Profile cover photo
Profile photo
Dunia Arrocha Hernández
372 followers -
Soy lo que leéis.
Soy lo que leéis.

372 followers
About
Posts

Post has attachment
Nombre propio...

La vida te invitó, incansable,
a las olas que vienen y van
para que supieras de tu vestimenta
cuando creías que la nocturnidad
era el color de tus lágrimas.

Creíste en el sitio donde descansar tu alma,
jurándole la eternidad de tu amor...
Qué parte del silencio no entendiste?

Dónde desembocas tus heridas
que culpas al mundo de sus cicatrices?

Sé de tus amargas palabras
que susurrabas al oído del viento,
de tu cama salobre, de tus desiertos
árboles desnudos de hojas,
de las desfallecidas lágrimas
que arrastraron al polvo...

Y hoy acumulas piedra sobre piedra,
como victoriosa batalla,
a orillas de la blanca arena del mar.

Te recuerdo que sobre tu cabeza
danza los pies del alba,
a veces a modo de luz,
otras, de nombre propio...

Tú, que miraste a los infiernos
sacudiendo palabras
a quienes te amaron imperfecto.

Ya cayó la arena, que sin piedad,
fuiste hacinando en los ojos
que te abrieron la puerta,
cuando golpeaste con la mano
sacudiendo tus tristezas
acabando tu estado con un "ahora sí..."

Ahí estás, cruzando los días
entre lo azul y lo negro.
Fragmento de un hogar
encerrando olvidos con rencores...

Te digo, el tiempo no pasa en vano
ni ya los pétalos pasean por tu mar.

Reparte bien tus pisadas
que, a veces, ganar es perder
y el invierno se hace vídrio
cuando crees que acaricia tu cara.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
23/01/2018
Derechos Reservados
Photo

Post has attachment
Nombre propio...

La vida te invitó, incansable,
a las olas que vienen y van
para que supieras de tu vestimenta
cuando creías que la nocturnidad
era el color de tus lágrimas.

Creíste en el sitio donde descansar tu alma,
jurándole la eternidad de tu amor...
Qué parte del silencio no entendiste?

Dónde desembocas tus heridas
que culpas al mundo de sus cicatrices?

Sé de tus amargas palabras
que susurrabas al oído del viento,
de tu cama salobre, de tus desiertos
árboles desnudos de hojas,
de las desfallecidas lágrimas
que arrastraron al polvo...

Y hoy acumulas piedra sobre piedra,
como victoriosa batalla,
a orillas de la blanca arena del mar.

Te recuerdo que sobre tu cabeza
danza los pies del alba,
a veces a modo de luz,
otras, de nombre propio...

Tú, que miraste a los infiernos
sacudiendo palabras
a quienes te amaron imperfecto.

Ya cayó la arena, que sin piedad,
fuiste hacinando en los ojos
que te abrieron la puerta,
cuando golpeaste con la mano
sacudiendo tus tristezas
acabando tu estado con un "ahora sí..."

Ahí estás, cruzando los días
entre lo azul y lo negro.
Fragmento de un hogar
encerrando olvidos con rencores...

Te digo, el tiempo no pasa en vano
ni ya los pétalos pasean por tu mar.

Reparte bien tus pisadas
que, a veces, ganar es perder
y el invierno se hace vídrio
cuando crees que acaricia tu cara.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
23/01/2018
Derechos Reservados
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Nombre propio...

La vida te invitó, incansable,
a las olas que vienen y van
para que supieras de tu vestimenta
cuando creías que la nocturnidad
era el color de tus lágrimas.

Creíste en el sitio donde descansar tu alma,
jurándole la eternidad de tu amor...
Qué parte del silencio no entendiste?

Dónde desembocas tus heridas
que culpas al mundo de sus cicatrices?

Sé de tus amargas palabras
que susurrabas al oído del viento,
de tu cama salobre, de tus desiertos
árboles desnudos de hojas,
de las desfallecidas lágrimas
que arrastraron al polvo...

Y hoy acumulas piedra sobre piedra,
como victoriosa batalla,
a orillas de la blanca arena del mar.

Te recuerdo que sobre tu cabeza
danza los pies del alba,
a veces a modo de luz,
otras, de nombre propio...

Tú, que miraste a los infiernos
sacudiendo palabras
a quienes te amaron imperfecto.

Ya cayó la arena, que sin piedad,
fuiste hacinando en los ojos
que te abrieron la puerta,
cuando golpeaste con la mano
sacudiendo tus tristezas
acabando tu estado con un "ahora sí..."

Ahí estás, cruzando los días
entre lo azul y lo negro.
Fragmento de un hogar
encerrando olvidos con rencores...

Te digo, el tiempo no pasa en vano
ni ya los pétalos pasean por tu mar.

Reparte bien tus pisadas
que, a veces, ganar es perder
y el invierno se hace vídrio
cuando crees que acaricia tu cara.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
23/01/2018
Derechos Reservados
Photo

Post has attachment
"El jardín de las rosas"

Que tus ojos, azul cielo,
me vuelvan a brillar
para que no cubra la palidez
a mi corazón turgente,
que junto al tuyo
encendían los navíos
que palpitaban en lo celeste
o en el vestido de la negra noche.

Dime, Luna,
si desde mi inquietante ventana,
la espera volará verde
bajo su cielo, hoy ausente,
en la ausencia de su mirada.

