Evan Williams, co-fundador de Twitter, habría vendido el 30% de su participación en la red social, mientras que Jack Dorsey, actual CEO, estaría incrementando su poder financiero en la empresa.
Shared publicly