Profile cover photo
Profile photo
Rocío Guguelplús
40 followers
40 followers
About
Posts

Post has attachment
Otra joyita del virtuosismo

Post has attachment
Especialmente para ti +El Vengador Tóxico

Post has attachment

Pregunta para todos:
Hace muchos años leí un cómic de Superman en el que, en una de las historietas cortas, aparecía un personaje, un ser extraterrestre o extradimoensional o algo así llamado Nulo-O o Nulo-Cero. Recuerdo que era una historia muy filosófica, muy paradójica. Me gustaría saber si alguien conoce el personaje y me podría decir dónde encontrarlo para poder volver a leerlo.
Gracias de antebrazo :)

Post has attachment
Y.... ¡otra más de viudicon! Aquí Sufriendo... 😜
Photo

Post has attachment
BB-8, What the HELL are you doing hiding in Spain?
Photo

Post has attachment
¡He alucinado con los "relojeros" delos70, de los 1770! Y encima completamente de plata y cristal...:https://youtu.be/whzoMIL-y3k

Va por ti, Javi.

Veo la gran urbe a rayas desde la décimo séptima planta de la torre. La persiana “inteligente” está entreabierta y deja entrever dos enormes edificios inclinados en su eterno deseo de besarse. El croissant “bio” me sabe a delicia fugaz mientras recuerdo en el desayuno laboral el fatídico día y también de enorme suerte cuando tuve el accidente con la moto. La suerte fue que detrás de mi fuera el ángel de la guarda de los moteros camuflado de Javier.

Fue todo tan rápido… vas con prisa al “curro” y arriesgas literalmente la vida pasando entre coches. Llueve. A pesar de mi casco amarillo chillón el conductor apresurado no me ve. Frenazo y mi scooter, casi al instante, cae brutalmente contra el duro asfalto. De pronto te sientes levantada del suelo por alguien a quien no ves. Me lleva al arcén de la carretera de circunvalación de la capital. Sabiamente sin quitarme el casco (ni el suyo aún), cuando ya estoy a salvo, me pregunta:

– ¿Cómo estás?

Balbuceo un “bien, gracias, creo”. Me sienta en el quitamiedos y, tratándome con dulzura, me hace preguntas, me conforta y anima. Me siento desmayar y se lo digo.

– Creo que me voy a desmayar, déjame que me tumbe en el suelo.

Las náuseas se apoderan de mí y me siento floja, floja… el sentido se me quiere escapar.

– No, no voy a permitir que te quedes fría en el suelo – dice con determinación, así que me quedo medio sin sentido en la valla.

Se me va pasando el malestar. Me fijo en el tráfico. Veo a todos los coches de los cuatro carriles parados en “formación Silverado”, haciendo una línea perfecta. Yo no hago más que preocuparme por encontrar el zapato que se me ha perdido pensando absurdamente que lo voy a perder y voy a andar como Patapalo sin él. El pobre Javi se desvive buscándolo. Al final se había quedado en el reposapiés del scooter y yo respiro tranquila, manda tela lo que una piensa en esos momentos. Le pregunto a mi ángel de la guarda su nombre.

– Javi – me dice.
– Muchas gracias, Javi.
– ¡Bah! Que alguien haga lo mismo conmigo si me pasa a mí, es todo lo que quiero.

Me fijo en él. Veo a un hombre larguirucho, delgado, no soy capaz de ver su rostro entero aún tapado por el casco, que no llegó a quitarse en todo momento. Los coches empiezan a moverse y una señora muy amable me dice al pasar que ha llamado al 112 y que la ambulancia está de camino. Me fijo y veo mi moto en el arcén también, delante de la de Javi. ¿También la colocó él? No lo sé… Se preocupa por mis pertenencias, lo recoge todo y me lo guarda en el maletero. Al fin llega la ambulancia y la policía, empiezan a poner orden. Javi no se separa de mí en ningún momento. Sólo cuando me llevó la ambulancia y la policía se encargó de mi vehículo se fue a sus quehaceres diarios…

Javi, eres un ejemplo para la humanidad. Ojalá todo el mundo fuera tan generoso. Te lo agradezco infinito.

¡Va por ti, Javi! Un fuerte abrazo, nos veremos en nuestra ciudad.
Wait while more posts are being loaded