Profile cover photo
Profile photo
Luis Vélez
498 followers -
Soy lo que soy por lo que he sido.
Soy lo que soy por lo que he sido.

498 followers
About
Luis's posts

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo

Post has shared content
EL POLIGLOTA.

Una tarde soleada de otoño, Inés y Javier, sentados en un banco de un parque, con una fuente delante que, aparte de emitir un sonido ensordecedor, salpicadura va, salpicadura viene, iba inundando de agua no sólo sus ropas, sus cerebros. Su intención, como la de cualquier pareja de enamorados que se precie, era pasar por el altar, recibir la bendición del que cura el alma, darse el sí quiero, y así, legalizado su amor por el sistema tradicional, emprender el laberíntico camino de una vida en común : imposible. Ambos, a pesar de atesorar sendas carreras universitarias, varios masters de ésto y de lo otro, de trabajo, ambos, nada de nada.

- Inés, así no podemos seguir. Aquí, ya lo ves, resulta imposible encontrar un empleo de cualquier cosa. Dime, cuántos curriculum has enviado hasta ahora ? Con qué resultado ?
- A lo primero, miles, no recuerdo el número de miles. A lo segundo, ningún resultado.
- Te das cuenta? A mi me pasa lo mismo, tenemos que hacer algo, si no, ésto del casorio no tiene perspectivas de futuro. A propósito, independientemente del inglés hablas algún otro idioma?
- No, bueno..., si vale el Castellano?
- No, no vale, cómo va a valer si no lo hablan ni los que lo tienen que hablar. Me parece, Inesita, que vamos a tener que ampliar nuestros horizontes. ¡ Tengo una idea ! ¡ Vamos a hacerle una visita a mi Tío.
- Javi, de ninguna manera. Con semejante espantajo ni media palabra.
- Venga, animate, pero si es un cachondo mental...
- Sí, sobre todo mental ; está más pallá que pacá. Sea, pero con una condición.
- Cuál?
- Me invitas a cenar a ese restaurante italiano que está enfrente de su Casa.
- De acuerdo, yo te invito pero pagas tú.
De eso nada, monada.
De eso mucho,muchacha. Escucha... creo recordar que al lado de su casa hay una pastelería; ya sabes... a mi Tío,con el dulce, le funcionan mucho mejor las meninas.
- Serán meninges, ¡ Animal !
- Chatina, qué no te enteras contreras.
- Sigue, sigue, así, te va a invitar la Madre que te parió.
- Esa, Señora, mi Madre, ya me invitó a venir a este mundo. Un día, ya no recuerdo cuándo, me dijo : hijo, no cuentes con otra invitación mientras yo viva.


Así, lanzándose improperios el uno a la otra, llegan a Casa del Tío de Javier. Éste, poco habituado a recibir visitas, teniendo en cuenta que se trataba de su sobrino predilecto, acoge a ambos con entrañable cariño.

- ¡ Javier, qué sorpresa tan agradable! , máxime teniendo en cuenta la compañía. ¡ Pasad, Pasad! Oyeme,tontaina - le dijo a su sobrino por lo bajini , la próxima vez, y aquí no hay pero que valga, anuncias tu visita por guasap, te vale o no te vale ? Bueno, contadme, de qué se trata el asunto ?
A mi no me mire, - era, Inés - . La idea ha sido de su sobrino, y éste, cuando tiene ideas... Bueno, Ud, que es su Tio, lo sabrá mejor que nadie.
- Inés, a éste no lo conoce ni la Madre que lo parió. Qué pasa, a ti no te ha dicho nada ?
- Ni media palabra.
- Os apetece tomar algo? Si es así, como pago a mis servicios, serviros lo que os apetezca; lo que os apetezca de lo que hay.

Javier se dirige a la cocina, abre la nevera, hace un vuelo rasante por la misma, coge lo que se le antoja, coloca los antojos en una bandeja, una botella de vino, dos copas y, satisfecho por el saqueo, vuelve a la salón. La mirada de su Tío lo dice todo, y, como lo dice todo ,yo, no digo más.
Se sirven, le sirven. En un decir amén, la suculenta cena que se había prometido su Tío, pasó a mejor vida.

- Te cuento, Tío. Sabes que tenemos intención de casarnos, sabes, también, que no tenemos trabajo ni forma de conseguirlo, dime, pozo de sabiduría, qué podemos hacer ante tan grave situación.
- Por qué no cambias de Nación, y ya, de paso, de nacionalidad ?
- Tío... menos cachondeos! Verás, había pensado, ya que con el inglés no vas a ninguna parte, aprender, Alemán y Chino.
- ¡ Lo que me faltaba ! Habéis aprendido, y manda güebos lo que os ha costado, y ahora, como no te basta semejante galimatias, quieres o tienes intención de aprender el mayor de todos, el Alemán. Del Chino para que hablar. Vamos a ver, insensato, hazme el favor, vete a la librería que está al lado de mi escritorio y coge el diccionario de Alemán - Español. El Chino, no sintiéndolo nada, no lo tengo.
Decidme una cosa...
- Dinos, por favor.
- De vuestras respectivas carreras, en qué os habéis especializado ?
- yo, comercio internacional. Inés, derecho internacional.
- La simbiosis perfecta. Bien, ya que sois ejecutivos, hagamos ejecuciones. Busca ejecución y dame su equivalente en castellano.
- Un momento, un momentín... ¡ Aquí está! ¡ Tío, la leche! Ésto cómo se dice... ¡ Imposible!
- Escríbelo, cielo, pareces tontín.
- Parece, no, lo és.
- Aquí pone... Durchführung.
- En inglés?
- En inglés,es performance. - era Inés la que había intervenido - - Os creéis que con semejante engrudo en la boca, lleno de consonantes, casi sin vocales, se puede ir a algún lado ? Con el Chino, en sus diferentes versiones, ya lo podéis hablar con perfección que, allá, en China, ni los mismos Chinos os van a entender.
¡ Cómo qué no !
- Los Chinos, reiros de la picaresca nuestra, tienen, a la hora de negociar, dos opciones : compran o venden. Si compran, os lo digo yo, te dicen... Señol, yo mo entendel su idioma, en qué hablal usted ?
Si venden, la cosa cambia radicalmente, hablan, escriben y entienden todos los idiomas.

06 Julio 2016.


Luis Vélez P.





Photo
Wait while more posts are being loaded