Profile cover photo
Profile photo
David Robinson
371 followers -
Un alegre cascarrabia...
Un alegre cascarrabia...

371 followers
About
Communities and Collections
Posts

Post has attachment
Hace unas semanas, tuve la dicha de… Más aquí:
Heurísticas
Heurísticas
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
UNA CONVERSA SOBRE LA FELICIDAD
“Toda generosidad hacia el futuro reside en darlo todo al presente.” Albert Camus Hace unas
semanas, tuve la dicha de tener una conversa muy interesante con mi amiga
Priscilla. Me contó de cómo en la vida le ha tocado ganar, perder y recuperarse
de las pérd...
UNA CONVERSA SOBRE LA FELICIDAD
UNA CONVERSA SOBRE LA FELICIDAD
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
DE AFECTADOS Y ¿AFECTADOS?
“A veces, incluso el vivir es un acto de valor.”
Séneca
El número de afectados por el caso Serenito plagiado es enorme.
La primera afectada es la ley. Fue violada. Y tal falta será saldada. Todos debemos respetar las legislaciones vigentes y eso significa permitir que los procesos legales se realicen, incluyendo la negociación. Pedro Alfonso Morales, el escritor nicaragüense plagiado, y Gloria Melania Rodríguez Molina, la plagiadora, están negociando, el desenlace depende de lo que ambos acuerden. El castigo moral ya se dio y se sigue dando. Pero el asunto no es soplar y hacer botellas, me imagino que el Instituto Nacional de Cultura (Inac) y la casa editorial Santillana, tienen que ser cautos en sus acciones, precisamente, para no violar leyes. Igual ocurre con la Biblioteca Nacional, la Universidad Tecnológica de Panamá, el Ministerio de Educación, la Universidad de Panamá y otras instituciones públicas y privadas. Nadie está por encima de la ley, todos estamos obligados a cumplirla.
El siguiente afectado es el mismo premio Changmarín y el resto de los concursos. Aunque Gloria amortice una enorme indemnización y pague canas en la cárcel, eso no evitaría que otro plagiario intente superarla. El síndrome de Superman existe y su patología se resume en esta frase: a mí no me van a atrapar. Quien organice concursos, de aquí en adelante, debe dejar de ser ingenuo y pensar que algún concursante va a intentar ganar de forma fraudulenta. Concursos de grandes editoriales tienen filtros antes de entregar las obras a los jurados, esas empresas invierten en programas de computadoras que identifican si un párrafo concursante ya ha sido publicado antes. Pensar en costos no es excusa. Quien destapó la olla fue una maestra salvadoreña, que haciendo uso de los buscadores comunes en la red, se percató que había cuentos que aparecían publicados bajo dos nombres. El resto es historia. Pero el punto aquí es que la docente hizo lo correcto: se enteró de un seminario que le interesó e investigó a la facilitadora. ¡Dudó y descubrió la verdad! Pensamos que el Concurso Ricardo Miró, nuestro más prestigioso galardón, está a salvo de trampas gracias a que dos de los tres jurados son extranjeros; sin comunicación entre ellos hasta la deliberación en Panamá. Parece bastante seguro. Puede que sí. Puede que no. Digamos que soy un poeta que asiste a festivales de poesía, que voy haciendo un inventario de posibles jurados, investigo sus gustos literarios y me adueño de las voces poéticas favoritas de dichos poetas; digamos, y esto es clave, que cuando tengo lista la obra que imita la voz favorita de uno de esos poetas, filtro su nombre al Inac, y que lo nombran jurado y que yo resulto ganador. Este dopaje literario, ¿es posible? Este uso de esteroides letrados, ¿es probable?
Los terceros en ser afectados son las personas directa o indirectamente agraviadas por el delito y el escándalo. Pedro Alfonso Morales quien además de ser plagiado, dos veces, fue invitado a Panamá por quien lo plagió. El resto de los asistentes al II Encuentro Centroamericano de Escritores de Literatura Infantil y Juvenil, esas mujeres y hombres se fueron de aquí con tan grande entusiasmo y luego recibieron esta granizada. Me da vértigo pensar en el impacto de este escándalo sobre la familia Changmarin. Ni hablar de la familia de la propia Gloria Melania. Los jurados que la premiaron que son cuestionados en este momento. Toda persona ridiculizada hoy por haberla apoyado ayer. Los escritores que ya ven posible el plagio de sus obras. La niña que asistió a uno de sus talleres y vio en ella un modelo a seguir. La lista es larga. Incluye a las amistades de Gloria, a las que se les niega el derecho a ser amigos. También a la misma Gloria. Esto aún no termina, puede empeorar. Que yo sepa, la cárcel no ha sido descartada.
Sin embargo, también hay una lista larga de no afectados.
En esa lista están los escritores que afirman que una plagiadora tuvo el reconocimiento que ellos, que son tan oficiosos, no han tenido y que eso no es justo. Lo siento señores, así no funciona este negocio. Si bien es cierto que la calidad del texto depende del escritor, su difusión depende de sus relaciones. Quien no tenga amigos que comenten positivamente su obra, que lo recomienden para asistir a congresos internacionales, que vendan su obra, no será reconocido. Así que señores, no fue este plagio doble y sostenido quien les quitó la fama, fue su propia incapacidad de crear una red de relaciones sociales sobre la cual sostenerse.
Están los escritores perdedores de los concursos defraudados. Permítanme ubicarlos: fue don Pedro Alfonso Morales quien dos veces los hizo morder el polvo. ¿Qué plagio evitó que Magdalena Camargo ganase múltiple veces el Gustavo Batista? ¿Qué plagiador le robó el triunfo en el Miró a Javier Romero? El que tiene talento, lo tiene, y el que no, no. Deberían invitar a Pedro para que dicte talleres de creación literaria infantil acá en Panamá. Yo asistiría gustoso.
Están los inmorales que aprovechan la ocasión para lavarse la cara. Pese a que han sido descubiertos con las manos en la masa, se atreven a fustigar porque sus casos fueron ocultados. Pero no olvidados. Ellos mismos no los han olvidado. ¿Cómo responderían a estas propuestas? Propongo que todos los escritores y escritoras interesados nos reunamos a redactar el Código de conducta ética de la escritora y el escritor panameños. Propongo que también se redacte un contrato de cumplimento obligatorio para todos los firmantes; quien sea sorprendido en la más mínima violación al código aprobado, deberá pagar B/ 12 500.00. Es fácil adivinar la respuesta a esta última propuesta. Pero insisto en proponer la redacción del código.
Están los megalómanos que han dirigido los reflectores hacia ellos, que se han erigido en salvaguardas de la moral de la literatura panameña y piden que la plagiaria muera en la hoguera.
Están los infames, los que han estado mintiendo y difamando desde el anonimato, que escucharon cosas íntimas y las difundieron luego de decir, no digas que yo te dije.
Están los perversos que, aunque Gloria quede en la cárcel, seguirán en el rincón oscuro del cual nunca han salido. Su éxito será ninguno, porque la envidia no es un género literario.
Estos no afectados tienen interés en que el escándalo se prolongue lo más posible, les vale poco el malestar provocado a los verdaderos afectados. Pero se equivocaron de estrategia, no buscaron mostrar su propia valía, así que, cuando todo esto termine, sus carreras literarias seguirán estancadas en el mismo punto en el que estaban antes del abucheo que hicieron.
Sin embargo, en medio del dolor y la miseria, unos afectados entendieron cual es su papel en esta crisis. Los miembros de Acción Creadora Inter Cultural (ACIC), organización a la cual pertenece Pedro Alfonso Morales, no sólo han realizado una demanda que van a ganar, sino que convirtieron su situación singular en una causa universal. Lean este párrafo incluido en la denuncia pública que hicieron del plagio: “Lo anterior, debe llamar a las asociaciones y agrupaciones que impulsamos talleres literarios y de escritura creativa a niños, niñas, adolescentes y jóvenes, a incorporar en nuestros programas e instrumentos didácticos, el tema de la ética del escritor. Además, de realizar una jornada de reflexión acerca de este caso deplorable”. Esto es comprender el papel del intelectual frente a la historia.
Los ofendidos, en medio de la situación de muerte a la que están sometidos, toman la iniciativa y llaman a resolver el problema de fondo a través de la educación.. Acá la Asociación de editores y autores publicó un llamado a las autoridades educativas para “que concienticen a la población sobre las nocivas consecuencias de plagiar una obra”. El escritor Carlos Fong ya redactó su propia versión de código ético. Así se convierte una verdad singular en una universal.
Quien quiera aprender las lecciones derivadas de este doloroso episodio de la literatura panameña, las aprenderá. Quien así no lo quiera, no lo hará. Pero estamos ante una encrucijada de oro: sacamos lo mejor de nosotros o sacamos lo peor. ¿Qué decidimos?
Con este artículo doy por cerrado el tema.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
REFLEXIONES SOBRE UNA CARTA PÚBLICA
“Las luciérnagas devoraban el silencio y con su lucecita fulminante, parecían herir la negrura de las sombras.”
Alberto Juárez Vivas
El 18 de junio de 2018 quedará registrado en la historia de Panamá como fecha dorada. También como día infectado. Ese día la Selección Nacional de fútbol panameña jugó por primera vez en un Mundial y, a su vez, estalló un escándalo en el mundillo literario nacional.
Lo ocurrido fue un caso de plagio doble. Una persona tomó el libro de otra persona lo copio y ganó dos concursos. Ambas personas se conocen. La persona ofensora pidió disculpas en una carta pública. Hasta allí los hechos, mi interés es pensar en voz alta. Sé que todo lo humano tiene su lado dorado y su lado infectado. Me gustaría reflexionar sobre eso.
En la carta pública la persona ofensora habla de traición a la persona ofendida. En efecto, el acto es una deslealtad a la literatura y a la persona plagiada. ¿Es tan importante la fama? ¿Y es qué no lo es? Rechazo la falta, pero sé que vivimos los tiempos donde se existe si se es visto. La vida se mide por la cantidad de pulgares arriba que se recibe en las redes sociales.
También en la carta pública la persona ofensora pide disculpas a los infantes, los más agraviados, los que conocieron los cuentos plagiados y a la persona plagiadora. Pensemos en el clásico: Cuando yo sea grande quiero ser como… ¿Qué remedio hay para esto? ¿Qué puede hacer la persona que los traicionó? ¿Qué podemos hacer todos?
Para plagiar a un autor dos veces, me parece, se debe poseer cualidades especiales. Por llamarlas de alguna manera. Quiero pensar que esas conductas son escasas entre los literatos de Panamá, pero, ¿y si son abundantes? ¿Y si este caso descubierto no es más que uno entre muchos que permanecen ocultos? ¿Tan bajo habremos caídos? Y en caso de que sea cierta la caída, ¿podremos reconstruir nuestra prístina autoridad moral para criticar la corrupción panameña?
En la carta pública, la persona ofensora habla de un encuentro de literatura infantil. En todo evento de ese tipo se siente en el aire la intensidad del descubrimiento del nuevo amigo, de la coincidencia en objetivos, de la alegría por los planes futuros; también son espacios donde se compite por ocupar puestos superiores en la jerarquía literaria. De la tal jerarquía dependen patrocinios, canonjías, becas, acceso a los medios de comunicación, favores institucionales.
En Panamá ese tipo de estímulos son tan exiguos que me pregunto si vale la pena arriesgar el buen nombre. En el país de mayor crecimiento económico de la región, la mentalidad imperante es que invertir en la promoción de la literatura es una pérdida de recursos y de tiempo, y eso convierte en un gran riesgo nacional a cualquier escándalo. ¿En estos días se habrá perdido el patrocinio de alguna empresa que tanto trabajo costó convencer?
En el siglo pasado hubo un supuesto plagio, quien decía haberlo descubierto, acusaba a otro escritor de haber tomado un libro coreano y copiarlo. Para esa época era muy complicado el asunto. Pero en la segunda década del siglo XXI, no lo es. Hoy es fácil plagiar e igual de fácil descubrir el plagio. Las redes sociales llegaron para quedarse y han afectado a la comunicación humana; el mismo concepto de la privacidad cambió. Los concursos literarios van a tener que plantearse nuevas estrategias, igual las editoriales. Y debieron hacerlo hace mucho tiempo. ¿Hasta cuándo en Panamá nos vamos a estar haciendo los pendejos?
Por el acto valiente de confesar públicamente el cohecho, la persona ofensora recibió múltiples comentarios de apoyo en las redes sociales. Sin embargo, vuelvo al primer punto, vivimos en los tiempos de existo si soy visto. ¿Puede alguien osar prestigiarse a costa del malestar ajeno? El tiempo le contestará esta pregunta a quien recibió los comentarios de apoyo.
Sé que pronto el tema será olvidado, por un lado resiento que sea así, me gustaría que la comunidad literaria panameña aprovechase la ocasión para reflexionar y adquirir compromisos, pero eso no va a ocurrir, no hay tal comunidad de escritores, sólo escritores. Por otro lado estoy aliviado. Conozco a la persona plagiadora, sé de sus grandes dotes organizativas, su capacidad gestora, su ángel. Cuando esto se arregle, me imagino que todavía quedan puntos por resolver, si la persona plagiadora se lo propone podrá convertirse en una gran promotora cultural. Va a ser difícil, muy, pero muy difícil, pero no imposible. Lo primero que tendrá que resolver será volver a tener confianza en ella misma. Esa confianza la guiará para ganarse la confianza de, no la de los escritores, no la de los lectores adultos, la de los niños y niñas de Panamá y de la región, que puedan decir sin lugar a la desilusión: cuando yo sea grande quiero ser como…
Llegado ese momento, el de haberle cumplido a la infancia, la redención será alcanzada.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Hoy día del padre me toca confesar, tarde por cierto… Más aquí: http://heuristicas1978.blogspot.com/
Heurísticas
Heurísticas
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
Hoy día del padre me toca confesar, tarde por cierto…
LO QUE DESCUBRO DE MI PADRE EN MÍ
LO QUE DESCUBRO DE MI PADRE EN MÍ
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
Poema de Pedro Alfonso Morales (Nicaragua): http://elaguacateverde.blogspot.com/
El Aguacate
El Aguacate
elaguacateverde.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
Un poema de mi libro Confesiones de un poeta en una ciudad que odia:
http://david-al-margen-2011.blogspot.com/
Al margen del canon
Al margen del canon
david-al-margen-2011.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
Si todo está permitido, el bien y el mal son igual de lícitos. ¿No hay diferencia?… Más aquí:
CREER, ESPERAR Y DECIDIR
CREER, ESPERAR Y DECIDIR
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
CREER, ESPERAR Y DECIDIR
“Si uno no cree en nada, y nada hace
sentido, si no podemos encontrar ningún valor, todo está permitido y nada es
importante. Uno es libre de atizar el fuego crematorio o dar la vida al cuidado
de los leprosos.” Albert
Camus Si todo está
permitido, el bien ...
CREER, ESPERAR Y DECIDIR
CREER, ESPERAR Y DECIDIR
heuristicas1978.blogspot.com
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded