Profile cover photo
Profile photo
José Bontempo
1,738 followers
1,738 followers
About
José's posts

Post has attachment
“Cuarto poema secreto a Madelaine” Guillaume Apollinaire (1880 -1918)
“Mi boca tendrá ardores de averno, 
mi boca será para ti un infierno de dulzura, 
los ángeles de mi boca reinarán en tu corazón, 
mi boca será crucificada 
y tu boca será el madero horizontal de la cruz, 
pero qué boca será el madero vertical de esta cruz. 
Oh, boca vertical de mi amor, 
los soldados de mi boca tomarán al asalto tus entrañas, 
los sacerdotes de mi boca incensarán tu belleza en su templo, 
tu cuerpo se agitará como una región durante un terremoto, 
tus ojos entonces se cargarán 
de todo el amor que se ha reunido 
en las miradas de toda la humanidad desde que existe.

Amor mío 
mi boca será un ejército contra ti, 
un ejército lleno de desatinos, 
que cambia lo mismo que un mago 
sabe cambiar sus metamorfosis, 
pues mi boca se dirige también a tu oído 
y ante todo mi boca te dirá amor, 
desde lejos te lo murmura 
y mil jerarquías angélicas 
que te preparan una paradisíaca dulzura en él se agitan, 
y mi boca es también la Orden que te convierte en mi esclava, 
y me da tu boca Madeleine, 
tu boca que beso Madeleine”.
Photo

Post has attachment
“Si pudiéramos ir” – Victor Hugo (1802 – 1885)
“Él decía a su amada: Si pudiéramos ir
los dos juntos, el alma rebosante de fe,
con fulgores extraños en el fiel corazón,
ebrios de éxtasis dulces y de melancolía,
hasta hacer que se rompan los mil nudos con que ata
la ciudad nuestra vida; si nos fuera posible
salir de este París triste y loco, huiríamos;
no se adónde, a cualquier ignorado lugar,
lejos de vanos ruidos, de los odios y envidias,
a buscar un rincón donde crece la hierba,
donde hay árboles y hay una casa chiquita
con sus flores y un poco de silencio, y también
soledad, y en la altura cielo azul y la música
de algún pájaro que se ha posado en las tejas,
y un alivio de sombra… ¿Crees que acaso podemos
tener necesidad de otra cosa en el mundo?”.


Photo

Post has attachment
Tú, que rigiendo de la noche el carro,
Sus sombras vistes de cambiantes bellos,
Dando entre nubes que en silencio arrollas
Puros destellos,

Para que mi alma te bendiga y ame,
Cubre veloz tu lámpara importuna...
Cuando eclipsada mi ventura lloro,
¡Vélate, luna!

Tú, que mis horas de placer miraste,
Huye y no alumbres mi profunda pena
No sobre restos de esperanzas muertas
Brilles serena.

Pero ¡no escuchas! Del dolor al grito
Sigues tu marcha majestuosa y lenta,
Nunca temiendo la que a mí me postra,
Ruda tormenta.

Siempre de infausto sentimiento libre,
Nada perturba tu sublime calma
Mientras que uncida de pasión al yugo,
Rómpese mi alma.

Si parda nube de tu luz celosa
Breve momento sus destellos vela,
Para lanzarla de tu excelso trono
Céfiro vuela.

Vuela, y de nuevo tu apacible frente
Luce, y argenta la extensión del cielo
¡Nadie ¡ay! disipa de mi pobre vida
Sombras de duelo!

Bástete, pues, tan superior destino;
Con tu belleza al trovador inflama;
Sobre los campos y las gayas flores
Perlas derrama;

Pero no ofendas insensible a un pecho
Para quien no hay consolación ninguna
Cuando eclipsada mi ventura lloro,
¡Vélate, luna!

Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873)



Photo

Post has attachment

¡Hoy es espléndido el espacio!
Sin freno, ni espuelas, ni brida,
Partamos a lomos del vino
Hacia un cielo mágico y divino.

Como dos ángeles torturados
Por un implacable placer
En el cristal azul del amanecer
Sigamos tras el espejismo.

Balanceándonos sobre el filo
Del torbellino inteligente,
En un delirio paralelo,

Navegando juntos,
Huiremos sin tregua o reposo
Al paraíso de mis sueños.

Charles Baudelaire (1821-1867)


Photo

Post has attachment
Photo

Post has attachment
Ups...
Photo

Post has attachment
Los rayos del sol se cuelan por la vidriera,
suena el silbido de la cafetera.
Obsequiando un cariñoso buenos días.
Oh, soledad.


Photo

Post has attachment
Ibn Suhayd (Córdoba  +992)
Cuando, llena de su embriaguez, se durmió,
y se durmieron los ojos de la ronda,
me acerqué a ella tímidamente,
como el amigo que busca el contacto furtivo con disimulo.
Me arrastré hacia ella insensiblemente como el sueño;
me elevé hacia ella dulcemente como el aliento.
Besé el blanco brillante de su cuello;
apuré el rojo vivo de su boca.
Y pasé con ella deliciosamente,
hasta que sonrieron las tinieblas,
mostrando los blancos dientes de la aurora.


Photo

Post has attachment
Un café... el pretexto perfecto para estar contigo...
Photo

Post has attachment
Wait while more posts are being loaded