Interesante arrículo sobre el mito de las sesiones de tormenta de ideas. Es genial el ver como una herramienta de grupo mal dirigida no sirve de nada.
Shared publicly