Que en esta casa donde habito
no muera otra vez,
el largo río de su nacimiento
donde sus palabras dormían o volaban.

Que no termine lo terminado
y que me sobreviva en los inviernos
para divisarla primavera.

Me pregunto, días venideros,
si caerán los sueños
en aquellas estrellas errantes,
transitorias... o en el silencio
de sus caminos,
el querer de volverla a soñar.

Me niego ser letra en este papel
de lágrimas, ni desatarme los hilos
de estos zapatos que calzo.
Me niego al temblor de su boca callada
atada a las hebras del no continuar.

Desteje mi niña, mujer, hermana...
la red de tus helados
otoños de sal. Regrésate al quinto
con flores violetas
para ser porque somos
raíces del viento en tierras sin puertas.

Quiero lavar las horas del tiempo
para que me sienta principio,
para que te sientas principio
y volver, alma de mi alma,
a nuestro jardín del blanco rosal.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
"Mariposas en Noviembre"
19/02/2018
Ilustración: Reyes Arrocha.
Todos los derechos reservados
Photo

Post has attachment
"El jardín de las rosas"

Que tus ojos, azul cielo,
me vuelvan a brillar
para que no cubra la palidez
a mi corazón turgente,
que junto al tuyo
encendían los navíos
que palpitaban en lo celeste
o en el vestido de la negra noche.

Dime, Luna,
si desde mi inquietante ventana,
la espera volará verde
bajo su cielo, hoy ausente,
en la ausencia de su mirada.

Que en esta casa donde habito
no muera otra vez,
el largo río de su nacimiento
donde sus palabras dormían o volaban.

Que no termine lo terminado
y que me sobreviva en los inviernos
para divisarla primavera.

Me pregunto, días venideros,
si caerán los sueños
en aquellas estrellas errantes,
transitorias... o en el silencio
de sus caminos,
el querer de volverla a soñar.

Me niego ser letra en este papel
de lágrimas, ni desatarme los hilos
de estos zapatos que calzo.
Me niego al temblor de su boca callada
atada a las hebras del no continuar.

Desteje mi niña, mujer, hermana...
la red de tus helados
otoños de sal. Regrésate al quinto
con flores violetas
para ser porque somos
raíces del viento en tierras sin puertas.

Quiero lavar las horas del tiempo
para que me sienta principio,
para que te sientas principio
y volver, alma de mi alma,
a nuestro jardín del blanco rosal.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
"Mariposas en Noviembre"
19/02/2018
Todos los derechos reservados.
Ilustración: Reyes Arrrocha
Photo

Post has attachment
"El jardín de las rosas"

Que tus ojos, azul cielo,
me vuelvan a brillar
para que no cubra la palidez
a mi corazón turgente,
que junto al tuyo
encendían los navíos
que palpitaban en lo celeste
o en el vestido de la negra noche.

Dime, Luna,
si desde mi inquietante ventana,
la espera volará verde
bajo su cielo, hoy ausente,
en la ausencia de su mirada.

Que en esta casa donde habito
no muera otra vez,
el largo río de su nacimiento
donde sus palabras dormían o volaban.

Que no termine lo terminado
y que me sobreviva en los inviernos
para divisarla primavera.

Me pregunto, días venideros,
si caerán los sueños
en aquellas estrellas errantes,
transitorias... o en el silencio
de sus caminos,
el querer de volverla a soñar.

Me niego ser letra en este papel
de lágrimas, ni desatarme los hilos
de estos zapatos que calzo.
Me niego al temblor de su boca callada
atada a las hebras del no continuar.

Desteje mi niña, mujer, hermana...
la red de tus helados
otoños de sal. Regrésate al quinto
con flores violetas
para ser porque somos
raíces del viento en tierras sin puertas.

Quiero lavar las horas del tiempo
para que me sienta principio,
para que te sientas principio
y volver, alma de mi alma,
a nuestro jardín del blanco rosal.

Autora: Dunia Arrocha Hernández
"Mariposas en Noviembre"
19/02/2018
Todos los derechos reservados.

Foto extraída de Google.
Photo
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
Esperando la presentación en la librería Los Editores de Madrid.

Acompañada de Elena Morales.

Photo
Add a comment...

Buenos días a tod@s, hoy estaré en la librería Los Editores de Madrid, junto a otros compañer@s de letras, presentando mi libro y deseando que mis letras se hagan voz con toda la humildad del mundo. Os llevaré dentro de mi corazón.

Os espero esta tarde a las 19:00.

Siempre abrazos.

Si queréis adquirir mi libro también está disponible en Amazon.
Add a comment...

Post has shared content
Y si te miro,
sangre de mi sangre,
desde este horizonte
que nos une y nos separa,
no me haré lágrima
en esa lejanía,
pues el palpitar
de nuestros corazones
laten al unísono
de este vivir prestado.

Y miraré el ayer
para hacerlo hoy,
con la dulzura de vivir
ese presente indicativo
que envuelve el fértil útero,
con el sentir
del haber nacido
aquí, ahora...
donde el Atlántico y el Pacífico
nos una en vocales y consonantes.


(Para mi querido hermano Pedro Emilio)

Dunia Arrocha Hernández.
Viernes 18/08/2017.
Photo
Wait while more posts are being loaded