Profile cover photo
Profile photo
Tribuna de Periodistas
1,226 followers -
La cocina de la información de un medio independiente. Director: Christian Sanz
La cocina de la información de un medio independiente. Director: Christian Sanz

1,226 followers
About
Posts

Post has attachment
La grieta del aborto no quiere terminar

La grieta se ha vuelto inaguantable, fastidiosa, pesada, insufrible hasta el hartazgo, acompañada de prejuicios e intolerancia, moviéndose con vehemencia entre todos y cada uno de los sectores de la sociedad.

Como ejemplo más elocuente se pueden mencionar las presiones de los legisladores, representantes del pueblo, quienes de un lado y del otro amedrentan en pos de llevar a cabo un lavado de cerebro que permita aprobar o desaprobar el proyecto de Ley que despenaliza el aborto legal, seguro y gratuito.

Esto, consecuentemente, recae en el periodismo, y a menudo a los periodistas se les consulta para qué partido político militan o si son pro o antiabortistas, o lo que es peor aún, se los etiqueta, asegurando que son tal o cual cosa.

Es necesario tomar en cuenta que en el periodismo solo se puede dar a conocer una opinión personal en casos puntuales, ya que una persona de prensa debe dejar de lado su punto de vista y trabajar de manera profesional, imparcial y honesta.

Como suele mencionar el director de TDP, Christian Sanz, “un buen periodista deportivo nunca deja trascender para que equipo hincha”.

Sin embargo, existe algo tan irrisorio como contradictorio llamado “periodismo militante”, lo que agrava más aún la problemática de trabajar con la famosa grieta.

Este tipo de periodismo no debería existir, ya que lo único que logra es imponer un punto de vista como una verdad única e indiscutible, ello, en el marco del tratamiento de las noticias que sirven para informar a los verdaderos jefes de este oficio, aquellos que consumen la información.

Con respecto a la intolerancia, es totalmente incorrecto tratar de convencer a alguien que su opinión es la única certera sin tomar en cuenta que el criterio del otro puede ser igualitariamente razonable.

En lo que al aborto respecta, ni la ciencia ha podido tomar una postura determinante, los científicos ubicados en ambos lados del mostrador debaten sobre qué “está bien” o qué “está mal”, siempre con cuestionamientos tanto elocuentes como convincentes, pero opuestos entre sí.

Por tanto, no hay manera de asegurar cual posición es la realmente acertada, lo que convierte al debate en algo fuera de la real percepción humana, y a cada una de las opiniones las admite con igualdad de relevancia, al menos por ahora.

Ayer, en el canal televisivo Todo Noticias, se pudo observar en medio de un cuestionario hacia un grupo de chicas que habían tomado un colegio, como estas alumnas, intolerancia mediante, le respondían irrespetuosamente al colega Nicolás Wiñazki.

Este es uno de los tantos ejemplos que se pueden mencionar que terminan convirtiendo al periodista en la bolsa de boxeo social, únicamente por ser el comunicador o el intermediario, incluso hay quienes han llegado a hacer a la gente de prensa acreedores de escupitajos, insultos y otras yerbas.

Al periodista se le complica intensamente trabajar con la grieta, y más aún el imparcial, el correcto, ya que recibe golpes de un lado y del otro, en muchos casos finalizando por ser tratado de una forma gravemente virulenta.

Y como si fuera poco, recibe malos tratos por los colegas militantes, algo que es tan insólito como incoherente.

La grieta, y sobre todo cuando se mezcla con la vehemencia, genera una bomba de tiempo que constantemente está a punto de estallar… hasta que estalla, y es en ese punto donde la obcecación se apodera de la persona cegada por su ideal y defiende una creencia hasta las últimas instancias.

Concluyendo, la grieta nos divide como argentinos, y entre más divisiones se generen más débil seremos como nación, como pueblo.

Nada bueno puede salir de esta mísera grieta que solo puede enfermar y generar disgustos a quienes la extienden más y más, nada plausible puede quedar de un pueblo dividido.

Por lo mencionado, personalmente, invito a cada ciudadano argentino a debatir con serenidad, con cordialidad y sobre todo con respeto.

Para poder crecer como nación es aconsejable hacerle caso a un viejo refrán que dice: “Es necesario saber escuchar y ser escuchados”.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Persistir en hacer periodismo a pesar del Mundial

No hace falta decir que en Tribuna de Periodistas no hacemos notas deportivas. Lo hemos intentado alguna vez, con suerte dispar.

Luego, cuando pensamos en insistir nos fue muy mal. Nos dimos cuenta entonces que al lector de nuestro portal no le interesa lo relativo al deporte.

No es que no lo hemos discutido, lo hemos hecho millón de veces entre los periodistas de la redacción de TDP pero siempre prima la cordura. Por ello hemos decidido no hace una sola nota sobre el Mundial, ni siquiera de opinión.

A lo mejor, en algún momento cambiamos de opinión, nunca se sabe. Por ahora, decidimos enfocar nuestros esfuerzos en la realidad más dura, aquella que quiere quedar tapada por una pelota de fútbol.

De alguna manera, funciona. Los portales de noticias, incluso los diarios, están plagados de notas sobre el Mundial, todas destacadas. Luego, más abajo, tienen las notas de política, economía y todo lo demás. Es una especie de desinformación.

Por eso, desde TDP hemos decidido seguir con la dura realidad, porque el mundo sigue girando y hay que contar las cosas que pasan, de manera responsable. Se llama periodismo.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
El aborto, la nueva grieta periodística

Parece que la grieta llegó para quedarse, y es complicado porque cada tema que se discute en la Argentina provoca una división irresoluble, una guerra entre facciones.

El debate respecto de la despenalización del aborto es parte de esa nueva dicotomía, en la cual nadie se pone de acuerdo pero todos intentan imponer su idea.

Unos aseguran que se trata del “asesinato” del niño por nacer. Otros aseguran que aún no se trata de un ser humano y que hay que cuidar la vida de la madre, y por ello debe legalizarse.

En ese contexto, el debate se ha vuelto espeso e incómodo. Porque casi no se discuten argumentos científicos, sino consignas vacías de comprobación empírica.

De hecho, ni siquiera los científicos se han puesto de acuerdo respecto de qué postura tomar. Unos están a favor, y otros en contra del aborto.

Por eso, desde Tribuna de Periodistas hemos decidido tomar con suma responsabilidad la cuestión, sin dejarnos llevar por los fanatismos de quienes escriben aquí. Por suerte, aún sabemos separar lo que es militancia de lo que es periodismo.

Nuestras notas son ecuánimes e intentan llevar información desprovista de subjetividades. Se ha consultado, para cada una de ellas, a expertos en el tema. Y así y todo se ha cuidado en demasía lo que se publicó.

El periodismo tiene la obligación de ser responsable. Y TDP vuelve a demostrar que está a la altura de las circunstancias a tal respecto.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Hacer periodismo en medio de suspicacias y protestas

El gobierno pasa por un momento complicado. En medio de problemas económicos, pedidos de ayuda al FMI y tarifazos, Mauricio Macri no parece tener sus mejores días.

En medio de ello, aparecen las usuales protestas de organizaciones sociales y el avance de la oposición, siempre suspicaz. ¿Hay un reclamo genuino o algo más detrás de la movida que se ve en estos días?

La pregunta no es azarosa. De su respuesta dependen muchas cosas. De hecho, en estas horas en las redes sociales se debate esa misma cuestión: los macristas dicen que se viene un golpe; los kirchneristas dicen que Macri es un inútil y las protestas son genuinas.

En ese contexto, hacer periodismo se vuelve una tarea compleja, porque de un lado y del otro esperan que uno defina la discusión. Pero no es tan sencillo, porque no hay datos como para asegurar nada de manera concluyente.

Lo investigamos, profundamente. Hablamos con infinidad de fuentes de información, de todo tipo, pero no logramos esclarecer la cuestión. Es obvio: ¿Admitiría alguien que prepara un golpe contra un presidente en ejercicio?

Para colmo de males, gran parte de la prensa opera para un lado o para el otro. Unos defienden a Macri y otros al kirchnerismo, y terminan perdiendo aquellos que consumen información e intentan saber qué pasa.

Son momentos complicados, no solo para la sociedad, sino también para el periodismo. La independencia y la honestidad son valores que parecen haberse perdido. Y parece que pasará mucho tiempo hasta que todo vuelva a la normalidad.

Por eso, desde Tribuna de Periodistas volvemos a refrendar el “pacto no escrito” que tenemos con nuestros lectores, donde ponemos los valores por sobre todas las cosas.

Tan es así que lo hemos dejado escrito en nuestro manual de Estilo, escrito en 2003. Allí sostenemos, entre otras cosas: “En Tribuna sabemos que, para hacer buen periodismo, se necesita pasión y amor por el oficio, pues si bien es cierto que conseguir una noticia puede ser relativamente sencillo, su mayor dificultad reside en darle un adecuado manejo, en saber cómo comunicarla, cuándo y dónde”.

