Profile cover photo
Profile photo
Dante Bobadilla Ramírez
145 followers
145 followers
About
Dante's interests
View all
Dante's posts

Post has attachment
Una ONG caviar reclutó a este grupo selecto de “comunicadores” para emprender una asquerosa campaña de demolición en las redes utilizando los mismos mensajes. Algún genio progre decidió aprovechar la indignación popular por el terrible incendio en Las Malvinas, y no tuvo reparo moral alguno en repartir el libreto de que Fujimori era responsable de la informalidad en el Perú. El mensaje ruin fue cacareado sin decoro por este cuartel de miserables, a cambio de unos cuantos dólares.

Post has attachment
Con tanta histeria de la salud la gente ya se olvidó de vivir. Ya no comen para disfrutar un buen plato, sino para “nutrirse”. Ya no compran las cosas porque son deliciosas, sino por ser nutritivas. Ya no eligen los productos por su sabor, sino porque tienen omega 3 o porque no tienen preservantes. Es una vida triste y limitada. Y no creo que los políticos demagogos anti empresa tengan derecho a inducir a todos a una vida limitada y en permanente histeria alimentaria. Prefiero morir feliz que vivir en una permanente crisis mental, obsesionado por la buena salud y nutrición.

Post has attachment
Nada emprenden los demagogos sin antes provocar miedo o alarma en la población, a base de mentiras y medias verdades. La clave es asustar a la gente primero, luego recurren a falacias como “lo dice la OMS”, como si fuera Dios, o “en otros países también hay”. No dudo que haya tontos en todos lados, pero eso no es razón para copiar lo que hacen. En cuanto a la OMS, sus tablas no son los Diez Mandamientos, sino referencias. No se pueden tomar como si fueran reglas universales para toda la humanidad. Tal cosa no existe.

Post has attachment
Hasta es ridículo discutir estas cosas acá, como si fuéramos un país industrializado, y como si no tuviéramos problemas más básicos e importantes que resolver primero. Acá la gente compra verduras frescas. No compran el ajo en frasco, sino el bulbo. Por eso mismo el reglamento se aplica apenas al 10% de alimentos. Los mayores problemas de obesidad y nutrición se deben a las pésimas costumbres alimenticias de los peruanos y no a los productos industrializados. Somos víctimas de políticos ignorantes y demagogos enemigos de la empresa privada, que tienen acogida en una sociedad decadente, donde la gente prefiere abandonar su responsabilidad individual para confiar en la regulación del Estado. Eso es lamentable.

Post has attachment
Todo empezó cuestionando a la vaca de la etiqueta, luego pasaron a cuestionar el contenido, como si fuera malo, y acabaron cuestionando a la empresa Gloria como enemigo público. Algunos incluso emprendieron una curiosa idolatría a la leche pura. Otros desataron el terrorismo informativo alertando que todos los productos lácteos contenían componentes cancerígenos. Y hasta culparon a Pura Vida de la baja estatura de los niños peruanos. Finalmente, el ministro de Agricultura anunció que volveríamos a las épocas preindustriales, comprando leche de establo; la ministra de Salud ordenó revisar casi 700 licencias sanitarias de la industria láctea, e Indecopi paralizó la venta de Pura Vida para coronar así la psicosis antiláctea. Nunca he visto tanta histeria antiempresa desde los tiempos de Velasco y su gobierno revolucionario antiimperialista.

Post has attachment
Hace tiempo los genios exigieron a las empresas colocar la información nutricional en la etiqueta. Lo copiaron del extranjero, para variar. Hoy se quejan de que “hay que ser químico para entender esa tabla”. Pero en vez de admitir el absurdo requerimiento, culpan a la empresa por no ser “amigable” con el consumidor. Y pretenden hacer más reglamentos siempre bajo la premisa de que la empresa es malvada y culpable, y el consumidor es una víctima sin responsabilidad alguna. Ya hemos llegado al ridículo en que el Estado regula hasta lo que compran los escolares en el recreo, incluyendo lo que llevan en la lonchera. ¿Adónde más llegarán?

Post has attachment
Las personas temen la libertad. La asocian con caos y anarquía. Pero los seres humanos poseemos racionalidad que, desde la izquierda y la derecha, pretenden anular para convertirnos en seguidores de causas bobas y defensores de dogmas colectivistas. Un ambiente de libertad desarrolla la creatividad de las personas en la búsqueda de su beneficio individual, familiar y comunal. El Estado debe garantizar la libertad individual y proteger la propiedad, antes que ofrecer soluciones colectivas.

Post has attachment
Celebro que el liberalismo haya crecido alguito. No es fácil ser un liberal porque, en primer lugar, hay que deshacerse de la comodidad que ofrece la creencia de que hay un ente a cargo de nuestra existencia. Un liberal tiene claro que el principal escollo para su libre desarrollo es el Estado. A diferencia de la izquierda socialista y de la derecha clerical, no deseamos capturar el Estado para imponer una moral social. Los liberales solo deseamos limitar el accionar del Estado para que sean las propias personas las que desarrollen sus vidas en el ambiente de mayor libertad posible.
Las personas temen la libertad. La asocian con caos y anarquía. Pero los seres humanos poseemos racionalidad que, desde la izquierda y la derecha, pretenden anular para convertirnos en seguidores de causas bobas y defensores de dogmas colectivistas. Un ambiente de libertad desarrolla la creatividad de las personas en la búsqueda de su beneficio individual, familiar y comunal. El Estado debe garantizar la libertad individual y proteger la propiedad, antes que ofrecer soluciones colectivas.

Post has attachment
La prensa ha cambiado de oficio. Hoy se dedica a la prostitución mediática, vendiendo su apoyo a cambio de publicidad estatal. Muchos solo viven de eso. Ya no informan con veracidad ni educan. Solo sirven para seguir en su eterna campaña antifujimorista y en apoyo del gobierno. Sin objetividad ni decencia, se han llenado de baratos escribas progresistas que usan sus columnas como ventanas de palomilla.

Post has attachment
Es lo que hay en un país donde nunca hubo partidos políticos reales, organizados alrededor de ideas, sino solo personajes e intereses de grupo. Históricamente han sido las Fuerzas Armadas y la Iglesia católica las que tuvieron que ejercer como partidos políticos, unas arranchándose el poder y la otra orientando las ideas y ocupándose finalmente de lo que el Estado no hacía. La República no fue producto de un anhelo ciudadano con una visión de país, sino la consecuencia imprevista, secundaria y hasta molesta de un proceso ajeno. Por eso mismo nunca supimos qué hacer con la República y nos dedicamos a copiar como monos todo lo que veíamos afuera, sin entender su sentido. Nuestras instituciones son solo fachadas de cartón, y adentro todos simulan ser de utilidad social.
Wait while more posts are being loaded