Profile cover photo
Profile photo
Mireia Ferré
22 followers -
Ética-mente, un espacio dónde pensar desde una perspectiva ética.
Ética-mente, un espacio dónde pensar desde una perspectiva ética.

22 followers
About
Posts

El poder del miedo

El atentado de Barcelona, ha vuelto a zarandearnos. 15 familias que nunca volverán a ser las mismas, a confiar igual, a querer igual. Nunca piensas que ocurrirá tan cerca, nunca piensas que alguien cercano podría haber estado allí.

En las conversaciones de los días posteriores se respira el miedo. Miedo cercano, miedo colectivo, miedo irracional.
Según el psiquiatra Jorge L. Tizón, sentir miedo es natural, y en su justa medida, necesario.

El miedo como emoción
Una emoción es información íntima, referida a lo que vivimos y sentimos en un instante determinado. El miedo, junto con la rabia, la alegría y la tristeza, son considerados emociones básicas, por tratarse según Marcelo Antoni, de vivencias internas comunes a personas de épocas, lugares y culturas diferentes, y por su papel en el desarrollo de las personas.

El miedo como producto
Los titulares de noticias suelen ser alarmistas y catastrofistas. Si de las noticias dependiera, viviríamos constantemente atemorizados.
El extravagante fin del mundo de Pierre Cardin, el colapso de la informática del año 2000, la gripe A… y sus consecuentes respuestas, servicios de informática, vacunas, etc.

El miedo como represor
Sin ser sospechosos de nada, nos hemos acostumbrado a descalzarnos, a mostrar sumisamente nuestras pertenecías, y permitir que nos cacheen en los controles de los aeropuertos, contestar preguntas del absurdo para entrar en EEUU como si sufrimos algún trastorno físico o mental (como si la población entera gozara de salud de hierro, y sólo los bendecidos pudieran acceder al Olimpo) o si buscamos participar en actividades terroristas, a pasear alegremente por el metro de Londres, que tiene más de 12.000 cámaras de seguridad, y dónde los paneles advierten avisar al personal de seguridad si vemos a alguien sospechoso (¿sospechoso de qué?), y a ni siquiera preguntarnos si la actuación policial frente a los terroristas del atentado de Barcelona, fue correcta o no. Tirar a matar, no es legal, por mucho miedo que tengamos.
En aras de una mayor seguridad, despacito, casi sin darnos cuenta, vamos olvidando nuestro derecho a la intimidad, a la libre circulación, a la libertad de expresión, a la seguridad, a la vida.

El miedo en números
4.200 personas son, aproximadamente, las que han fallecido por atentados terroristas en 2017 en el mundo. Nuestra temida ETA, a la que tantos recursos dedicamos, y para la que, olvidamos todos los fundamentos democráticos, con el GAL, cuenta con 829 víctimas reconocidas por el Gobierno.
Según la OMS, las principales causas de defunción en el mundo, de los datos de 2015, son:
1. Cardiopatía isquémica, 8,76 millones,
2. Accidente cerebrovascular, 6,24 millones
3. Infecciones vías respiratorias, 3,19 millones
4. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 3,17 millones
5. Cáncer de pulmón, tráquea y de bronquios, 1,69 millones
6. Diabetes mellitus, 1,59 millones
7. Alzheimer y otras demencias, 1,54 millones
8. Diarrea, 1,39 millones
9. Tuberculosis, 1,37 millones
10. Accidentes de tráfico, 1,34 millones
Algunos de los factores de riesgo comunes, son la exposición al humo del tabaco, tanto activo como pasivo, la polución, la hipertensión, la obesidad, la falta de actividad física o el colesterol.
En definitiva, el número de muertes por terrorismo, es un porcentaje casi insignificante, pero sin embargo permite a los estados políticas de seguridad extremas, que llevan a la locura de la MAD, Mutual Assured Destruction, por la que las grandes potencias mundiales, se aseguran la destrucción atómica mutua en cuestión de minutos, y sin embargo nadie vive atemorizado por ello.

Recursos contra el miedo
El gobierno español dedica el 2,25% de los presupuestos generales del estado, en seguridad ciudadana e instituciones penitenciarias y el 1,63% en defensa, mientras que tan sólo dedica el 1,14% en sanidad y el 0,61% en educación.

Por mucho miedo que nos infundan, la realidad es que es mucho más probable que cualquiera de nosotros muera de enfermedad o de accidente de coche, que no de un atentado terrorista. Una ciudad inundada de bolardos, no prevendrá una enfermedad ni un hombre bomba.

Ni temerosos ni temerarios
Sin quitarle la importancia que indiscutiblemente tiene, no debemos sucumbir al miedo, ni tampoco ser imprudentes. Debemos intentar ser objetivos, y dedicar esfuerzos y recursos para solventar los problemas reales de manera proporcional: gravando el consumo de productos no saludables, el alcohol y el tabaco, haciendo pedagogía en salud, sin patrocinios por en medio…; promoviendo las energías verdes y persiguiendo las actuaciones contaminantes; y programas de educación por la diversidad y convivencia ciudadana.


Barcelona, a 6 de septiembre de 2017.
Mireia Ferré
Abogado
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
La RSC en el 2016: 4 bodas y un funeral

https://goo.gl/arF6vI
Add a comment...

Post has attachment

Add a comment...

^Turquía, el verdugo de la UE" un artículo sobre la situación de los refugiados de Siria. www.aproed.org
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment

SER O NO SER…
VEGETARIANO
ESA ES LA CUESTIÓN
 
Pero no es cuestión de una sola cuestión…
 
La cuestión nutricional
Con la reciente comunicación de la OMS, sobre la relación entre carnes procesadas y las posibilidades de contraer cáncer, parece que se abre una nueva etapa en la conciencia alimentaria. Pero nada que no haga siglos que defienden los yoguis, y por lo que la India sigue siendo un país prácticamente vegetariano, y consideran la carne, como un producto tamásico, ya que dicen, produce pérdida de energía, pérdida de capacidad de razonamiento y agresividad.  
 
El menú de la madre naturaleza
La tierra ofrece todo lo que necesitamos para un buen desarrollo y un buen estado de salud. Cereales integrales (el invento humano de procesarlos, sólo ha contribuido a una estética más blanca, pero ha despojado de la necesaria fibra natural), legumbres y sus derivados, frutas y verduras frescos, locales y de temporada, y semillas y frutos secos.    
No necesitamos carne. ¡De verdad! Nuestros largos intestinos y nuestros únicos 4 dientes caninos, demuestran que nuestro cuerpo es básicamente herbívoro. Tampoco necesitamos Coca-Colas, Lays, Magnums, Hellman´s… que están buenísimos, no voy a negarlo, pero que sólo hacen que potenciar de manera artificial los sabores, dulces, salados, ácidos… para crear adicción a unos productos que están llenos de calorías, y vacíos de nutrientes, y muchas veces, llenos de grasas animales.
 
La apuesta ecológica
La industria alimenticia utiliza aditivos, colorantes y productos químicos, nocivos para nuestra salud y para el medio ambiente, y en el caso del ganado, también se les administran fármacos, de manera habitual, a fin de evitar enfermedades y rentabilizar su “productividad”. Estos fármacos resultan ser tan potentes, que con el consumo de carne y lácteos, son transmitidos a los humanos, provocando resistencia a los virus, que pueden llevar a incluso a la muerte.
Si apostamos por comer carne, deberíamos procurar que la triste vida de aquéllos que han sido criados para destinarse al consumo humano, sea una vida digna y saludable, y su consumo, sea fuente de un buen alimento.
 
La cuestión económica
Comer carne desde siempre había sido considerado un producto de lujo, hoy, la industrialización permite el acceso a carne, para todos los bolsillos.
En 2014, se produjeron 312 millones de toneladas de carne, que resulta una media de 43 kilos por persona al año. Con 7 billones de personas que alimentar, la industria cárnica, ha crecido de manera exponencial en los últimos años, con ella, por supuesto se ha generado el empleo de millones de trabajadores, y la industria cárnica, es un lobby fuerte.
La industrialización del sector ganadero, tiene, sin embargo, su cara oscura. Crecimiento artificial del ganado, hacinamiento, enfermedades, dolor y estrés, y como no, las muertes masivas.
172.800.0000 de animales son asesinados cada día, 2000 cada segundo. Sí, asesinados, y no sacrificados, que es sólo un eufemismo, para aquello que técnicamente es un asesinato, pues siempre concurre la alevosía y el precio, y en algunos casos el ensañamiento.
 
La cuestión medioambiental
Huella de carbono
La FAO, en su informe de 2013, considera que la ganadería mundial es responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero de origen antropogénico, es decir, vinculada a las actividades humanas en el planeta. Casi 7 mil millones toneladas de emisiones de CO2.
La emisión varía en función de los animales: el cordero provoca 39 kgs de gases efecto invernadero, el buey 27 kgs, el cerdo 12,1 kgs, el pavo 10,9 kgs y el pollo 6,9 kgs.
El buey, representa el 41% de las emisiones de la ganadería, mientras que sólo representa el 22% del consumo total de carne. La carne de cerdo, que es la más consumida con un 36,3% del consumo, representa el 9% de las emisiones, al igual que el pollo, que, a pesar de que también es de las más consumidas, con un 35,2% del consumo mundial de carne, es responsable del 8% de las emisiones atribuidas al ganado.
La producción de carne y productos lácteos, emite la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la alimentación, mientras conjuntamente representan sólo el 20% de las calorías ingeridas a nivel mundial.
En España, la elevada temperatura media anual de 15,09ºC, hace que el metano emitido a la atmósfera sea mayor que para muchos de los países de Europa.
El impacto energético de la industria alimentaria española, está por encima de media europea, debido al escaso uso de energías renovables.
Por otro lado, el envasado de productos que tradicionalmente, como los cárnicos, eran vendidos a peso, junto con el mayor número de viviendas unipersonales, han provocado que prácticamente todos los productos vengan envasados, con la consiguiente necesidad de la gestión de esos residuos, aumentando el impacto negativo para el medio ambiente.
Por último, la importación y exportación de alimentos no locales y fuera de temporada, desde continentes lejanos, en barco, avión, o por tierra, tiene un alto coste para el medio ambiente, suponiendo entre el 15 y el 30% de la huella de carbono del producto.
 
Huella hídrica
La ganadería tiene un alto impacto en el consumo de agua, ya que la producción de un kilo de carne de vacuno, requiere de 13500 litros de agua, la de cerdos 4600 litros y la de pollo 4100 litros. Mientras el cultivo de cereales, como alimento humano, supone un importante ahorro en consumo de agua, como el arroz requiere 1400 litros, trigo 1200 o maíz 700.
 
Deforestación
Según la FAO, el 70% de tierras agrícolas en el mundo, son destinadas bien para el pastoreo del ganado, bien para la producción de cereales para su alimentación. La falta de tierras agrícolas está llevando a la deforestación. Menos bosque, es menos dióxido de carbono.
 
La cuestión social
Responsabilidad alimentaria
Las decisiones alimenticias de cada uno, tienen unos impactos sociales, que muchas veces somos incapaces de relacionar. Como consumidores, debemos preocuparnos por el origen de nuestros alimentos, para no contribuir a la explotación humana, ni animal, en las distintas fases de los procesos de producción.
Por otro lado, las decisiones alimenticias, por supuesto van a tener, en el 99% de los casos (siempre está la excepción del abuelito sano, que lleva toda la vida, hartándose a beber, comer y fumar como si no hubiera mañana y entierra a toda la familia), unos impactos en la salud de cada uno de nosotros, y por ello, unos impactos en la salud de la sociedad. Una sociedad enferma, requerirá de una salud pública eficiente, de unos impuestos destinados a ella, y por ello, de una masa de población activa –sana- que pueda soportarlos.
 
Solidaridad con el hambre
Según un estudio de 2002, un tercio de los cereales cultivados en el mundo, aproximadamente 670 toneladas, se utiliza directamente para alimentar al ganado. Por cada kilo de carne, el animal, ha tenido que consumir entre 10 y 25 kgs de cereales.
670 toneladas de cereales, serían suficientes para alimentar a tres millones de personas.
 
La cuestión moral
En mi caso, ninguna de las cuestiones anteriores fue la que me convenció.
Todo fue culpa de Sánchez Dragó.
Sería septiembre de 1998, estaba leyendo tranquilamente, en el ferry de vuelta tras unas maravillosas vacaciones de sol, playa, paellitas, cervecitas, jamoncito, embutidos de la terra… un full equip, vamos. Hasta que llegó el fatídico párrafo. No lo recuerdo exactamente, pero venía a decir, que comprar carne era, en resumidas cuentas, pagar para que alguien matara al animal.
Me estremecí y sentí la pesada culpa del que acaba de matar a alguien sin querer. Nunca más volví a comer carne.
No podía imaginar matar a un animal con mis propias manos, por lo que por coherencia, decidí dejar de pagar para que otros tuvieran que hacerlo.
No fue paulatino, ni supervisado por médicos ni nutricionistas, ni nada, de nada, fue de cuajo. Y no fue nada fácil. No tenía ni idea de alimentación y la presión social fue brutal. Mi familia y amigos no entendían de qué iba la película y las comidas sociales se convertían en un suplicio. Ataques personales por la excentricidad, mofas, comentarios sobre mi supuesta languidez y palidez, supuestos argumentos sobre la naturaleza carnívora del humano, superar tentaciones, oír mil y una vez los “por un día no pasa nada”, “¡pero si es jamón!”, suponer un problema para que te invitaran a casa de alguien a cenar, comer pan y patatas para poder seguir viendo a los amigos en las costellades, tener que escrutinar los sándwich vegetales, porque suelen llevar el pollo de sorpresa, tener que preguntar dos y tres veces si lo que me ponían en el plato, llevaba o no carne y a lidiar con paciencia con los “sólo un poquito”.
Ni un poquito, ni un muchito. ¿Se ha matado a un animal o no?
Sentí que estaba haciendo lo correcto. Lo éticamente correcto. Y mi salud, estaba en perfecto estado. Mi peso siguió siendo el mismo y mis etapas de anemia de cuando comía carne, se fueron controlando hasta prácticamente desaparecer.
 
Nunca he intentado convencer a nadie sobre un cambio vegetariano en su alimentación, ni lo pretendo ahora con estas cuestiones, porque ser o no ser vegetariano, es una cuestión personal. Con el tiempo mi familia y amigos han ido aceptando mi opción vegetariana, y comprendiendo e incluso algunos compartiendo la necesaria defensa de todas las especies, aquellas que se comunican de manera distinta, aquellas más o menos agraciadas, aquellas más o menos simpáticas e incluso aquellas menos útiles para las necesidades humanas.
 
La ironía de toda esta historia, es que el detonante de ese importante cambio en mi vida, fuera un aficionado a los toros. Pero eso es harina de otro costal…
 
 
Barcelona, a 30 de octubre de 2015.
                                                                                                                                                             Mireia Ferré

 
 
                                                                                                
 
 
Add a comment...

EL INSULTO DEL INDULTO
El indulto en el ordenamiento jurídico español
El indulto es un mecanismo mediante el cual un reo, condenado por sentencia firme por un delito penal, puede solicitar que se le remita la pena impuesta. El artículo 62 i) de la Constitución Española, establece que corresponde al Rey ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales. Su concesión, se realiza a propuesta del Ministerio de Justicia, previa deliberación en el Consejo de Ministros. 
El indulto está regulado por la Ley para el ejercicio de la Gracia de Indulto, de 18 de junio de 1870, vigente, y adaptada en alguno de sus artículos, por la ley 1/1988, de 14 de enero, por la que se modifica la Ley de 18 de junio de 1870, estableciendo reglas para el ejercicio de la Gracia de Indulto, que eliminó la necesidad de motivación de los decretos, y añadió la tramitación preferente cuando los informes del Ministerio Fiscal y del Establecimiento Penitenciario y del ofendido, en su caso, no se opusieran a la propuesta del Tribunal, y aquellos expedientes calificados de especial urgencia o importancia.
El indulto puede ser total, o parcial remitiendo alguna de las penas impuestas, o de parte de todas ellas que aún no hubiese cumplido el penado.
 
