Profile cover photo
Profile photo
Jorge Hernandez
Just keep reading...
Just keep reading...
About
Posts

Tratando de arrastrarme de vuelta al mundo...
Add a comment...

Post has attachment
Un relato que, en su brevedad, muestra la naturaleza fugaz e incomprensible de una tragedia; perder a un hijo.
Desaparecida
Desaparecida
encantadoradecuentos.com
Add a comment...

"DEBAJO DE LA CAMA"

Como podía me forzaba a caminar lejos de aquel hombre.

Trataba de seguir yendo hacia adelante y sin mirar atrás. Pero era difícil. Mis rodillas seguían doblándose cada tres pasos y sentía como si alguien estuviera golpeándome el pecho con un martillo.

Sabía que estaba lejos de él y sabía que él no había intentado seguirme pues no era posible que él me hubiese visto. De eso estaba segura.
Aunque…

¿Qué puedo saber yo de seguridad? Una vez dije que estaba segura de amarlo.
Una vez dije que estaba segura que él era el hombre de mi vida.
Y aun cuando veía mi rostro hinchado en el espejo me decía que él me amaba. Había veces en las que ni siquiera podía verme en el espejo.

A veces simplemente yacía tirada en el suelo de mi habitación, en la oscuridad, tratando de acurrucarme debajo de la cama. Sintiendo la sangre en mi boca. Pero nunca podía lograrlo. El espacio debajo de la cama era muy estrecho para mí. Ese espacio, después de todo, sólo es para que los niños se escondan.
Yo era una adulta. Al menos eso creía a veces.

Empecé a verlo en todos lados. A escucharlo. Incluso podía sentir el aroma de su colonia.
Me decía a mí misma que todo estaba en mi mente y que dejara de ser una tonta. Y era entonces cuando él realmente se aparecía frente a mí de repente. Sonriendo y tomándome de la mano.

“¿No ibas ya a la casa?” me decía sonriendo.
“Sí, sólo quería—“
Su sonrisa se convertía en una línea recta en su rostro. Sus ojos se nublaban y su mano apretaba la mía.
“No, no importa ya.”

Y así nos “íbamos” caminando a casa juntos. Cuando llegábamos yo apenas podía sentir mi mano y para cuando la cena estaba servida yo sujetaba un pañuelo sobre mi nariz para detener la sangre.

Después de cenar él abusaba de mí en el sillón. Y luego en la habitación.
En la madrugada, mientras él dormía a mi lado, yo sólo pensaba en tirarme al suelo y rodar debajo de la cama. Pensaba en quedarme ahí para siempre. Cuando era niña temía al monstruo que dormía debajo de mi cama. Ahora, de adulta, sólo quería huir del que dormía sobre ella.
Pero no podía huir. ¿Por qué?

“Eres mía” susurraba en mi oído cuando finalmente estaba quedándome dormida.

Y esas palabras, más que los golpes, se quedaban conmigo por más tiempo. En algún punto, no sé en cuál, yo simplemente empecé a creerlas.
Add a comment...

Este agujero en donde me tiraron no es muy profundo.
Estoy saliendo ahora mismo.
Add a comment...

Post has attachment
Cuenta.
Cuenta otra vez.
Sigue contando.
TOC, TOC, TOC
TOC, TOC, TOC
enelrinconmasoscuro.blogspot.com
Add a comment...

Post has attachment
Un tarde frente al mar
Un tarde frente al mar
enelrinconmasoscuro.blogspot.com

Post has attachment
Ficción y realidad. ¿No son esas las mejores historias?
Historias de pueblo.
Historias de pueblo.
enelrinconmasoscuro.blogspot.com

Post has attachment
Una disculpa
Una disculpa
enelrinconmasoscuro.blogspot.com

Post has attachment

Post has attachment
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded