Profile cover photo
Profile photo
Fernando Ureña Rib
926 followers
926 followers
About
Fernando's posts

Post has attachment
Photo

Post has attachment
MARIO VARGAS LLOSA Y EL “NAZISMO” DE LOS DOMINICANOS

En su artículo “Los parias del Caribe” el premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, pinta a los dominicanos como racistas y nazistas inspirados en el sistema de expatriación y exterminio instaurado por Hitler contra los judíos en Alemania. 
El artículo (http://elpais.com/elpais/2013/10/31/opinion/1383233998_965346.html) empieza con una conmovedora historia de una joven indocumentada y termina calificando la sentencia 168/2013 del Tribunal Constitucional dominicano como una “aberración jurídica” e “insensata”. 

El asunto que falla esa sentencia tiene que ver específicamente con el orden constitucional y la documentación de nuestros ciudadanos. La documentación es fundamental para el funcionamiento y el orden de cualquier Estado. Tarde o temprano ese tipo de problema se resuelve, dentro de las provisiones y disposiciones de la ley . 

Es paradójico que Vargas Llosa nos pinte como nazistas con inhumana intención de exterminio, porque los dominicanos fuimos de los primeros en abrir nuestras puertas a los judíos expatriados por la Alemania Nazi. Los dominicanos hemos sido y somos abiertos a la inmigración extranjera, no solo a la judía, si no a la proveniente de los países árabes y a los que pertenecieron al Imperio Otomano y que venían como emigrantes con pasaportes turcos. Al país llegan y se quedan chinos, cubanos, venezolanos, italianos, franceses, pakistaníes y gente de todas partes. Con el tiempo estas personas adquieren su documentación y se establecen legalmente. Hacerse ciudadano dominicano no es difícil, de modo que muchos extranjeros adquieren la nacionalidad dominicana. 

Lo mismo ocurre con los haitianos. Ya centenares de miles de haitianos han sido documentados, tienen sus cédulas y pasaportes, estudian en nuestras escuelas y universidades y son atendidos en nuestros hospitales. De hecho, los hospitales de la nación dominicana son el lugar habitual donde miles y miles de haitianos son dados a luz cada año. Las madres haitianas viajan específicamente a dar a luz en suelo dominicano, de manera constante y sistemática. Aunque muchas madres regresan, hay una enorme cantidad que se queda en el país en búsqueda de mejores condiciones. La carga social y la avalancha de haitianos en esa situación se hace a veces insostenible debido a nuestras graves precariedades. 

¿Qué busca esta sentencia? Regularizar y documentar a una enorme cantidad de personas que ingresa en el país de manera ilegal o provisoria, tiene allí sus hijos y se quedan durante años sin documentación alguna. Esto aplica a haitianos y a personas de otros países. El soberano Estado dominicano está en su derecho al aplicar e instaurar sus normas migratorias. 

En su brillante intervención ante la OEA, César Pina Toribio, consultor jurídico del poder ejecutivo, resaltó que “a los inmigrantes haitianos como a los de cualquier otro país, se les respetan sus derechos humanos y se les permite el libre acceso a la educación y a la salud.” Pero, “A pesar de la apertura y respeto del país hacia los haitianos sólo recibe de las autoridades del vecino país una respuesta hostil e injustificable que no muestra reciprocidad con la actitud conciliatoria y de concertación del gobierno dominicano".
Al final Mario Vargas Llosa destaca la actitud de los dominicanos frente a la tragedia haitiana y resalta nuestra generosa contribución luego del terremoto. “El Presidente Leonel Fernández voló de inmediato a Puerto Príncipe a ofrecer ayuda y ésta se volcó con una abundancia y generosidad formidables. Yo recuerdo todavía los hospitales dominicanos repletos de víctimas haitianas y los médicos y enfermeras dominicanos que volaron a Haití a prestar sus servicios.” 

Si él admite eso, ¿de qué política de Estado de expatriación y exterminio nazista nos está hablando Mario Vargas Llosa? 

Fernando Ureña Rib

LA FRONTERA

Los gobernantes de ambos lados de la isla acordaron finalmente erigir una frontera capaz de contener el flujo masivo de inmigrantes. Llamaron a concurso. Entre los proyectos de ingeniería que más llamó la atención estaba el chino. En la parte oriental de la isla hay una población laboriosa de inmigrantes chinos y ellos propusieron edificar una muralla a todo lo largo de la frontera, con puestos de pica-pollo y pequeños y simpáticos moteles que servirían para actividades recreativas y procreativas. Añadieron el atractivo de unos exóticos puestos de masaje que harían la delicia de turistas y visitantes. Al norte, en la Bahía de Manzanillo, y al sur, por Pedernales propusieron erigir grandes hoteles para albergar a los curiosos de lo que sería la Novena Maravilla del Mundo. Sin embargo, aunque este proyecto contaba con el financiamiento de la República Popular de China, fue rechazado. 

Y es que surgieron, como siempre, las voces discordantes que alegaban que el proyecto tardaría mil años en ejecutarse y que para entonces sería innecesario. Entonces los inmigrantes del eje sirio-libanés-palestino, quienes también son muchos en la isla y están muy bien educados, trajeron un novedoso proyecto de frontera . Estos propusieron dragar una zanja profunda e infranqueable a todo lo largo, entre Pedernales y Dajabón, una especie de foso de la muerte que disuadiría al más osado transgresor. Aunque esta zanja habría de aniquilar los lechos fluviales del Artibonito , del Masacre y del Río Limpio… y aunque Green Peace se opuso ferozmente, el proyecto arrancó con buen pie y financiamiento ruso. Los japoneses aportaron las dragadoras de profundidad y los alemanes la logística. La Minustah de un lado y los Hombres Rana del otro, se encargaron de la seguridad. Al igual que hace siglos, dominicanos y haitianos trabajaron allí hombro a hombro, como esclavos. 

El problema surgió en las excavaciones del lecho del lago Etang Saumatre , del río Soleil y del Lago Enriquillo. Se descubrieron de pronto enormes yacimientos petrolíferos que podrían llegar hasta Gonaive y alcanzarían una extensa zona de bosques áridos que hay cerca del valle de Neyba. Los ingenieros siro-libaneses y palestinos llamaron de inmediato a los emiratos árabes, quienes aportaron cash y tecnología de punta. Venezuela ofreció una refinería en Cabo Rojo. Los ingleses ofrecieron un puerto en Pedernales y los americanos otro en Cap Haitien. Pronto llegaron los de Texas y los de Holanda y se establecieron en Barahona. Los de Noruega ofrecieron plataformas submarinas de perforación profunda en la isla Beata. 

Francia adujo perversión ortográfica y malos acentos circunflejos en la redacción del Tratado de Basilea y sus leguleyos lograron retomar la parte occidental de la Isla. Los canadienses, quienes también querían una tajada de la torta, le ofrecieron facilidades, papeles, visas y alojamiento a los dominicanos y haitianos que quisieran emigrar a Manitova, Terranova y Saskatchewan con el propósito de adiestrarse en la ingeniería de hidrocarburos. 

Pasó el tiempo. Los grandes capitales despojaron a dominicanos y haitianos sus tierras, quienes abandonaron la isla y esta es hoy, no solo uno de los mayores pozos petroleros del continente, si no el nido por excelencia de los bancos Off Shore, del lavado de activos y de una lucha feroz y encarnizada por los heroicos e indoblegables Hombres- Rana quienes rehusan entregar la isla a las inicuas potencias extranjeras. 

Fernando Urena Rib 

Post has attachment

Post has attachment

FERNANDO UREÑA RIB EXIBE PINTURAS ORGÁNICAS EN BERLÍN
 
 
 
El pintor dominicano Fernando Ureña Rib presentará su serie Orgánica-Berlín, dentro del marco de la serie de exposiciones  “New York meets Berlin” que organiza la institución cultural berlinesa Kunst Leben Berlin.  En la muestra colectiva participan 13 artistas neoyorquinos y berlineses en los salones de Forum Factory, de la Besselstrasse en el centro de Berlin. La exposición se presenta en colaboración con la Sky Gallery de Nueva York.
 
Artistas experimentales, escultores, pintores y fotógrafos de las grandes metrópolis fueron escogidos por los curadores Romy Kampe, Robert Gärtner y Richard Schütze.  Junto a Fernando Ureña Rib participan en la muestra:
Fernando Ureña Rib,  Mash, Carla Goldberg (NY), Lisa Zukowski (NY), Carol Flaitz (NY), Adam Bernhard (NY), Richard Cutrona (NY), Bernhard Winkler, Stephanie Nückel y Galina Troitskaja.
 
“La serie de pinturas orgánicas intentan descubrir las infinitas conexiones entre la anatomía humana, el mundo de la naturaleza y los procesos de reproducción y evolución que constantemente ocurren frente a nuestros ojos, sin que nos detengamos a observarlos.” Indicó Ureña Rib, quien vive en Berlín desde hace cuatro años.  Ureña Rib expone en museos y galerías de Europa y del mundo desde 1973. El pintor es bien conocido además como escritor, habiendo publicado unos seis libros de narrativa breve.  
PhotoPhotoPhoto
2013-10-29
3 Photos - View album

Post has attachment
Hola

Me complace invitarle muy cordialmente a mi exposición de pinturas "Orgánica Berlín", dentro del marco de la celebración de la exposición New York meets Berlin que organiza la Galería Kunst Leben Berlin. La exposición tendrá lugar el sábado 2 de noviembre en la Forum Factory, Besselstrasse 13-14, 10969 Berlin con la participación de artistas de Nueva York y Berlin

New York meets Berlin
Künstler
Fernando Ureña Rib
 
Carla Goldberg (NY)

 
Lisa Zukowski (NY)

 
Carol Flaitz (NY)

 
Adam Bernhard (NY)
 
Richard Cutrona (NY)
 
Bernhard Winkler

 
Stephanie Nückel                              

 
Galina Troitskaja

 
Romy Campe
Photo

Post has attachment
LOS UREÑA

"Fue el Conde de Ureña de hermosa presencia, de aspecto venerable, mediano de cuerpo antes alto que bajo, y el rostro abultado, calvo, la frente grande, ancha y sin arrugas, los ojos leonados, grandes y hermosos, la nariz proporcionada y un poco gruesa al cabo, la boca mediana y muy graciosa, las barbas canas, cuando yo las conocí, largas y no espesas, las manos también largas y abultadas, el cuerpo lleno, las piernas delgadas sin fealdad, la voz delicada y suave; era de claro entendimiento y de reposado juicio, de entrañas blandas y amorosas; su trato y conversación eran llenos de discreción y dulzura, que aficionaba a todos los que con él conversaban" (Sobre don Juan Tellez Girón, Conde de Ureña, "Camarero Mayor" de S.M. el Emperador Carlos V, Notario Mayor de Catilla.) 

No guardo una relación directa con mis parientes Ureña de Cotuy. Mi troncal proviene de Monte Adentro, Salcedo. Mi abuelo, Francisco Ureña (Papito ) era un hombre que tenía afección por los gallos, las buenas tierras y las faldas. Cuando yo le conocí, hacia 1958, era un hombre muy mayor, doblado por la edad, achacoso y replegado a una mecedora de guano blanco. Una frazada de pana gris le cubría las piernas. Dentro del matrimonio tuvo doce hijos e hijas, también prolíficos, quienes sembraron el apellido en las zonas de Santiago, Puerto Plata y San Francisco de Macorís. Tuvo hijos “en la calle” a quienes no dudó en reconocer y dar su apellido. Así que yo tenía toda suerte de primos y parientes cercanos en Ojo de Agua, Jamao al Norte, Los Lirios y Sabaneta de Yásica. La famila Ureña es amplia y extendida por muchos ramales a través de la isla de Santo Domingo, ramales que ahora cruzan y alcanzan las más distantes regiones del planeta. 

Sobre los orígenes, se sabe que el apellido Ureña se remonta al municipio de Urueña, en Valladolid. También se registra que en 1464 el rey Juan II donó esa villa a don Pedró Girón, quien llegaría a ser el mayordomo favorito de Enrique IV. Este Pedro Girón, Conde de Ureña, fue un aguerrido servidor de la corona en la lucha contra los moros, particularmente en Osuna, Sevilla, donde dejó buena prole. Su hijo, Alfonso Girón fue nombrado Conde de Ureña por Felipe II. 

Uno de los Marqueses de Ureña, Gaspar de Molina y Saldívar, fue un Caballero de la Orden de Santiago y IV conde de Saucedilla (Cádiz, 9 de octubre de 1741 - 1806),1 y se menciona como arquitecto, ingeniero, pintor, poeta y viajero gaditano de la Ilustración. Escribió unas Reflexiones sobre la arquitectura, ornato, y música del templo, (Madrid: D. Joachîn Ibarra, 1785)

Los Ureña que se lanzaron a la aventura del Descubrimiento, desde Castilla, Sevilla e Islas Canarias. En el primero y en el segundo viaje de Cristóbal Colón hubo inscritos de apellido Ureña, pero ignoro si alcanzaron alguna nombradía. El apellido se extendió por toda América desde el siglo XVI. 

Diego de Ureña embarcó para Santo Domingo el 15 de Abril de 1534, según el Catálogo de Pasajeros a Indias del Archivo General de Indias. Don Domingo Gómez de Ureña, que había nacido en Lepe (provincia de Huelva, Andalucía, España) en 1575, fue alguacil de Santa Fe de Antioquia (Colombia), habiendo llegado a esa ciudad en 1598.

Entre los Ureñas famosos cabe destacar a Leopoldo García-Alas y Ureña (*1851 - †1901), escritor y periodista español del siglo XIX, que firmaba con el seudónimo de "Clarín". En la República Dominicana en la actualidad el apellido es frecuente. En este país nació y vivió la poetisa Salomé Ureña (*1850 - †1897), madre de Pedro Henríquez de Ureña(*1884 - †1946), escritor y ensayista, y al cual debe su nombre la Universidad Nacional Pedro Henríquez de Ureña (UNPHU) de Santo Domingo (República Dominicana). Este país tuvo como presidente provisional a José Rafael Molina Ureña, durante tres días de Abril de 1965, y tras el triunvirato que siguió a la dictadura de Trujillo.

Me preguntan con frecuencia sobre mi parentesco con los Henríquez Ureña y suelo contestar con una sonrisa y la misma frase que me enseñó mi padre Pedro N. Ureña: “Los Ureña somos todos una misma familia. “ Frase que supongo él habría oído decir a su padre o a su abuelo, con la misma sonrisa. 

Fernando Ureña Rib
Photo

Post has attachment
QUEMARROPA

El señor Quemarropa, cuyas habilidades y funciones corporales habían menguado con la edad, intentó encender un habano, pero la artritis le roía los nudillos. Sus manos, de falanges retorcidas, estaban plegadas por las callosidades y apenas lograba sostener el cerillo en los dedos temblorosos. 

Archim, el nuevo asistente, le encendió el cigarro y preguntó:
- ¿A quién matamos hoy?, mi capitán. 
- No han pasado la orden. Aunque ya no tengo fuerzas ni puntería. Hoy te encargarás tú.

En efecto, le quedaba un ojo, el izquierdo. Durante años se había dedicado al nefasto negocio de las muertes por encargo. Recibía los pedidos de una manera escueta, un nombre, un lugar, una hora. No conocía a sus víctimas ni sus pecados. Tampoco sabía quienes pagarían la cuenta. Las órdenes provenían de una agencia de sicarios que utilizaban instituciones moralmente intachables, respetuosas familias, políticos, banqueros y hasta la Policía misma. No se hacían preguntas. No se guardaban registros. Las notas en que se pedía cobrar la vida de alguien (candidatos inconvenientes, periodistas locuaces, negociantes del mercado negro, jugadores y mafiosos empedernidos) llegaban a eso de las diez. 

La muerte es una bendición. Todo lo concluye. – Dijo Quemarropa tosiendo dolorosamente el humo. 

Pero el trabajo había aumentado y la agencia le ordenó entrenar a alguien más joven en este oficio. No fue fácil encontrar y convencer a Archim, quien en ese momento encendía un habano mientras esperaba la orden del día, que no tardó en llegar. Al sonido del fax fue Quemarropa quien preguntó:
¿A quién matamos hoy?
- La nota dice simplemente: “Quemarropa”. Creo que ha llegado su turno, mi capitán. De ahora en adelante estaré yo a cargo.

El disparo fue en el ojo izquierdo. 

Fernando Ureña Rib
Photo

INCÓGNITOS

El Papa Francisco invitó al Dalai Lama a que le visitara en Roma.  Por varios días los dos hombres disfrutaron de la sabiduría de cada quién y de sus experiencias respectivas en Asia y Occidente.  Pero una noche de luna, mientras contemplaban a Roma palpitar desde lo alto de las residencias cardenalicias, se dieron cuenta de que se aburrían encerrados allí , dentro de  aquellos vetustos muros. De modo que el Dalai Lama sugirió dar un paseo de incógnito por Roma, tal y como lo hacían antiguos reyes de la India y de China.  
Tendremos que disfrazarnos propuso el Papa, si no el riesgo podría ser muy alto. 
- Cierto- Dijo Dalai- Pero los disfraces traen consigo sus propios riesgos y a veces se vuelven contra uno. 
- El disfraz engaña siempre a los demás, no te engaña a ti mismo.
- Pues imagina el escándalo y la conflagración pública que se arma si descubren que te has disfrazado de payaso, de Drácula o de Superman. 
- No. Tranquilo, Dalai.  Tenemos una sala secreta de disfraces en el Vaticano. Le llamamos el Palacio de las Ilusiones.  Puedes vestirte como los Medici, los Borgia, como Felipe II,  o Gengis Kahn. 
-Prefiero que nos vistamos de ciudadanos comunes y corrientes, Francisco.  Yo que soy algo lampiño,  pediré a tu maquillador barba, bigotes y abundante cabellera.  Además, estoy cansado de esta bata color naranja. Pediré a tu sastre un traje de pana gris y un sombrero inglés.  Nadie me reconocerá. 

El sastre y el maquillador prepararon al Dalai Lama quien parecía un caballero inglés decimonónico. A Francisco le gustó el atuendo y le procuraron algo similar en una tienda de segunda mano.  De modo que se fueron  los dos secretamente a caminar por Roma  en aquella  espléndida noche de luna.  

Dieron una vuelta por El Castillo del Ángel, pasearon por la Plaza Adriana, hicieron la larga caminata del Lungo Tevere,  la passegiata del Giannicolo y fueron a parar a las entrecruzadas callejuelas del Trastvere .  Conversaron con gente del pueblo, refugiados africanos y turistas del norte.   Vieron que  en el fondo no hay diferencias entre los seres humanos. Que todos estamos hechos de la misma materia y del mismo espíritu, que solo cambian las costumbres y las creencias.   Al llegar la madrugada estaban los dos cansados y doblados por el vino, de modo que decidieron regresar al Vaticano.  Llegaron a San Pedro ya pasadas las seis de la mañana. 

El problema ocurrió cuando trataron de entrar a la Casa de Santa Marta, en las residencias cardenalicias.  Los de la Guardia Suiza no los reconocieron. Los detuvieron y les impidieron el paso con las lanzas cruzadas y las dagas en posición.  
- ¡Yo soy el Papa Francisco y este es mi amigo el Dalai Lama!- trató de convencerlos el Papa. 
El oficial del día  llamó de inmediato a su superior por radio y pidió refuerzos:   “Otra vez se han aparecido a la puerta unos turistas ingleses, totalmente borrachos,  queriendo que les abramos la puerta y afirmando que son el Papa y el Dalai Lama.” 

FERNANDO UREÑA RIB
Wait while more posts are being loaded