El indulto en el ámbito internacional
La figura del indulto existe en prácticamente la mayoría de países, en general el volumen de concesiones es inferior, pero conseguir los casos de los indultos, es tarea harto minuciosa.
EEUU ha hecho uso del indulto, en la mayoría de las veces, para indultar a condenados a muerte, pero muchas veces ha hecho uso partidista, como Ronald Reagan, quien indultó a 406 personas, entre ellos a dos oficiales del FBI, condenados por entradas ilegales, George Bush quien indultó a 77 personas, entre ellos, al Secretario de Defensa y al Consejero de Seguridad Nacional de Reagan y Bill Clinton quién indultó a 459 personas, entre ellas, a su hermano, condenado por posesión de cocaína, a una miembro de su partido o al director del Centro de Inteligencia.
 
Condiciones para los indultos
El indulto puede otorgarse para todo tipo de delitos (sí, cualquiera, aunque algunos partidos minoritarios están ahora abogando por que no se aplique a delitos de corrupción).
La solicitud deberá dirigirse al Ministerio de Justicia, quien lo remitirá al Tribunal sentenciador, así como al Jefe del establecimiento en el que penado se halle cumpliendo la condena, para sus preceptivos informes. Dichos informes, a pesar de ser preceptivos, no son vinculantes, es decir, que el ejecutivo podrá conceder el indulto, y de hecho, lo ha hecho en múltiples ocasiones, aunque éstos sean negativos.
Serán condiciones tácitas del indulto, que no causen perjuicio a tercera persona o no lastime sus derechos y que haya sido oída la parte ofendida, cuando se tratare de delitos que solamente se persiguen a instancia de parte. Podrán otorgarse indultos a reincidentes, en el mismo o en otro cualquier delito, cuando a juicio del Tribunal sentenciador, hubiese razones suficientes de justicia, equidad o conveniencia pública para su otorgamiento.
 
La no excepcionalidad del indulto
La web elindultometro.es, de la Fundación Ciudadana Civio, ofrece toda la información sobre todos los indultos desde 1996, habiéndose concedido hasta la fecha 10.437 indultos, que a todas luces, es una cantidad absolutamente indefendible, para una medida que debería ser excepcional. Curiosamente, el 2014, ha sido el año con menos indultos desde 1996, con tan sólo 87 indultos.
 
Las cartas guardadas en el cajón al entrar al Gobierno
Fijándonos en el volumen de indultos por años, sorprende el aumento considerable de indultos que se produce en el año posterior a la entrada en gobierno, tanto por el PSOE como por el PP. Con la entrada de Aznar, se pasó de 530 indultos en 1996, a 738 en 1997, con la entrada de Zapatero, de 320 en 2004, a 457 en 2005, y con Rajoy, de 359 en 2011, a 534 en 2012.
 
Aznar, el misericordioso
Aznar ha sido el responsable de prácticamente el 60% de los indultos otorgados desde 1996. Entre ellos, del 64% de los 50 indultos por prevaricación de funcionarios públicos, del 65% de los 17 indultos por cohecho, del 62% de los 148 indultos por malversación de caudales públicos, del 47% de los 47 indultos por delitos de torturas cometidos por Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y del 65% de los 3472 indultos por delitos contra el patrimonio y orden socioeconómico.
 
Family & Friends & intercambio de cromos debidos
Ha habido indultos, con claros intereses particulares y partidistas, tanto por el PSOE como por el PP, favoreciéndose mutuamente, así como a terceros de su entorno político o empresarial.
El gobierno de Felipe González, indultó entre otros, casos tan estridentes como el de D. Alfonso Armada, participante del golpe de estado del 23F o como el de D. Jesús Gil y Gil, indultado ya anteriormente también por el régimen franquista.
El gobierno del PP con Aznar, indultó al hermano de su Ministro de Fomento, Arias Salgado, condenado por un delito de falsedad documental y estafa en la liquidación de la sociedad de gananciales con su exmujer; a Rafael Vera y José Barrionuevo, ministro de Interior y secretario de Estado del gobierno de Felipe González, condenados por el caso GAL; al juez Javier Gómez de Liaño, a los condenados del caso Filesa, sobre financiación irregular del PSOE, entre ellos, el diputado socialista Carlos Navarro o uno de los condenados por la estafa de Grand Tibidabo, entre el indulto masivo de 1.328 presos del 1 de diciembre de 2000, que el ministro de Justicia, Ángel Acebes, justificó por el fin del milenio y el año jubilar (Criterio objetivo de un Estado aconfesional, dónde los haya…), y también al juez José Ramón Manzanares Codesal, (hijo de José Luís Manzanares Samaniego, exconsejero de estado y vicepresidente del CGPJ), condenado por un delito de prevaricación, y quién parece que actualmente sigue ejerciendo la justicia en algún juzgado de Madrid.
El PSOE, también ha concedido indultos sonados, como el de Sebastián Rodríguez Veloso, condenado por asesinato, como activista de los GRAPO, quien tras una paraplejia, representa al estado español, en los Juegos Paralímpicos; el de Juan Hormaechea, expresidente cántabro por Alianza popular, y después por partido propio, con el apoyo del PP, condenado por malversación de caudales públicos e indultado en dos ocasiones, por el gobierno de Felipe González y posteriormente por el de Zapatero; el del Consejero Delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, condenado por acusación y denuncia falsa contra un grupo de empresarios, llevados a juicio gracias al juez, también condenado por prevaricación y detención ilegal, Luis Pascual Estivill; o el indulto de Miguel Ángel Calama, exdirector de Caja Rural de Ciudad Real y condenado por los mismos hechos.
El gobierno de Rajoy también debía deber favores a CIU, al indultar a Josep Maria Sevitje, un alto cargo de Pujol, condenado por desviar dinero público a empresas afines en el marco de lo que se denominó 'Caso Treball'; al comandante y capitán médico del Yak-42, José Ramírez y Miguel Sáez, condenados a la inhabilitación por falsear las identificaciones de 30 de los 62 cadáveres de los militares que perdieron la vida en el Turquía; indultó a un alcalde y tres concejales del PP, Tomás Gómez Arrabal, alcalde del PP en Valle de Abdalajís (Málaga), condenado por 12 delitos de prevaricación urbanística; indultó a cuatro Mossos d´Esquadra, condenados por torturas a un hombre, una tarde de 26 de julio de 2006, momento en el que en Catalunya gobernaba PSC-ICV-EuiA, a pesar de la oposición del tribunal sentenciador y de un manifiesto en contra firmado por más de 200 jueces; indultó a un kamikaze condenado por matar a un joven de 21 años al conducir en dirección contraria, cuya defensa llevaba el despacho Uría-Menéndez, dónde casualmente trabajaba el hijo de Ruiz Gallardón; indultó a un Mosso d'Esquadra condenado por detención ilegal y lesiones a un vecino suyo; o a un Guardia Civil condenado por omisión del deber de perseguir delitos, al grabar con su móvil a un amigo, mientras aquél soltaba improperios sexuales y tocaba el pubis a mujer sentada al lado de ellos en el tren; así como indultó a Ernesto Ollero, hermano de Andrés Ollero, magistrado del Tribunal Constitucional, que entonces ocupaba el puesto de senador por el PP, por delito de prevaricación en la concesión de unos terrenos en Alcalá de Guadaira en el denominado “Caso Guerra”.
Vistos estos casos, debemos poner en tela de juicio, que estos indultos hayan cumplido las condiciones tácitas de la ley, de no causar perjuicio a tercera persona o no lastime sus derechos y que haya sido oída la parte ofendida. Porque en muchos casos, los indultos se han concedido, en contra del informe del tribunal sentenciador, en contra de la parte ofendida, en claro perjuicio a terceras personas, y en claro intercambio de favores particulares.
¿Podemos ponernos en la piel de las personas que han sido víctimas de cualquiera de estos casos? ¿El miedo de Lucian, el chico al que nuestros policías detuvieron ilegalmente y después torturaron? ¿La rabia de decenas de familiares de las víctimas del Yak? ¿La desprotección de las más de 10000 personas afectadas por Grand Tibidabo, tras 13 años de procesos judiciales? ¿La tristeza de los padres del chico de 21 años que falleció por culpa del kamikaze?
 
La ilegalidad del Indulto
Pese a gozar de cobertura legal, la figura del indulto, desde un punto de vista jurídico, choca de frente con la Constitución Española:
1.- Vulnera la División de Poderes, condición de la Democracia, al permitir la injerencia del poder ejecutivo en el poder judicial.
2.- Vulnera el Principio de Legalidad, Seguridad Jurídica e Interdicción de la Arbitrariedad, (art. 9.3 CE), al depender única y exclusivamente de una decisión no motivada del Ejecutivo, además por supuesto, de devaluar toda la labor profesional previa de los actores del sistema judicial.
3.- Vulnera el Principio de servir con Objetividad los intereses generales (art. 103 CE), favoreciendo unos intereses particulares, muchas veces, en contra de los intereses generales.
4.- Vulnera el Derecho Igualdad (art. 14 CE), al discriminar, a otros reos que se hallen condenados por los mismos hechos.
5.- Vulnera el Derecho a la Tutela Judicial Efectiva (art. 24 CE), causando indefensión de las víctimas de los delitos, al dejar sin efecto, sin posibilidad de recurrir, un procedimiento penal, en el que ha quedado probado que el presunto delincuente es culpable.
 
La inmoralidad del indulto
Desde un punto de vista ético, la figura del indulto, me parece inmoral, desde cualquier óptica ética:
1.- Hay más perjuicio que bien
La víctima o sus familiares, que han tenido que sufrir y pagar todo un procedimiento penal, para llegar a una sentencia condenatoria, tienen un perjuicio evidente, al concederse el indulto al condenado. Asimismo, la sociedad, como grupo, también sufre un claro perjuicio, en cuánto atentando a los valores del respeto a la ley y a la justicia. Desde una óptica utilitarista, los indultos sólo podrían llegar a justificarse si de la ecuación resultara  mayor bien que mal.
2.- No respeta los derechos de los implicados
Para asegurar los derechos del reo, se desatienden los derechos de las víctimas y de sus familiares, desde un enfoque de los derechos, hay un claro desequilibrio para los derechos de la víctima.
3.- No trata a todos por igual
La arbitrariedad del indulto, permite tratar de manera diferente, a reos condenados por los mismos delitos, lo cual desde una óptica de justicia, es insostenible.
4.- No sirve al interés general
El indulto tan sólo sirve el interés particular del reo, desde un enfoque de bien común, no sirve a la comunidad como tal, sino que tan sólo sirve al interés del reo.
5.- No promueve conductas virtuosas
El haber cometido un acto constitutivo de delito, haber sido condenado, y haber sido indultado, no promueve, ni para el reo, ni para el resto de la sociedad, hábitos de conductas virtuosas, que construyan una sociedad mejor, desde un enfoque de la virtud. Bien al contrario, los indultos concedidos, no desincentivan la comisión de delitos y promueven el tráfico de influencias y la corrupción.
 
El insulto del indulto
Si bien podríamos llegar a imaginar, casos excepcionales, en los que debiere revisarse la pena de un reo, por enfermedad, maternidad, avanzada edad, o buena conducta, debe ser el sistema penitenciario el que disponga, como lo hace ya, las medidas para humanizar excepcionalidades, con un procedimiento contradictorio, donde el tribunal, de acuerdo a la ley y a su imparcialidad, pueda dictar resolución, de acuerdo a unos fundamentos de derecho.
Los indultos concedidos en nuestra Democracia, son un insulto para los que creemos en el Derecho, en la Justicia y en la Democracia, porque seguir permitiendo una prerrogativa arbitraria del Ejecutivo, es perpetuar las gracias reales del absolutismo de 1870.
 
El perdón del ofendido
Porque sólo el ofendido, es el único que ha sentido el miedo, el dolor, la tristeza y la rabia en sus entrañas, sólo el ofendido es el único que puede abandonar todo resentimiento hacia aquellos que le han herido, para poder vivir en paz. Por eso, Sr. Acebes, a pesar de su buena voluntad jubilea, el perdón, disculpen la expresión, no puede darlo ni Dios.
Barcelona, a 21 de febrero de 2015
                                                                                                                                        Mireia Ferré
Abogado
21 de febrero 2015
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded