es fiesta de precepto. Ya sabemos que para el 25 la liturgia tiene tres esquemas distintos: la de medianoche, la de la aurora y la del día, cada una de las cuales tiene oraciones y lecturas diferentes. Puedes elegir la que quieras.
Como se trata de dos días especiales abordaré dos breves temas distintos, uno para el domingo IV y otro para Navidad.

*
Y LA DEJÓ EL ÁNGEL
En este cuarto domingo leemos el evangelio de la Anunciación: Dios que respeta siempre la libertad, podemos decir que en resumen envía al ángel Gabriel para hacerle una pregunta a la Virgen María:
- ¿Aceptas ser Madre del Hijo de Dios?
Tenemos muchos puntos concretos para reflexionar en este bellísimo, y yo diría poético, pasaje:
+ Un saludo motivado por tres cosas.
La presencia del Señor en el alma de la Virgen; la gracia que ha llenado el corazón de María desde su propia concepción y la alegría que produce la presencia de Dios.
Esto debemos tenerlo muy en cuenta nosotros porque si, de verdad, queremos tener la alegría de Dios, es preciso vivir en gracia y si hace falta, será bueno incluso confesarnos para comulgar en esta Navidad.
+ La presencia verdadera de Dios en el alma no produce temor:
“No temas María”, dijo el ángel.
Cuando al Papa Juan Pablo II le agradecían su mensaje: “No tengan miedo”, él respondía: No es mío, eso es del Evangelio.
Este es precisamente uno de esos pasajes evangélicos.
+ María, que ha sentido en su corazón que Dios le pedía vivir virginalmente con José (estudia a fondo las palabras de este párrafo evangélico), no entiende cómo Dios le pide que tenga un Hijo.
+ El ángel explica a María el plan de Dios:
El Niño no será hijo de José pero sí de ella y, por un milagro especial, del Espíritu Santo.
+ Antes de irse el ángel da una especie de consejo a la Virgen: tu pariente, la anciana Isabel, está encinta de seis meses: “Para Dios nada hay imposible”.
+ Cuando la Virgen María entiende el plan de Dios solo tiene una respuesta: “Aquí está la esclava del Señor. Hágase en mí según tu Palabra”.
+ Con esto quedó todo claro y “se fue el ángel”.
Y María comenzó a actuar como una mujer encinta… pero era Dios a quien llevaba en su seno.

DIOS HA VISITADO A SU PUEBLO
Estas palabras son las de Zacarías cuando recuperó el habla al nacer su hijo, Juan el Bautista.
Ahora nosotros tendríamos muchos textos que meditar sobre la Navidad. Son cuatro los esquemas que responden esta fiesta: la vigilia y tres momentos especiales: medianoche, la aurora y a lo largo del día, como decíamos antes.
Entresaquemos unos pensamientos de las lecturas del Evangelio:
+ La genealogía: Jesús, por la descendencia de su padre legal, san José, desciende de David.
+ A los pastorcitos, representantes del pueblo sencillo que siempre está ansiando conocer noticias, se les presenta un ángel que les da la mejor:
“Os traigo una buena noticia: hoy en la ciudad de David os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”.
Por fin en la historia pudo decir el ángel que traía “una gran alegría para todo el pueblo”.
Cuántas veces al sentarnos frente a la televisión esperamos una alegría y qué pocas veces la encontramos.
“Vamos derechos a Belén a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor”.
Esta vez sí valía la pena ir a conocer de cerca el gran acontecimiento de la redención.
Fíjate bien que son los pastores los que confirman la fe de José y de María porque “al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel Niño”.
+ A San Juan se le representa con el águila porque así como esta ave se remonta con los ojos fijos en el sol, el evangelista se remonta a lo más alto de la Trinidad desde el comienzo de su Evangelio.
Qué importante es meditar a fondo estos dieciocho versículos del cuarto evangelio:
La Palabra, que era Dios, “se hizo carne y acampó entre nosotros y hemos contemplado su gloria”.
Y la gloria que pudieron contemplar los hombres el día de Navidad es la que corresponde “al Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”.
Y… ¡ojo amigos!:
“A Dios nadie lo ha visto jamás”.
Esta afirmación es verdadera Palabra de Dios… y entonces, ¿cómo podemos conocer a Dios?
Aprende bien que solo a través de Jesús conocemos a Dios:
“Dios Hijo único que está en el seno del Padre es quien nos lo ha dado a conocer”.
Por eso todos en este día nos deseamos una Feliz Navidad, porque es el cumpleaños del Verbo encarnado.
¡FELIZ NAVIDAD!

José Ignacio Alemany Grau, obispo
Add a comment...

Post has attachment
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO – NAVIDAD

Este año, el IV domingo de Adviento coincide con el 24 de diciembre, que es el día de noche buena y vigilia de Navidad.
Antes de reflexionar respondamos al problema práctico que algunos presentan: ¿Me basta la misa de Gallo para los dos días?
La respuesta es simple: No basta, debo asistir dos veces: la del 24 porque es domingo y la del 25 porque es fiesta de precepto. Ya sabemos que para el 25 la liturgia tiene tres esquemas distintos: la de medianoche, la de la aurora y la del día, cada una de las cuales tiene oraciones y lecturas diferentes. Puedes elegir la que quieras.
Como se trata de dos días especiales abordaré dos breves temas distintos, uno para el domingo IV y otro para Navidad.

*
Y LA DEJÓ EL ÁNGEL
En este cuarto domingo leemos el evangelio de la Anunciación: Dios que respeta siempre la libertad, podemos decir que en resumen envía al ángel Gabriel para hacerle una pregunta a la Virgen María:
- ¿Aceptas ser Madre del Hijo de Dios?
Tenemos muchos puntos concretos para reflexionar en este bellísimo, y yo diría poético, pasaje:
+ Un saludo motivado por tres cosas.
La presencia del Señor en el alma de la Virgen; la gracia que ha llenado el corazón de María desde su propia concepción y la alegría que produce la presencia de Dios.
Esto debemos tenerlo muy en cuenta nosotros porque si, de verdad, queremos tener la alegría de Dios, es preciso vivir en gracia y si hace falta, será bueno incluso confesarnos para comulgar en esta Navidad.
+ La presencia verdadera de Dios en el alma no produce temor:
“No temas María”, dijo el ángel.
Cuando al Papa Juan Pablo II le agradecían su mensaje: “No tengan miedo”, él respondía: No es mío, eso es del Evangelio.
Este es precisamente uno de esos pasajes evangélicos.
+ María, que ha sentido en su corazón que Dios le pedía vivir virginalmente con José (estudia a fondo las palabras de este párrafo evangélico), no entiende cómo Dios le pide que tenga un Hijo.
+ El ángel explica a María el plan de Dios:
El Niño no será hijo de José pero sí de ella y, por un milagro especial, del Espíritu Santo.
+ Antes de irse el ángel da una especie de consejo a la Virgen: tu pariente, la anciana Isabel, está encinta de seis meses: “Para Dios nada hay imposible”.
+ Cuando la Virgen María entiende el plan de Dios solo tiene una respuesta: “Aquí está la esclava del Señor. Hágase en mí según tu Palabra”.
+ Con esto quedó todo claro y “se fue el ángel”.
Y María comenzó a actuar como una mujer encinta… pero era Dios a quien llevaba en su seno.

DIOS HA VISITADO A SU PUEBLO
Estas palabras son las de Zacarías cuando recuperó el habla al nacer su hijo, Juan el Bautista.
Ahora nosotros tendríamos muchos textos que meditar sobre la Navidad. Son cuatro los esquemas que responden esta fiesta: la vigilia y tres momentos especiales: medianoche, la aurora y a lo largo del día, como decíamos antes.
Entresaquemos unos pensamientos de las lecturas del Evangelio:
+ La genealogía: Jesús, por la descendencia de su padre legal, san José, desciende de David.
+ A los pastorcitos, representantes del pueblo sencillo que siempre está ansiando conocer noticias, se les presenta un ángel que les da la mejor:
“Os traigo una buena noticia: hoy en la ciudad de David os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”.
Por fin en la historia pudo decir el ángel que traía “una gran alegría para todo el pueblo”.
Cuántas veces al sentarnos frente a la televisión esperamos una alegría y qué pocas veces la encontramos.
“Vamos derechos a Belén a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor”.
Esta vez sí valía la pena ir a conocer de cerca el gran acontecimiento de la redención.
Fíjate bien que son los pastores los que confirman la fe de José y de María porque “al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel Niño”.
+ A San Juan se le representa con el águila porque así como esta ave se remonta con los ojos fijos en el sol, el evangelista se remonta a lo más alto de la Trinidad desde el comienzo de su Evangelio.
Qué importante es meditar a fondo estos dieciocho versículos del cuarto evangelio:
La Palabra, que era Dios, “se hizo carne y acampó entre nosotros y hemos contemplado su gloria”.
Y la gloria que pudieron contemplar los hombres el día de Navidad es la que corresponde “al Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”.
Y… ¡ojo amigos!:
“A Dios nadie lo ha visto jamás”.
Esta afirmación es verdadera Palabra de Dios… y entonces, ¿cómo podemos conocer a Dios?
Aprende bien que solo a través de Jesús conocemos a Dios:
“Dios Hijo único que está en el seno del Padre es quien nos lo ha dado a conocer”.
Por eso todos en este día nos deseamos una Feliz Navidad, porque es el cumpleaños del Verbo encarnado.
¡FELIZ NAVIDAD!

José Ignacio Alemany Grau, obispo
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded