Tal vez "Werevertumorro" sea el primer litigio en México -- y en América Latina -- por derechos de autor de un microempresario online con miles de seguidores.  Es una historia interesante, porque el joven Alejandro Montiel tal vez descubrirá durante el proceso legal que aunque tenga miles o millones de fans, los ingresos que alega haber generado están en las arcas de Google y los consorcios que le dieron publicidad, que son los verdaderos dueños del espacio virtual.

Aquí, el eje del problema es el presunto socio de negocios, que ha engañado por doble partida a Montiel, no sólo haciéndole creer que es millonario, sino que su compadre se apropió del concepto de entretenimiento del primero.

La moraleja de esta historia es que, aunque hagas negocios con tu hermano del alma, debes hacer contratos por escrito y firmados de puño y letra, los cuales -- si no tienes para el notario en el momento  --- puedan ser avalados legalmente más adelante.

mpyme latina @ www.tribuamericas.net
Shared publicly