Hasta ahora hemos cumplido ese pacto, Defensor del Lector mediante. Esperamos seguir por el mismo camino hasta el fin de los días. El de la verdad y la responsabilidad.

Si así no fuera, serán ustedes los que nos lo hagan saber.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Tribuna de Periodistas, el medio con más notas de autor

En días en los que los portales de noticias se copian entre sí, con noticias que se multiplican por mil, calcadas todas ellas, el valor de la información propia cobra una gran relevancia.

Los medios suelen nutrirse de las cableras de noticias, al tiempo que copian unos a otros primicias —y supuestas primicias— que terminan mostrando sitios web casi idénticos. Es lo más fácil, la ley del menor esfuerzo.

Basta observar los medios digitales para percibirlo. Es cierto que tienen alguna que otra nota propia, firmada por sus periodistas, pero la mayoría, entre un 60 y 70% de lo que publican es derivado del famoso “copia y pega”.

Por eso, Tribuna de Periodistas tiene un gran valor en lo que a periodismo respecta, porque la mayoría de sus notas son “de autor”. Escritas en un 100% por los cronistas que se desempeñan en su redacción. El porcentaje supera el 90% de la producción. ¿Cuántos medios pueden superar esa marca?

Como se sabe, la filosofía de TDP es la de no publicar “todo de todo”, sino aquello que nos parece relevante. No es un dato menor, toda vez que los diarios suelen llenar sus páginas con “propaganda” que es insustancial para los lectores.

No se debe confundir con la “publicidad”, que es algo válido y necesario para sostener a los medios. La propaganda es otra cosa: gacetillas de diversos centros de poder —político, económico, etc—, autopromoción de los negocios de los mismos medios, bajadas de línea, y otras cuestiones que no tienen nada que ver con el interés público.

La degradación del periodismo tiene que ver, en gran parte, con ello. También con la ausencia de originalidad, el poco interés en la búsqueda de nuevas historias y la muerte de la investigación periodística.

Por eso, insistimos, TDP tiene un valor enorme a la hora de hacer periodismo. No solo porque casi todas sus notas llevan firma y producción propia, sino porque además intenta, no solo contar la noticia, sino también explicarla.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Hacer periodismo en medio de la incertidumbre

“Dólar”, “riesgo país”, “FMI”, son algunos de los tópicos que reaparecieron en los últimos días en los medios de comunicación, trayendo consigo los peores recuerdos de viejas crisis cíclicas de la Argentina.

Muchos aprovecharon para hacer campaña y comparar —sin elementos firmes— lo que hoy sucede con lo ocurrido en 2001, en los días en que la Argentina explotaba en mil pedazos.

No hay un solo economista, ni oficialista ni opositor, que se anime a arriesgar algo semejante. Nadie.

Todos admiten que la situación es complicada, pero está lejos de aquellas jornadas trágicas. No se puede saber qué ocurrirá en el futuro, depende del gobierno, pero por ahora no hay nada para alarmarse. Solo hay estar atentos a las señales.

Es bueno mencionarlo en momentos en los que hay medios que insisten en agitar las aguas, mientras que otros persisten en hablar como voceros del macrismo. Ningún extremo es bueno.

En Tribuna de periodistas hemos optado por la mesura a la hora de informar, sobre todo en lo referido a la cuestión del FMI, que tiene a todos los argentinos tan preocupados.

Hemos consultado a los mejores economistas y solo hemos publicado las columnas de aquellos que saben sobre el tema. Nada de especulaciones.

Así debe trabajar el periodismo, con responsabilidad. Porque una noticia mal dada, con datos incorrectos, puede llevar a situaciones incontrolables.

Gracias por elegirnos, no nos cansamos de decirlo.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Periodismo en tiempos de dólar y corridas

La semana que pasó fue de locura total. El dólar sin techo, las tasas ídem… fantasmas de los peores días de la Argentina.

En Tribuna de Periodistas hubo que bajar un cambio y pensar con frialdad antes de escribir algo al respecto.

Los medios se dividían entonces entre los que vaticinaban un nuevo 2001 (canales como C5N y Crónica, entre otros) y los que decían que no pasaría nada de nada.

Ahí es donde había que aplicar mesura y decir las cosas como son. Hablamos mucho entre nosotros, colegas de redacción, y consultamos a los mejores especialistas, como José Luis Espert, Roberto Cachanosky, Javier Milei y otros.

Recién cuando tuvimos un panorama más o menos claro, nos animamos a escribir algo. Fue una nota moderada, sobre la conducta del dólar. Luego vinieron otras, una más cuidada que la anterior, con muchos datos y poca especulación.

No llenamos nuestra web de artículos sobre el dólar, solo publicamos unos 5, con los datos concretos y correctos, para no saturar con el tema.

Pronto, sucedió lo que habíamos vaticinado: todo volvió a la normalidad. Ningún 2001 ni nada por el estilo.

En estas horas, nos miramos entre nosotros con autosuficiencia y orgullo, sabiendo que hicimos bien nuestro trabajo. Como debe ser. Periodismo independiente, una vez más.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
El periodismo hizo un papelón ante el caso Natacha Jaitt

(Por Christian Sanz) Antes de escribir estas líneas, en una incorrectísima primera persona, debo hacer dos aclaraciones:

1-No defiendo a Natacha Jaitt. Lo que ha dicho deberá probarlo donde corresponda. Como lo he mencionado en más de una oportunidad, jamás me la he cruzado en mi vida.

2-Condeno las prácticas de la Agencia Federal de Inteligencia (exSIDE), un organismo inservible por donde se lo mire. Solo ha servido para tener a sueldo a los principales periodistas del país, merced a un perverso sistema pergeñado por los expoderosos Fernando Pocino y Antonio Stiuso. Nadie zafa allí, ni la antigua ni la nueva conducción de la AFI.

¿Por qué la aclaración? El nivel de paranoia que se vive en estas horas en el ámbito periodístico es superlativo, pocas veces visto con anterioridad.

Ergo, si uno cuestiona el corporativismo con el que se movieron puntuales hombres de prensa, es porque responde a intereses oscuros, los mismos que se encontrarían detrás de la supuesta operación que llevó a Jaitt a decir lo que dijo en lo de Mirtha Legrand.

Dicho sea de paso, ¿quién motorizó la movida y por qué? Aún nadie lo ha respondido, ni siquiera el fiscal Federico Delgado, quien investiga la versión y debió aclarar que no se ha podido probar aún que hubiera una operación en ciernes.

Es curioso, porque los mismos periodistas que han sabido cobrar por parte de la AFI suculentos sobresueldos —a algunos de ellos los expuse en esta nota del año 2007— ahora acusan a esa misma agencia de operar en su contra. ¿Alguien puede creer semejante contradicción?

Ninguno de los afectados ha dicho aún lo que se esperaba, lo más simple: “Soy inocente”. Tampoco ninguno ha condenado la pedofilia todavía. Solo han salido a hablar en tropel de una imprecisa “operación”. Otra vez: aún no han dicho quién la habría motorizado ni por qué.

Lo único que han hecho es salir en coro a pronunciar frases idénticas y sobreactuadas, lo cual los puso en una situación difícil de explicar. Si Jaitt está “completamente loca”, como dijeron algunos de los colegas, ¿por qué preocuparse en sus dichos? Más aún: ¿Para qué contestarle?

Los periodistas que acusaron a la “mediática” de señalar sin pruebas a referentes de la política, los medios y el espectáculo, son los mismos que suelen levantar sus dedos acusadores a diestra y siniestra sin aportar jamás un solo indicio de sus dichos. ¿En qué quedamos, muchachos?

En estos días, los periodistas hicieron todo menos lo que debían hacer: chequear si los datos arrojados por Jaitt eran ciertos o falsos. Fue más importante intentar callar la incómoda cuestión. ¿Los menores abusados? Bien, gracias. Nadie pregunta por ellos.

En la mesa de Mirtha Legrand, dos periodistas de fuste como Mercedes Ninci y Gustavo Grabia tuvieron la chance de solicitarle a Jaitt más precisiones sobre sus señalamientos. Sin embargo, prefirieron pedirle que se callara la boca. Increíble, pero real.

A la hora de incomodidades, hay una cuestión en la que pocos han reparado: las versiones sobre la participación de conocidos periodistas y artistas en la trama de pedofilia que hoy investiga la justicia, es anterior a las menciones de Jaitt. Quien tenga alguna duda solo debe usar los buscadores de Facebook y Twitter.

Incluso el mismísimo Eduardo Feinmann hizo mención a ello antes de que la mediática estuviera sentada en el programa de Mirtha. Fue al entrevistar a la fiscal María Soledad Garibaldi.

No fue el único: el colega Nicolás Wiñazki lo dijo públicamente y luego lo ratificó a través de su cuenta de Twitter, a pesar de las fuertes presiones que recibió. Por canal TN habló de “la red más importante de pedofilia”, donde aparecen “periodistas, deportistas, artistas y celebridades, todos involucrados”.

Y añadió: “Algunos todavía no están imputados en el expediente, pero hay famosos mencionados por chicos, alguno que mandó su abogado para ver el expediente y no se lo dejaron ver”.

Al día siguiente, el procurador Bonaerense Julio Conte Grand —a la sazón, familiar de la mujer de Luis Majul— salió a aclarar que no había famosos ni periodistas en la causa judicial. Allí mismo, sin que nadie se lo preguntara —y sin que nadie lo hubiera mencionado antes— sostuvo que tampoco había “dueños de medios” involucrados. ¿Por qué lo dijo? ¿A quién intentó tranquilizar?

Días más tarde, Marcelo Longobardi lo dejó en ridículo: el viernes 6 de abril admitió que Enrique Pinti sí aparecía en el expediente.

¿Por qué el periodismo permanece en silencio ante todo lo antedicho? ¿A qué se debe la defensa corporativa que hacen en estas horas? ¿Acaso la trama es más espesa aún y podría involucrar a más famosos?

Por ahora, preguntas sin respuesta. Solo interrogantes para tratar de entender el errático comportamiento de algunos colegas... Si es que merecen llamarse “colegas”, claro.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
El periodismo en tiempos de pedofilia

El periodismo trata de hurgar, indagar, bucear en búsqueda de información, sea cual fuere y perjudique a quien perjudique. Así lo dicen los principales manuales de periodismo del mundo.

Sin embargo, en el caso de los abusos en las inferiores de Independiente la lógica que pareció imperar es otra. Por lo menos es lo que se dejó ver luego de las denuncias de la mediática Natacha Jaitt.

Los periodistas, en lugar de intentar chequear y comprobar si lo que dijo la mujer es cierto —que periodistas y famosos eran pedófilos— salieron a destrozarla desde sus lugares de trabajo.

Dos de ellos, Mercedes Ninci y Gustavo Grabia, directamente le pidieron que se callara la boca cuando la tuvieron frente a frente en la mesa de Mirtha Legrand.

¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué nadie intenta saber si hay periodistas, políticos y celebridades involucrados en el delito de abuso de menores?

Todo lo que ocurre en estas horas demuestra que el periodismo se ha movido de manera corporativa para protegerse a sí mismo. No le interesa la verdad, no le importa la gente, solo cuidar sus propios trapos sucios.

En Tribuna de Periodistas escapamos a esa lógica y decidimos avanzar en el sentido que el periodismo dicta. Lo hicimos casi en soledad.

El resultado de ello fue el récord de lecturas en aquellas notas referidas a esta cuestión, unas cuatro en total. Ello porque los lectores desconfían de lo que les están contando y quieren otra mirada.

Es lo que venimos haciendo desde 2003 en TDP, aportar una mirada honesta e independiente. Por eso, nos hemos convertido en uno de los portales informativos más creíbles de las últimas décadas.

Lo que hacemos es periodismo, así de simple.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Las injustas críticas por hacer periodismo independiente

Somos imparciales. Le pegamos al kirchnerismo, al macrismo, al duhaldismo, etc… les damos a todos como corresponde.

Sin embargo, nos siguen criticando, porque dicen que tenemos que ponernos en una “vereda” determinada. Como si se tratara de una guerra, de tomar postura por alguien en particular.

Desconocen lo que es el periodismo, algo tan simple como contar hechos que ocurren, más allá de las personas que aparezcan involucradas. ¿Es tan complicado de entender?

Según a quién expongamos con nuestras notas, es el lugar de donde proviene el golpe. Si mostramos la corrupción del macrismo, los partidarios del gobierno nos acusan de kirchneristas.

Si revelamos la corrupción K, los propios militantes del otrora kirchnerato nos acusan de ser un medio paraoficial.

Es complicado trabajar así. Pero lo hacemos de todos modos, avanzando más allá de las críticas y los señalamientos injustos.

Sabemos que hay medios de comunicación que operan para un lado y para el otro, son fugaces la mayoría de ellos. Nacen y mueren al calor de los poderes de turno.

Lo nuestro es la objetividad y la honestidad, por eso logramos mantenernos desde el año 2003 a la fecha en pie. Sin haber perdido jamás un solo juicio de todos los que nos iniciaron por nuestras investigaciones.

En momentos en los que el periodismo camina por un camino sinuoso, que no se sabe dónde culminará, es oportuno volver a poner las cosas en su lugar.

Para eso vinimos al mundo de los medios. Para devolver el prestigio perdido al periodismo.
Photo
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded