La vieja Cuesta de Miranda no es lo que fue... ahora es una magnifica ruta asfaltada. 
Perdió su magia, su encanto, la adrenalina de tener miedo de caer por el precipicio. Por suerte tuve la dicha de conducir mi auto y cruzarla!
Shared publiclyView activity